Ciclismo y turismo, el maridaje que funciona

Tuvalum

Todos los hoteles y destinos buscan y quieren ciclistas

Cualquier intento de buscar afinidad entre el turismo y el ciclismo tiene todos los visos de salir bien.

No es nueva esta relación y viene casi desde el momento que este deporte más que centenario empezó a rodar.

Siempre supimos de la geografía francesa, flamenca e italiana por el ciclismo, y de paso de sus estampas, imágenes y símbolos.

Siempre supimos de resorts de esquí por el ciclismo, de centros vacacionales, de playas, de avenidas y monumentos.

El Tour, la Vuelta, las grandes carreras ponen sitios en el mapa

Nadie como el ciclismo para vender un lugar.

Sin embargo estos días, una realidad se impone: nada como este deporte marida con el turismo.

Y lo vemos en las concentraciones de invierno que ponen a España como el epicentro mundial del ciclismo.

En el mapa del «alojamiento español» que titula L´Equipe la mancha va de Cambrils al Almería, se concentra el Calpe y Benidorm y salta a Mallorca.

Están casi todos los grandes equipos del mundo.

Concentrados en carreteras ratoneras que se pueblan y se atestan de ciclistas profesionales, rodando ordenadamente, uniformados, contando las bondades de la zona en su países.

Porque hoy, en la industria turística todos son «bike frinedly», como reza la cadena hotelera que surgió del trato exclusivo a los ciclistas y hoy ocupa un stand enorme en los pabellones de grandes compañías de Fitur.

Sí Fitur, la feria que se hizo un hueco en los titulares por la huelga de los taxistas, es estos años una propuesta hilvana propuestas, lugares y empresas con el reclamo de la gastronomía y de la bicicleta.

Todos quieren ciclistas en sus hoteles.

Ibiza presenta con Miguel Indurain y Carlos Coloma, Aragón le deja un espacio a la Puertos de Ribagorza, Bruselas pone en valor la salida del Tour, como la Costa Blanca la de la Vuelta, Andorra es el país del ciclismo.

Todos los hoteles sitúan ciclistas en su carteles…

Es la realidad del ciclismo turista, o del turismo ciclista, cómo se quiera llamar.

Es el maridaje perfecto, un aliado ideal y una tabla de salvación para un deporte que le cuesta tanto generar complicidades como bien estamos viendo con equipos venidos a menos porque no encuentran patrocinios potentes.

Viaja con tu bicicleta bien asegurada con los portabicicletas de Cruz

El turismo marida con el ciclismo y conociendo como van las cosas, esto es una moda, son los años de oro para el ciclismo en la primera industria de este lado de los Pirineos.

Aprovechar la cresta de la ola es obligatorio.

Imagen tomada de FB de Cycling Costa Daurada

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.