Lo que el documental del Movistar Team le puede dar al ciclismo

Carapaz Landa Movistar Giro JoanSeguidor

El documental del Movistar demuestra que el ciclismo tiene recorrido en la televisión

Esta mañana hemos visto la entrevista que Nico Van Looy le ha realizado a Marc Pons, el responsable del documental del Movistar Team que estos días tanto está dando que hablar.

Lo cierto es que los comentarios sobre esta obra no son pocos, y de ellos una gran mayoría son buenos.

El trabajo ha sido bueno, el resultado, nosotros dijimos sólo hemos visto el primer capítulo, también.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Si una cosa demuestra el documental del Movistar Team es que el ciclismo tiene un potencial en el que nadie repara.

Que fuera el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, quien se diera cuenta de este margen, un día, tras ir en el coche de equipo, tiene tela.

Nunca ha surgido del mundo de ciclismo hacia fuera.

Hace un par de años dijimos que el ciclismo es el deporte más literario del mundo, y ahora, con todo esto, añadimos que podría ser el mças televisivo.

Lo que el Pallete vio en su día se ha plasmado con maestría en una obra que nos gustaría fuera un antes y un después para el ciclismo en la televisión y quién si sabe si en el cine.

¿Os imagináis un reality de ciclismo?

Vivir una carrera por dentro, retratar lo que sucede, sin estridencias, con una óptica de normalidad, cortando y recortando lo que inviable, porque eso es inevitable que pase, todo eso la gente tiene que verlo. 

No han sido pocas las veces que alguien ajeno a este deporte se ha aventurado, por lo que fuera, en un coche de equipo o de organización y sencillamente haya flipado con lo visto y vivido.

Todo ello además con el aliciente de estar un día en cada sitio recorriendo países bellísimos, ciudades, montañas… entre la gente, calor popular para vestir la fiesta.

Pero no sólo eso, ver que lo que sucede en el bus, minutos antes de la salida, lo que pasa en el desayuno, en la cena, en la habitación concluye para dar forma lo que vemos por la televisión.

En el ciclismo como en el deporte hay un trabajo de segunda línea que es ingente y que gusta ver, pero a diferencia de otros deportes, cada día es diferente.

Gore 400×100 MArzo2020

Esa aventura la muestran en el documental del Movistar Team y nos gustaría que tuviera prolongación en otros proyectos, otros temas.

Si hay un maestros de la costura, si hay cocineros mediáticos ¿por qué el ciclismo no puede ser material de prime time?

Egan Bernal: ¿Qué sentido tiene entrenar para el Tour?

Egan Bernal Tour JoanSeguidor

Con el Tour en el aire, Egan Bernal prefiere parar la preparación

Leyendo esta entrevista a Egan Bernal, estos días de dimes y diretes, conjeturas, plazos para ver qué pasa, el Tour y su anfitrión, Francia, busca encaje en esta realidad que nos ha aplastado.

Y como ya dijimos hace unos días, Francia y el Tour pueden tener la mejor de las intenciones, que si esto no mejora, y mucho, la realidad parece sombría.

Incluso podríamos escuchar el grito sordo del colectivo de managers y otros responsables, diciendo que el modelo, sin visibilidad, no es sostenible mucho más allá.

Todo eso está muy bien, que si los artistas no lo ven claro, no habrá función.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Leemos que Egan Bernal ha dejado de entrenar para el Tour.

No defendió la corona en la París-Niza, su equipo se negó a competir, y desde entonces ha estado con el rodillo, al menos para que el trabajo de pretemporada no se fuera por la borda.

Pero Egan Bernal hace una reflexión cada vez más compartida por los pros ¿qué sentido tiene entrenar? ¿qué sentido tiene preparar el Tour de Francia?

Y en estas que el vigente ganador de la mejor carrera del mundo dice que se baja de la bicicleta por unos días, al menos hasta que la cuarentena impuesta en Colombia expire.

Eso está previsto para el 13 de abril.

No seremos ni cenizos, ni agoreros asegurando que para entonces las cosas no estarán medianamente bien, aún, pero en un ejercicio de objetividad, sabemos que no esto no es sólo querer.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Egan Bernal está siendo muy activo en la defensa del confinamiento por el coronavirus, el otro día puso en sus redes un mensaje a favor de los verdaderos héroes de este momento, y parar con vistas al Tour de Francia, además de serle práctico, es un ejemplo especial.

Sacar un momento de tu jornada en casa para preparar algo que está tan en el aire, no debe ser sencillo, por muy profesionales que sean y preparados que estén.

Egan Bernal recomienda un «retraso» en las fechas, al fin y al cabo no hay Juegos Olímpicos.

El espacio está, el ánimo de la mayoría también.

Que se corra a puerta cerrada, eso habrá que verlo.

El acierto del documental del Movistar Team

Giro Movistar JoanSeguidor

En el documental del Movistar Team la transparencia dicen que es la norma

Que conste en acta, que escribimos estas líneas habiendo visto sólo el primer episodio del documental por partes que el Movistar Team ha sacado estos días.

Nos ceñiremos al calendario que impone su canal #Vamos, con emisiones semanales, domingo noche, de cada una de las piezas que se han realizado, si no nos equivocamos son seis.

Es decir, que por medio, y mientras vamos disfrutando de cada uno de los episodios seguro que leeremos spoilers, interioridades y otras lindezas de un equipo que si una cosa tiene es que no pasa desapercibido.

Si muchas veces se nos ha tachado de ser muy críticos con el Movistar Team, podemos decir que este documental es un acierto.

En un momento en el que muchos mecenas del ciclismo las están pasando canutas, ya hemos visto reducción de salarios en el Lotto, leemos diariamente las quejas de Lefevere y la viabilidad de su proyecto y sabemos del ERTE aplicado en el Burgos-BH (me gustaría saber sobre qué se aplica este ERTE en este equipo), el Movistar Team saca este documental.

No sé si estaba en los planes previos a esta crisis, o no, pero la oportunidad de este lanzamiento es perfecta.

Gore 400×100 MArzo2020

 

El equipo tiene proyección sin competir, da que hablar sin montar una bicicleta, si lo han adelantado a estos días: chapeau.

El otro día, hablando con Albert Torres, el pistard nos aseguró que de retoque de sueldo, por el momento nada.

Ojalá siga así.

Luego está el documental en sí: buen ritmo y duración perfecta, menos de media hora, como otras producciones de la plataforma.

Lo bueno si breve, dos veces bueno.

Y en este caso es bueno, lo que se da es un «full access» al equipo, algo curioso conociendo la forma de ser del amigo Eusebio, tan discreto.

Un acierto, además leer sobre momentos íntimos y mostrar la tripa de instantes como el de Soler en Andorra, el Tour entre Nairo y Landa o la versión sobre lo de Carapaz y su salida del equipo.

Cualquier versión endulzada, como el reportaje de los 40 años del equipo, un publirreportaje en toda regla, no habría convencido a una audiencia que por lo demás le tiene ganas al equipo  y no para mal, no nos malinterpretéis.

Hay necesidad de saber qué ocurre ahí dentro y saber de las interioridades de algunas de las escenas más surrealistas de tiempos recientes, como la del equipo tirando a full en el Tourmalet mientras Nairo se quedaba.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

En estos días de confinamiento, el documental de Movistar Team ya nos ha puesto una obligación semanal,  ver lo que tienen que contarnos cada domingo por la noche.

Y saber que tras todo lo que vemos en televisión y criticamos a veces de forma fría, hay personas, que aciertan y yerran.

Estaremos atentos…

Que el Tour 2020 se haga no depende del Tour

Geraint Thomas featured

El Tour 2020 está en muchas más manos que el país y los organizadores

Sobre si habrá o no Tour de Francia en este horrible 2020, hay dos maneras de enfocar esto, negar la mayor, decir que nada cambia, que todo sigue el guión previsto, incluso cuando todo invita a pensar que no será así, y otra admitir que no será sencillo proseguir  con el plan.

Pasó esta misma semana con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Y cierto, que el Tour 2020 no se hiciera sería duro, fuerte incluso traumático, pero ello no significa que se acabe el mundo.

Hay más años, más temporadas, más meses,… y como el viernes comentábamos de la Volta, si no se hace, se hará el año que viene.

No puede ser que esto sea tan complicado, que es un trastorno es obvio, pero todo está en cuarentena y para arreglar esta situación cabrá una cosa: que todos arrimemos el hombro.

Es loable que el ASO, que el gobierno francés, defiendan que el Tour 2020 se va a hacer, sí o sí.

Que se den un plazo hasta el 15 de mayo, el COI se dio cuatro semanas para decidir una suspensión de los Juegos que tardó 24 horas en llegar.

Y ¿por qué llegó?

Por en esencia Tokio 2020 no estaba en manos del COI, como el Tour 2020 no está en manos de Francia y la organización.

Está también en manos de los ciclistas y de los equipos, que ya en su día dieron cerrojazo a Tirreno y Strade, que algunos dejaron París-Niza de lado

Todos los portabicicletas

Sabemos que no es lo mismo renunciar a las mentadas que al Tour de Francia, que Patrick Lefevere dice que esto es trágico si no se corre, lo mismo que el presidente de la UCI, pero es que hay cosas que sobrevuelan todo esto  que supera las finanzas del ciclismo.

Hace pocos días el padre de Thibaut Pinot dio positivo por coronavirus.

¿Con qué ánimo puede preparar y pensar en el Tour 2020 este ciclista?

¿Qué le dirá su padre sobre participar?

Steven Kruijswijk ya ha dicho que la preparación del 2020 es un laberinto, con este confinamiento generalizado, que sacar una semana de rodillo está bien, dos quizá ¿pero más?

Barguil y Alaphilippe no ven un Tour a puerta cerrada. 

Dijimos que estábamos ante la temporada más random de la historia ¿queremos más ejemplos?

El COI tuvo que renunciar a sus cuatro semanas de gracia y anunciar el aplazamiento de Tokio 2020 a Tokio 2021 en horas porque desde las federaciones nacionales dijeron que «nanai» que ellos no iba a Japón este año.

Incluso un evento que nada tiene que ver con el ciclismo y que visto ahora es simbólico de todo lo que está pasando, el Mobile de BCN, se anuló no por que las multinacionales americanas, entre otras, no quisieran venir, y sí por que sus trabajadores se negaban a ir a un sitio donde era posible infectarse.

Esto señoras y señores, escapa a toda lógica, a la decisión unilateral del anfitrión y de las ganas que quieran ponerle, esto va en dos direcciones y el Tour 2020 corre el mismo peligro que ha corrido todo hasta ahora, cumpliendo el mismo guión de todo lo visto hasta la fecha.

Incluso celebrándose a puerta cerrada…

Perico, Orbea y la niebla de Luz Ardiden

Perico Luz Ardiden JoanSeguidor

Curiosamente, aquella tarde, la niebla de Luz Ardiden alumbró el camino de Perico

La historia de hoy ocurre entre dos nieblas, la del recuerdo carcomido por 35 años y la de Luz Ardiden envolviendo la hazaña de Perico.

Hasta la década de los ochenta, muchos vericuetos habían llevado a la fábrica de Orbea hasta una situación límite.

La floja gestión de la tercera generación de la familia, con el que fuera alcalde de Eibar al frente, Esteban Orbea, dejó la empresa, entonces sociedad anónima, al pie de los caballos a finales de los sesenta.

Luego, a partir de 1969, la empresa encontró acomodo entre sus propios trabajadores, quienes un día tomaron la decisión de hacerse con el mando de nave en medio de una tormenta perfecta: una competencia muy fuerte como la de BH, una percepción de marca pesada y anticuada, una cruda crisis económica, una plantilla con elevada media de edad, una tesorería maltrecha,…

Pero de aquel atolladero se salió sentando las bases de una época más floreciente cuando el mundo entró en los ochenta.

Hubo alguien, Peli Egaña al frente, que un día pensó que a Orbea le vendría bien un equipo ciclista para acabar de redondear su presencia en el mercado.

Se decidió retomar la historia de los “antiguos Orbea”, como le gusta decir a Txomin Perurena. Los Cañardo, los Montero, los Berrendero,… tenían ahora herencia, cincuenta años después de sus malandanzas.

Y se pusieron a ello, un puñado de entusiastas ciclistas, con dos símbolos por bandera llamados Peio Ruiz Cabestany y Jokin Mujika, un tipo cuya humildad abruma.

Con ellos en vanguardia se sacó un equipo pro en 1984 que tuvo continuidad al año siguiente con uno de esos fichajes que tuercen la historia de una marca, de una empresa y por ende de cientos de familias.

Pedro Delgado recaló en Orbea en 1985, con el copatrocinio de Gin MG en la Vuelta  y Seat en el Tour.

Julio Delgado le dijo a su hijo, en el momento de saber del interés de la firma vasca, que “muchas bicis habrán de vender estos para poder pagar tu sueldo”.

Pero pudieron y Perico apostó por Orbea, equipo en el que estuvo un año, pero qué año.

El año que cambió la suerte de la cooperativa.

Hace cinco años por estas fechas se conmemoró en Navacerrada un acto que recordaba las tres décadas del triunfo del segoviano en la Vuelta a España, aquella que sin obedecer a otro objetivo que ganar la etapa, acabó llevándose tras galopar con Pepe Recio en medio de la niebla física e informativa, porque las referencias que manejó el líder, Robert Millar, aún hoy siguen siendo más misteriosas que las brumas de Navacerrada.

Al poco tiempo, Perico ganó en Luz Ardiden la etapa reina de los Pirineos, también en medio de la niebla, entre cortinas de confusión y emociones cruzadas pues nadie sabía cuán cerca venía el «Jardinerito» Lucho Herrera. Fue otro día memorable, como si la pizarra del hotel se encajar en los muchos kilómetros que van desde el Aspin a Luz Ardiden, pasando por el Tourmalet.

Una victoria de equipo, con Pepe del Ramo, el hoy mentor de Catlike, Peio y Perico encadenados a la memoria del momento.

Un triunfo con tantas interpretaciones como actores intervinieron.

Al año siguiente Perico no siguió en Orbea, pero el segoviano había torcido la historia, la había enderezado.

Tras años de incertidumbre financiera, con la familia en su últimos momentos de gestión y los complicados arranques de la cooperativa, la firma de origen eibarrés habían encontrado el camino para ser lo que es hoy.

Indurain vs Bruyneel: El ciclismo no entiende de banderas

Bruyneel Indurain JoanSeguidor

El recuerdo de aquella jornada de Indurain y Bruyneel nos ha venido a la memoria

Recuerdo el día.

Era un sábado al mediodía, tedio de julio, calor húmedo y pegajoso.

Barcelona, verano del 95.

Barcelona, pero con un ojo en las Ardenas, rutas de la Lieja-Bastogne-Lieja integradas en la primera semana del Tour.

Entonces las carreras en Bélgica se distinguían rápido porque a los corredores se les obligaba a competir con la mítica chichonera.

Aquello pasó al baúl.

Johan Bruyneel va escapado, se destaca del primer grupo y por detrás Miguel Indurain se va.

Arranca, toma metros, y se va solo, completamente solo.

Es la exhibición de Lieja, vísperas de la primera gran crono.

Jalabert, Zulle, Rominger, Riis se miran: ¿A dónde va éste?

Indurain pillaría a Bruyneel y éste le aguantó hasta meta.

Le ganaría al sprint.

En el grupo de Facebook de Miguel Indurain, por donde solemos pasar porque el navarro nos dejó tocados, Johan Bryuneel, muy activo en estas redes, comentó lo siguiente de aquella jornada…

Bruyneel sobre Indurain JoanSeguidor

El comentario, de primera mano del susodicho, con quien alguna polémica nos ha costado carísima, es oro y un manual de lo que es el ciclismo.

Y es que el aporte de Bruyneel va perfecto para saber que, por mucho que nos lleven los colores, que nos pueda la bandera, se disputa por marcas y a veces esto produce una amalgama de intereses que no entiende de banderas ni fronteras.

Aquel día Johan Bruyneel corrió para la ONCE, porque Jaja y Zulle iban por detrás, como David de la Cruz le rateó a Alberto Contador para ganarle una etapa en Niza.

Y aunque a muchos les suene fuerte la palabra «ratear», el mundo es así, imperfecto y lleno de servidumbres, por doquier.

Aquella jornada yace como una de las más bellas gestas de Miguel Indurain, y lo fue.

Quizá sólo los muy entendidos sepamos que hubo un corredorazo que fue Johan Bruyneel a su rueda para rebañarle la victoria más allá del puente del Mosa.

Es interesante, por eso, entender de que va esto, cuando algunos se llenan la boca de patria y esas cosas sobre una bicicleta.

Y si algo creo que distingue, por suerte, y así espero que sea por mucho tiempo, al aficionado ciclista es que no entiende de nación y sí de corazón y condición.

Y aquel día ganaron dos: Bruyneel, la batalla, e Indurain, la guerra.

Imagen: A Tumba abierta

Miguel Indurain y las clásicas: ¿Un amor imposible?

Indurain clásicas JoanSeguidor

Las clásicas se le podrían haber dado muy bien a Miguel Indurain

Puestos a realizar castillos de arena, en estos días en los que tenemos más tiempo y nos llenan la sobremesa larga con las gestas de Miguel Indurain, nos preguntamos por lo que habría sido del astro navarro si hubiera abierto el tiro también a las clásicas.

Y lo hacemos por lo que leemos en la última newsletter de Cuadernos del Ventoux

Pasó en Lieja. Una tarde de julio de 1995 Miguel Indurain sorprendió al mundo. No lo hizo en las montañas alpinas ni en las romas planicies francesas, sino en el paisaje ondulante de las Ardenas. Durante la séptima etapa de aquel Tour, hoy programada por Teledeporte (17:10), Indurain esbozó lo que pudo haber sido y jamás fue.

  • Un clasicómano. Indurain aprovechó aquel perfil quebrado para arrebatar 50″ a sus rivales en una escaramuza inédita. Es un hito de la memoria popular española porque se mostró al mundo como nunca antes: agresivo, punzante e imprevisible.
     
  • ¿Podría haber conquistado las carreras de un día? Más pistas: acumuló resultados en San Sebastián (1º), Lieja (4º) y Flecha Valona (4º, 7º) durante los años previos a su primer Tour (1989-1991). Tenía resistencia y cierta punta de velocidad.
     
  • La prueba del algodón, los Mundiales. Indurain siempre los compitió al máximo. Cosechó tres medallas cuando ya estaba centrado en GV. En una línea temporal paralela, quizá, quién sabe, hubiera engalanado un palmarés de por sí alucinante.

Con lo que nos comenta Andrés, lo cierto es que tenemos un certero cuadro del perfil de Miguel Indurain para las clásicas en concreto y las carreras de un día en general.

El navarro tenía en Lieja su carrera más adecuada, de hecho firmó un cuarto puesto en 1991.

Ese día Miguel Indurain se metió en un corte que provocó Claude Criquielion muy lejos de la meta, y en el que, como era costumbre por aquellas fechas, se impuso Moreno Argentin.

Nunca volvió Miguel Indurain a volar igual en un monumento

Descartados los del adoquín, tenían peligro e inadversión para Miguel y los suyos, a partes iguales, carreras como Amstel o Lieja podrían haber sido parte de su objetivo.

A su favor tenía:

  1. un físico tremendo para esos recorridos
  2. técnica y manejo de la bicicleta sublimes, como hemos visto mil veces en los momentos que se ponía serio
  3. estratega total, con visión de carrera y economía de esfuerzos sin igual
  4. buena punta de velocidad, mejor de la que muchas veces exhibió… aquel mundial en el que ganó al sprint a Ludwig y Museeuw

En contra, tuvo esa planificación para el Tour que se rebeló imbatible durante cinco años y que la primavera le sentaba como un tiro.

En comparación con otros grandes, a Indurain se le extrañan clásicas en el palmarés, pero todo, los tiempos, los rivales, las exigencias, nada tuvo que ver con el pasado.

Cada época fue diferente.

Albert Torres, toda una vida en un mes

Torres Mora Movistar JoanSeguidor

El aplazamiento de Tokio 2020 es una buena noticia para Albert Torres

La vida que nos supera se lo lleva, y sigue llevando, todo por delante, y los deportistas no son excepción, Albert Torres nos lo cuenta.

En un mes mes su vida ha dado una vuelta de 360 grados.

Hace sólo cuatro semanas estaba en el UAE Tour, con previsión de irse al Mundial de pista de Berlín y posteriormente casarse.

Esto en el corto plazo, si vamos más allá, salió de una lesión, cumplió su sueño de fichar por un World Tour, abrió el foco hacía Tokio 2020 y empezó a hilvanar el año por el que llevaba tiempo suspirando que llegara.

Pero todo se ha ido al garete.

Y no le importa en exceso, en nuestra charla nos encontramos una persona preocupada, tremendamente preocupada, por lo que el coronavirus está causando.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Nos responde al otro lado del hilo Albert Torres…

«Aquí estamos en casa, en Palma -de Mallorca-«

¿Qué tal todos Albert?

«Bien, todos bien, que es lo importante aunque preocupados por todo lo que está ocurriendo y lo que estamos viendo»

Leí que te ibas a casar…

«Sí, teníamos previsto casarnos el 14 de marzo, el día que se levantó el estado de alarma. Ahora mismo no tenemos fecha iremos viendo, es imposible planificar nada hasta que todo se normalice. Ya el 9 de marzo, a la vista de lo que se nos venía encima, decidimos cancelarlo todo, la salud de nuestros amigos y familiares es lo primero»

2020 era un año que esperabas desde hace tiempo y…

«Sí, habían muchas ilusiones en este año. A nivel deportivo tenía la cita de Tokio, por la que llevamos tanto tiempo trabajando. Además a finales del año pasado recibí la gran noticia de fichar por el Movistar, un World Tour de los de verdad, una recompensa a todo el trabajo hecho»

Pero…

«Todo se ha parado y todos los estamos sufriendo en nuestras carnes. Esto es algo muy serio, sólo hay que ver las medidas extremas que nos han impuesto«

Volviendo al 2020

«Estos días lo hablaba con mi pareja, esperábamos con ansia este año, tanto en lo personal como en lo deportivo y mira…»

¿Sacaremos lecciones valiosas de todo esto?

«Desde luego que sí. Te puedes volver loco planificando a medio y largo plazo que todo luego está sujeto por un hilo. Debemos vivir más el día a día»

Viéndote hoy, encerrado en casa, ¿piensas dónde estabas hace sólo un mes?

«Pensar ahora en el UAE Tour es increíble. Ahí estuvimos ajenos a todo lo que se nos venía encima, sin imaginar en ningún momento la gravedad de la situación. Luego vino el confinamiento en el hotel, el viaje in extremis a Berlín… increíble. Piensas en todo esto, que ha ocurrido hace tan sólo tres semanas y media, ufff»

¿Qué lejos veíamos el coronavirus?

«Veías las noticias de China, cuando levantaban hospitales y pensabas qué lejos está esto. Cuando estábamos en el UAE Tour empezaron los problemas en Italia. Nadie podía imaginar todo esto»

¿En el fondo Albert Torres se puede sentir afortunado?

«Ya lo creo, valoras tu salud como el oro, qué suerte he tenido. Mira ahora Richeze ha podido salir del coronavirus, igual que Gaviria, hace unos días. Pienso en las conversaciones que tuvimos en el hall del hotel, en Emiratos, cuando me preguntaban si podría ir al mundial de Berlín. Pero ya está, ya pasó, ahora mi pensamiento está en los sanitarios que estarán viendo cosas que no podríamos imaginar. Nosotros en casa, podemos darnos con un canto en los dientes, nos sentimos algo protegidos»

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Gore 400×100 MArzo2020

Lo que nos cuentas da hasta vértigo

«Lo piensas hoy, con la realidad que tenemos y es duro. No sé, entonces quizá estábamos desinformados, si hubiéramos sabido ciertas cosas, todo habría sido diferente. Lo que no me explico es ver a personas que siguen saliendo a la calle como si lo que sucede no fuera con ellos, como si vivieran en un mundo aparte. Aquí todos aportamos nuestro granito de arena: si puedes comprar cada diez días mejor que cada cinco»

¿Cómo estás pasando estos días?

«De la mejor manera posible, siguiendo ciertas rutinas de entrenamiento: rodillo por la mañana y por la tarde, hacer mantenimiento muscular con trabajo de core y compensación. Es imposible entrenar al nivel normal, lo damos por hecho, todo pasa por mantener. no queda otra. También hago cierto trabajo de hipoxia en casa»

Me dijo un ciclista sentirse raro sin objetivos ¿le sucede también a Albert Torres?

«Está claro que pensar más allá de las cuatro semanas es un agujero negro. Para cuando la situación se normalice, veremos qué carreras planificamos»

¿Qué tal en el Movistar?

«Bien, no puedo decir otra cosa. Salí de la lesión para correr la Challenge, aún un poco corto de forma. En las cinco semanas de competición iba a más. Ahora queda pensar en lo que nos quede de campaña tras todo esto»

¿Cómo mantiene la motivación Albert Torres?

«Es un trabajo de día a día, levantarte cada mañana pensando en hacerlo lo mejor posible, dentro de tus posibilidades. No podeos ser egoístas, ni quejarnos. Que se ha parado todo el deporte, ojo la gravedad de lo que estña sucediendo. Ya habrá tiempo para volver»

Leemos a Patrick Lefevere hablando de la sostenibilidad del Deceuninck, vemos que el Barça renegocia contratos con sus futbolistas ¿cómo estáis en el equipo?

«Bien, no ha habido novedad al respecto. Ya se nos comunicó que parábamos días antes de la París-Niza, a la espera de ver cómo evolucionaba todo. La pelota se ha hecho grande, como hemos visto y todo se ha parado»

Tokio 2020 será Tokio 2021 ¿qué le parece a Albert Torres?

«Me parece perfecto. Me llamaba mucho la atención la convicción con la que el COI defendía su celebración días atrás, cuando todo estaba cada vez peor. Y al final han tenido que admitir la realidad, no había otra. Habría sido muy incómodo para deportistas y aficionados unos juegos así, no me cabía en la cabeza»

Conoce el Cruz Race Dark para viajar con tu bicicleta 

Además entrenar es una odisea

«Mejor así, quizá ahora podamos llegar en mejores condiciones todos. Los Juegos es la clave de muchos deportes, sobre ellos pivota todo, ayudas, patrocinios, no se podía jugar así con los atletas, además en nuestro caso ya tenemos plaza para Tokio, pero no así otros muchos atletas. Puedo entender en parte al COI defendiendo su celebración, por toda la economía que mueve el evento, pero aquí todos tendrán que poner buena voluntad para sacar las cosas adelante»

Si los Juegos son en 2021 ¿se alargaría vuestro contrato -el de Sebas Mora y Albert Torres- con Movistar?

«Ojalá, pero no hay nada hablado, el acuerdo era para un año. La intención era centrarnos en carretera, una vez pasaran los Juegos, ahora todo está en el aire».