Días de rodillo, días de Bkool

Bkool rodillo JoanSeguidor

Preguntamos a Bkool cómo se están viviendo días de rodillo por excelencia

Estos días de ciclismo en casa, con la gente sondeando el Strava y criticando duramente a quienes se saltan un confinamiento que no ofrece dudas, quisimos saber qué situación tiene la plataforma Bkool, una marca que en este mal anillado cuaderno conocemos bien desde que subimos al rodillo por primera vez.

Al habla entramos con Diego Pantoja, responsable de comunicación de Bkool…

La propuesta de Bkool ya traía inercia y ahora este panorama

«Bueno, nosotros como todos, estamos algo sorprendidos por la magnitud que han tomado los acontecimientos estos días. Por nuestra parte, vamos a hacer todo lo posible por intentar ofrecer una solución a todos aquellos ciclistas que deseen mantener la forma durante estas semanas en las que rodar en la calle está prohibido»

¿Cuál es el presente de las competiciones on line y el futuro a medio plazo ?

«Las competiciones de E-Cycling no han hecho más que crecer en el último año. El pasado fin de semana precisamente se celebró en Dinamarca el primer Campeonato Nacional de E-Cycling, en el que Bkool fue la plataforma virtual escogida. Para nosotros fue un auténtico honor participar en una jornada tan especial, que estamos seguros pasará a formar parte de la historia del ciclismo danés»

¿Cómo se sube Bkool a esta nueva tendencia?

«Nosotros llevamos años realizando competiciones virtuales con ciclistas de todo el mundo. Pero siempre tratamos de ir un poquito más allá»

¿Por ejemplo?

«El año pasado celebramos el Movistar Virtual Cycling by Bkool, el primer campeonato de España de ciclismo indoor. Este año lo hemos arrancado con Flanders Classics by Bkool, una competición que hemos organizado de la mano de la organizadora de carreras Flanders Classics y que está siendo todo un éxito. Sólo en la primera semana de competición ya contábamos con cerca de 3000 participantes»

¿Qué planning de competiciones y eventos tenéis previsto???

«De momento estamos a tope con Flanders Classics by Bkool ya que como os comento, está siendo un verdadero exitazo»

¿Habrás más?

«Con motivo del coronavirus muchas competiciones están siendo canceladas, revolucionando por completo el calendario ciclista internacional. Así que hemos unido fuerzas con Last Lap para crear una competición histórica y darles la oportunidad a nuestros Bkoolers de competir en todas esas carreras desde casa. Se trata de una competición que se puede completar de forma totalmente gratuita, aprovechando la prueba de un mes gratis que ofrecemos en nuestra web. Se llama Bkoolers Stay at Home Cup y llega cargada de regalos y muchas sorpresas. ¡Arranca este viernes y el primer día tendremos Salida en Grupo con Fernando Alarza»

¿Notáis cambios importantes en cantidad y usos por parte de los usuarios durante estos días?

«Especialmente en Italia sí hemos notado un aumento de la actividad. Hace sólo unos días se anunció la prohibición de la práctica de ciclismo recreativo y es normal que cada vez más ciclistas opten por entrenar desde sus casas. Nos alegra poder ofrecerles una opción divertida y motivadora. Con Bkool puedes transportar cada entrenamiento a una ruta. Es lo más parecido a viajar sin necesidad de bajarte de tu bici y es compatible con todas las marcas principales de rodillos»

Una coyuntura que invita a probar qué tenéis preparado.

«La situación actual es demasiado grave como para poder considerarla una oportunidad en ningún sentido. Nosotros trabajamos cada día para posibilitar un entrenamiento indoor de calidad a cualquier ciclista del planeta. Con todo lo que está ocurriendo, sólo nos queda seguir trabajando y esforzándonos para estar a la altura y ofrecer la mejor experiencia a nuestros usuarios»

¿Os sentís contentos con una labor que contribuye a pasar mejor estas semanas?

«Es gratificante saber que tu trabajo permite que cada día miles de personas puedan continuar entrenando y seguir mejorando. Amamos el ciclismo tanto como ellos y seguiremos ofreciéndoles más contenidos y opciones para disfrutar en nuestra plataforma» 

Temporada ciclista 2020: un calendario sería «posible»

Paris-Roubaix principal JoanSeguidor

El agujero del coronavirus ha dejado esta temporada ciclista en el aire… pero haciendo encajes podría haber una solución.

Sería de urgencia, seguro que dolorosa para muchos organizadores, pero un bien común, el ciclismo, donde voces como la de Lefevere ya dibujan colapso para equipos como el suyo si la temporada ciclista dejara de celebrar tantas carreras.

Os dejamos esta pieza de Cuadernos del Ventoux sobre el puzle que emerge en esta temporada ciclista

Tirreno adriatico Primoz Roglic JoanSeguidor

Todas las carreras suspendidas de esta temporada ciclista a causa de la epidemia tienen algo en común: afirman que no se trata de una cancelación, sino de un «aplazamiento«. Pero el coronavirus es tozudo. Es improbable que el calendario se reanude antes de junio, y para entonces dos pruebas, de seguir en pie, centrarán las miradas: Tour  y JJOO.

¿Cómo encajar todas las competiciones pospuestas entre Tokyo 2020 (25 de julio) y el cierre de la temporada (Guangxi, 20 de octubre)?

Para responder a la pregunta debemos mirar primero la situación del calendario post-Juegos Olímpicos. Condensa una Gran Vuelta (La Vuelta), dos vueltas de una semana (BinckBank y Guangxi), seis pruebas de un día (Hamburgo, Londres, Bretaña, Québec, Montreal y Lombardía), y el Mundial (entre el 20 y el 27 de septiembre).

Asumiendo que la UCI no quiere solapamientos y que el Giro se irá a junio, tenemos huecos entre La Vuelta y Hamburgo (10 días), entre Hamburgo y Bretaña (7 días), entre Bretaña y BinckBank (8 días) y entre los Mundiales y Lombardía (12 días). 37 días cerrando la temporada el 20 de octubre. Y en China. Pero planteemos algunos supuestos.

Por ejemplo, que ningún equipo tendrá interés en viajar a China si se reorganiza el calendario; y que la UCI extenderá el cierre de temporada hasta el 31 de octubre. Una hipótesis que nos regala 21 días más, para un total de 58. Un tiempo precioso, acotado por los descansos y viajes entre prueba y prueba, aunque muy estrecho para evitar coincidencias.

Carreras a encajar: 12 clásicas (entre ellas cuatro Monumentos) y 4 vueltas de una semana (sólo se ha disputado la París-Niza). Unos 40 días de competición. ¿Factible? Veamos.

Comencemos por Italia. Supongamos que la UCI libera tres semanas de competición a finales de octubre. Sería factible trasladar sus tres pruebas suspendidas enre Il Lombardía. Strade Bianche el 03/10, Tirreno-Adriático entre el 19 y el 25, Milán-San Remo el 24/10. Un Monumento, una vuelta de una semana y una clásica de primer nivel menos.

Turno de Bélgica. Hay un hueco esplendoroso entre el cierre del BinckBank y el inicio del Mundial. Podríamos asumir que el díptico canadiense será uno de los grandes perjudicados, lo que nos deja dos semanas para incluir las clásicas flamencas (E3 el 09/09; De Ronde el 13/09; G-W el 16/09; y P-R el 20/09). Sólo algo más ajustado que en primavera.

Ventajas: los clasicómanos vendrán del BinckBank, por lo que logísticamente sería factible. Desventajas: pisaría el primer fin de semana mundialista. Por fortuna, el circuito de este año está orientado a escaladores y vueltómanos, por lo que muy pocos de los favoritos para De Ronde/Roubaix se verían perjudicados por la cercanía de fechas.

Nos quedaría un gran ciclo de clásicas, el Tríptico de las Ardenas, con hueco o bien entre una de las dos semanas entre Hamburgo y Bretaña y Bretaña y BinckBank… O bien en la última semana del año. AGR el 25/10, F-V el 28/10 y L-B-L el 01/11. Coincidiría con San Remo, pero son pocos los corredores que incluyen ambos objetivos en su calendario.

¿Itzulia? En la semana del 13/09 al 19/09, a modo de preparación Mundialista. Volta y Romandía podrían coincidir con T-A o encajarse en una de las semanas de agosto vacías, y el resto de clásicas (Driedaagse, Dwars, Eschborn) tienen espacio entre semana. Serían meses intensos, atestados, ¿pero quién podría quejarse tras esta primavera?

La cosa quedaría tal que así…

14/08 – 06/08 – La Vuelta
16/08 – Hamburgo + Londres
19/08 – Eschborn Frankfurt
23/08 – Bretagne Classic
23/08 – 29/08 – Tour de Romandie
26/08 – Driedaagse-De Panne
31/08 – 06/09 – BinckBank Tour

09/09 – E3 BinckBanck
11/09 – GP Québec
13/09 – Ronde van Vlaanderen + GP Montréal
13/09 – 19/09 – Itzulia
16/09 – Gent-Wevelgem
20/09 – París – Roubaix
20/09 – 27/09 – Mundiales

03/10 – Strade Bianche
10/10 – Il Lombardía
12/10 – 18/10 – Tirreno-Adriático
19/10 – 25/10 – Volta a Catalunya
21/10 – Dwars door Vlaanderen
24/10 – Milán-San Remo
25/10 – Amstel Gold Race
28/10 – Flecha Valona
01/11 – Lieja-Bastoña-Lieja

Gracias a @CdelVentoux que cada día nos envía una newsletter de gran utilidad

Si queréis recibirla, poned vuestro mail aquí

Tour 1991: Indurain, aquella tarde, camino de Val Louron

Indurain Val Louron JoanSeguidor

En Val Louron se abrió el ciclo de Indurain, aquello fue el prólogo de algo mítico

Si ayer nos deleitaban con el mundial del 95, el que ganó Olano, el que celebró como si hubiera ganado Indurain, el de Colombia, ahora nos toca viajar cuatro años antes, a Val Louron, año 91, qué tarde aquella…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Leemos «La Estela de Miguel» para refrescar la memoria de aquella etapa.

Aquel fue un Tour muy extraño, donde la dureza no estaba precisamente repartida: había una etapa en especial que marcaba la agenda, la que iba de Jaca al enclave de Val Louron, un sitio rara vez frecuentado por el Tour, diluido entre colosos y nombres que eclipsan.

Pero aquel día Miguel Indurain pondría Val Louron en el mapa, en la historia.

232 kilómetros, 6000 metros de desnivel y un perfil que dibujamos con los ojos cerrados, un diente de sierra en el que no omitía toda la dureza del lugar.

Entrando a Francia por el emblema de la QH, el Portalet, siguiendo por Aubisque, Tourmalet, Aspin y meta en el citado santuario de Val Louron.

Con la mochila cargada de plomo y desgaste, cincuenta ciclistas afrontan el Tourmalet por el lado de Luz Saint Sauveur en el grupo principal.

Habían unos escapados, Conti, Chozas, Pensec entre otros, pero el primer golpe viene de Greg Lemond, a diez de la cima.

Juega a Hinault, cinco años antes, sabiéndose, en su fuero interno, inferior, ataca, quiere intimidar, pero Chiapucci, que era muy de entrar en el trapo, entró, y luego el resto.

Fuerzas gastadas, el frío americano había machacado cartuchos que serían necesarios.

Arriba, donde se erige el Gigante Octave los días largos de verano, coronan ocho, aunque con sensaciones muy dife.

El testigo mudo e invisible se había pasado de mano a mano en Banesto, Perico no está con los mejores, Indurain vuela.

Lemond, tampoco, ni Luc Leblanc, el líder que salió de Jaca.

Ambos van perdiendo comba según llega la cima, la espada de Damocles está sobre la cabeza de a generación del 60: Perico atrás, Lemond en problemas, Fignon, también.

Es el momento de los chicos del 64: Indurain saca brillo a su entereza en la subida, se va en el descenso, Chiapucci le cazaría en el valle.

Bugno espera instrucciones del coche, no les toma la rueda y se arrepentirá de por vida.

Confluyen los intereses, ahí, en el Vall de Campan, donde la fuente de los ciclistas, Indurain y Chiapucci escriben la historia gorda, el día más celebrado de siempre: faltaban 45 kilómetros para meta, llegarían de uno en uno, de dos en dos.

Casi treinta años después, aquello sigue sabiendo a gloria.

Imagen: RTVE

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

Es estúpido decir que Indurain le regaló un mundial a Olano

Mundial Colombia JoansEGUIDOR

Aquella carrera fue de dos grandes: Abraham Olano y Miguel Indurain

Esta tarde de domingo, el primero de la primavera, el segundo de confinamiento, Teledeporte nos recuperó la joya del Mundial de Olano e Indurain.

25 años que han pasado ya, nos cae el tiempo como una losa.

La cita se anunció así…

La imagen de Miguel Indurain era el reclamo en Twitter para anunciar una carrera que para quienes la recordamos com ayer mismo fue un antes y un después.

Una carrera que llegó, entonces no lo sabíamos aún, en el epílogo del reinado de Miguel Indurain.

El navarro ya había ganado los cinco Tours, había sembrado su paso de páginas gloriosas, eternas en nuestra memoria: Lieja, La Plagne, Hautacam y la que consideramos mejor de todas, Luxemburgo.

Pero un mundial es otra cosa, es la carrera de carreras y recordar aquella transmisión con la voz de Pedro González, acompañado de un Perico que llevaba meses en el puesto, ha sido un premio.

Sinceramente, no habíamos visto la publicidad del evento hasta que un wasap nos avisó y vimos que el analytics de este mal anillado cuaderno echaba humo sobre aquella cita.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Hemos visto, por supuesto que sí, la última vuelta y pico y los gritos de «plata, plata» nos siguen erizando el bello.

Miguel Indurain celebró su plata como si fuera el oro, por que en el fondo se había ganado el oro, se lo había colgado Olano segundos antes, y encima, para más inri, cayó la plata.

El gesto de Indurain ganando el sprint a Pantani, a Gianetti es eterno, como él, por que celebró el éxito del equipo, al que se debía.

Aquello fue de manual, un tío que imponía el respeto de Indurain entre Virenque, Rincón, Richard, Pantani y cía, lo normal era usar una bala como Olano, segundo dos semanas antes en la Vuelta que barrió Jalabert.

Una bala plateada, afilada y certera.

Pero no sólo eso, Olano hizo una última vuelta de estruendo, manteniendo a ralla la caza de un ciclista como Francesco Casagrande, los arreones de Pantani, el «bariobajerismo» endémico de los suizos.

Y Olano llegó, con la rueda pinchada, pero llegó, y su triunfo fue épico, total, redondo.

Nadie se lo regaló, ni los rivales, ni Miguel Indurain, se lo ganó él, sacando partido a la labor de equipo en la que él otras veces participó para otros.

Muchos no perdonaron que Olano ganara ese mundial sobre Indurain, sin reparar que la grandeza de aquella tarde en Colombia fue eterna, que hasta el mismo Miguel celebró al cruzar la meta, sin decir nada de aquello, sin sembrar zizaña alguna.

Si muchos de vosotros decís admirar a Miguel Indurain, quizá el mejor homenaje resida en ser como él fue…

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Milán-San Remo 2004: El mejor milagro de Óscar Freire

Freire Milan San Remo 2004 JoanSeguidor

La imagen de Freire superando a Zabel en la meta de Milán-San Remo 2004 ha pervivido todos los tiempos

Aquella tarde de sábado, mes de marzo, año 2004, la Milán-San Remo entró en el imaginario eterno de Oscar Freire.

Aquella llegada era dura, una carrera lanzada 300 kilómetros, comprendiendo que cualquier rueda, en la Via Roma, podía ser la buena.

Oscar Freire en el caos hacía de la necesidad virtud, un camino que le dejó su primera Milán-San Remo, la de 2004, ganaría otras dos, en bandeja.

Le entretenemos un rato y nos cuenta…

Oscar ¿Cómo llevas estos días?

«La verdad es que estaba algo advertido, tengo amigos italianos que hace días me contaban todo lo que estamos viendo aquí estos días. Tengo la suerte de vivir en una casa y las horas pasan más rápidas»

Este sábado deberíamos estar mirando San Remo y lo que por sus alrededores pasara. ¿Qué sitio ocupa la Milán-San Remo en el corazón de Freire?

«Es una carrera única, la más especial, la que más quería. Visto ahora, y entonces, es una carrera que puedes perder en cualquier momento y ganar sólo al final»

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Algo que a ti se te daba bien

«Siempre he sido hábil en estas circunstancias, en sortear los problemas durante la carrera, buscar la rueda buena. Siempre hubo gente con más físico que yo, pero no con la técnica suficiente para sacarle el mejor partido»

¿Eso se llama intuición?

«Posiblemente sí, sabía moverme bien, ahorrar fuerzas y la suma de todo eso acababa marcando las diferencias. Quien me haya visto competir de cerca, seguro que te lo puede decir. La experiencia también suma, ves los peligros venir. La primera vez que sufrí un abanico fue en una carrera juvenil, en Arévalo, me quedé en el penúltimo grupo. La siguiente vez que me pasó, ya de pro en una Vuelta a Castilla y León, lo vi venir y acabé en el grupo delantero ganando el sprint»

Grande…

«Es más, puedo decir que nunca me he caído disputando un sprint, en eso hay suerte, pero también intuición. Recuerdo una Vuelta, llevaba dos triunfos de etapa, que no me metí en un sprint por que pensaba que iba a ser peligroso y en efecto, hubo una gran caída al final»

Volviendo sobre San Remo…

«Es una carrera top, para mí la más importante tras el Mundial». 

Tú la conociste en Mapei

«Como italianos la tenían en alta estima, pero no la ganaron nunca. Curiosamente lo logramos ciclistas que llevamos su nombre en el pecho –a Freire sumarle Pozatto, Bettini y Cancellara

Menuda edición aquella del 2000

«Había mucho gallo en aquel equipo, yo era el campeón del mundo pero estaban Museeuw, Bartoli y otros con muchos galones. Era un equipo fuerte y a veces pasa que cada uno defiende sus intereses»

Han pasado ya veinte años

«Nos hacemos mayores, ves fotos de entonces, las comparas con ahora y…»

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Freire en aquella Milán-San Remo de 2004

«Era mi segunda San Remo con Rabobank. Ya no era el de cuatro años antes, conocía la carera, dónde estar, cómo moverse. Cada año es diferente, pero la experiencia ayuda. Sabía que era mi carrera»

Rabobank era una historia diferente a Mapei

«Rabobank corría para mí. Tenía a Flecha, a Horrillo… con los años incluso pude tener la ayuda de uno que acabaría ganando, Alexander Kristoff quien seguro tomó nota de cómo afrontaba la carrera. La diferencia entre ganar y perder esta carrera era muy pequeña, a veces llevaba una sensaciones horribles y acababa ganando, pero también pasaba al revés»

Vamos a por la edición de 2004 ¿Cómo fue la aproximación?

«Recuerdo que hubo una pelea con Zabel por cogerle la rueda a Petacchi que llevaba a su Fassa tirando. Yo iba tras él, y Zabel se aproximó, intentó echarme dos veces y al final decidí que esa guerra no me convenía. Le dejé pasar»

Y luego

«Trentin lanzó el sprint, Petacchi saltó muy pronto y Zabel con él. Se precipitó, casi no había tiempo para remontarle, pero lo logré por levantar las manos. Le devolví la moneda»

¿Qué moneda?

«Unas semanas antes en la Vuelta a Andalucía cuando me ganó una etapa en Almería que yo celebré antes de tiempo»

Aquella imagen quedó icónica…

«Sí, quedó para la historia. No fue la única vez que logré un triunfo así, una vez en Tirreno le gané una etapa a Cipollini por celebrarlo antes de tiempo»

¿Lo habéis comentado muchas veces Zabel y tú?

«Sí desde luego. Zabel fue un gran ciclista, pero también una gran persona y tuve una gran relación con él»

¿Estuviste con él en Katusha tu último año?

«Así es. Fue director técnico en Katusha la temporada que corrí con ellos. Recuerdo que en la primera reunión nos dijo que iba a ser nuestro instructor para los sprints y Purito le preguntó si podía enseñarme algo a mí»

Siempre tan cachondo… para acabar un deseo para este presente tan incierto

«Que el año que viene estemos disfrutando de nuevo de la Milán-San Remo»

 

 

En el Pordoi de Fausto Coppi

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Coronavirus: Cinco ciclistas que lamentarán el parón

Max Schamann Paris-Niza

Cinco competidores que tendrán que llevar su fenomenal estado de forma a la nevera

Pueden ser más que cinco, por que algunos no habían exhibido músculo aún, pero hay cinco ciclistas que van a acordarse de esta desgracia…

En lo poco que hemos visto de temporada, con dos meses escasos de carreras, y con todo lo gordo por venir, el sábado debía ser San Remo, lo cierto es que el parón que marca la París-Niza ha pillado a muchos corredores y nombres importantes del pelotón a full de forma ante la inminencia de grades carreras.

Sin embargo, son cinco los ciclistas que creemos van a lamentar este lamentable e impuesto parón que amenaza con arruinar la temporada de ciclismo en 2020.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Empezamos por el propio ganador de la París-Niza, Max Schachmann, un ciclista que un día nos platearemos si puede ganar una grande, pero que en el caso de las clásicas que se nos venían encima era una baza de primer orden.

Decir que San Remo le va bien a Schachmann creo que es una obviedad, su arrancada y potencia, su descenso le situarían como outsider al Poggio.

Eso sin olvidar que su calidad le llevó hasta el podio de Lieja, hace menos de un año.

Otro que tenía una primavera para crecer era Sergio Higuita, que no pudo con el alemán antes de llegar a Niza, pero que con esas ganas de aprender que tiene podía dar el do la que sería su primera campaña entera en un World Tour.

Si Sergio Higuita sobrevivió a los abanicos de la carrera hacia el sol, verle en Itzulia o en Árdenas era uno de los alicientes para rematar una las explosiones más sonadas de tiempos recientes.

Vanmarcke Higuita podio joANsegudidor

Al igual que Higuita, otro colombiano ha visto truncado un inicio de traca, sí es Nairo Quintana y el estado de forma que ha lucido en este primer ciclo ha sido insultante.

No sabemos si hubiera ganado la París-Niza sin la caída y el corte que le dejó fuera de la general, pero está claro que hubiera influido.

Está claro que no es lo mismo Provenza que la París-Niza, y esos cortes son la evidencia, pero que el boyacense ha sido el ariete del nuevo Arkea es un hecho.

Se pierde la opción de haberle visto en la Volta del centenario, quizá en Itzulia… carreras que ganó un día y que veíamos en su radar.

De cara al adoquín, y quién sabe si para algo más, el salto de calidad y confianza que han dado estos días ponían a Tiesj Benoot y Jasper Stuyven en primera línea.

El primero podía optar a todo, por que verle delante sólo en Flandes era incompleto, también le situábamos en Árdenas.

Benoot dijo, con razón, que era una pena este paréntesis le pillara con estas piernas.

En el caso de Stuyven, es muy complicado quedarse como cualquier cosa con esa forma de rodar, a todas luces un lujo.

Creo que con la Het Nieuwsblad que se marcó, ganando a un coco como Lampaert, estaba ahí, luego ya sabemos que los monumentos son pocos y caen en manos de menos.

Cruzando los dedos para que, cuando vuelvan, estos y otros corredores vuelvan a deleitarnos con lo que saben y queremos verles hacer.

Entretanto, nos quedará el consuelo de imaginar lo que pudo haber sido…

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Esta París-Niza ya se puede considerar un milagro

Paris-Niza 2020 JoanSeguidor

Nosotros no apostábamos que la París-Niza llegara a las puertas de la Costa Azul

La sensación que recorre entre el público ciclista, no muy numeroso, pero fiel a más no poder, es que esta París-Niza tiene sabor a Lombardía, a hojas muertas, a preludio del invierno.

Lo cierto es que cuando el pasado domingo saboreamos el carrerón que nos ofrecieron los corredores en la primera jornada de la carrera hacia el sol cundían dos sensaciones: que aquello no llegaba a Niza -no llegará, pero se ha acercado- y que lo disfrutáramos, por que la primavera podía quedar resumida a esos días.

Visto ahora, en la perspectiva de una semana de esas en las que dentro de unos años, si el mundo no se acaba, recordaremos como una de esas en las que sabíamos que estábamos haciendo cada momento por la avalancha de acontecimientos, creemos que la París-Niza 2020 se incluye en la lista de milagros, no sé si pequeña o grande, del ciclismo contemporáneo.

Así se despidió el Israel Start-Up Nation, veintcuatro horas antes del final.

Antes lo había hecho el Bahrain con Teuns, Cortina y el querido Traknik, quien siempre será nuestro ganador moral de la jornada que acabó en el bolsillo de Bonifazzio.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Una carrera que su mentor describió cada etapa como una batalla, contando los días para el final.

Que haya llegado a este punto es de agradecer, y ahí han entrado todos, la organización, los equipos y los ciclistas, sobre todo estos, que han corrido como si no hubiera un mañana, regalando pasión en momentos en los que convenía alejar la cabeza de instantes tan nocivos, tan deprimentes.

Y no habrá sido fácil para ellos, igual que una flor, el calendario de competiciones, eventos y otras cuestiones que han ido deshojando según pasaban los días.

Durante las etapas de la París-Niza se han caído la Champions, Europa League, ligas europeas, Moto GP, Fórmula 1, NBA… deportes infinitamente más poderosos que el ciclismo.

También la Volta y algunas clásicas belgas.

Nosotros egoístamente, cada mediodía hemos cumplido nuestro ritual de ver ciclismo en directo, mientras todo se ha desmoronado.

Sois unos héroes, al menos los nuestros.

Ahora bien ¿ha sido prudente seguir hasta este punt0?

El tiempo lo dirá, el coronavirus no ha asomado por el pelotón, eso siempre ha estado latente.

Mientras la Francia que la carrera dejaba atrás se paraba y confinaba en casa, el pelotón ha sido un ejemplo de profesionalidad en le que nos preguntamos cuánto de poder de decisión han tenido los ciclistas.

Ahora viene el invierno para todos, pero no nos asustemos, tiraremos de coco e imaginación para que este mal trago lo pasemos mejor, con ciclismo, obviamente.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore