El ciclocross también está noqueado

Van der Poel ciclocross Flandes JoanSeguidor

La crisis de la Covid19 no pasa de largo ni del ciclocross belga

Ayer mismo nuestro amigo Xulio nos explicaba desde Galicia cómo el ciclismo base sorteaba las curvas que ha trazado esta maldita crisis y ahora miramos el ciclocross, una modalidad que el año pasado se celebró sin sobresaltos, pues su punto y final estuvo a un mes de quedar tocado por la explosión de la Covid19 en Europa.

Lo cierto si una modalidad de ciclismo podía padecer esta crisis, era el ciclocross.

Hace doce meses por estas fechas pudimos disfrutar de uno en Hamme, entre Gante y Amberes, y aquello es un circo.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Un circo en el mejor sentido de la palabra, es el plan del domingo de cientos, miles de personas repartidas por el circuito, algunas pagando por estar ahí con la idea de matar las horas al otro lado de la valla viendo sus ídolos rodar.

La disposición de medios de comunicación, con Sporza en directo, junto a la cantidad de patrocinadores es sólo la punta del iceberg, pues una gran carpa VIP recibe invitados al lado del recorrido.

Ahí se entretiene la gente mientras ve a los cracks correr.

Y es que en Bélgica el ciclismo es un gran negocio, un negocio que ahora peligra, como no podía ser de otra manera.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Por eso os traemos este relato de @CdelVentoux, con hechos que dibujan un panorama complicado para quienes no se apelliden Van Aert o Van der Poel…

La crisis del coronavirus ha sido también dramática para el ciclocross. No sólo por la suspensión de multitud de carreras, sino también por el solape con el calendario en ruta. Ahora llega la consecuencia indirecta de lo anterior: las cuotas económicas se han reducido sustancialmente para (casi) todos los corredores.

Lo desvela Het Nieuwsblad y lo resume visualmente @velofacts: corredores como Toon Aerts pasarán de cobrar unos 6.000€ por tomar la salida en cada carrera a poco más de 2.000€. Van der Haar, de los 2.750€ a los 1.000€. Una reducción sustancial.

Otros pocos como Iserbyt, de rendimiento ascendente, cobrarán más.

Todos ellos aspiran a mayores premios si ganan la carrera o acceden al podio. 2.000€ para el ganador, 1.000€ para el segundo y 750€ para el tercero (vs. 1.400€, 720€ y 500€ en años previos).

DT-Swiss Junio-Agosto

 

¿A quienes no afecta en absoluto el nuevo esquema de ingresos?

A Mathieu van der Poel y Wout van Aert.

Seguirán percibiendo sus 10.000€ cada vez que acudan a la línea de salida. No lo harán en muchas ocasiones este año, de atestado calendario.

Y al fin buenas noticias: la Copa Toi Toi, uno de los circuitos más duros del calendario europeo, seguirá adelantela Copa Toi Toi, uno de los circuitos más duros del calendario europeo, seguirá adelante pese a la difícil situación sanitaria de la Repúlica Checa.

También la prueba de Tábor de la Copa del Mundo, a la que Pidcock acudirá.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Flandes sin Kapelmuur?

Se plantea una nueva edición de Flandes son el Kapelmuur

 

Decir que el ciclismo es sustrato de Flandes es una obviedad, pensar que Kapelmuur es el ombligo, una realidad.

Lo vemos en la fiesta anual en De Ronde, pero también cada fin de semana con sesiones dobles de ciclocross, a todas horas, mediodías o nocturnas. Incluso ciclocross bajo techo.

En las ciudades se siguen cultivando citas como los seis días de pista, y qué decir de las kermesses, auténticos festivales de populacho montado en bicicleta.

Flandes es meca cicloturista mundial, se da trabajo, se genera negocio, se convierte en dinero.

Así contamos nuestra ruta ciclista por Flandes… 

 

Leemos que el Kapelmuur puede quedar fuera de la próxima edición del Tour de Flandes.

La pasta que cuesta el paso de la carrera pone Geraalsbergen cerca de renunciar, en enjambre de carreteras, cotas, rectas al viento quizá no incluya el icono de la carrera, de la región.

Sabrán lo que hacen, nada ha vuelto a ser desde que la carrera dejara el circuito con el que crecimos.

La Ciclobrava ya tiene abiertas las inscripciones

Hace cinco años -2014- ya vimos esta historia, así reflexionamos entonces…

Hace unos días hubo en Barcelona una feria de turismo y negocios. Medio mundo, por no decir que el globo entero estaba allí. Flandes tuvo su stand propio. En su porfolio se narraban las grandes infraestructuras de Gante, Brujas, Lovaina,… para acoger eventos y grandes congresos. La contrapartada interior del libro, cuidadosamente encuadernado, tenía un ciclista anónimo y lento sorteando el último tramo del Grammont, ahí con la capilla al fondo. Sí la capilla, su poliédrica cúpula, su clásico acceso, su alfombra adoquinada,… un símbolo, un mito aunque obviado. Y eso que otras carreras sí que aprovechan su química.

Este martes la organización del Tour de Flandes ha dado a conocer el recorrido del próximo año. “Sin novedad en el frente” podríamos titular. Siguen los mismos parámetros en el diseño de la gran fiesta anual del ciclismo en la tierra que más lo siente. Sigue por tanto el circuito final, ese que se juega en tres cotas perfectamente pertrechadas para que el público lo vea de cerca y varias veces.

Sé que hablar de lejos y sin conocer al cien por cien los pormenores es sencillo, pero creo que la organización de De Ronde se equivoca, y lo hace porque sigue dando la espalda a la capilla y eso es un error. El ciclismo, entre otras cosas, se precia de tener lugares, auténticas franquicias a su servicio. Este lugar está entre ellas, como el Galibier, el Tourmalet, el Mortirolo,… no pocas marcas las han tomado para bautizar sus modelos.

SQR – GORE

 

Durante años el Tour de Flandes no abordó el Koppenberg porque en éste se produjo aquel famoso incidente con Jesper Skibby, sin embargo en el muro más emblemático, uno no acierta a ver el motivo más allá de lo meramente crematístico.

Si dicen que el ciclismo tiene el hándicap de no cobrar entrada, Flandes trabaja para que ese axioma no sea tal. La instalación del circuito final obedece a acabar cobrando entrada, si no lo hacen ya en algunos tramos como se hace por ejemplo en las campas de ciclocross. Es legítimo, pero desnaturaliza el espectáculo, le quita esencia. Ya sé, los números son los números, pero la capilla, su estampa, es curva adoquinada,… todo invita a saborear el mejor escenario que nos regala el ciclismo. ¿Por qué no ponerla antes del circuito final? Perdería poder decisorio pero le regala mística a este festival.

El nuevo circuito de Flandes lleva tres ediciones en liza. Desde la carrera que ganara Nick Nuyens a un soberbio Sylvain Chavanel y sobrado Fabian Cancellara, el bucle final nos ha dado una de cal y otra de arena. Dos veces ha ganado Cancellara, la de este año sencillamente soberbia, y otra Tom Boonen, el año del estreno del nuevo escenario con Ballan y Pozzato tras él. No han sido malos los espectáculos ofrecidos, aunque sí mejorables, pues como en los mundiales, todo se cierra al final. Sin embargo reclamamos abiertamente el Kapelmuur y Bosberg, no sé, quizá porque en el fondo hasta tenemos corazoncito.

Imagen tomada de www.thechainstay.com