Me niego a llamar «criminal» lo de Groenewegen a Jakobsen

Jakobsen Groenewegen JoanSeguidor

Rezamos por Jakobsen e imaginamos el sentimiento de culpa de Groenewegen

A raíz de lo visto en Polonia entre Dylan Groenewegen y Fabio Jakobsen….

¿Cuántos sprints nos han dejado sin respiración?

Perdí la cuenta desde aquella vez que vi a Jalabert emanar sangre a borbotones en la primera llegada del Tour de 1994 porque un gendarme se asomó a hacer una foto y arruinó la carrera de no pocos ciclistas.

Entre otros de aquel velocista belga que le plantó cara a Cipollini, Wilfried Nelissen.

Desde entonces hemos visto sprints horrendos, de esos que te ponen en escorzo, te horrorizan y te dejan un mal cuerpo que no se te quita en horas.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El de Fabio Jakobsen y Dylan Gronewegen en la jornada inaugural de Polonia creo que supera todos juntos. 

Para que os hagáis una idea, el Tour de Polonia, Gronewegen y Jakobsen han sido y son TT en España, hablábamos el otro día de las veces que el ciclismo trasciende a sus propios límites, hete aquí un ejemplo.

Hemos querido dejar pasar unas horas desde el incidente, reposar las cosas, mirar con perspectiva, saber de la salud de Jakobsen, en coma, madre mía, qué desgracia, del resto de damnificados, vimos a Edu Prades caerse por detrás, por suerte sin novedad.

Sinceramente, visto ahora, leyendo lo que he leído, Dylan Groenewegen debe ser la persona más hundida del mundo.

Se lo ha buscado, diréis muchos, ha cruzado la línea, es obvio, un punto de no retorno que atravesado es como abrir la caja de Pandora.

Dylan Groenwegen se equivoca, de cabo a rabo, como miles de personas se equivocan a diario ejerciendo su profesión, haciendo su trabajo, en su caso pesará sobre su conciencia haber enviado a un rival y colega de profesión a un coma inducido de que, rezamos, espero que Jakobsen salga ileso.

Se equivoca, su acción es punible, posiblemente necesite de una sanción ejemplar, pero me niego a llamarlo criminal, un adjetivo que se ha repetido con asiduidad durante toda la tarde.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

¿Sancionarle de por vida?

Pues qué queréis que os diga, es factible, y pondría coto a los riesgos sin límite que algunos parecen dispuestos a asumir en pos de la victoria, pero a estas alturas de la película hemos visto otros sprints que podríamos tachar de la misma gravedad que éste, y pululan por el pelotón.

Mark Cavendish volvió a nacer como ciclista el día que se llevó por delante a Haussler y Boonen en Suiza, hace diez años, y se miró para otro lado.

Si Nelissen no volvió a ser el mismo tras aquella caída de Armentieres, Haussler perdió su estrella aquella tarde en Suiza y Boonen dejó de meterse en las llegadas masivas.

Luego se preguntaban por qué el belga nunca ayudó al británico en un a volata cuando coincidieron en Quick Step.

Dylan Groenewegen la caga, mucho, se ve superado y saca el codo, además de cambiar la trayectoria, pero dudo mucho que imaginara las consecuencias de su acto, me cuesta llamarlo «criminal», como no imagino que se levante por la mañana pensando en arruinar la vida a un colega de profesión.

Lo que está claro es que habrá un antes y un después de este día y rezo para que Fabio Jakobsen vuelva a tener una vida normal, ya no digo ser ciclista.

Por cierto, que convendrá saber qué narices pasa en Polonia para que nos lamentemos de cosas así cada año…

Imagen: FB de Tour de Pologne

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

#Profiles2020 Cuesta ver a Nairo ganar el Tour

Nairo Arkea JoanSeguidor

El tiempo de Nairo en el Tour ta pasó, cualquier otra consideración no es objetiva

Sobre los favoritos al Tour, sobre Nairo, nuestro amigo Eric Monasterio hizo sus cábalas en pleno confinamiento…

TOP 2 Nairo Quintana

El cambio de aires le ha sentado de maravilla, y este 2020 a la que decidía abrir gas subiendo no había escalador capaz ni de cogerle rueda.

Ha ganado 2 generales y la etapa del Ventoux en el  Tour de la Provence, además de la etapa reina de Paris Niza.

Habrá que ver, si en caso de que el Tour se le ponga de cara, tendrá suficiente equipo para controlar la carrera.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Poner a Nairo en la lista de un top 5 para el Tour fue atrevido, pero si nos atenemos a lo que sucedió en febrero y lo que vimos de marzo, el colombiano es favorito top.

Sin embargo febrero nos pilla lejos, lejísimos, pues no han pasado cosas, no ha dado vueltas el mundo.

Nairo Quintana puede figurar en cualquier lista para ganar el Tour, más en estos Tours de cimas infumables, sólo montaña, nada de corno, porque hace diez años un top 5 con esa involución en los test cronometrados, seria impensable.

Es obvio que Nairo el cambio de equipo le ha sentado bien, muy bien, tampoco era muy complicado, su relación con el Movistar estaba envenenada y era fruta madura.

otra cosa es el equipo que le acompañara, lejos de lo que le daba Movistar y a distancia sideral del Team Ineos o del Jumbo Visma.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Han dicho por activa y por pasiva que Warren Baguil estará por y para Nairo, pero si éste no está muy sembrado en el Tour, el francés volará solo.

El recorrido, ya lo hemos dicho, es del gusto del colombiano, sin embargo en ese listado de factibles para el Tour vemos nombres, muchos otros nombres, entre los que incluiríamos a Porte o Bardet, pero si marcaríamos a Geraint Thomas, Egan Bernal, Primoz Roglic o Tadeg Pogacar.

Que falle uno es sencillo, que fallen cuatro harto complicado, luego está que miremos mas allá y veamos otros, sin ir más lejos, como Froome o Dumoulin, dos cocos hace un par de años, pero hoy con miles de dudas a las espaldas, o al propio Mikel Landa, que algún día hará una grande limpia, sin percances y un equipazo a su alrededor….

Nairo para aspirar al Tour debe ser el Nairo de 2013, 2014 o 2015.

¿Por qué no ha vuelto a rodar a ese nivel?

Él y los suyos sabrán, pero la versión que viene tras ese ciclista es un corredor empequeñecido, con rivales surgiendo por doquier y una «bestia negra» Chris Froome, a quien batió en la Vuelta 16 merced a la que armó Contador en Formigal -en su entonces equipo liarse la manta a la cabeza no entraba en el esquema-, que le puso en su sitio todas las veces que se cruzaron.

Así las cosas, seguimos en las mismas, el tiempo de Nairo en el Tour ta pasó, cualquier otra consideración no es objetiva.

Su carrera empieza en el Ventoux, en cuya mitad ya ganó en febrero, luego Tour de l´ Ain, a donde acude el tridente del Jumbo Visma.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Valverde ya no sostiene Movistar

El regreso de la competición no ha dejado a Movistar en buen lugar

Escribe Andrés en su newsletter de los Cuadernos del Ventoux lo siguiente sobre el Moivstar Team en esta reanudación del calendario ciclista….

El sábado, Movistar estrenó un maillot solidario en Strade Bianche. No se vio. La totalidad del equipo se retiró antes de llegar a meta. La anécdota evidencia la profunda crisis que afronta el equipo en 2020. Nada ha funcionado como debería, y la única victoria que engalana el año de la estructura la obtuvo Marc Soler en Mallorca.
En este hilo, Miguel Hermosilla (@MigHermosilla) analiza las causas del descalabro. Tres responsables inmediatos: Valverde, Soler y Mas. Ninguno de los tres está rindiendo a su nivel. El murciano, a las puertas de los 40 años, ya no puede sostener al equipo.

Los casos de Mas y Soler son más preocupantes. El primero ha estado muy lejos de todos los vueltómanos tanto en Andalucía como en Burgos, evidenciando su irregularidad. El segundo jamás ha vuelto a ser el ciclista que se impuso en Niza hace dos años.

Cuando los líderes fallan, los equipos recurren a su clase media. Sucede que en Movistar ha desaparecido. El resto del equipo se compone de gregarios y de talentos aún por descubrir, inmaduros. El resultado es un año horrible (por el momento).

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sin poder leer lo que comenta el mentado tuitero, al entra en su perfil vemos que nos tiene bloqueados, no podemos estar más de acuerdo con este diagnóstico.

El Movistar Team ha realizado un excelente ejercicio de brand durante el confinamiento, a parte del documental que vino por encargo del mecenas, de ahí la aspereza que destilan algunos momentos, con el concurso del maillot con el que correrían la primera clásica del World Tour, la Strade Bianche.

El problema es que ni les vimos en la señal que venia de la Toscana, y sabemos de ellos por las imágenes de la salida y alguna del recorrido.

No llegó ninguno a meta y no es normal, incluso al margen del estéril debate que algunos montaron el sábado, diciendo que un ciclista siempre tiene que hacer lo necesario para acabar y que no es normal que un equipo entero haya abandonado, estos son pros y no salen para acabar, como un cicloturista en una marcha y sí para realizar un trabajo, el que le encomienden.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El problema de Movistar se veía venir hace tiempo y no, no somos ventajistas

El año pasado, su primavera fue un anticipo de la actualidad, pero antes ya se mascaba la tragedia, en un equipo en el que si no te apellidabas Valverde o Quintana, tenías que ponerte a la sombra, sombra cómoda y alargada, que da buen cobijo y se extraña cuando desaparece.

Este Movistar como dicen ya no tiene clase media, ésta simplemente voló, siguiendo el camino que un día marco Rui Costa, con el arcoíris en la mano, y que prosiguieron corredores del valor de Jonathan Castroviejo y las sagas Herrada e Izagirre, estos últimos dieron buenos momentos al equipo, pero incluso cuando merecieron mayor confianza, Romandia año 2016, por ejemplo, se decantaron por poner todos los huevos en la misma cesta.

Alejandro Valverde ya no parece la bala de plata, y es lógico, esas campañas de ganar desde Mallorca a Lieja, todo lo que se le cruzara quitan años de salud.

Enric Mas no es Nairo, se ve a leguas, porque a pesar de haber sido muy críticos con el colombiano, éste le ha dado a Movistar un botin que incluye Voltas, Romandias, Tirrenos y otras perlas.

Y Marc Soler reclama galones pero… se queda en Picón Blanco en la primera rampa.

Queda mucho para el Giro, podrá decir, como no resta tanto para el Tour, a donde van Mas y Valverde…

Podrán argumentar mil cuestiones, pero ésta es la realidad y esa clase media, añadidle Carapaz, Landa, Amador…,  que daba consistencia al bloque quedó ahí, en la historia.

Imagen: FB Movistar Team

Gore 400×100 MArzo2020

 

Escuchar los abucheos a Froome es impresentable

Chris Froome UAE Tour Featured

Los abucheos a Froome no son ciclismo, son personas cortos de entendederas y visión limitada

Vamos a ver, sobre lo que sucedió con Chris Froome en la etapa reina de la Route d´ Occitane y el espectador que le profiere unos abucheos…

«Que te jodan idiota» se ve que le dice, pasada la curva, Froome se gira, entiendo que para mandarle recuerdos a la madre.

No es para menos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No es la primera vez que decimos en este mal anillado cuaderno que nos duele que un ciclista educado hasta el extremo como Chris Froome reciba abucheos del público, lo dijimos incluso en esa salida del Tour en la que iba con todo provisional, por su resultado adverso en la Vuelta del año anterior.

Froome se ha puesto el listón alto en la moralina contra el dopaje, pero hasta el día de hoy no ha pitado y si lo ha hecho, una corte de abogados le limpió ante las autoridades, podrá parecer mejor o peor pero es la realidad.

A Froome le han dicho de todo, le han tirado hasta orina, hay que ser ruin, el lo ha encajado como parte del sueldo y las servidumbres de ser una superestrella de un deporte en el que cunden los puristas.

Ha seguido adelante, no ha dicho esta boca es mía en ningún momento y seguro que ha lidiado con situaciones e insinuaciones terribles.

Basta ya.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

No obstante conviene no confundir las cosas: en la eterna comparación del ciclismo con el fútbol, que si en nuestro deporte nadie silba y se anima a todos por igual, que si imágenes como las de la Vuelta a Besaya son dignas del fútbol, nos olvidamos que el ciclismo está también lleno de impresentables, como cualquier orden de la vida, sólo cabe ver la ascensión a Alpe d  Huez hace dos años, cómo acaba Nibali, el peligro que corren los corredores, algunos idiotas en Flandes que también hacen tropelías o situaciones puntuales en ciclocross donde hemos visto a corredores saltando la cuneta como Cantona aquella vez en la banda de Old Trafford.

Imbéciles los hay por doquier. 

Y diré otra cosa, como aficionados que somos puedes tener ciclistas por los que sientes debilidad, de los que sólo puedes hablar bien y esas cosas, pero también corredores que se te atraviesan y no quieres que ganen por nada en el mundo.

Eso no es no apreciar el esfuerzo del profesional, eso es ver ciclismo y tener tu criterio, acertado o no, hay corredores que por mucho que entreguen resultan infumables, no hay vuelta de hoja.

Y eso lo decimos nosotros, que los admiramos hasta el extremo.

Ahora bien desplazarte a una cuneta a chillarlos y proferir abucheos como los que se llevó Froome es otra cosa, eso es tener muy mala hostia, mucho tiempo libre y un dedo de frente.

Todos podemos tener filias y fobias, otra cosa es ser un impresentable, y de esos las cunetas también van llenas.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Van Avermaet estaría orgulloso de Van Aert

Wout Van Aert JoanSeguidor

Si Van Avermaet tuviera un sucesor, Van Aert sería el primero en la línea

Entre los «Van» belgas hay dos que sólo puedes querer: Greg Van Avermaet y Wout Van Aert. 

El otro día cuando el del Jumbo tiraba carretera arriba hacia Siena con idea de ganar su primera gran carrera y el del CCC tiraba y tiraba por detrás, descolgado, con otro que no les va a la zaga a ambos, Stybar, vi clara la analogía entre ambos.

Van Aert y Van Avermaet son ciclismo con mayúsculas, son roca y piedra, juncos que no se doblan, endurecidos por su profesión, pero también por lo mucho que les cuesta sacar el premio que merecen, dos ciclistas cincelados en la adversidad, con sendas estrellas a su lado que lo hace todo y lo hacen fácil, como Van der Poel y Sagan, respectivamente, cosa que no les quita un ápice de convencimiento en su labor y su objetivo.

Tras mil carreras perdidas, tras cientos de derrotas, tras descolgarse o perder el corte bueno, ellos siguen, siguen y siguen y ocurre que llega el día en que, como siempre están, tocan pelo, y entonces es la hostia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Esto es así, una realidad tangible.

Wou Van Aert venía de un año de espanto. 

Justo cuando ganaba la Strade Bianche recordaba que un año antes estaba saliendo del hospital tras casi destrozarse la rodilla en una caída en la crono del Tour.

Partía Van Aert, ese día, como uno de los nombres a seguir en el test individual, pues acaba de ganar una en el Dauphiné y la etapa anterior -al sprint- en el mismo Tour y acabó por los suelos, hecho añicos.

Pero como en mil carreras de ciclocross le habrá pasado, él reconstruyó el camino, pieza a pieza, para llegar otra vez al punto óptimo, al mejor de su vida, dijo en Siena, para lograr el triunfo en la carrera en la que se había postulado dos años antes.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

¿Cuántas veces hemos visto perseguir a Van Aert y cuántas a Van Avermaet?

Son ciclistas que dignifican este deporte, que le dan solidez moral y física y para más INRI el ciclismo les devuelve parte de lo que merecen.

Nunca se dejan caer, ni en las circunstancias más adversas y en el caso de Van Aert pregonan ese ciclismo 360 grados que tanto nos gusta, entrando en colisión con aquellos que siguen pensando que la carretera es un coto al margen del resto, que ciclocross o pista no son beneficiosas ni extrapolables a la carretera, cuando lo que hace falta son piernas y talento y todo lo demás suena a excusas.

Gore 400×100 MArzo2020

Max Schachmann: qué fácil es ganarse una aficionada

Una niña recibe el ramo de flores que ganó Schachmann en el podio de la Strade Bianche

Si una cosa ha tenido en común el reinicio de la campaña ciclista con la interrupción de la misma ha sido el nombre de Max Schachmann.

El alemán dejó la temporada de esta guisa, tirado en el suelo y roto por el esfuerzo para mantener su liderato hasta el final de la París-Niza.

Max Schamann Paris-Niza

Durante el confinamiento el alemán ha hecho los deberes y ha vuelto al frente de una carrera World Tour con la Strade Bianche.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No estuvo con Wout Van Aert en el momento que el belga se fue, per a Schachmann le cupo al menos el privilegio de subir al podio, pocos días después de saber que había renovado con su equipo, el Bora, donde es ahora mismo la referencia, incluso por encima de Peter Sagan que en este veinte-veinte sabemos más de él por los anuncios de maestro que ha hecho para el Giro que por la competición.

El aspecto de Schachmann, toda la porquería que llevaba adherida al sudor que surge cuando vas a mil bajo cuarenta gradazos de temperatura, en meta era un poema.

Podemos imaginar cómo llegaron de rotos a meta.

En todo caso al alemán le surgió una fan por las calles de Siena y no pudo menos que pasarse

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El vídeo del Bora es una perla, un diamante de aristas afiladas que demuestra que el ciclista se puede centrar todo lo que quiera en su profesión, que para eso le pagan, que tener un detalle, incluso tras el sopor toscano del primero de agosto, no cuesta tanto.

El ciclismo de buses adosados a los villages de salida, los controles de firma completamente pertrechados, el control que ahora se impone por el coronavirus hacen de todo algo frío y alejado, que parece sólo se puede ver en la televisión.

Pero si resulta que el campeón alemán va por medio Siena y una nena pequeña le solicita, incluso con las piernas repletas de dolor, no cuesta nada parar y darle nada menos que el ramo de flores.

Schachmann se ha ganado una incondicional y el ciclismo una aficionada, como el niño pequeño que le pidió a George Bennett un bidón en Andorra, hace un par de años, y éste se lo arrojó al suelo para que lo cogiera.

Al menos dentro de lo posible, y con las precauciones que rodean hoy todo, que el ciclismo sea cercano todo lo que pueda, es un premio para el aficionado y una satisfacción para el ciclista.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Gore 400×100 MArzo2020

 

#Profiles2020 Egan Bernal en el Tour: a completar el «parricidio»

Egan Bernal Tour JoanSeguidor

Cuatro semanas para Egan Bernal inicie la defensa del Tour

No queda tanto para el Tour, ni para ver qué puede conseguir Egan Bernal.

En lo sucesivo vamos a tener que acostumbrarnos, si todo va bien, a tener los ojos en varios sitios al mismo tiempo y en muchos nombres a la vez.

Por ejemplo, esta tarde de sábado, vimos a Remco Evenepoel romper el techo de cristal en Burgos, Van Aert prolongar su amor con la Strade Bianche y saber de Egan Bernal en la Ruta de Occitania.

Todo en cuestión de horas, la misma tarde, casi a la vez.

Egan Bernal ya rueda hacia la defensa de su título del Tour

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Recuerdo hace poco menos de tres años, mientras Chris Froome apuntalaba su triunfo en la Vuelta, le preguntaban por ese chaval fino y tostado que ganara la Vuelta al Porvenir al otro lado de los Pirineos.

Le preguntaban por Egan Bernal y por ende sus sensaciones de tener en el equipo tamaño talento, con todo lo que puede implicar.

Nunca imaginó Chris Froome, ni nosotros, que a los pocos meses Egan Bernal le estaría pisando los talones y que luego se haría con el triunfo del Tour de Francia siendo aún un sub 23.

Hay corredores cuya sola irrupción sólo puede cambiar las cosas, una disrupción en el paisaje desenfocada sólo por uno que es bueno, muy bueno.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y Egan Bernal es eso, bueno, muy bueno, no sé si el mejor de su generación, porque varios llaman a su puerta.

Ahora le viene lo complicado, como dicen de los buenos toreros, «lo difícil no es llegar», ahora le viene la defensa del título, una defensa por cierto que se está realizando en varias fases.

Primero en casa, resolviendo cuestiones de liderato, una responsabilidad que seguramente caiga en sus manos por cuestiones de peso específico, no veo a Geraint Thomas al nivel de dos años, o por simple superioridad, Froome no lo tiene nada fácil para volver a ser el que era.

De entre los tres líderes del Ineos, Egan Bernal está cuadrando el círculo, está cometiendo, metafóricamente hablando, un «parricidio», haciéndose a su tierna edad con lo que les correpondería a ciclistas que están de vuelta en muchas cosas.

Ese asalto al poder tiene varios ingredientes, trabajo incesante, humildad practicada y un talento inmenso que le ponen en primera línea, como no podría ser de otra manera en quien portará, Dios mediante, el dorsal uno en la salida del Tour en Niza en sólo cuatro semanas.

Porque en Francia, y esas 21 etapas, Egan Bernal se juega la suerte de su campaña y cargarse de razones ante las no pocas amenazas que le surgen por izquierda y derecha, desde jóvenes insolentes, como él mismo, que no quieren esperar a llevarse el pastel a una generación consagrada pero hambrienta de más títulos.

Egan Bernal tiene un reto mayúsculo, pero sabiendo de él, no quedará leña que echar a la brasa, es un ciclista que todo lo hace bien, que todo le interesa,

De hecho ya ha sido top 10 en la inauguración del calendario francés, y era un sprint. 

Gore 400×100 MArzo2020

Strade Bianche: Wout Van Aert siempre está

Wout Van Aert Tour JoanSeguidor

La Strade Bianche le da a Van Aert el triunfo que tanto merecía

Cuando hace dos años, en una tormenta de marzo, Wout Van Aert emergió de entre las estrellas de la Strade Bianche para llegar, incluso, a pisar el podio, estaba claro que no estaba de paso.

Wout Van Aert lleva tres podios en Strade Bianche, dos terceros puestos y ahora una victoria que hace justicia, justicia divina, a todo lo que da a cambio de nada.

Van Aert nunca da una golpe de pedal para especular, sólo busca la victoria, sólo quiere ganar

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Como la mayoría, nos diréis, pero es que este ciclista que es calidad supina rara vez falla a la cita.

Llega con los mejores a San Remo, lo hace en Flandes, rema a la contra en Roubaix, disputa cronos, gana etapas al sprint en el Tour, donde se destroza una rodilla, una caída de la que parece recuperado.

Por eso nos alegramos cuando la Strade Bianche le premia con un triunfo que significa su entrada en la excelencia, en un momento que especial para él, la primera gran clásica que cae de su lado, y para el ciclismo, que significa el regreso a una nueva normalidad por la que cabe navegar con la mejor de las suertes.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

La vuelta al gran circuito ha premiado a Van Aert y ha retomado la campaña donde la dejamos, con Max Sachmann delante, demostrando que ahora mismo es la multiherramienta del pelotón y el ciclista franquicia del Bora, cuando la luz de Peter Sagan no le da para brillar.

La Strade Bianche en agosto se esperaba dura, y lo fue. 

Al calor, que en Toscana abrasa especialmente, se le unió ese polvo de tierra dura y pedregosa que dejó irreconocibles rostros, maillots y coches.

Un escenario que, siendo el primero de la renovada campaña, pasó a cuchillo a no pocas estrellas, desde Julian Alaphilippe, corto de forma ante lo que se le avecina, a Jakob Fuglsang que se atrevió a atacar tan de lejos que tenía pólvora mojada cuando la necesitaba a punto.

Esto no ha hecho más que empezar, Van Aert se ha desecho de la pesadilla del Tour, de los calambres aquí mismo hace dos años y ya ha sumado, si el ciclismo es justo, no será la última vez.

Gore 400×100 MArzo2020