Alaphilippe sin maillot amarillo: una sanción muy merecida

Marc Hirschi
Kalas 1024×140

Alaphilippe debería saber que iba a perder el maillot amarillo por ese bidón

Cuando todos dimos finiquitada la tediosa etapa de ayer, con la excelente victoria de Wout Van Aert, la tarde deparaba otra sorpresa, ésta ajena a la carretera: Julian Alaphilippe era desposeído del maillot amarillo por un avituallamiento no permitido a menos de veinte kilómetros de meta.

Ayer mismo pudimos intervenir en un programa de radio y nos preguntaron por el hecho en cuestión: que si no se habían pasado en la aplicación de la norma, que si los comisarios eran unos tiquismiquis, que…

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sinceramente la sanción está perfectamente aplicada, y no hay otra

Julian Alaphilippe recibió un bidón cuando no debía y los veinte segundos que marca la norma debían ser aplicados.

Era justo y necesario aplicar el reglamento: justo porque para eso está y necesario por que Julian Alaphilippe pierda el maillot amarillo va en contra del relato que le interesa al organizador, dándose así una imagen de independencia necesario para los comisarios de la competición, completamente ajenos al Tour y su círculo.

Recordad la que se lió con los comisarios en la pasada Vuelta, cuando el pelotón saltó en mil pedazos a la salida de un pueblo.

Ahora bien, como argumentamos en el corte de radio, ¿en qué papel quedan el corredor y su conocimiento de reglamento?

Julian Alaphilippe debería saber que si cogía ese bidón en ese punto podía perder el maillot amarillo ¿por qué lo coge? ¿por qué no indica que se lo den tres kilómetros antes?

Leo comentarios que la culpa es del staff del Deceuninck, y aún siendo verdad, en parte, a veces creemos que el corredor sólo debe dar pedales y ejecutar, pensamos que son marionetas en manos de quien lleva el coche de equipo y que su cerebro es el pinganillo por el que oye voces.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero no, uno no es ciclista para replicar órdenes en la carretera, hay cosas que un ciclista profesional, que se dedica a esto a tiempo entero, debe dominar, y el reglamento está entre otras.

Otro tema es la vara de medir y los criterios cambiantes en el arbitraje de una carrera…

 

Y aquí los comisarios, con interpretaciones a veces dudosas del reglamento tendrían que ser conscientes de que confunden más que ayudan al personal.

Un ciclista debe saber que el reglamento está para cumplirlo, que en el momento que te pones el dorsal lo aceptas –como admites que en este Tour en especial te puedes ir a casa si hay dos positivos por Covid19 incluso siendo líder con media hora– y no esperar que cualquier cosa que haga mal tenga que estar sujeta al comisario del turno.

Ahora bien si todos hicieran bien su papel, siempre, nos ahorraríamos bochornos así y declaraciones como las de Adam Yates, mostrando casi disgusto por vestir el amarillo de esta manera, en vez de reafirmar que el reglamento está para cumplirlo, siempre.

A veces no os entendemos…

Puesta a punto de la bicicleta en cinco pasos…

Gore 400×100 MArzo2020

Llegó el momento de distinguir a los Yates

Adam Yates joanSeguidor

¿Seguirá Adam Yates el camino de Wiggins, Froome y Thomas?

La recta final al Tour de Francia ha marcado el camino inminente de los hermanos Yates: Simon prosigue en Mitchelton y Adam se va al Ineos.

Hace un par de meses, cuando aquello de Manuela Fundación tomó todo el sentido nos preguntamos si los hermanos podían acabar en el equipo de casa…

Pero ahora surge la pregunta: ¿valorarían los hermanos Yates irse al Team Ineos?

La pregunta aunque socorrida, puede tener cierta lógica.

Ahora mismo el Ineos se debate entre Froome y Bernal, con la mirada de Geraint.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

A nadie se le escapa que lo mejor de Froome posiblemente haya pasado, la edad no perdona, y el galés no es un niño.

Con el citado Bernal, crecen Carapaz y otros como Sivakov, es decir no hay ingleses de primera línea en el horizonte más que los hermanos del Orica…

Y ahora este movimiento entre extraño e inesperado que produce muchas dudas, aunque seguimos pensando que hay que esperar, pero que no sé si está en disposición de mantener los mejores activos del equipo.

Los hermanos Yates acaban contrato y puestos a idear, dado que Team Ineos no deja títere con cabeza, verles de vuelta a la isla de la reina no podría ser algo descabellado.

Eso fue a mediados de junio, los acontecimientos ya marcaban el desenlace.
Hoy ya sabemos que Chris Froome ni va al Tour, ni se va a poner el maillot de Ineos el año que viene.
También que Geraint la forma de hace dos años no le ha vuelto y ni se le espera.
A ambos se les sitúa en Giro y Vuelta como caramelos para salvar una campaña rarísima: fiarlo las grandes italiana y española, en las circunstancias actuales, es mucho fiar.
WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

En este momento el Team Ineos lo tiene todo sobre espaldas de ciclistas no británicos

En ese ocho tan caro sólo ha entrado Luke Rowe, y es obvio que en labores de doméstico, sabemos que Dave Brailsford quiere ganar el Tour, le da y igual con quién y de dónde venga, sin embargo esa raíz «brit» no la puede perder.

Una realidad que como vemos comparten con sus colegas australianos y es que sacar ganadores y aspirantes para el Tour continuamente no es tan sencillo, ni siquiera para dos ciclismos tan fecundos en trabajo, talento y calidad como el australiano e inglés.

Que Adam Yates fiche por el Team neos demuestra que no hay uno a la vista, al menos a corto plazo, para optar a una gran vuelta y eso que nosotros en su día comentamos que ya no vemos a Adam ganar el Tour,

Simon es otra cosa, le gusta el Giro, ha ganado la Vuelta, ha abierto más el foco, no se ha centrado en Francia.

Cabrá ver qué puede hacer o a qué puede aspirar a Adam con Carapaz y Bernal ahí delante, y otros creciendo, tipo Sivakov.

Lo que le avala es su condición de ciclista «resultón» y su origen británico, un aval clave para un equipo que ha perdido sus dos grandes referentes, Geraint y Froome.

¿Seguirá Adam Yates el camino de Wiggins, Froome y Thomas?

Gore 400×100 MArzo2020

 

¿Los hermanos Yates al Team Ineos?

Simon Yates Giro JoanSeguidor

Según pinte lo de Manuela, veo a los Yates en Team Ineos

En las joyas que pueblan el paisaje del Mitchelton, por cierto antes Orica, uno de los equipos más potentes del pelotón, sí, pero también más admirable y admirado, los hermanos Yates son punta de lanza, posiblemente uno de los motivos para la iniciativa de Manuela Fundación y no sé si futura carne del Team Ineos.

A falta de unos días para tener más detalle del controvertido proyecto nos preguntamos si para los Yates todo esto es lo correcto y si merece la prensa seguir apostando por la estructura que les apadrinó hasta donde han llegado.

En resumidas cuentas, ¿habrá dinero para retenerlos?

 

Lo cierto es que desde los inicios nos peguntábamos por qué Simon y Adam Yates no habían recalado en el Sky, hoy Team Inesos.

Surgidos en el boom del ciclismo británico, con formación pistard, incluso Simon Yates fue campeón del mundo de puntuación, nos chocó no verles de negros, a la cola de Wiggins, Froome, Porte y compañía hace seis o siete años.

Pero la suya era una apuesta de largo radio, destacaron desde bien pronto, cabe no olvidar que Adam, mejor joven y cuarto del soporífero Tour 2016 continuó con lo que había empezado un año antes en San Sebastián, mientras que Simon iba creciendo en estatus y resultados hasta que en 2018 tuvo el Giro a tocar y acabó ganando la Vuelta.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Los hermanos Yates nunca se plantearon el Team Sky porque querían ser cabeza de ratón, un atrevimiento que podemos decir, hoy, que les ha salido bien, por cuanto son dos ciclistas que se han hecho con un cartel top en el pelotón.

Ciclistas con olfato, con un buen palmarés detrás, cuando un Yates se mueve, es que algo pasa, algo va a suceder…

Desde las victorias en la Vuelta a España, a otras tantas en las que dejaron sello de ganadores, de corredores que no querían ser secundarios en el equipo de casa, y sí brillar en el Orica, al otro lado del mundo.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero ahora surge la pregunta: ¿valorarían los hermanos Yates irse al Team Ineos?

La pregunta aunque socorrida, puede tener cierta lógica.

Ahora mismo el Ineos se debate entre Froome y Bernal, con la mirada de Geraint.

A nadie se le escapa que lo mejor de Froome posiblemente haya pasado, la edad no perdona, y el galés no es un niño.

Con el citado Bernal, crecen Carapaz y otros como Sivakov, es decir no hay ingleses de primera línea en el horizonte más que los hermanos del Orica…

Y ahora este movimiento entre extraño e inesperado que produce muchas dudas, aunque seguimos pensando que hay que esperar, pero que no sé si está en disposición de mantener los mejores activos del equipo.

Los hermanos Yates acaban contrato y puestos a idear, dado que Team Ineos no deja títere con cabeza, verles de vuelta a la isla de la reina no podría ser algo descabellado.

Gore 400×100 MArzo2020

Cuatro corredores que no van a ganar el Tour

Adam Yates JoanSeguidor

Corredores como Porte, Nairo, Bardet y Adam Yates ya han consumido su crédito para el Tour

Cuando el Tour de Francia se hizo con la cumbre del Tourmalet, unas semanas ya de eso, tuvimos la sensación de que en aquella etapa, ese día, iluminado por el éxito de Thibaut Pinot, se pasaba una página invisible para ciertos corredores y parte de una generación.

Porque aquellos corredores que crecieron al cobijo de Froome, Contador, Evans, Valverde…, una generación que nació en la segunda mitad de los ochenta, cuando Roche, Perico, Lemond y Fignon se daban hasta en el carnet, que ahora queda como desubicada con tanto talento rompedor y joven que surge de entre las piedras.

De ese periodo son cuatro los corredores que creo han consumido su crédito para la carrera que ha quemado algunas de sus mejores horas y posiblemente su talento.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La lista empieza con la eterna promesa tasmana, el pequeño pero resolutivo, cuando está bien, Richie Porte.

El australiano fue un corredor que desde bien joven, recuerdo el Giro de 2010, marcó una senda que parecía condenada a acabar en lo alto del podio en París.

Porte trabajó muy bien para Brad Wiggins y Chris Froome, aprendió el oficio de líder desde dentro, «inside the job», sabiendo de los matices de llevar algo tan pesado como el maillot amarillo.

Sin embargo proyectar su intimidatoria en lo individual nunca se le ha dado.

Desde aquel famoso Giro en el que sale sancionado por el cambio de rueda con Simon Clarke, a los cartuchos quemados en el Tour de Francia.

Richie Porte llegó a ser quinto en el Tour de 2016, su mejor año, aunque acabara estrellado contra una moto por el colapso del Ventoux.

Aquello fue un presagio de que siempre le pasaría algo en su gran objetivo: la caída al año siguiente que destapó importantes carencias en los descensos, otra caída, esta vez camino de Roubaix…

Siempre le pasaba algo hasta que en 2019 se ha visto que, sencillamente no va, no tiene el Tour en su radar y esa condición de favorito sin corona que se granjeó nunca llegó a buen puerto.

 

Otros corredores que no optan al Tour…

Y es curioso, porque Richie Porte tiene, fuera del Tour de Francia, un palmarés brutal, un poco como Nairo Quintana.

El colombiano es nuestro segundo hombre de la lista.

Con 29 años su figura perdió el magnetismo hace tiempo y su pegada no es ni por asomo aquella de los primeros años.

Decir que maduró pronto, es describir una realidad que, aunque muchos no quieran admitirlo, es la que es.

Su tiempo en Movistar hace dos años que está en una innecesaria prórroga, ya habrá momento de valorar quién le debe más a quién, y si recala en Arkea, el paso atrás es obvio.

 

Uno de los corredores que empezó a dibujar las carencias de Nairo Quintana fue Romain Bardet. 

El flaco francés quitó la segunda plaza al colombiano hace tres años en el Tour, con una memorable etapa a 48 horas de llegar a París, bajo el diluvio y con un AG2R sembrado.

Pero Bardet, quien todos acertábamos a señalar como la baza francesa más cualificada para el Tour, ya no es el mismo desde que casi pierde el podio contra Landa en la crono de Marsella, hace dos temporadas.

El año pasado se descolgó rápido del grupo de los mejores, y en este Tour Romain Bardet fue una sombra durante toda la carrera, desde la msima crono por equipos, en Bruselas, a la llegada a la Planche des Belles Filles.

Ahora mismo cualquier medio francés habla de Alaphilippe y Pinot como bazas para recuperar el Tour a la causa patria.

Bardet, el niño predilecto de las portadas, ya no aparece. 

Se ha descolgado de lo que queda de año, que no es poco y hace un reset ¿sin Tour?

SQR – GORE

 

Quizá el francés debería reconsiderar si todo lo que le está dando y confiando al Tour le sigue rentando o quizá valorar otros caminos, como en su día dijimos, otros caminos como los que un día decidió tomar Simon Yates, quien se ha hecho con la admiración del respetable por disputar todo lo que le cruza y romper los planes establecidos -no iba a estar en el Tour- para sacar punta a un momento de inspiración.

Una actitud, la de Simon, que choca con la de su hermano Adam que lleva ya varios tiros errados en el Tour.

Fue el mejor joven hace tres años, en una edición pésima por cierto, y de ahí no pasa.

Pero Adam sigue centrando el año en el Tour, como si no hubiera otro calendario, otras opciones que su propio hermano ya le ha demostrado que son válidas.

El Tour es la carrera que da y quita razones, que pone y quita nombres, pero el mundo no empieza ni acaba en él, aunque para muchos así lo parezca.

Y vienen tiempos en los que, un puñado de chavales que van con todo, tienen pinta de querer comerse el pastel.

La forma de competir de Adam Yates no merece reproche

Adam Yates joanSeguidor

Adam Yates es uno de esos corredores que no te debes perder

No es usual ver lo que le ha pasado a Adam Yates en diez días.

Segundo en Tirreno, la Volta le ha tenido reservado el mismo puesto.

LDB_Berria 1024×140

 

Hay muchas formas de interpretar una segunda plaza, para algunos el primero de los perdedores, para otros, un sueño llegar tan alto, para el resto un nombre que se olvida pronto.

Hay muchas formas de ser segundo.

En el caso de Adam Yates poco o nada tiene que ver con su actitud

Corre para ganar con todas las consecuencias.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

El inglés que un día fue cuarto y mejor joven en el Tour, que se pegó un buen talegazo el día que un arco de kilómetro a meta cayó sobre él, no es un ciclista que lo tenga fácil.

La comparación con su hermano Simon, una de las estrellas del año pasado, y el mal Tour que le salió son losas que gestiona con admirable manejo.

Adam Yates no acostumbra a quedarse quieto, amedrentado.

Pirinexus 300×250

 

El año en marcha nos lo ha demostrado, porque uno no es segundo en Tirreno y luego en Volta sin más.

En el caso de Adam Yates ha sido segundo sencillamente porque uno ha sido superior en el momento clave.

Un par de plazas de plata no deben ser sencillas de asimilar, pero estos gemelos también crecen merced a los sinsabores que en este mundillo están a la orden del día.

Etape 400×400

 

Sin embargo, en este lunes después de carrera, si Adam Yates mira atrás verá que hizo lo que pudo y sacó lo que buenamente fue capaz.

En la Tirreno, salió beneficiado de la contrarreloj inicial por equipos, pero gestionó esa renta y atosigó a Primoz Roglic hasta hacerle ceder por momentos.

En esos instantes, tomamos consciencia de la importancia de una buena contrarreloj en una carrera.

Consciente de que en Sant Benedetto, el esloveno se la podía liar, como de hecho así fue, dio y dio hasta poner la carrera el límite del segundo que fue clave para decidirlo todo.

Adam Yates no pudo con Roglic pero hizo lo que estuvo en su mano

 

En la Volta, el inglés salió indemne de la masacre que parecía encarrilar Egan Bernal en Vallter 2000, pero no estuvo con Miguel Ángel López cuando el colombiano se la jugó, pero mucho, en La Molina.

¿Podría haber estado Yates con López en ese momento?

No es sencillo aventurarlo, pero a nadie se le escapa que en ese instante la carrera caía del lado del ciclista de Astana.

SQR – GORE

 

Adam Yates no desistió, por eso, primero se puso a contener los daños, y luego, ya en Barcelona, dio un recital, ahí donde grandes nombres se colgaron preseas doradas, él quiso dejar su impronta, con el mejor cierre posible.

No lo consiguió, pero su movimiento con su hermano levantó la admiración generalizada.

En el podio, se le veía relajado, satisfecho, sin nada que reprocharse, sin que nadie le pudiera decir nada.

Cambrils Square Agosto

 

Si algo admiramos de ciertos corredores es que tienen la facultad de acabar transmitiéndonos la sensación que han dado todo, que no han guardado nada.

Hace un año Simon Yates tuvo un arranque similar al de su hermano.

¿Sensaciones realistas sobre una bicicleta eléctrica? es posible 

Perdió una París-Niza, frente a Marc Soler, el último día, y en la Volta no optó a ganar, pero pudo al menos ganar en BCN.

Luego mirad cómo le fue la campaña a Simon.

Adam seguirá ahí, no lo dudéis.

¿Qué pasa con Adam Yates?

Adam Yates JoanSeguidor

Mov_Gore

En el año de la explosión de Simon, Adam Yates se aferra a sus sueños

Cuando Adam Yates consiguió ganar la última etapa del Dauphiné superando sobre la misma meta a Dani Navarro, pensamos que ahí estaba uno de los hombres importantes para el Tour.

Ese día Adam Yates evidenció ese fino olfato de los gemelos, atacando en el momento preciso.

Pero si llegó a descolgar a Geraint Thomas vestido de amarillo.

Pero el año de Adam Yates ha sido una montaña rusa.

Mientras todos nos impresionamos por la trayectoria de su hermano, a Adam las cosas no le salieron a derechas, más que en contadas ocasiones.

Fue al Tour para entrar en el top 10, como hace un par de años cuando se quedó a puertas del podio.

Pero en la primera semana, en el balance de daños de Roubaix, ya estaba descartado el objetivo.

DT-Swiss Junio-Agosto

Luego, a los pocos días, fijó el tiro en la primera etapa de los Pirineos.

Tuvo ciertas opciones, desde luego, pero saber que Julian Alaphilippe baja a mil por hora a por ti, no debe ser sencillo de gestionar.

Adam Yates se fue al suelo y acabó fuera de la puja por la carrera.

 

Ganador de una etapa en Tirreno, la factura de pelvis en la Volta fue la primera piedra en el zapato.

Al margen de esa etapa en Dauphiné, podríamos decir que el mejor momento de Adam Yates fue el epílogo de la Vuelta, como el mejor gregario que su hermano podía tener.

En especial en las etapas de Andorra.

Con todo, Adam Yates conserva intactas sus ilusiones de brillar en las grandes, al nivel yo creo de su hermano.

Así abrimos nuestro primer Bkool

Fue cuarto en el tedioso Tour de 2016, víctima de aquel arco de kilómetro que se desplomó sobre él.

Es con su hermano la muestra del embudo que acontece en el Team Sky, donde no hay sitio para todos los ingleses con talento.

Y es, desde luego, un corredor con margen, tiene sólo 26 años.

Por eso nos preguntamos por la suerte del gemelo que dio un paso atrás, en apariencia, pero que se lleva lecciones imborrables, en esencia.

Los Yates, en la antesala de todo

Yates Brothers JoanSeguidor

¿Es el momento de Simon y Adam Yates?

Sin en el ciclismo las etapas las marca la teoría, no deja de ser la carretera la que pone cada uno en su sitio. Desde que los hermanos Yates dieron un paso adelante, nadie dudó de la valía de ambos, pero el tiempo pasa, casi imperceptible, y lo que se espera de ellos no debería tardar mucho en llegar.

El caso de Simon y Adam Yates es curioso. Dos talentos británicos de manual, que ponen sus credenciales sobre la mesa en un Tour del Porvenir, cuando no en un mundial de ciclismo de pista, Simon fue campeón del mundo de puntuación, y de repente no tienen sitio en el mejor equipo de su país, que por ende es uno de los top 3 del mundo.

Sin sitio en el Team Sky, Australia fue, como su volviéramos cien años atrás, la tierra de oportunidades para dos ingleses.

Complicadísimo distinguirlos, sus hechos hablan por ellos. Los Yates son parte del paisaje habitual en el Tour, Giro y Vuelta, incluso en otras grandes carreras y son jóvenes, de hecho, en sus respectivas casas tienen enmarcados sendos maillots blancos del Tour.


En El Velódromo


Adam Yates tiene el resultado más llamativo de ambos, cuando fue cuarto en el Tour de 2016. Suya fue la imagen aquella del arco de un kilómetro a meta cayendo a plomo sobre él cuando iba con unos segundos sobre el pelotón.

Páginas: 1 2

Con Chaves y los Yates, esperamos al mejor Orica

Los hermanos Simon y Adam Yates con Esteban Chaves en Nimes

Hay un ranking invisible en el pelotón que responde a sentimientos, emociones y escorzos en el sofá mientras aprecias el desarrollo de una carrera. En esa escalera no caben equipos que no toquen la fibra, que no sepan tomar el mando y que no consigan sorprender.

Sobre Orica hemos escrito varias veces, y casi siempre bien. Recuerdo aquella crono por equipos del Tour, en Niza, que ganaron a escuadras sobre el papel mejores y con más estrellas. Les ganaron por la mano, con el sutil conocimiento del arte del relevo, del reparto del esfuerzo y de la calidad de sus rodadores.

Con el tiempo Orica se abrió paso a otros terrenos, ganaron grandes clásicas con el zorro Gerrans, amasaron etapas en los mejores escenarios con Matthews, con Albasini,… y enamoraron con tres ciclistas que son excelentes en los suyo, los hermanos Yates y Esteban Chaves.

Es la primera grande que coinciden los tres, y el tema promete. Tres ciclistas mayúsculos, con, de puertas hacia afuera, un buen rollo latente en el equipo de las maravillas, yo creo que tenemos la sal y pimienta aquí mismo para la ensalada de la Vuelta.

De los hermanos, creo que a Simon el esfuerzo del Tour le puede pesar, mientras que Adam cuenta con mimbres para hacer una buena carrera, ganar alguna etapa y estar delante en la general. El inglés tiene, con una sola crono, una gran oportunidad de brillar e incluso proponerse para pisar el podio.

Esteban Chaves antes de La Vuelta

Por otro lado, el vértice superior de este triángulo ciclista corresponde por historia y galones a Esteban Chaves, recordad que es inquilino del podio hace un año, tras haber pisado también el del Giro.

Sin embargo, hay oscuridad en torno al de Bogotá, pues no sabemos ni cómo llega ni a qué aspira más allá del peso que su nombre tiene en el pelotón. Chaves es sin duda una de las ruedas a seguir, si realmente está bien, el recorrido le va perfecto y conoce la idiosincrasia de una carrera que llegó a liderar hacer un par de años.

Sin embargo, no queremos quedarnos con la parte, creo que estamos, creo que tenemos el tridente de la Vuelta, que si actúa al unísono nos puede dar grandes momentos como las etapas del Aubisque o Aitana el año pasado.

Si me pedís marcar un equipo, aquí está la apuesta.

Imágenes tomadas del FB del Orica Scott