Giro: Chris Froome vino a por esto

Giro de Italia - Chris Froome Roma JoanSeguidor

Chris Froome es Historia del ciclismo

Ahora respiremos, relajémonos, como los chicos del pelotón de la maglia rosa por las arterias romanas, y veamos el triunfo de Chris Froome en el Giro de Italia.

Un triunfo de lo de «uno entre un millón», como el blanco de Luke en la Estrella de Muerte, afirmó Han Solo.

Un triunfo que es Historia de ciclismo, como el propio Chris Froome, quien ahora mismo, tomad nota, es vigente ganador de Tour, Vuelta y Giro a la espera de que, en unas semanas, el Tour empiece.

Giro de Italia - Chris Froome maglia rosa Roma JoanSeguidor
FB de Giro d´Italia

¿Dónde ganó el Giro Chris Froome?

Pues creo que en todos los sitios un poco y en la Finestre del todo.

Hay un detalle, bueno un par de detalles que me llamaron la atención en Simon Yates.

Inglés, en rosa, ganador de varias etapas, no paraba de acumular tiempo, pero cuando veía a Chris Froome en problemas, no vacilaba en atacar.

Así ocurrió en Osimo, en una de esas crestas de las Marcas, al sur de San Marino, y también hace una semana, también en domingo, cuando ganó la etapa de Sappada.

Giro de Italia - Simon Yates JoanSeguidor

En ambas ocasiones Simon Yates se revolucionó nada más ver a Chris Froome en apuros.

Había en el pelotón, quizá, una fundada sensación de que Chris Froome, mientras siguiera vivo, sería peligroso.

No se equivocaron.

Los dos Giros de Chris Froome

Para el británico ha habido dos carreras en tres semanas.

Cuando Chris Froome pisa Israel para ponerse un dorsal, no lo hace con otra intención que ganar el Giro.

Pero las cosas, fueron a contracorriente desde uno inicio y desde fuera  le vimos fuera de carrera.

No iba, cada día pedía un poco, se hundía cada día, hasta irse a tres minutos, incluso tras el Zoncolan y la crono, dos bazas que jugaron a su favor.

Pero Chris Froome es un ciclista que, aunque levante ampollas en muchos, no es uno más, es un tipo que nada en la estadística de los más grandes.

Un ciclista que no corre para ver qué pasa, compite para ganar, y no cualquier cosa, ganar lo gordo, lo importante, lo que trasciende.

Como esa Roma que puso el escenario a su despreocupado transitar hacia el primer Giro.

Cuando Chris Froome ataca en Finestre, iba con toda la intención, aún a sabiendas que podía quedarse por el camino.

La historia se escribe tomando riesgos, y mientras más grandes sean éstos, más grande es la recompensa, pero más miedo da asumirlos, por mil inhalaciones que le metas al aparatito.

Froome iba con el rosa en la mente cuando atacó en Finestre, pero también con la idea de romper ese molde de ciclista apesebrado en el calor del equipo, aislado de los ataques de los rivales y los problemas que rodean al ciclista medio.

Chris Froome demostró que sabe ganar atacando, tomando riesgos, cogiendo la batuta, siendo valiente, sin esperar que nadie se lo haga.

Chris Froome, obligado se tuvo que ver, firmó la mejor página de ciclismo de los últimos quince o veinte años.

Es así, pero cierto, y lo ha hecho solo, tras el palo del Salbutamol, por mucho que cuatro gilipollas que quieren cuota de cámara corran con el inhalador tras él en una cuesta.

Chris Fromme trasciende en un ambiente hostil y áspero, y encima va y gana.

Sea o no este Giro para él una vez se falle el eterno dilema de la Vuelta, nos ha hecho vibrar, nos ha hecho soñar. y sólo por eso, «grazie Chris», has estado enorme.

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

INFO

Gobik JoanSeguidor

La colección de verano por Gobik

Chris Froome ha ganado el Giro hasta nuevo aviso

Giro de Italia - Chris Froome maglia rosa JoanSeguidor

Sentimientos muy encontrados por el éxito de Chris Froome

Como decían en este tweet, Chris Froome es hoy el vigente ganador de las tres grandes vueltas

Y es así, lo quieran algunos o no, insinúen otros lo contrario o no, pataleen algunos o no.

Es lo que hay, el ciclismo, la justicia, el show, que es en definitiva lo que es todo esto.

No queráis ver deporte en el Giro, ni en el Tour, ni en Roubaix…

No queráis verlo porque no lo hay, lo que hay son personas llevadas al extremo de todo -las explosiones de este Giro merecerán comentarios aparte- con tiempos muy diferentes a los normales.

Y mientras Chris Froome saborea el Giro

Me dicen, con sorna y recargo, por twitter que Tom Dumoulin le ha girado la espalda a Froome.

Yo verlo, no lo he visto, pero me lo puedo creer.

Como le mostró su frialdad en la previa de la Tirreno.

Tom Dumoulin era nuestro favorito para ganar el Giro, no sólo en lo convencional, también en lo emocional.

Es un ciclista que nos encanta.

Pero creo que yerra despreciando al que le ha ganado en la carretera.

Y además le ha ganado bien, proponiendo un mano a mano de 80 kilómetros que el neerlandés no ha sido capaz de asumir.

Porque no lo ha sido.

En Finestre Chris Froome marcó su destino: todo o nada. No le valía otra cosa.

Un cuádruple ganador del Tour no podía irse del Giro con un triunfo en el Zoncolan y un posible podio.

No era de recibo.

Y entre los escenarios que describimos hace 48 oras, la opción de que Chris Froome se vistiera de Fausto Coppi era tangible.

Que le saliera es otra cosa.

Y le ha salido, y mientras nadie diga lo contrario, es el ganador del Giro de Italia 101 de la historia.

Y posiblemente digan lo contrario y todo lo visto no servirá para nada. Bueno sí, para investir a Tom Dumoulin con nocturnidad como a otros tantos, como Andy Schleck u Óscar Pereiro.

A Dumoulin no le sonreían las azafatas de Roma, con vistas al Coliseo, si finalmente le quitan el Giro a Froome, pero es que Dumoulin tomó la salida en Jerusalén, hace tres semanas, sabiendo que esto podía pasar.

Dumoulin sabía a lo que venía. No hay otra.

El camino rosa de Chris Froome

Pero mientras algunos hacen cábalas de cuándo le quitarán el Giro a Froome, no sé para qué cojones ven ciclismo, lo cierto es que la carrera que corona al primer inglés en Italia ha sido una montaña rusa.

Una montaña rusa de la que Chris Froome sí ha salido vivo, cosa que todos los que le precedieron en el Team Sky no lograron.

Chris Froome el jueves estaba fuera del podio y con el triunfo a más de tres minutos.

Pero creyó y desdibujó el guión que podíamos tener por seguro.

Chris Froome aúna la triple corona, quizá se la desmonten, pero que le quiten lo bailado, y mostrado, se ha erguido como el gran campeón del ciclismo moderno, aunque cause dolor de estómago, es lo que hay.

Imagen tomada de FB de Giro d´Italia

INFO

Conoces el programa de colores de Trek???

Chris Froome y las contradicciones que genera

Chris Froome - Giro de Italia JoanSeguidor

En el Zoncolan, Chris Froome se agarra al Giro de Italia

Cualquier aspirante al Giro de Italia sabe que en el Monte Zoncolan, el balcón de Friuli, hay palabras gruesas. Chris Froome lo sabe, Simon Yates y Tom Dumoulin, también.

Cito a estos tres, porque a ocho días y siete etapas efectivas del final del Giro de Italia tengo la impresión que aquí puede estar el podio.

¿El orden?

Pues mucho me temo que habrá relevo en el ciclismo británico Yates por Froome, como cuando Nairo por Uran, mientras que Tom Dumoulin es un ciclista que hace justicia a su tamaño, es enorme en todos los sentidos.

Froome, con una X

Pero permitidnos, en el fragor de la euforia de volver a ver el molinillo triunfar, centrarnos en Chris Froome.

No le dimos por muerto, pero sí en el límite, tan en el umbral, que si fuera «Star Wars» hablaríamos del borde exterior,

Pero Froome bebe de fuentes ajenas a la mayoría.

Y no penséis mal, nos conocemos.

Chris Froome es cuatro veces ganador del Tour, y hasta que la justicia deportiva diga lo contrario, de una Vuelta a España.

Y eso marca, tiene que marcar.

Lo que no era normal es ver a un ciclista de este tamaño sufrir así, descolgado, caído, sufriendo en los giros, en los repechos.

Torpe sobre el asfalto mojado, escurridizo en el ensayo de una crono.

Eso no era lo normal, y fue tantas la veces que le vimos en apuros que pensamos que estaba con pie y medio fuera.

Pero Froome no pasa por este via crucis, no traga sapos en etapas sobre el papel intrascendentes para dejarse ir.

Si sigue en carrera es porque tiene algo que decir.

Y lo ha dicho.

Giro de Italia - Monte Zoncolan JoanSeguidor

Wouter Poels abrió la lata, y Froome se fue, sentado, pedaleando a mil ciclos por minuto, como a cámara rápida.

Froome se mete en carrera, a tres minutos de los primeros, está claro que no lo tiene sencillo, pero ojo, tiene qué decir, y sobre todo qué resolver,.

No se va a tragar tres semanas de competición, arriesgando un posible quinto Tour, si le dejaran correr, para nada.

Quiere ser protagonista y lo que es peor para los que tiene delante, a alguno le hará perder el Giro.

Un cuatro veces ganador del Tour no es uno más. Mirad la reacción de Simon Yates en la calle central de Osimo cuando le vio flaquear: lo hizo saltar todo por los aires porque cualquier segundo es clave contra el líder del Team Sky.

Lo es cualquier segundo, cuanto sí más los nueve u ocho que perdió en el Zoncolan, poco sobre el papel, mucho en lo simbólico.

Yates se supo más fuerte y casi seguro cazador de su compatriota, pero le faltaron metros. Eso marca, porque no te lo hace un don nadie, te lo hace Chris Froome.

Un día, antes del Giro, dijimos que Froome no debería haber tomado la salida en la carrera con el reguero de acusaciones que sembraba por el camino, acusaciones, insinuaciones y lo que es peor rumores de todo tipo e índole.

Sin embargo él ha insistido. Al menos ha servido para algo: para renovar nuestro cariño por un ciclista que está en el ojo de huracán desde que pisó la élite.

No sé si Froome irá a más o no, su actitud es loable, al menos prefiere una retirada honrosa y dar la nota a pasar con pena y discreción.

Froome, como cualquier otro campeón, sabe que no está en liza para pasar sin más y eso que nos llevamos.

Imagen tomada del FB de Giro d´ Italia

INFO

Gobik JoanSeguidor

La colección de verano por Gobik

Giro: ¿Dónde está Chris Froome?

Chris Froome Giro JoanSeguidor

La situación de Chris Froome es inédita en las carreras que ha acabado ganando

Segundo fin de semana en el Giro, primero tras el vodevil israelí, y doble final de alto, es decir, prueba del algodón para Chris Froome.

Mil dudas, interrogantes, para Chris Froome no ha sido un arranque sencillo de Giro.

La caída en el reconocimiento de la crono de Jerusalén, un resultado muy discreto, descolgado en alguna llegada… Chris Froome ha vivido la primera semana más adversa de todas aquellas carreras grandes que afrontó con opción a ganarla.

Pero en el Etna, para qué vamos a engañarnos, aunque muchos lo imaginaban en el alambre, Chris Froome estuvo delante.

El Etna le dio aire a Chris Froome

Estuvo delante, sí, no tomó la iniciativa, salía a los ataques a su ritmo, a su aire, no sé mirando los vatios y eso que le ciega, pero salió y cerró los cortes.

Y para desespero de sus rivales, según avanzaba la subida cada vez más sólido y eficaz.

Está claro que para Chris Froome este Giro es un reto en todos los sentidos y planos.

Porque a la presión que le sobrevino desde el positivo de la Vuelta, se le suma una cantidad ingente de rivales que hace complicado fijar el tiro en uno.

Y a ello se le suma que va por detrás en la general, a más de un minuto de Simon Yates.

Todo es nuevo para Froome

A Chris Froome le toca tomar el mando de la ofensiva, como alguna vez en la Vuelta, nunca en el Tour, y demostrar que es capaz de remontar la situación.

Tiene un equipazo, aunque algunos digan que no está al nivel de otros que blindaron, y tendrá que echar mano de él, si sale vivo del primer fin de semana decisivo.

 

¿Estará el Sky al nivel? 

Es complicado pensar que no vaya a estarlo, pero hay que verlo.

Como habrá que ver si la grande de seis semanas que plantea Froome es viable.

Se dijo que a este Giro había que llegar en forma, pero Froome ha trazado su camino, y éste no sólo comprende Italia, también Francia un mes después.

Como el año pasado, la grande de Froome tiene seis semanas, cabrá ver si le sale bien la apuesta, porque esto ya no sólo está en lo deportivo, y eso también pesa…

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

INFO

Las llantas ERC by DT Swiss son para rodar y rodar…

Giro: Chris Froome ante el espejo

Chris Froome Giro JoanSeguidor

Chris Froome en la antesala de un registro que puede quedar en nada

Es imposible, aunque sea recomendable, abstraerse de lo que rodea a Chris Froome en este Giro.

Pero como digo es recomendable dejar de lado todo lo que no es deportivo, que además ya lo hemos magreado bastante.

En la presentación del Giro en Jerusalén, el narrador presentó a Chris Froome cantando su excelente palmarés. El público aplaudió, pero no todo.

Y con esa fama que le precede, no cabe otro favorito que el inglés, incluso si me apuráis por encima de quien defiende el dorsal número uno.

Chris Froome no escatima

Ajeno o no, Chris Froome dijo que en este Giro no se cortaría lo más mínimo.

Tiene por delante tres semanas de carrera que le va como anillo al dedo, la verdad.

Es la dosis justa de contrarreloj para distanciar a escaladores que no son tan superiores a él en la montaña.

Chris Froome parte con ventaja en ese sentido, tiene lo necesario para brillar en cada terreno con la garantía de que al final puede acabar de rosa en Roma.

Pero ahí no reside todo su potencial, el equipo otra vez es supremo.

Tiene para elegir un ocho para el Giro tan competitivo como el que tendría en el Tour.

Ojo, atención, porque le falta Mikel Nieve, incrustado en el Mitchelton entre Chaves y Yates.

Si me permitís el símil futbolístico, Nieve es a la defensa numantina de Froome el Iniesta del Barça, el elemento que con su trabajo e incondicionalidad hace mejor a quienes le rodean.

Pero no son cojos los que vienen con Froome y me llama especialmente la atención uno, Kenny Elissonde, en su día ganador en el Angliru y en el Tour de los Alpes en gran forma.

Estamos en otro Giro en el que el Team Sky pone toda la carne en el asador, como en aquel de hace cinco años con Brad Wiggins.

El Giro no es el Tour, no es un velódromo, y aunque no tenga la trascendencia de la francesa, la italiana es una ronda con tantas aristas que a veces los más cuadriculados no sacan partido.

Chris Froome tiene ahora la opción de contradecir la historia.

Imagen tomada del FB del Giro d´ Italia

Giro de Italia: El peor trago para Chris Froome

Chris Froome- Tour de los Alpes JoanSeguidor

En el Giro todos los focos mirarán a Chris Froome

El ciclismo muda de piel, queda atrás el meollo de la primavera, seguirá siendo ciclismo, pero de etapas, vueltas, y esfuerzos encadenados. Ha empezado el Tour de los Alpes, y miramos a Chris Froome y el Team Sky.

El Tour de los Alpes sabéis es la versión renovada, y extendida en la geografía del Giro del Trentino, la carrera que olía a Giro, tradicionalmente con Romandía, la que abría la recta final para el Giro.

En Romandía o Trentino, ahora Tour de los Alpes, el que quiere disputar la corsa rosa tiene que estar bien, obligatoriamente.

Y en el caso de Chris Froome, no hay una excepción.

Hemos visto poquísimo o nada al inglés este año. Andalucía y Tirreno, si no me equivoco.

Es es poquísimo en un corredor que ya por estas fechas podía tener algún triunfo, alguna opción en carreras como Tirreno o Volta.

El 2018 de Chris Froome no es un año convencional

Pero todos sabemos que la situación de Chris Froome no es la deseable.

Sin haber corrido apenas, Chris Froome es motivo de diatribas y encendidos debates casi todas las mañanas.

No hay semana que alguien no opine sobre lo posible y lo deseable con el campeón inglés.

Incluso compañeros de profesión, se han pronunciado como no se habría hecho años atrás.

No estamos acostumbrados a tanta contundencia.

Y el Giro ya está aquí…

Pero esa carrera que veíamos lejana, el primer objetivo de Chris Froome, que hará historia por salir desde Israel, el Giro de Italia ya está llamando a la puerta.

Y no creo que las aguas bajen tranquilas.

Me pareció leer el otro día al director de la prueba, que pase lo que pase con Froome no sería desposeído del título si gana.

La quimera de tener resuelto su positivo antes del Giro creo que ha quedado constatado que era eso, una quimera.

Y ahora nos vemos en unas muy similares circunstancias a aquel Giro que Alberto Contador ganó sin su positivo resuelto.

Supongo que a Froome le estarán preparando, pero correr el Giro con la presión que se anuncia debe ser un infierno.

Las consecuencias se ven en el Team Sky

Lo que también comprobamos es que la factura en el Team Sky es obvia.

Es un equipo que va a las carreras, compite y vuelve a casa, como si aureola languideciera.

Los resultados no son los mejores, tres vueltas brillan, Tirreno y Algarve con Kiato, y Coppi-Bartali con Rosa. David de la Cruz y Egan Bernal, dos recién llegados, son las notas más positivas frente a un balance escaso en clásicas.

Así las cosas, el Giro de Italia se plantea como un reto hercúleo y una vez pasado, mirar al Tour en lo que debería ser una fiesta pues opta al icónico quinto triunfo.

El trabajo, el sacrificio, las ganas son valores que yo creo que Chris Froome inculca con su manera de hacer las cosas, pero chicos, tiene un marrón grande, que en pocos días ya no será la comidilla, y sí gruesos titulares por verle en el Giro sin lo suyo solucionado.

Imagen tomada del FB de Tour of Alps

INFO

Necesitas un portabicicletas???

A pesar de su positivo, Chris Froome no ha matado a nadie

Chris Froome JoanSeguidor

Siguen las cuestiones sobre la “normalidad” de Chris Froome

Si en el futuro, no sé si lejano o no, Chris Froome sale indemne del limbo actual, culmina su carrera deportiva y pasa revista a lo sucedido, podría relatar mil y una situaciones que este deporte, siempre en el filo, le ha deparado.

Así las cosas, la Vuelta a Andalucía que ha finalizado ha sido otra piedra en el camino de Chris Froome, el ciclista que va camino de ser un apestado.

Lo reflejan en esta pieza de Deia, y lo cierto es que describe una situación que me parece injusta.

La fila de reacciones que ha suscitado Chris Froome y la normalidad que ha impuesto a su temporada no es más que una sucesión de clavos en el ataúd de este deporte, que es la pescadilla que se muerde la cola, o la reproducción fiel del día de la marmota sobre ruedas.

La cosa es que Chris Froome incomoda

Si los organizadores de Andalucía lo esperaban como agua de mayo, lo cierto es que el unánime silencio que muchas veces procesa el pelotón se ha roto en este cuento.

A Chris Froome todos le cuestionan.

Desde el presidente de la UCI, en lo que considero una irresponsabilidad, por ser quien es y emitir opiniones que suena a título personal, a un serial de ciclistas.

Lo dijimos en su día, el limbo de Chris Froome es un caldo para mil opiniones, que creo no le hacen un favor al ciclismo.

Porque una cosa, es pensar en voz alta y otra derribar una y otra vez la credibilidad de este deporte aduciendo que se busca precisamente salvaguardarla.

Tony Martin opinó sin conocer el reglamento y se retractó.

Romain Bardet, Philippe Gilbert, Oliver Naessen y Tim Wellens han dicho: Chris Froome, mejor en casa hasta que se resuelva lo suyo.

Sin embargo los tiempos de la justicia son los que son. Pedir que se acelere el fallo sobre Froome es un error que precisamente sí que le quitaría creído al ciclismo.

Chris Froome está en su perfecto derecho de competir

Porque es así, porque la ley le ampara, la presunción de inocencia también, porque además el ciclismo ha vivido mil veces esta situación y sólo la histeria de los tiempos presentes, con tantas redes, tantos altavoces, quiere acelerar lo que otras veces se tardó lo que marcan los tiempos.

Que la justicia es lenta, lo sabemos, pero en vez de rasgarnos las vestiduras por lo de Froome, quizá una mente pensante debería saber cómo acortar los plazos.

Entretanto, los sabuesos de mierda, ya hicieron su aparición.

David de la Cruz JoanSeguidor

El Team Sky sigue como tal cosa

Mientras tanto, en el Team Sky están a lo suyo, y cogen velocidad de crucero.

Las vueltas del sur peninsular han sido coto de los ciclistas ahora de blanco. Kwiako y Geraint en Algarve y Poel y De la Cruz en Andalucía, victorias a pares. Las cosas como si nada hubiera pasado.

Imágenes tomadas de FB de Vuelta a Andalucía

INFO

Razones para estar en las marchas de la Sea Otter

Chris Froome y su mal menor

Chris Froome JoanSeguidor

Todo tipo de comentarios y opiniones crece en torno a Chris Froome

Como dice Romain Bardet, Chris Froome y su equipo el Team Sky no pueden seguir como si nada hubiera pasado.

Y tiene razón el fino francés, que lo juega todo a su Tour, que no habla mucho, pero cuando lo hace se carga de sentido y de razones. Y no, no esgrimiremos sus estudios como fuente de inspiración y buen juicio.

No lo haremos, porque sencillamente Chris Froome se ha metido en un atolladero y lo más trágico para él es quizá comprobar que su figura es presicindible, como la de todos vamos.

La decepción inicial por el «positivo lebaniego» de Chris Froome dejó hundido el ánimo de un aficionado cicista que por lo demás acostumbra a estar bastante inmunizado a estas cosas.

Luego vino el análisis, e incluso hasta el reproche.

Chris Froome ahora es un argumento, una argucia de muchos medios para sacarle punta a la actualidad ciclista y lo peor es que en su “no news, good news” sigue socavándose el crédito del ciclismo.

En Italia están muy pendientes de Chris Froome, rutilante reclamo para seguir el próximo Giro, y en ese marcaje al hombre se despachan con rumores que de ser ciertos demuestran que de lo que sabemos a la verdad media un abismo.

Según Italia Chris Froome podría aceptar un mal menor, dejar la Vuelta, que mira que le ha costado ganar, en el camino, con su medalla de plata en el mundial, e ir a por el Giro con la hoja limpia.

Sea como fuere, sabiendo cómo se la gasta esta familia, el mal está más que hecho.

El daño de Chris Froome ya está hecho


En El Velódromo…


Chris Froome va sacando números de vértigo en sus entrenos, que comparte generosamente en su Strava.

Tiene mérito, sacar esos desniveles, esos kilometrajes, esas medias, en enero y con la tormenta cayendo sobre su cabeza.

Chris Froome rueda por Strava como si nada hubiera pasado

Pero una cosa es lo que el piense o evidencie, y otra muy diferente lo que se cuece en su expediente, y los antecedentes que le hacen caer a plomo.

Chris Froome abrirá la campaña europea en Andalucía, si el que apuntan como su mal menor, suspendido desde el día de Santo Toribio a antes del Giro, se aplica.

Para la Vuelta a Andalucía sería un premio gordo, porque el foco está ahora sobre el corredor que por cierto ganó la carrera en un antológico mano a mano con Alberto Contador.

Pero no está nada claro que Chris Froome se cuelgue un dorsal y de hacerlo ¿en qué circunstancias lo haría? Porque no debe ser plato de gusto ser el objeto de miradas inquisidoras como la del conductor que sondea el ciclista que se salta un semáforo en rojo.

Todo son hipótesis, todo conjeturas, dirán en “chez Froome”, pero mientras los días pasan la gota malaya no cesa, y los comentarios tampoco.

Imagen tomada de La Vuelta