Giro de Italia: hora de la verdad para Marc Soler y el «método Unzúe»

Marc Soler Mallorca Joanseguidor

En el Giro Marc Soler tendrá la opción de desplegar las opciones que siempre reivindicó

Del reparto de objetivos en el Movistar Team, a Marc Soler le ha tocado el Giro de Italia.

No es poca cosa, la italiana ya no es esa grande que se veía lejana, sin cobertura televisiva por esos lares, como la nota exótica entre Vuelta y Tour, en aquellos años que la española era la grande de la primavera.

Así las cosas, prever a Marc Soler en el Giro de Italia ha sido la gran sorpresa en la rueda de prensa que los azules han hecho, ahora que parece que ese calendario tomado con pinzas se va acercando sin novedad.

Dice Soler que le gusta la idea del Giro, cabrá creerle, más cuando la grande que le vemos más de su perfil es el mismísimo Tour, aunque no quizá este Tour y sí esa carrera con pies y cabeza que acostumbraba a ser la francesa.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Entre este Giro y ese Tour, lo primero es lo que parece más adecuado a un Marc Soler que ha tenido la desgracia de ver como pasa casi en blanco el año que marcaba un antes y un después en su carrera.

Sin Nairo, ni Landa, ni Carapaz, el catalán emergía para ser vértice de ese triángulo con Valverde y Mas, en el liderazgo del Movistar

Será interesante ver qué hacen murciano y mallorquín en Francia en una temporada extrañísima donde tengo el convencimiento que veremos cosas que no esperamos.

De cualquiera de las maneras retomamos lo que dijimos de Marc Soler hace unos meses, cuando nadie podía imaginar la pandemia que tomaba forma en la puerta de nuestra casa…

El revolcón de nombres en Movistar, con una limpia de nombres en el liderazgo -Landa, Nairo y Carapaz, fuera- le deja el camino limpio, porque la llegada de Enric Mas le puede condicionar, a priori, pero cabe no olvidar que el catalán ya tiene recorrido en el equipo y razones para esperar que le devuelvan lo mucho que les ha dado.

Pero liderar el Movistar, creer que se lo ha ganado y esas cosas no implica que Marc Soler lo vaya a tener sencillo.

En cualquier lista que hagamos para el Tour, entenderíamos que Marc Soler no estaría en la órbita de los posibles, y no sé si en una segunda línea.

Y no es que no nos guste su ciclismo, nos parece admirable, hecho desde la experiencia de quienes creen que el corredor se hace poco a poco, paulatinamente, es que ahí fuera cada vez hay más rivales, cada vez más jóvenes, cada vez más irreverentes.

WD-40 400×400
Cruz 400×400

 

Marc Soler es el líder para el Giro, ya no tiene a Valverde ni nadie que le desplace de la opción del triunfo, una sensación que ha cundido entre su hinchada, pero que esconde una verdad y es que al murciano nadie ha sido capaz de desplazarle.

En el Giro, el catalán tiene la reválida él, y de paso «el método Unzúe» ese que habla del envejecimiento lento, madurez trabajada y liderazgo ganado en el tiempo.

Lo hará con uno de los fenómenos imberbes en la salida, Remco Evenepoel, como contrapunto a ese manual sostenido en el tiempo tantos años.

Las opciones personalizadas de Kalas 

El Giro le va mejor sobre el papel, etapas durísimas de montaña, Marc Soler ha demostrado tener fondo y buena recuperación, pero dos cronos que le garantizan 50 kilómetros para acercarse a los escaladores

Si Soler debe mirar a alguien que se fije en Tom Dumoulin, el gigantón que le sopló un Giro en los Dolomitas a todo un Nairo.

Gore 400×100 MArzo2020

Si Marc Soler no ha ganado más no ha sido por Valverde

Marc Soler ganador Paris-Nice

Marc Soler no ha ganado más porque sencillamente los hubo mejores en cada momento

Esta mañana amanecimos con el este tweet de la Federació Catalana de Ciclisme sobre la entrevista realizada por L´ Esportiu  a su presidente Quim Vilaplana, valorando una situación tan lamentable como actual y metiendo una cuña, a instancias del periodista, sobre Marc Soler y lo que podría haber logrado de no haber terciado Alejandro Valverde…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Dice el presidente de la catalana que…

«hay que admirar cómo ha estirado su carrera Alejandro Valverde por ese nivel que tiene, cosa que a su edad no es lo normal. Pero hay una parte negativa que condiciona a ciclistas que vienen por debajo. Marc Sole habría tenido mejores resultados, Ha tenido que trabajar mucho para él, claro que ha aprendido mucho, pero ha llegado su momento. No hace falta esperar a los 27 ó 28 años como Indurain; Tiene buenas condiciones y esta preparado para carreras por etapas»

La declaración, lo siento, rezuma parcialidad, por ser educados, por todos los lados.

Primero que no se puede reprochar nada, absolutamente nada, a Alejandro Valverde por alargar lo que parece imposible estirar.

Que Valverde mantenga la chispa, entrene, mejore, se cuide y todo eso que hace un profesional no es más que admirable.

Luego quien quiera buscarle otros motivos a su rendimiento, que se los busque y justifique.

Otro error es decir que Marc Soler ha trabajado mucho para Valverde, cuando es impreciso.

Ha trabajado para el murciano, sí, pero no creo que más que para Mikel Landa o Nairo Quintana.

Al final, Movistar ha sido un equipo en el que la cabeza visible ha sido, y es, no sé por cuánto tiempo, Alejandro Valverde, pero ha habido otros capos que han hecho tapón.

Sobre los trabajos o no de Marc Soler para Alejandro Valverde, quizá el más obvio fue el de la Volta de hace tres años, cuando le puso en bandeja la carrera en Mont Caró con una exhibición que incluso le sirvió para subir al podio de aquella carrera junto al citado murciano y Alberto Contador, casi nada.

Un documental inside Movistar aquellos días habría estado bien, porque ahí Valverde no dejó ni las migas para nadie, ni para su propio compañero.

A partir de ahí, decir que Alejandro Valverde ha condicionado a Marc Soler es querer satisfacer a la parroquia.

Otra cosa… esperar a los 27 ó 28 años ha sido la norma en «chez Unzue», se hizo con Indurain, quien por cierto a esta edad ya tenía cierto palmarés, logrado incluso con Perico de líder, y con otros que han venido detrás.

Incluso el Nairo que acaba como mejor joven del Tour en 2013 es enviado al Giro al año siguiente, para no quemarlo.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Marc Soler no ha tenido grandes opciones de ser líder, eso es cierto, cuando lo ha sido ha dado buena medida, alguna vez, como la París-Niza que gana.

Pero en otras muchas no ha sido así.

Seguro que podría haber logrado más en la última etapa de montaña del Tour pasado, pero es que no hubo ni estrategia para que Valverde acabara disputando el premio que se llevó Nibali.

Y en la Vuelta 2020, en la que su cabreo de Andorra trascendió fronteras, se cortó en la primera etapa, la que Nairo gana en Calpe.

Es bonito defender lo nuestro, venderlo y esas cosas, pero enfocar la suerte de Marc Soler a la longevidad de Alejandro Valverde es tendencioso.

En todo caso, cabría preguntarse qué cojones hace Valverde para que no le hayan jubilado aún.

A todo esto, lo que otras veces hemos dicho de Marc, pero también de Enric Mas, de García Cortina… esta generación lo tiene muy complicado, hay una competencia brutal y encima no paran de surgir prodigios de 20 años que hace parecen viejos a trotones de 26.

Challenge Mallorca: Marc Soler pone a prueba «el método»

Marc Soler Mallorca Joanseguidor

El paradigma de Marc Soler, el crecimiento sostenido, sin prisa ni pausa, sin estridencias se pone a prueba desde la Challenge de Mallorca

 

El año que empieza en Mallorca es importante para muchos, pero nadie descuida un nombre, Marc Soler, el catalán que reivindicó abiertamente su suerte, en ruta y ante la televisión, sus opciones en la Vuelta, en la dantesca etapa de Andorra.

A las primeras de cambio Soler brilla ya y lo hace en la tercera jornada de la Challenge de Mallorca.

 

A razón del tweet de Movistar, y a la vista que la Challenge de Mallorca es una carrera a oscuras, la fenomenal temperatura que cae estos días en el Mediterráneo ha sido el caldo de cultivo para que Marc Soler pone un pie por delante en la fila de líderes del Movistar.

El tridente, eso que cacareó tanto el equipo celeste estos años, ahora cambió de nombres, y Marc Soler ha entrado en él.

Todo el programa deportivo de la Sea Otter 

Cuando se analizó pérdida de potencial del Movistar para el año que arranca, Marc Soler estaba claro que debía ser uno de los que tenía que crecer.

Su rol lo tiene marcado, ahora hay que ver si es capaz de asumirlo.

Lo visto en Mallorca invita al optimismo, pero queda mucho…

 

Leemos las declaraciones de Marc Soler en Andratx, no lejos de Palma, en ocasiones lo primero que ves cuando el avión entra desde BCN…

«Muy contento por esta primera victoria del año, tanto para mí como para el equipo. Ha sido un día muy duro, con mucha locura y también mucho sufrimiento, pero con final feliz. En la bajada del Puigmajor, donde Buchmann ayer nos dejó atrás, el pelotón se ha cortado, y al empezar Bleda ha habido varios ataques que han acabado formando ese grupito de veinte que nos hemos jugado el triunfo. Era un terreno muy duro, con mucho repecho y esa fuga se ha ido cortando poco a poco. En un determinado momento hemos podido abrir hueco Mühlberger y yo de los que iban con nosotros y enseguida hemos encontrado muy buen entendimiento. El otro día vinimos a entrenar por la zona de Andratx y más o menos conocía la última subida, por lo que tenía claro dónde quería arrancar si tenía fuerzas y he podido llegar solo.Contentos de que la semana en Mallorca haya salido bien, con el podio de Alejandro ayer y el triunfo y el 3º de Davide hoy aquí. Ahora vamos a Valencia, donde tendremos un final parecido a este, pero más largo, en Bernia el sábado que viene. Veremos cómo se nos da allí»

 

SQR – GORE

 

Marc Soler tiene previstas dos grandes, Tour y Vuelta.

A ambas irá aún con 26 años, en los libros de estilo de Unzúe la edad ideal para marcar terreno y señalar objetivos, cuando no asaltarlos.

El paradigma de Marc Soler, el crecimiento sostenido, sin prisa ni pausa, sin estridencias se pone a prueba desde ya, desde Mallorca.

Nosotros creemos que le falta algo, pero ojalá la realidad nos quite la razón, porque cuando tiene opción y metros por delante es un ciclista que no especula.

Crece con el temple de la casa, sosegado, calmado, con ideas claras, pero con raza de algo grande, como cuando ganó en Niza su mejor carrera, arriesgando, tomando el mando, no dejando en manos de terceros lo que pueda hacer él.

Ahora le queda culminar el camino, y obviamente, no nos cansaremos de decirlo, no lo va a tener nada fácil, estos chavales no lo tienen nada sencillo, en un ciclismo global, cambiante y tan exigente en todos los ámbitos.

Ojalá nos equivoquemos y Marc dé lo que muchos le ven…

 

Marc Soler: este año toca

Marc Soler Mallorca Joanseguidor

Para Marc Soler llegan los «momentos de la verdad»

La campaña que finaliza nos deja un Marc Soler, a la vista de la gente, muy diferente al de hace una temporada.

Un corredor con dos grandes en las piernas el mismo año, que parece ya maduro, que crece en la última semana, del Tour, por ejemplo, que ha demostrado  ser incondicional, a veces rebelde, pero que ante todo quiere escribir su historia.

Como la que nos cuenta aquí, pero a términos prácticos, en la carretera, llegando donde cree que puede hacerlo.

 

Aunque le llevemos tiempo viendo ahí, Marc Soler no sigue siendo joven.

Le sucede un poco como a Miguel Angel López, que lleva ya unos años delante, sigue ahí y hasta la fecha ha estado disputando los maillots blancos de mejor joven.

Aún sin 26 años, Marc Soler tiene margen de mejora para ver dónde le llevan esa París-Niza y el anterior Porvenir, logros que hablan de la calidad que puede alcanzar si tiene confianza.

Y es eso lo que quiere, confianza, liderazgo, la opción de trabajar por sí mismo y para sí mimo, jugando su carta, no defendiendo la de otro.

Dice Pablo Lastras que los corredores jóvenes deben trabajar primero para saber del oficio y valorar, así, mejor las cosas.

Marc Soler La Vuelta JoanSeguidor

Lo comentó, recuerdo, al calor de la salida de tono de Marc Soler en Andorra, cuando salió por delante en el sterrato y le mandaron esperar a Nairo Quintana para que Pogacar le acabara rebañando el triunfo.

 

Ese día cosas que intuíamos quedaron al descubierto.

Como que en Movistar las cosas no son tan bonitas como las pintan, que el chaval ha ido haciendo para terceros, y lo ha hecho bien, cuando se la ha requerido, ha estado por los suyos.

La Cold Season by Gobik ya está lista 

Sin embargo el punto de inflexión, sus gestos hastiado, que supone aquella imagen de Andorra nos lleva a pensar, que este año toca.

El revolcón de nombres en Movistar, con una limpia de nombres en el liderazgo -Landa, Nairo y Carapaz, fuera- le deja el camino limpio, porque la llegada de Enric Mas le puede condicionar, a priori, pero cabe no olvidar que el catalán ya tiene recorrido en el equipo y razones para esperar que le devuelvan lo mucho que les ha dado.

 

Pero liderar el Movistar, creer que se lo ha ganado y esas cosas no implica que Marc Soler lo vaya a tener sencillo.

En cualquier lista que hagamos para el Tour, entenderíamos que Marc Soler no estaría en la órbita de los posibles, y no sé si en una segunda línea.

Y no es que no nos guste su ciclismo, nos parece admirable, hecho desde la experiencia de quienes creen que el corredor se hace poco a poco, paulatinamente, es que ahí fuera cada vez hay más rivales, cada vez más jóvenes, cada vez más irreverentes.

El ciclismo entendido como ejercicio de maduración lenta no digo que tenga los días contados, pero parece una trampa ante las prisas de alguno.

Quizá un día volvamos a él, y muchos lo sigan practicando.

No sé, quizá un día Marc Soler explote y volvamos a los cauces de antes, pero ahora mismo, y volviendo a aquello, de Andorra y a todo lo que hemos visto esta campaña, hablar del catalán y su 26 años no parece hacerlo de casi un veterano.

Marc Soler sabía -o no- a lo que venía a la Vuelta

Marc Soler La Vuelta JoanSeguidor

En situaciones así un corredor como Marc Soler siempre debe esperar a Nairo Quintana, que en ese momento es líder de la Vuelta

Podemos entrar en mil conjeturas, cálculos y demás sobre si Marc Soler habría sido capaz de ganar la etapa andorrana de la Vuelta.

Un servidor piensa que habría llegado, que habría roto su techo en una gran vuelta.

Otra cosa es como sucedió todo, momentos de agonía en los que Nairo echa la mano al pecho, pide ayuda de su compañero y éste se lo toma mal…

¿El motivo?

 

Como he leído y escuchado, el motivo quizá venga larvado de hace tiempo, mucho tiempo, el suficiente como para tener un germen de mal rollo en el equipo que cuando aflora no se es capaz de disimular.

Marc Soler sabía a lo que venía a la Vuelta; sin Richard Carapaz, las bazas celestes eran Nairo o Valverde.

Y sabía que, así viene siendo la tónica, que salvo contadas excepciones, el Movistar juega a todas las teclas, es «culo veo, culo quiero» y sobre esa teoría el hombre de equipo puede acabar desquiciado.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Marc Soler tenía que esperar a Nairo, le durará un suspiro el maillot rojo de la Vuelta, pero debía esperarle, si desde el coche o donde sea se lo dicen, debe hacerlo.

Pero serían aquellos tiempos que el director amenazaba con cruzar el coche de equipo al ciclista que no acataba órdenes.

Por poco que fuera, ni tan sólo cien metros, Marc Soler debía esperar a Nairo y llevarle adelante.

En breve la nueva colección de Gobik estará a la venta

Podrá ser Nairo es compañero al que nadie quiere ayudar, el ciclista menos querido del equipo, lo que sea, pero hay procesos que están por encima de filias y fobias, es objetivamente así.

Eso si a Marc Soler no se le prometió otra cosa, que no sabemos y que quizá el chaval estuviera esperando en campanillas.

Que todo es posible.

 

Sucede por otra parte que esto en Movistar no es nuevo, lo de jugar a todo, etapa, equipos, podios y luego al final, si se cruzan los astros, ganar la general.

Lo que dijo Landa hace unos días sobre los tres líderes en el Tour, el encaje de bolillos de Arrieta para tenerlos contentos y al final el estrés para los gregarios.

Eso, todo eso, estalló ayer.

Como el hecho que Marc Soler debe llevar tiempo esperando su turno: ¿Qué hay de lo mío?

Una ambición natural y lógica en un corredor que crece lento en los escalones del equipo y más aún en el concierto ciclista internacional.

Todos hablan maravillas de él, todos esperan mucho de él, pero pasan los años y seguimos en las mismas.

Movistar, la misma férrea estructura sigue jugando, tantos años después, todo lo gordo con Valverde y Nairo.

Que Carapaz ganara el Giro, que Landa haya tenido sus momentos en el equipo es consecuencia de una lógica apertura de miras, pero para el resto toca una cosa: currar, currar y currar.

Cambrils Movil 300×100

 

Y así vemos como excelentes ciclistas hacen fortuna lejos de los celestes: los Izagirre, los Herrada, en su día Rui Costa con un arcoiris bajo el brazo y próximamente también Carapaz.

No ha habido plan B a Valverde y Nairo, y la gente que lleva años siendo leal se quema.

Marc Soler está en esa tesitura.

¿Por qué renovó entonces?

Es un ciclista cuyo tope no adivinamos, aunque sobre el papel, y viendo lo que hay y lo que viene, no lo tiene nada sencillo.

Pero ello no quita quiera su hueco y hacérselo, es natural y sano en un profesional: hay que mostrar ambición.

SQR – GORE

 

Quienes conocemos un poco al de Vilanova, sabemos que es una persona calmada, paciente y tenaz.

Pero no es la primera vez que le vemos alzar un brazo como en Andorra, descontento y agriado.

Recordamos aquella etapa de la París-Niza, escapado con De la Cruz y Contador en modo remontada, aquella en la que algunos lumbreras criticaron a los dos catalanes por no ayudar a Contador y dejar de lado un triunfo tan apetecible como el de Niza. .

No le cerraron un hueco y Marc levantó el brazo mosqueado.

Personaliza tu Berria Aero Hydrid…. 

Es un volcán tranquilo que amenaza con más episodios así, porque se ve bien, fuerte, en carrera y con opciones de ganar una etapa en una grande y se le encomienda lo de siempre.

Quizá estaría bien que en comunicación de Movistar pusieran un micro en esa segunda línea que sustenta los líderes del equipo, que oyéramos a Soler como hemos oído a Nairo contar su versión.

Más que nada porque a veces da todo una sensación tal de opacidad que…

Imagen: @emedeseh

Decir que Marc Soler puede ganar el Tour es hacerle un flaco favor

Marc Soler Mallorca Joanseguidor

Marc Soler hará su camino, y será lo grande que sus piernas den de sí

Sabemos que la victoria es golosa, que llena columnas, mueve vidas, condiciona proyectos, pero es que a veces nos olvidamos de dos cosas: sólo gana uno y delante hay gente con el mismo objetivo que tú, que tiene padre, su madre y amigos como los tuyos que quieren que también verle ganar.

A veces todo eso se nos olvida, o lo omitimos, directamente, sin reparar que detrás de cada éxito, hay una persona que lo rubrica.

Marc Soler es uno de esos corredores que todos miran y que algunos señalan para las victorias más elevadas desde hace tiempo.

Leemos gente afirmar que Marc Soler puede acabar ganando el Tour de Francia

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Es bonito creer así en un chaval joven, humilde, educado y tremendo ciclista.

Pero no es tan sencillo.

Con la proximidad del Tour de Francia, ya leo comentarios de Marc Soler y el idilio que algunos le atribuyen con la carrera francesa.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Es posible que un día Marc Soler brille en el Tour, tiene mimbres, pero decir que puede ganarlo es un peso que no creo que deba cargar.

Se puede insinuar, claro que sí, el ciclismo es la suma de dos factores: pros y aficionados, y estos últimos, en la ignorancia en la que a veces vivimos, podemos opinar libremente.

Marc Soler sigue los pasos que en chez Unzue dieron tan buenos resultados con el ciclista que les ha dado parte importante del caché que disfrutan.

Sí, Migue Indurain creció lento, muy lento, poniendo pie a tierra varias veces, y acabó ganando siete de las quince grandes vueltas que la histórica estructura recordó tener a raíz del éxito de Richard Carapaz.

Es curioso que, con ese botín, el mejor ciclista español de siempre no tenga excesiva relación con los mentores del equipo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero a lo que vamos, que nos perdemos.

Marc Soler sigue el mismo patrón que el gran Miguel, corriendo lo justo y necesario, aprendiendo y creciendo al mismo tiempo, con calma, sin tirones.

En los dos últimos años Marc Soler ha dado un paso adelante importante, lo de París-Niza, el debut en Vuelta y Tour, las buenas sensaciones que dejó en sendas semanas finales.

Todo eso está bien, pero atribuirle ciertas metas, victorias hipotéticas, no creo que sea objetivamente bueno.

El ciclista medio sabe aislarse del mundanal ruido, en caso contrario acabaría tronado, pero pisar con los pies en el suelo.

Marc Soler es un excelente ciclista pero tiene varios por delante, sobre el papel, siempre sobre el papel.

Dentro y fuera de su equipo además.

En el Movistar Nairo y Landa se jugarán a los dados la capitanía, y fuera hay prodigios que queman etapas a ritmo de vértigo.

 

Seguro que Marc Soler quiere se ciclista por muchos años y no tiene esa prisa, pero lo que rodea ahora mismo el ciclismo, esa prisa por explotar pronto y ya, seguro que le hace dudar de si el camino es bueno, si la senda es segura.

Y ya no sólo eso.

Si miramos hacia atrás podremos entender que ese sambenito puede acabar por llevarse grandes carreras por delante.

Injusticias flagrantes, fruto de la máquina de picar carne que es este negocio, que no repara en la persona ni en lo que logra ni progresa.

 

SQR – GORE

 

En este lado de los Pirineos hay la certeza de que un aspirante a Tour, o que suena para el Tour, si no lo logra pasa poco menos que a ser un proscrito, al menos para el gran público, que no el entendido que sabe que esto se corre a varias bandas y que todos dan lo mejor de sí.

Recordamos a Abraham Olano como el paradigma de lo que decimos y la lista se hace larga, muy larga, y el ciclismo más que ganar o no el Tour, al fin y al cabo en ciento y pico años mirad quiénes lo han logrado y cuantos, así, por encima, no creo que más de sesenta tíos en un siglo largo de historia.

Sesenta tipos de medio mundo que han pasado por el aro de una prueba brutal.

¿Queremos eso para un corredor que admitimos admirar y querer?

Entiendo que no, por eso que Marc Soler haga lo que tenga que hacer…

Imagen: FB de Paris-Nice