Los bailes de Mikel Landa: cuatro equipos en cuatro años

Mikel Landa - Tour JoanSeguidor

Finales de abril, ya publicamos nuestra impresión sobre el posible fichaje de Mikel Landa por el Bahrain.

Inicios de agosto, se confirma que Mikel Landa se va al equipo que va a dejar de capitanear Vincenzo Nibali…

Está hecho, como la campaña de Mikel Landa con Giro y Tour en las piernas.

Es complicado pensar que el alavés dé mucho más de sí, tras la Vuelta a Burgos, la joya de su corona.

Y no lo decimos en tono peyorativo y sí como espejo de la realidad de un ciclista que va pisar cuatro equipos en otros tantos años.

Siendo exactos serían cuatro en cinco, pero resulta que el anuncio del Bahrain se da en el cuarto año 😉

Desde el celeste de Astana, cuando ganó en Andorra hace cuatro años, aquella etapa en la que se desprendió de pinganillo, pasando por la hoja de servicio a Froome, porque liderar el Sky no llegó a ello, a esta fase, otra vez celeste, pero en Movistar.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Ya hablaremos de lo que nos ha parecido el paso de Landa en Movistar, aunque sólo una expresión muy manida: «Un quiero y no puedo».

En fin, que eso que comentaba Javier Ares del ambiente del Movistar, que había medio convencido a Landa a seguir en «chez Unzue» como que no.

En abril, a pocos días de iniciar el Giro (ponedlo en contexto) dijimos esto, sigue plenamente vigente…

El crédito de Mikel Landa se agota y el Giro pinta a prueba crucial

El rumor corría ayer por las redes y no dejaba a nadie indiferente.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Día de Flecha Valona y día de anuncios que veremos si se cumplen o no.

Mikel Landa podría ser uno de los jefes del Bahrain el año que viene porque Vincenzo Nibali, el tercer ciclista mejor pagado del mundo tras Sagan y Froome, se iría al Trek.

Al margen de que el movimiento de sillas es llamativo, el aviso a navegantes es importante.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

¿Con qué confianza trabajará Richie Porte para el Tour si le prepararan a Nibali?

Pero al margen de esta pregunta tangencial, lo que nos sorprendió es que el rumor, sólo eso un rumor, ha despertado muchas críticas a Mikel Landa.

 

Unas críticas que, sorpresa, no sólo llegaron de Colombia, donde le tienen unas ganas tremendas.

Según ellos Mikel Landa llegó para llenar el hueco que correspondía a Nairo Quintana por no sé qué norma.

Cuando la realidad, tozuda ella, ha demostrado una, dos y tres veces que Nairo Quintana tocó techo hace un tiempo.

Y ahí Mikel Landa no tiene nada que ver.

 

Queremos hablar más adelante de esta primavera del Movistar, donde si no está Alejandro Valverde corren con pólvora mojada, pero la alarma que la Flecha Valona despertó en Movistar se complementó con el rumor de Landa y el movimiento de sillas.

Por que Valverde no es eterno, Nairo no carbura como se proyectó hace unos años y Landa ve el tiempo pasar sin cumplir todo aquello se esperaba de él.

Y claro, el nombre de Enric Mas salió a coalición, tras verle trabajar con esa solvencia para Julian Alaphilippe.

 

Pero volviendo sobre Mikel Landa el cerco se estrecha

No sé hasta qué punto le afectan los comentarios o críticas a un corredor que por lo demás se muestra frío e impasible en la carretera y fuera de ella.

Él hace su camino y punto.

Pero la gente quiere hechos y no sólo el aficionado medio en cuyo interés reside, no olvidemos, el motivo de su salario e importancia social.

También Eusebio Unzúe que cuando habla claro sube el pan.

El técnico ya dijo que esperaba ver al mejor Mikel Landa en el Giro de Italia que tenemos aquí en dos semanas y poco más.

El cerco se estrecha, la gente se cansa de esperar y ahora este rumor.

De ser cierto todo lo que se dice, no podemos perder de vista que sería el cuarto equipo en cinco años para Mikel Landa.

No cabe ser un genio para darse cuenta que el corredor, la estrella es la suma de muchos detalles y la estabilidad, el tener un grupo férreo a su alrededor, es una de las piezas que componen el puzle del campeón.

Las complicidades de grandes nombres como Froome con Poels, Geraint o en su tiempo con Porte, de Sagan con Bodnar o Daniel Oss, incluso su hermano, las de otras estrellas… todo eso contribuye al éxito.

 

SQR – GORE

 

 

Lo explicábamos ayer mismo con Alberto Losada y el núcleo duro de Purito durante tantos años en Katusha.

O el propio Alejandro Valverde con compañeros con los que lleva media vida, Imano Erviti, el más obvio.

Eso suma y contribuye a una carrera de éxitos.

Que Mikel Landa pueda tener cuatro equipos en cinco años creo que evidencia que el problema no es del equipo.

Sea como fuere, como decía la canción «no hagan caso son rumores».

DT Swiss, la bicicleta se viste desde abajo 

Rumores, sí, pero presión y peso sobre unas espaldas que en el Giro ya pueden rendir, porque Movistar se está quedando en el esqueleto.

Es lo que pasa cuando pones todos tus huevos en dos o tres cestas…

 

El «landismo» no beneficia a Mikel Landa

Mikel Landa - Tour JoanSeguidor

Vibramos con un corredor como Mikel Landa por que va contracorriente y muere en la orilla

Sobre el Landismo y Mikel Landa: «Spain is different».

Esa coletilla que usamos para todo, para hacer chistes sobre lo bueno y lo malo del país más al sur de Europa es válida incluso para el ciclismo y una de sus principales estrellas, Mikel Landa.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Mientras en Ineos, pulen una perla llamada Egan Bernal para ganar un Tour de Francia, en España nos conformamos con que Mikel Landa ataque de lejos, busque la épica aunque termine ahogado en la orilla del éxito, con un cuarto y sexto puesto en la clasificación general del Giro y Tour, respectivamente.

Vaya por delante que el rendimiento del zuyano ha sido genial, hoy en día, es el corredor con mejores resultados doblando las grandes vueltas de Italia y Francia, pero, Mikel Landa es capaz de mucho más.

«But, Spain is different».

Mikel tiene en vilo a media España ciclista con sus ataques de lejos.

¿Nos conformamos con eso?

¿Es suficiente para Mikel?

 

 

En España somos de antihéroes, por eso acuñamos el «landismo».

Los ingleses de Ineos han recogido un diamante colombiano y lo han pulido para ganar un Tour sin alardes.

De igual manera que han pulido a Geraint Thomas desde la pista para ser uno de los mejores gregarios del mundo y terminar ganando el Tour de 2018.

En España nos emociona que Mikel Landa corra siempre a contracorriente, atacando desde lejos con la obligatoriedad de ir remontando posiciones, de luchar contra los elementos, llamase caídas, abanicos, pinchazos o corredores más fuertes en su propio equipo.

 

España, el país del Quijote, ese hombre que luchaba contra los molinos, el país que vio nacer a Bahamontes, ese ciclista capaz de destrozar a sus rivales subiendo un puerto y esperarles en la cima comiendo un helado.

España, el país que vibró con Perico Delgado, capaz de ganar una Vuelta a España perdida en una jugada maestra con llegada a Segovia.

REBAJAS en Santa Fixie 

España, el mismo país que vibró con el mismo Delgado subiendo al podio de la ronda gala después de llegar tarde a la salida del prólogo.

España, que llegaba al éxtasis con El Chava Jimenez en sus días de luz, especialmente si se rehacía de una anterior debacle.

SQR – GORE

 

Por ello, las RRSS de hoy en día se llenan con los términos #landismo o #freelanda, unos términos que en nada están ayudando al ciclista.

Mikel Landa es un portento físico, un corredor con grandes vueltas en sus piernas; unas grandes vueltas que de momento no ha ganado, pero al que todo le perdonamos.

Un dato: El ciclismo ha tenido un crecimiento espectacular en Gran Bretaña y gran parte de ese éxito está en el rendimiento del Sky/Ineos, un equipo que ha ganado siete de las últimas ocho ediciones del Tour con cuatro corredores diferentes.

Mientras, en España, vibramos con cada ataque de Landa, aunque “sólo” consiga ser cuarto en el Giro y sexto en el Tour.

Por Unai Yus

 

Tour: ¿Quién trabajará en Movistar?

Movistar Tour JoanSeugidor

La salida de los capos del Movistar complica la elección de roles en el Tour

Leyendo esta columna de Marc Soler en La Vanguardia sobre lo que significa correr el Tour en el Movistar pensaba cuán complicadas son las cosas en el cuadro celeste, en este cuadro celeste, aquí y ahora, en este momento…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Porque una cosa es querer crecer tranquilo, alejado de las prisas y urgencias que parecen haber tomado ciertos ciclistas, como hace Marc Soler y otra muy diferente es renunciar por sistema a tus objetivos personales, por muy joven que seas, en pos del equipo.

Marc Soler es un ejemplo, hay otros, pero también una realidad, los dos capos de Movistar para este Tour están con pie y medio fuera del equipo.

Eso dicen las malas lenguas y las fuentes más informadas.

 

Estos días hemos leído cosas gruesas en la parroquia colombiana sobre Mikel Landa, al que poco menos que acusan de querer mal para Nairo y ser un envidioso y mala persona.

Palabras gruesas que por mucho que busquemos en la hemeroteca no encontramos, como sí lo hacemos con palabras que el propio vasco suscribe y en las que nunca ha reconocido a Nairo como líder.

Suunto te retrata para siempre las salidas + memorables

Es decir, como pasaría en la geopolítica, cuando no mentas a tu rival o compañero, no lo reconoces y te postulas.

Ese postulado tiene un nombre, liderato del Movistar en el Tour, palabras que han revoloteado por la cabeza de Nairo Quintana desde el día que decidió que el Tour estaba en su radar.

 

Pero ocurre que Nairo y Landa, dicen, que dejarán el Movistar a más no tardar. 

Como Richard Carapaz, esto sí que es sangrante.

Bajas ostensibles, que podrán o no ser remplazadas con éxito, pero que ahora mismo su sola mención enrarece, no puede ser de otra manera, el ambiente del Movistar en el Tour.

¿Va a trabajar Landa para Nairo?

Esa es la gran pregunta.

Objetivamente, debería, profesionalmente, por supuesto…

Pero no está claro, nada claro, que Mikel Landa se vaya a jugar el bigote por un compañero que haya sido competencia directa en una capitanía que, sinceramente,  ninguno de los dos se ha ganado.

Pues si Nairo ha sido una sombra -queda ver lo que consigue en este Tour- de lo que fue, Landa siempre ha estado en el sitio erróneo para esquivar la caída de turno.

Sí, el afilador de Barguil con Alaphlippe acaba con él en el suelo, pero esta caída se suma a otras tantas…

SQR – GORE

 

Como decimos, objetivamente Mikel Landa debería trabajar para Nairo, pero ojo que el término trabajar tiene un sentido amplio para este alavés, creativo cuando se lo propone, y como con Carapaz en el Giro, trabajar puede ser atacar de lejos, poner nerviosos a los rivales y a ver qué sale.

Mikel Landa no ha escatimado en Astana o Sky en mostrar una rebeldía que ahora, con su salida en Movistar en los mentideros, creo que no podrá ocultar.

Nairo está ante la que consideramos su última opción de ganar el Tour, por suerte o desgracia ha ido a caer en una generación -la de Dumoulin, Bardet y Pinot- que convive entre otras dos que aprietan mucho, y no le queda excesivo tiempo.

Por otro lado vemos complicado que Landa confíe su epilogo a Nairo…

Y mientras la línea de Marc Soler, que seguirá en el equipo, ve la vida pasar.

¿Qué es el «Landismo»?

Mikel Landa JoanSeguidor

Si una palabra crece en la familia ciclista, ésa es «Landismo»

«Landismo», palabra curiosa y muy celebrada en el mundo ciclístico.

Se utiliza hasta en tertulias televisivas posteriores a la etapa del Giro.

Dícese de esa corriente que sigue y explica todo lo que rodea a Mikel Landa.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

El «Landismo» vive momentos dulces, el corredor ha vuelto a primera línea en una grande y sencillamente va a más.

En el Mortirolo, dentro del umbral, le vimos bien.

Hace un par de años, cuando Landa casi conquista el podio del Tour, Unai Yus nos escribió esto

Recuerdo a Mikel Landa como lo veo ahora, un tío con una clase descomunal, no como el corredor más autodisciplinado, no era un chico al que le encantara entrenar, pero tenía un don. Un don, una chispa que a día de hoy ha pulido con trabajo.

Mikel Landa es lo que era, un tío al que no le importaba sacrificarse por sus compañeros pero, ojo, tirado para adelante como pocos y que le gustaba ser líder cuando se sentía bien. Un tío con carácter, un líder en el grupo con sus chistes, sus gracias, un crío que no se callaba ni debajo del agua, que a veces se pasaba de la raya, que resultaba irrespetuoso, pero que generalmente lo hacía con un sentido, con un fin. Un tío, que podrá equivocarse o no, pero que no da puntada sin hilo.

SQR – Cerdanya Cycle
Podemos suscribir cada coma, cada acento, cada matiz de estos dos párrafos.

El «Landismo» es una actitud, una forma de mirar con arrogancia el futuro desde la seguridad y la autoestima

El problema es que la fórmula no siempre funciona, aunque se crea que es infalible.
DT-Swiss Junio-Agosto

 

Mikel Landa puede trabajar para terceros, lo hizo, porque no había otra, con Chris Froome, a veces con Fabio Aru y cuando es imprescindible con Richard Carapaz…

Pues eso, que con Richard Carapaz trabaja, porque es la norma, y la misma habla de respeto a la maglia rosa. Punto.

Trabaja, pero no como quieren vender algunos, trabaja mirando de reojo y esperando el relevo del propio líder.

En el aguacero del Mortirolo, cuando Antonio Pedrero, excepcional como Jaime Carreterro, se abrió, Mikel Landa tiró, pero no mucho, llevó al líder, pero no del todo, y cuando pudo dejó pasar a Carapaz, com recordando quien llevaba los galones de inicio.

 

El «Landismo» tiene cierto punto trágico, de denuncia casi social

#FreeLanda fue un punto que el propio ciclista se sacó creo que en una cena en la que había que ir disfrazado en sus últimos días del Team Sky.

Un hashtag que sostenía vestido con las rayas de un preso.

Ese victimismo que vemos en tantas cosas en la vida, el «Landismo» lo ha hecho propio.

Y así vemos que este corredor que nació para ganarlo todo, que vuela cuando está en racha, siempre tiene uno por encima.

 

En su día Fabio Aru, cuando ese Giro en el que sinceramente si Landa hubiera estado desprovisto de servidumbres creo que hubiera arrinconado a Contador.

Luego Chris Froome: aquí la polémica acaba rápido, el Team Sky le fichó por y para eso.

Hace poco, Richard Carapaz, ese ecuatoriano que voló en el Giro tomándole la delantera.

SQR – GORE

La tragedia para Mikel Landa reside en eso, que en sus mejores momentos le ha tocado trabajar para otro o compartir galones, y esa historia de desamor con el azar de la vida se traslada al discurso más extendido.

Y en los mensajes hay siempre ese poso de amargura, esa rebeldía ante el capricho de la vida y el destino juguetón.

Gobik, la colección… 

Cambrils Square Agosto

 

Eso es el «Landismo», una forma de ver el ciclismo como el medio para vivir y no con el fin de ganar

No significa que no haya ambición, pero pretende dejar huella, como sea, con esa clase sobre la bicicleta o con una palabra más alta que otra que te hace prisionero de lo que dices.

Y ahora llega este Giro, donde Mikel Landa tiene un valor estratégico que quizá no quisiera de inicio, pero que viendo cómo empezó ya habría firmado hace una semana.

Es la «navaja suiza» del Movistar, y seguidores de todo pelaje proliferan por la red, al punto que el «Landismo» vive el momento más dulce de su joven historia.

La «mala suerte» de Mikel Landa no caduca

Mikel Landa mala suerte JoanSeguidor

Landa afrontará la montaña del Tour precisamente donde no quería estar

En el ciclismo, como en cualquier otro deporte, cuando se dice que algo puede pasar, muchas veces pasa, y pasa bien.

En la jornada del Tour que aterrizaba en la fotificada Albi, ya se había dicho, ojo el viento.

Es una historia sabida, peclara, en ese pasillo de la Occitania el viento sopla caprichosamente y casi siempre para hacer daño.

Recordad pasajes antológicos como aquel de Montpellier, de Sagan con Froome y Geraint.

Rompiendo el grupo delante de las mismas narices de sus rivales.

SQR – Cerdanya Cycle

 

La jornada de Albi del Tour de 2019 pasará a la historia como esa que hace diferencias que seguro la gran montaña no puede procurar.

El ciclismo sujeto de un alambre en estos territorios hace daño.

Una circunstancia, un chispazo y gente importante atrás, descolgada, gente como  Fulgsang, Uran y Pinot, también Thibaut quien llegaba on fire, por delante de los Ineos y todos los favoritos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Que podía suceder lo que sucedió estaba en los pronósticos, en lo posible, que iba a haber cortes duros y diferencias dolorosas estaba en el guión.

Como que si hay una caída, un corte o algo similar Mikel Landa vaya a estar involucrado.

Casualidad, mala suerte o qué.

El Cruz Race es un portabicicletas de techo de diseño funcional

¿Por qué la mala suerte siempre llama a la puerta de Mikel Landa?

¿Podemos hablar de mala suerte de Mikel Landa?

 

Hoy se ha ido al suelo cuando había salvado el mismo corte que mataba las opciones e ilusiones de Uran, Pinot, Porte y Fulgsang.

Colmo de infortunio sí, pero ¿hasta cuándo se puede justificar la mala suerte?

Es duro pensar que siempre pasa a los mismos, pero en Landa el «y si..» ya es un clásico, tan clásico que es muy complicado que todo se casualidad.

Por cierto, que leo en algunos medios que a Landa le ha tirado Bardet -esto está escrito al calor de la etapa, veremos en qué queda-.

Porque en jornadas como las de hoy, si Landa acostumbra a ser carne de cañón -ojo que le falta la crono en tres días-, incluso cuando salva el corte -a ver qué parte médico presenta- el otro líder del Movistar, que visto lo visto, creo que gana enteros en la lucha doméstica, Nairo Quintana acostumbra a estar casi siempre perfecto en estas jornadas.

Él, con esa figura pequeña y tostada se acopla, se integra en el cualquier pelotón y deja la vida pasar mientras otros se dejan las piernas reduciendo.

 

Viene siendo así, desde aquel 2013 que Nairo explotó en el Tour, en aquella etapa de abanicos que secó las opciones de Valverde y ahí estaba Nairo.

Al colombiano, al que muchos nos atribuyen ceguera en nuestras críticas, hay que reconocerle que sabe solucionar estas etapas como sus ancestros nunca supieron.

Decir que Nairo Quintana es el líder de Movistar no es una barbaridad… 

SQR – GORE

 

Aunque en esta generación de colombianos 3.0, Egan Bernal les pasa a todos por delante, no sólo sobrevive a los abanicos y al viendo, si no que los instiga y lanza.

Al final una de esas etapas que cuando acabe el Tour recordaremos, porque hacen más daño que toda la montaña del mundo e incluso dan más espectáculo que las propias cumbres.

El Tour se rompe camino de los Pirineos, como quizá no lo haga en la sierra fronteriza.

Y lo hace al ritmo de un tío que nos pone los pelos como escarpias: Wout Van Aert, qué decir de él.

 

Tour: Landa, Nairo y Movistar, tres son multitud

Moivstar Tour JoanSeguidor

En Movistar cuentan más las dos bazas para el Tour que la propia gestión de las mismas

Cada inicio de Tour, en las previas, los buenos deseos prenden en la familia del Movistar.

El padre, Eusebio, hablando en ese tono casi ecuménico: «El Tour sin Froome es como el rebaño sin el pastor«.

Los capos, por que son capos, aunque se dijera que había uno, expresando deseos y el comentario unánime que los azules presentan un equipazo.

Viene el Movistar crecido de la primera grande que han corrido con el sentido de equipo que han vendido tantas veces.

La victoria de Richard Carapaz, el quinto o sexto en las apuestas para el Giro, les sirve de asidero para decir que el Tour está en su punto de mira.

Un grupo, un espíritu que quieren resucitar en Francia, en julio, algo que no es sencillo, porque si algo se resiste en «chez Unzue» es ese Tour que alardean de haber ganado siete veces, cinco de ellas firmadas por un corredor que no asistió a la fiesta de conmemoración del equipo, hace unas temporadas, por razones no explicadas públicamente, aunque conocidas en el ámbito privado.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El Tour de Francia es una piedra en el zapato del Movistar, la única grande que no ha ganado el equipo bajo patrocinio telefónico, y no es casualidad que así sea.

El Movistar que muchos señalan como uno de los equipazos de la carrera, no es la primera vez que viene con llenazo de estrellas a Francia.

Pero la estrategia que pareció rodar sola en este Giro, ha sido la excepción y no la norma.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Eusebio Unzue habla de dos cartas para el Tour, curioso, porque no hace mucho, y en varias ocasiones, hemos oído a Nairo Quintana decir que el técnico le juró y perjuró que él era el único y gran líder de los celestes.

Nairo Quintana compartirá capitanía con Mikel Landa, mientras Alejandro Valverde dice borrarse y ofrecerse como mediador.

Ni que esto fuera un matrimonio.

 

Sobre el papel Nairo y Landa parten en la zona media de favoritos para el Tour.

Incluso si nos apuráis, diríamos que el colombiano es más fiable, habida cuenta de su trayectoria.

Cuando se escribe de Nairo se recuerda bien: cinco participaciones y tres podios, un lujo, un lujazo que pocos pueden contar.

Un lujo que muchos sacan a relucir, como la Vuelta y el Giro que un día ganó, obviando que en este mundo vivir de rentas es hacerlo peligrosamente, y Nairo parece vivir de eso, últimamente.

El Movistar que su director le prometió capitanear no incorpora su mano derecha, el valioso Winner Anacona, en lo que parece una declaración de intenciones.

 

Intenciones que en el equipo de los frailes hablan de decisiones salomónicas, meter un ciclista de la confianza del colombiano, implicaría situar otro al lado del otro líder, Mikel Landa.

Pero ¿quién es la mano derecha de Landa en Movistar?

Las rebajas en Santa Fixie tienen chollos al 50%

En el enigmático alavés todo son preguntas y casi ninguna respuesta.

Tan enigmático como saber qué será de él en este Tour.

SQR – GORE

 

Si Nairo dice que él es el jefe, Landa asegura que se ve en el podio

Poco corral para tanto gallo, a no ser que prefiera dos en el podio, a luchar por la victoria.

Eso ya lo hicieron en su tiempo, y a Froome le cayó el segundo Tour con menos dificultades de las que pudo haber pasado.

Landa y Nairo, los dos en Movistar, ya se sabe lo que pasa cuando tres son multitud.

Su carrera es una eliminatoria, primero ganase la jefatura del equipo, y luego, resuelto el embrollo interno, ir a por los rivales, que no son pocos.

Tener dos bazas es siempre importante en una carrera así, pero gestionarlas bien lo es más.

En el Ineos, el año pasado Sky, demostraron saber hacerlo, de puertas hacia afuera entre Geraint y Froome.

Que sepan hacerlo en los celestes, como lo hicieron en el Giro, será la clave para sacar la cabeza entre tanto gallo con ganas de probar la gloria del Tour.

Movistar para el Tour: susto o muerte, Nairo o Landa

Nairo Vuelta Tour JoanSeguidor

Ni Nairo ni Landa están entre los principales favoritos para el Tour

Si Movistar un día quiso capitalizar el morbo haría muy bien en hacerlo, porque otra cosa no, pero los celestes encienden la red, a veces, yo creo, sin quererlo.

No han pasado ni 72 horas del dulce final del Giro de Italia, una carrera que ha sido un sueño para los telefónicos, que la gente ya procura la alienación y los roles de los jefes del equipo de cara al Tour de Francia.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Cada uno por su lado, en us rinconcito y medios afines, Mikel Landa y Nairo Quintana han sacado del armario la bicefalía en la cuenta atrás del Tour de Francia.

Y digo bicefalía, porque Alejandro Valverde parece en otra esfera, con su arcoíris y enrarecida campaña, con los galones, experiencia y poso para hacer lo que le venga soberanamente en gana.

De ese grupo, ya se ha apeado Richard Carapaz, que sabe que al factura de ganar el Giro es larga, y en Francia suele sentar mal.

Quizá el ecuatoriano quiera ahorrarse imágenes duras.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Así las cosas tenemos a Nairo Quintana y Mikel Landa postulándose para capitanear un equipo que no hace tanto era la sombra y principal amenaza de los que son auténticos capos de la carrera francesa, sí los Ineos, otra Sky.

Sinceramente debatir sobre Landa o Nairo cuando vemos lo que los ingleses llevarán a bordo, los dos últimos ganadores y el que posiblemente lo sea un futuro cercano, suena un poco a chufla.

Pero es lo que hay.

Si el Movistar del Giro fue un rodillo, todo salió a la perfección, el del Tour es un equipo que ha dado tres o cuatro pasos atrás.

El problema es que los celestes es una de las bazas más importantes para hacerle frente al Ineos, quien por cierto se puede llevar a Richard Carapaz por un sueldo 16 veces mayor.

Estas cosas deberían mirarse en la UCI.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero es harina de otro costal.

¿Quién debería liderar el Movistar para el Tour de Francia?

Hace tres años, diría sin duda que Nairo Quintana, así lo apostillábamos entonces cuando iba con Alejandro Valverde de la mano.

En 2016 Nairo trazó una línea en su progresión en el Tour, pasó de ser un fijo en el podio, a caerse del mismo, previo paso por la tercera plaza y desaparecer de los puestos de honor.

Y no sólo eso, en este tiempo, Nairo se ha granjeado una merecida fama de quejica y conservador, la historia del codito, ya sabéis, un fantasma muy presente que le persigue porque él mismo invoca cada vez que le falta el aliento al frente del grupo.

 

El codo de Nairo o no, lo cierto es que no son pocos los que barruntan sobre su evolución y la posibilidad que sus mejores días hayan pasado.

Voló alto, altísimo de inicio, y eso no fue a más.

Que si los colombianos explotan rápido, que si Nairo ya tocó techo… creo que lo que pasé este Tour es clave, un punto de inflexión para el boyacense.

A diferencia de Carapaz con Movistar, si es cierto que Nairo ha firmado por adelantado ese contratazo con el Akeas, habrá hecho muy bien.

Porque confiar en él en este Tour y los venideros es mucho confiar.

 

Puede decir que el Tour le obsesiona, que le quita el aliento, que lo desea desde pequeñito, además del Tour, a Nairo ya no se le ha visto ni en condiciones de disputar la Vuelta a España, ni siquiera el Giro que Dumoulin le ganó por la mano.

Datos en mano, Nairo Quintana tiene un palmarés excepcional, pero esa curva de rendimiento no remonta.

El palmarés de Nairo no es comparable al de Mikel Landa, en cantidad y calidad, pero el palmarés no es lo único que cuenta para liderar un bloque como el Movistar.

Dice Landa, el ciclista de las frases que sentencian y las caras que pagan, que quiere la mitad del liderato, si es que Nairo ha dicho que debe liderar el equipo.

SQR – GORE

 

Sinceramente, esto es susto o muere, porque Landa tampoco da garantía de éxito en Francia, ni siquiera estar ahí, donde esa clase que tiene sobre la bicicleta se supone que debe situarle.

Estos días están siendo duros para Landa en las redes, han sacado del recuerdo corredores horrendos sobre la bicicleta, pero resultones, algunos como Fernando Escartín o Paco Mancebo, para hablar de Landa.

Ni Escartín ni Mancebo ganaron una grande, pero es cierto que cuando corrieron dejaron sello de entrega y lucha.

Las maglias del Giro en un click 

Quizá cuando Landa se retire tenga algo similar a ambos, quizá no, lo cierto es que los años pasan para el alavés, que también parece que se va del Movistar, y las cosas siguen como siempre.

Un Mikel Landa inspirado es un cañón, pero el aire le da de tanto en tanto.

Lleva el Giro en las piernas, que no es poco, y cada vez que ha ido de líder una de tres, o no acaba, o se pierde en la general y corre por arrebatos, o le llega un tercero que le toma la delantera en el mando.

Movistar ante el Tour, la carrera que han ganado siete veces como estructura histórica, la que más.

Esta historia ya la hemos visto antes, y sabemos cómo acaba y no precisamente cómo les gustaría.

Mikel Landa, otra vez a las puertas de todo

Mikel Landa JoanSeguidor

El sentido trágico del «Landismo» tiene en los ocho segundos del podio del Giro un nuevo episodio

Permitidnos un copia & pega.

El otro día definimos el Landismo como…

… esa actitud, una forma de mirar con arrogancia el futuro desde la seguridad y la autoestima

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Mikel Landa se ha quedado fuera de otro podio

Hace dos años, una contrarreloj, curiosamente, casi le da el tercer peldaño del Tour de Francia, un Tour en el que se pasó escapado o trabajando para Froome toda la carrera y casi acaba el el podio.

Entonces el desmoronamiento final de Romain Bardet casi acaba en tragedia para el francés.

En ese momento, en el Velodrome de Marsella, Mikel Landa acuñó una de esas frases que son «Landismo» total, en esencia: «Nunca más volveré a una grande a trabajar para otro«.

Aquello sonó a «Lo que el viento se llevó» y esos epitafios que te acompañan de por vida.

Le faltó poner a Dios por testigo.

Este Giro de Italia, sin embargo, el destino juguetón le tenía reservada otra fresca al «Landismo» más rancio.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Otra vez le robaron la cartera a Mikel Landa, otra vez tuvo que trabajar para otro, que llegó de tapado, en silencio, obsequiado con una Vuelta a Asturias que parecía el caramelo propio del jefe al gregario antes de la gran cita.

Sin embargo, el final en alto de Mikel Landa en el Giro, cerca del podio, atacando hasta la última jornada, remontando, superado en la última cima sólo por Pello Bilbao, confiere a la historia ese punto de dramatismo que toda buena historia del «Landismo» ha de tener.

Y le podremos dar mil vueltas, si Mikel Landa no ha estado en el podio es porque no lo ha merecido.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hoy podremos hacer mil números, conjeturas, qué pudo ser.

Mikel Landa firmó dos desastres que le han condenado, dos cronos, la de Bolonia y la de San Marino que le pusieron a cinco minutos de su verdugo en el cajón de Verona: Primoz Roglic.

Que Mikel Landa le haya disputado el podio al esloveno, hace dos semanas sonaría a utopía

Así es el Cycling Costa Daurada Tour 

Lo ha logrado porque ha corrido en el filo en cada jornada de montaña, sabiendo que cada segundo contaba, ocho tuvieron la cuenta.

Llevando a cabo una táctica discutible, como el atacar con Richard Carapaz de líder, rodeado de rivales.

¿Qué hubiera pasado si un ataque de Landa se lleva a Nibali y destapa un mal momento de Carapaz?

 

En el coche de Movistar, tan de cuello de camisa ellos, no hubiera llegado el nudo de la corbata, si Landa destapara un mal momento de su compañero en rosa.

No ocurrió porque Carapaz, sencillamente ha sido el mejor de la carrera, pero…

 

Qué suerte tiene Landa de vivir estos tiempos en los que las cronos viven en la marginalidad de los recorridos.

En otros tiempos, su opción pasaría por ganar etapas en alto y luchar por la montaña.

El ciclismo moderno, por suerte, tiene cierto sentido de justicia, y el inicio abrumador de Roglic ha tenido premio.

No hay otra.

SQR – GORE

 

A Mikel Landa le va mejor cuando otro lleva los galones y él va haciendo.

Con Richard Carapaz ha tenido margen, porque me imagino al ecuatoriano hablar en bajito cada vez que Landa insinuaba un ataque.

Ahora viene el Tour, donde estará un Nairo que ya ha dicho que prefiere gregarios fieles que tíos que vayan como un tiro y le pongan en un brete.

Mikel Landa dice que va de líder al Tour, ya tenemos la ensalada aliñada.

Sencillamente, genial, lo que se nos viene va a ser divertido.