Tour: Si hay nivel, Omar Fraile se crece

Tour - Omar Fraile JoanSeguidor

El triunfo de Omar Fraile es la recompensa a un ciclista que nunca baja los brazos

Cambrils Movil 300×100

Omar Fraile ha ganado la primera etapa española en el Tour de Francia desde Ion Izagirre hace un par de años en Morzine.

No queremos ser ventajistas, no penséis mal.

Pero el nivel de la fuga con Alaphilippe, Sagan, De Gendt, Van Avermaet, Gilbert… podía evidenciar que Omar Fraile podía ganar en Mende.

 

 

Era el Tour, su primer Tour, y era Mende, la cima de Jalabert, donde Purito pasó la minuta a Contador, donde Marcos Serrano…

Omar Fraile nos ha acostumbrado que no toma parte de la partida si no ve que puede ganarla.

 

Y no fue sencillo, porque al nivel de la fuga estuvo el movimiento de uno de los corredores que hacen justicia a la elegancia sobre la bicicleta.

Mov_Gore

 

El ataque de Jasper Stuyven dejó seco a Gorka Izagirre, ya merecen algo de suerte los hermanos, y los puso contra las cuerdas.

De hecho durante mucho rato pensamos que no había manera de ganarle, navegando en el minuto y medio que fue poco para la pared final.

Pero a Stuyven le pasó como ese día que le ganó la etapa Sagan en el ultimo suspiro.

 

 

El picotazo de Omar Fraile

Cuando Omar Fraile salió del grupo, a tope, desde abajo, veía posible la machada.

Ni De Gendt pudo entrar al trapo.

Y Omar recordó que su pequeño pero selecto palmarés tiene víctimas ilustres como Rui Costa, Colbrelli y ahora Alaphilippe.

 

El ciclismo español no tendrá muchos representantes, pero los que vienen son buenos, muy buenos.

Omar Fraile dejó ya el sello en una carrera de dos cabezas.

Las suya por delante, la de los favoritos y capos de la general por detrás en otra merienda del Sky a la que se suman algunos, especialmente ese equipo que paulatinamente se gana nuestro aprecio.

El Lotto Jumbo y la oposición de Tom Dumoulin, porque al final la resistencia será neerlandesa.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Soluciones para llevar la bicicleta en tu coche, gentileza de Cruz

 

 

 

Omar Fraile: dime a quién ganas…

Omar Fraile JoanSeguidor

Las victorias de Omar Fraile se distinguen por el nivel de los rivales y competiciones

Hubo algo en Omar Fraile que me llamó la atención desde que supe de él, hace unos cinco años, cuando vestía el maillot del Caja Rural.

Le recuerdo escapado, siempre escapado, y a veces con ciclistas del Euskaltel, ese equipo del que salió cedido a los verdes.

Entonces no lo sabía, o ni siquiera se lo imaginaba, pero Omar Fraile tendría futuro a través del Caja Rural.

Los pocos pero valiosos triunfos de Omar Fraile

 

 

Por esa época, Omar Fraile acumulaba victorias en generales de la montaña, ponía las bases a lo que habría de venir.

Porque si una cosa ha demostrado Fraile es que nada es imposible, o no lo suficientemente imposible para pensar que no se puede lograr.

En menos de un año acumula tres triunfos en el World Tour.

Ganar en el máximo circuito no es sencillo, todo lo contrario. A algunos les lleva toda una vida lograrlo.

Es un tren inmisericorde que no espera ni respeta, no conoce a nadie. Cuando hemos oído hablar de él, de viva voz, la verdad es que impresiona.

Pues en ese ecosistema el amigo Omar, de la quinta del noventa, va sumando.

Otro en su lugar se arrugaría cuando en ese maratón por los Apeninos entre la Toscana y la Emilia, en una travesía que hizo renunciar hasta el propio Mikel Landa, te caza Rui Costa.

En Bagno di Romagna, Oman Fraile ganó a Rui Costa, el mismo que arruinó los sueños de unos cuantos, incluido el propio Purito.

Y Eibar, en la ciudad armera, formando parte del corte bueno con los buenos, Omar dio cuenta de Primoz Roglic, el mismo que aprecía ni pestañear ni sufrir mientras ganaba la Itzulia.

En Romandia, cayó Sonny Colbrelli

El final de la primera etapa del Tour de Romandía guardaba una sorpresa que no fue tal porque estaban en un circuito, y lo vieron anteriormente.

Aún y así, un tema de elegir de desarrollo, de ser frío cuando tocaba, creo que le dio el triunfo a Omar Fraile frente a un velocista que de 100 veces posiblemente le batiera 99.

Fraile dio cuenta de Colbrelli. Ahí queda.

Y sigue, sigue creciendo el palmarés de este ciclista que no sabe de imposibles ni rivales imbatibles. Él sólo sabe de mirar adelante, ponerlo todo y fuera.

Una vez explicamos que no cabe deprimirse por la cantidad de españoles en el WT, que ahora está todo más caro y por ende hay que ser muy bueno. Aquí lo vemos.

Pocos ciclistas resultan tan inspiradores.

Imagen tomada de FB de Astana Pro Team

INFO

Conoce las ruedas ARC1100 by DT Swiss

La suerte de Amets, Igor y Omar

No han sido pocas las veces que, durante estos dos años, desde que despareciera el Euskaltel, se haya hecho inventario de los ciclistas surgidos de la entraña de la Fundacion Euskadi y de la suerte de los mismos. Cuando el equipo naranja dejó de existir ya había desperdigado talento por todo el World Tour y con cese de actividad acabó de liquidar sus activos con auténticos corredorazos a precio de de ganga.

Mirad sin ir más lejos los dos mejores equipos del mundo, el Movistar Team y el Team Sky, dos conjuntos bien surtidos de corredores que en su día fueron naranjas y que actualmente se debaten en el umbral de las mejores carreras.

A pesar de los nombres que nos vienen a la mente, en esta historia son tres los que queremos tener como protagonistas y ahora veréis los motivos de esta elección porque éste es un relato que arranca desde la Vuelta al País Vasco de 2013 y nos lleva hasta este otoño de 2015, que llama a nuestra puerta mientras sacude el felpudo y nos invade de frío y episodios de lluvia.

En la Vuelta al País Vasco de 2013 Euskaltel estaba inmerso en el pozo de los “no resultados” siendo un equipo que había perdido la frescura que le había hecho “diferente”. O no querían o no sabían, pero lo cierto es que la otrora seña del equipo de Igor González de Galdeano estaba languideciendo tenuemente ante la mirada atónita de la afición. Nunca cazaban la fuga buena, siempre tirando, siempre a la contra, nunca delante y con la cuenta de resultados a cero.

Ocurrió que en esa carrera destacaron dos nombres: Amets Txurruka y Omar Fraile. El primero había sido omitido en la nueva estructura naranja en cuya fría gestión, ajena al calor de la Fundación, Igor Gonzalez de Galdeano premió puntos venidos de otros continentes despojando de alma al equipo. Txurruka cogió el macuto y se fue al Caja Rural siendo omnipresente en esa carrera y ganando poco después la Vuelta a Asturias.

En esa Vuelta al País Vasco, que como recordareis ganó Nairo Quintana, emergió otro nombre, Omar Fraile, también en el Caja Rural, como Amets, y no en el Euskaltel, al que le dijo que esperara al año siguiente para sumarse a su causa. Como sabéis no hubo «año siguiente» pues Euskatel dejó de existir. Fraile dio otro recital de coraje, entrega y corazón, esos valores que las credenciales de los naranjas ya no tenían en repertorio.

Pasaron los años y Fraile siguió creciendo, y no sólo cogiendo escapadas, también entrando a ganar carreras, algunas prestigiosas, otras preciosas, como Dunkerque. En la Vuelta ganó la montaña al borde de la extenuación y todo ello le ha valido un contrato en el Dimension Data, el celebrado equipo sudafricano de Cavendish. Omar ya tiene su cielo, como Amets lo tendrá en el Orica, el fenomenal proyecto australiano que se lleva un corredor que es una perla.

Y el tercer protagonista de este cuento es Igor Antón, un ciclista que sufrió sendas caídas cuando más y mejor andaba, pero que a diferencia de los otros dos no se ha reinventado. Su temporada en el Movistar ha sido tediosa, gris, alejada de lo que un día prometieron sus piernas. Dice que se queda con la victoria en Asturias, cuando cualquier carrera en este bendito país es una lotería entre los corredores de Unzue. En el Giro deambuló, siendo protagonista el día que ayudó a Alberto Contador….

Así las cosas, con 32 años y un espíritu “cuasi” funcionarial, Anton espera que alguien le abra las puertas, a ser posible en el WT. No sabemos si encontrará o no acomodo, más cuando no sabe lo que es correr si no está en casa, sin embargo de lo que sí estamos seguros de que el ciclismo, como la vida, a veces es justo, y con Omar y Amets lo ha sido.

Imagen tomada del FB de Caja Rural