Tour de foie (VIII): Los sorteos premiados de Haimar Zubeldia

Fin de semana exquisito de ciclismo. En este Tour no sentimos el aliento de estafa que nos infringieron hace un año hasta que la carrera rompió en los Alpes. La segunda travesía de los Vosgos identificó el gafe que persigue a los ciclistas olímpicos españoles y dio el número ganador a la FDJ y su enorme perla Thibaut Pinot. El equipo lotero premiado con el gordo si bien con esta perla gozan de varios números en la mano. Por detrás Team Sky quizá forzó en exceso el tren viéndose desprovisto en los momentos cumbre de la jornada. No lo olvidemos quedan dos semanas, eso prácticamente no ha hecho más que empezar y un Tour da muchas vueltas y la forma de Vandenbroeck aún puede crecer.

El grupo selecto surgido en el Col de Croix, qué gran acierto el tránsito por estos puertos alejados de la leyenda de los grandes, tiraba a por Pinot con tres Radio Shack en su seno y Haimar Zubeldia como líder destacado. El de Usurbil es un tío en estado de gracia. Tocado por la fortuna que colectivamente ha esquivado a los españoles en esta edición , Haimar tiene el punto para hacer su Tour, nueve años después de haberse descubierto como una baza muy válida para la carrera.
Entonces el sabor de boca que nos dejó la acción a dúo Mayo & Zubeldia no acabó de culminarse como del guipuzcoano se esperaba. Reclamado por Lance Armstrong para el Astana hace tres años, ya se quedó asentado en el círculo más estrecho del tejano cuya valoración de la labor del vasco siempre ha sido alta. Zubeldia ha estado este tiempo ahí, latente, con buenas actuaciones en generales finales y ajeno al triunfo, es decir, como siempre.
Pero en este Tour, el destino sorteó papeletas que Zubeldia tenía marcadas. Haimar estuvo callado, al margen, en segundo plano. Vio como su entorno se degradaba, por lo que fuera. Andy eliminado por lesión, Bruyneel lejos de Francia por affaires judiciales. Luego Frank no dio la talla, y Kloden quemó su enésima oportunidad. Horner no ve más allá de las vueltas de una semana y el resto le está por debajo. ¿Resultado? Combinación ganadora. Premio gordo en un equipo de calibre multinacional que ahora creo debe, y puede liderar, con garantías plenas. Un momento para ver qué debe dar de sí ese mocetón curtido a la brisa del Cantábrico que creció prometiendo muy alto cuando se nivelaba vestido de naranja en la Dauphiné con Armstrong y ganaba esa gran carrera que hoy no y se llamada Bicicleta Vasca. Haimar lo tiene en su mano, que se lo crea, ese es el primer paso. 
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Tour de Foie (VII): Hoy sí Luisle, hoy sí

Menuda escabechina. Ocho ciclistas del Sky, siete si descontamos a Mark Cavendish, tuvieron a bien reventar la carrera y lo hicieron. Que Froome y Wiggins compartan equipo es un sacrilegio, pero esto es el ciclismo ultramoderno. Adineradas estructuras que pueden acumular talento a capricho. Si las cosas no cambian este Tour está cerca de caer en manos de un inglés. No obstante queda mucho, esto da muchas vueltas y las certezas del séptimo día no coinciden con las del vigesimoprimero.
Llama la atención de la desbandada de ciclistas españoles en la primera prueba seria. Realmente catastrófico. No era descabellado pensar que los nuestros lo tenían mal, pero hasta cierto punto, el optimismo grabado en el ADN de este pueblo podía valer algún atisbo de esperanza.
Al final de la jornada Luis León Sánchez era el único hispano en el podio. Recogió el dorsal rojo de la combatividad que hoy porto pegado a la espalda David Zabriskie. Hoy sí, Luisle, hoy sí. En este espacio servidor ha sido crítico con el corredor murciano pero hoy nos vale el halago como objetivo del post. Luisle ha sido castigado por la primera semana. Su carrera se hizo por detrás, en compañía de otro que siempre parece puede dar un poquito más, Tony Martin. Recupero la mano, se reafirmó a la salida del infierno septentrional y aúpo su  elegantes andares al grupeto de escapados. Allí los llevó con lo justo, sencillamente, sus relevos mataban al personal. Cada repecho fijaba las miradas sobre Luisle, tomarle el relevo era directamente morir en el intento.
Una vez más lo decimos, y muy alto, Luisle camina por sendero muy por debajo del que le corresponde. En Rabobank lo saben, pero como se centran en sus holandeses jóvenes, aunque año tras año se estampen en el intento, nunca mejor dicho, dejan al murciano excesivamente suelto para mi gusto. Recuerdo cuando Flecha dejó el Banesto por Fassa en busca de un equipo que le insuflara motivación. Allí la encontró. Luisle quizá siga en proceso de saber cuál es su sitio. Quizá cuando lo haga sea tarde, que no desfallezca. 
Foto tomada de www.as.com
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Mark Cavendish se pide ser Peter Sagan

Cuando Sagan, arrogante para unos, poderoso para el resto, cruza la meta con varios palmos sobre el primero de sus perseguidores, levanta pasiones en los rivales y no tan rivales. Muchos se pedirían su dorsal y maillot verde. Por ejemplo Mark Cavendish, acostumbrado a correr en el pesebre, se ve ahora rodeado de extraños en cada Sprint, en cada movimiento, a cada paso.

La jornada que murió en Rouen desató el dedo juguetón de la pareja del campeón del mundo en Twitter. Como refleja este artículo, mujer de Cav anda cabreada con Team Sky, como si las obligaciones contractuales se impusieran desde uno de los lados que las firman.
Caché por las nubes
En el momento que Cavendish firmaba el acuerdo no hacía falta ser  un genio para darse cuenta de que iba a estar más solo que la una en su gran objetivo del Tour. Una vez que Wiggins dejó lo mejor de sí para hacerle campeón del mundo, estaba claro que en el Tour no se iba a repetir la jugada.
Cavendish por el momento escurre el bulto. Quizá tenga en su parienta la aliada perfecta, o indeseable, para hablar por su boca, como Abraham Olano tuvo a la suya en la Vuelta del 98. El campeón del mundo prefiere dejar las cosas como están, pero sabiendo de su lenguaraz carácter es cuestión de días, u horas, que esto salte por los aires. Y no será por que no se lo advirtieran o ciertas mentes clarividentes así lo previeran.
Ahora Cavendish ve a Goss aquí, a Greipel allá, Renshaw a su rueda,… “mis chicos” dirá, pero ya no lo son, no no no. Estos volaron del nido y sufrieron la ingratitud del campeón del mundo, como Geraint Thomas que en el Giro ya tuvo alguna pulla a pesar de ser el más abnegado ciclista en proporción a su calidad. Mientras a Peter Sagan le trabaja hasta Ivan Basso. “Maldito crío” dirá el hasta hace poco imberbe. Pero es lo que hay.

Dijimos hace un tiempo, y ello nos valió la crítica de cierto comentarista televisivo, que el acopio de corredores buenos en un equipo no es bueno nunca. Que coarta el talento, lo diluye y priva en definitiva al espectador de más argumentos. Es como si a la democracia le quitas medios de comunicación, todo el mundo conviene que la empobrece. Esto pasa en Team Sky, un bloque insigne con demasiados frentes que atender, tantos que los problemas que no les causen los rivales pueden surgirle de forma centrífuga.

 

Con motivo del Tour de Francia 2012, tenemos un nuevo concurso para todos los lectores de El Blog de Joan Seguidor. Participar es muy sencillo, tan sólo tenéis que dejarnos un comentario en este post, indicando quién creéis que ganará los tres maillots de este año.

Como premio el ganador podrá elegir entre una de las gafas deportivas de la colección de Mister Spex, con un valor de hasta 100 euros. No está mal, ¿no creéis?
Animaos a participar, es muy sencillo ¡y podéis ganar unas gafas nuevas para salir a pedalear!
¡Mucha suerte a los participantes!