Ciclistas profesionales «pateados» por aficionados en el rodillo

ciclistas profesionales JoanSeguidor

George Bennett es uno de esos ciclistas profesionales «retratados» por unos aficionados en el rodillo

En la intrahistoria de estos días, la intrahistoria ciclista, el relato surge desde los rodillos, desde las conexiones con ciclistas desperdigados por medio mundo, ciclistas profesionales y amateurs compartiendo ruta.

Y en ese sueño para muchos aficionados, poder medirse a los pros, leemos la historia de George Bennett, el curioso ciclista neozelandés del Jumbo Visma.

Dice Bennett que aún no se ha podido meter en un top ten de los tramos de Zwift que ha probado. 

Este año lo cierto es que ha competido poquísimo, sólo en el Tour Down Under y su campeonato nacional.

De eso hace más de dos meses.

Estos días hace rodillo en su casa de Andorra y le han pintado la cara: «Me han pateado» dice gráficamente.

Aquí la gente no está para bromas, a pesar que en España, por ejemplo, la Quebrantahuesos se ha aplazado, la gente va fina y se está tomando muy en serio los diferentes planes de entrenamiento que circulan para los ciclistas confinados.

Gobik te explica cómo entrenar estos días 

Mientras sigan en casa, mientras se queden quietos sin cruzar el umbral de la puerta, ya nos parece bien que afinen y en el camino se lleven por delante los pros que se les cruce.

Y el cachondeo que sostiene Bennett ayuda a llevar estos días.

George Bennett es uno de esos ciclistas que tienen sello, un tipo con una clase indiscutible, que tiene alguna buena actuación pero que se erige como parte importante del core de trabajadores de primer nivel que hay en el Jumbo Visma.

Con tres líderes marcados, Bennett iba a tener buen trabajo este año.

El pasado acompañó a Roglic para ganar la Vuelta a España.

Aquí nos gustó mucho el gesto que tuvo con aquel crío en Andorra, dándole un bidón en plena marcha, nos llamó la atención su descripción del dolor que sentía sobre la bicicleta… ya que la actividad pasó a mejor vida hace dos semanas, al menos este hilos siempre nos queda a los ciclistas aficionados.

El Tour de Francia 2020 como síntoma de normalidad

Julian Alaphilippe Tour etapas JoanSeguidor

Para los franceses el signo de victoria sobre el coronavirus sería la celebración del Tour de Francia 2020

La mancha de aceite se hace más grande: El Tour de Francia 2020, en entredicho

El lenguaje de guerra y postguerra que nos está dejando esta desgracia del coronavirus tiene extensión también en los actos y hechos concretos. 

Se habla de un Tour de Francia a puerta cerrada, como la París-Niza, la más fantasmagórica que recordamos.

Y es curiosa la unidad que muestra Francia, desde gobierno a corredores para defender la posibilidad de un Tour de Francia, cueste lo que cueste.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Romain Bardet, corredor que fue crítico con la París-Niza, no vería mal un Tour, incluso a puerta cerrada.

Para Bardet que no se celebren los Juegos Olímpicos, a finales de julio, no sería de recibo, que se corriera el Tour sería posible.

Que el Tour de Francia se celebrara significaría que las cosas van bien, que la situación estaría superada viene a decir el corredor, que ni siquiera se plantea dudas en torno al surrealista escenario que sería un Tour sin público ni caravana..

Recuperar el Tour de Francia como síntoma de la reconstrucción nacional, así interpretamos las palabras de Bardet. 

Palabras que se complementan con lo que dice la ministra francesa de juventud y deportes que dice que sólo hay una opción, la de celebrar el Tour.

Esa misma firmeza tenía el COI no hace tanto y mirad cómo ha acabado todo.

Cuenta la ministra que como «no hay tickets a la venta, el modelo de un Tour sin público, viéndose en la televisión, sería una salida«.

Está claro que queda mucho, pero con una crisis que mengua y se alarga con el paso de las horas, plantear otro escenario para el Tour, otra fecha, ahora que no hay Juegos Olímpicos, no sería desdeñable.

Y no sólo es el Tour quien se la juega, es el ciclismo, soportado por marcas cuya facturación será cero en los próximos meses.

La bola es grande y la muestra es el lema que nos sale de todo esto: «Salvar el Tour para que la normalidad se instale de vuelta en nuestras vidas«.

Una edición tan simbólica como la de 1947, ganada por «cabeza de cuero» Jean Robic, tras el agujero de la Segunda Guerra Mundial.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Gore 400×100 MArzo2020

Miguel Indurain y las clásicas: ¿Un amor imposible?

Indurain clásicas JoanSeguidor

Las clásicas se le podrían haber dado muy bien a Miguel Indurain

Puestos a realizar castillos de arena, en estos días en los que tenemos más tiempo y nos llenan la sobremesa larga con las gestas de Miguel Indurain, nos preguntamos por lo que habría sido del astro navarro si hubiera abierto el tiro también a las clásicas.

Y lo hacemos por lo que leemos en la última newsletter de Cuadernos del Ventoux

Pasó en Lieja. Una tarde de julio de 1995 Miguel Indurain sorprendió al mundo. No lo hizo en las montañas alpinas ni en las romas planicies francesas, sino en el paisaje ondulante de las Ardenas. Durante la séptima etapa de aquel Tour, hoy programada por Teledeporte (17:10), Indurain esbozó lo que pudo haber sido y jamás fue.

  • Un clasicómano. Indurain aprovechó aquel perfil quebrado para arrebatar 50″ a sus rivales en una escaramuza inédita. Es un hito de la memoria popular española porque se mostró al mundo como nunca antes: agresivo, punzante e imprevisible.
     
  • ¿Podría haber conquistado las carreras de un día? Más pistas: acumuló resultados en San Sebastián (1º), Lieja (4º) y Flecha Valona (4º, 7º) durante los años previos a su primer Tour (1989-1991). Tenía resistencia y cierta punta de velocidad.
     
  • La prueba del algodón, los Mundiales. Indurain siempre los compitió al máximo. Cosechó tres medallas cuando ya estaba centrado en GV. En una línea temporal paralela, quizá, quién sabe, hubiera engalanado un palmarés de por sí alucinante.

Con lo que nos comenta Andrés, lo cierto es que tenemos un certero cuadro del perfil de Miguel Indurain para las clásicas en concreto y las carreras de un día en general.

El navarro tenía en Lieja su carrera más adecuada, de hecho firmó un cuarto puesto en 1991.

Ese día Miguel Indurain se metió en un corte que provocó Claude Criquielion muy lejos de la meta, y en el que, como era costumbre por aquellas fechas, se impuso Moreno Argentin.

Nunca volvió Miguel Indurain a volar igual en un monumento

Descartados los del adoquín, tenían peligro e inadversión para Miguel y los suyos, a partes iguales, carreras como Amstel o Lieja podrían haber sido parte de su objetivo.

A su favor tenía:

  1. un físico tremendo para esos recorridos
  2. técnica y manejo de la bicicleta sublimes, como hemos visto mil veces en los momentos que se ponía serio
  3. estratega total, con visión de carrera y economía de esfuerzos sin igual
  4. buena punta de velocidad, mejor de la que muchas veces exhibió… aquel mundial en el que ganó al sprint a Ludwig y Museeuw

En contra, tuvo esa planificación para el Tour que se rebeló imbatible durante cinco años y que la primavera le sentaba como un tiro.

En comparación con otros grandes, a Indurain se le extrañan clásicas en el palmarés, pero todo, los tiempos, los rivales, las exigencias, nada tuvo que ver con el pasado.

Cada época fue diferente.

Albert Torres, toda una vida en un mes

Torres Mora Movistar JoanSeguidor

El aplazamiento de Tokio 2020 es una buena noticia para Albert Torres

La vida que nos supera se lo lleva, y sigue llevando, todo por delante, y los deportistas no son excepción, Albert Torres nos lo cuenta.

En un mes mes su vida ha dado una vuelta de 360 grados.

Hace sólo cuatro semanas estaba en el UAE Tour, con previsión de irse al Mundial de pista de Berlín y posteriormente casarse.

Esto en el corto plazo, si vamos más allá, salió de una lesión, cumplió su sueño de fichar por un World Tour, abrió el foco hacía Tokio 2020 y empezó a hilvanar el año por el que llevaba tiempo suspirando que llegara.

Pero todo se ha ido al garete.

Y no le importa en exceso, en nuestra charla nos encontramos una persona preocupada, tremendamente preocupada, por lo que el coronavirus está causando.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Nos responde al otro lado del hilo Albert Torres…

«Aquí estamos en casa, en Palma -de Mallorca-«

¿Qué tal todos Albert?

«Bien, todos bien, que es lo importante aunque preocupados por todo lo que está ocurriendo y lo que estamos viendo»

Leí que te ibas a casar…

«Sí, teníamos previsto casarnos el 14 de marzo, el día que se levantó el estado de alarma. Ahora mismo no tenemos fecha iremos viendo, es imposible planificar nada hasta que todo se normalice. Ya el 9 de marzo, a la vista de lo que se nos venía encima, decidimos cancelarlo todo, la salud de nuestros amigos y familiares es lo primero»

2020 era un año que esperabas desde hace tiempo y…

«Sí, habían muchas ilusiones en este año. A nivel deportivo tenía la cita de Tokio, por la que llevamos tanto tiempo trabajando. Además a finales del año pasado recibí la gran noticia de fichar por el Movistar, un World Tour de los de verdad, una recompensa a todo el trabajo hecho»

Pero…

«Todo se ha parado y todos los estamos sufriendo en nuestras carnes. Esto es algo muy serio, sólo hay que ver las medidas extremas que nos han impuesto«

Volviendo al 2020

«Estos días lo hablaba con mi pareja, esperábamos con ansia este año, tanto en lo personal como en lo deportivo y mira…»

¿Sacaremos lecciones valiosas de todo esto?

«Desde luego que sí. Te puedes volver loco planificando a medio y largo plazo que todo luego está sujeto por un hilo. Debemos vivir más el día a día»

Viéndote hoy, encerrado en casa, ¿piensas dónde estabas hace sólo un mes?

«Pensar ahora en el UAE Tour es increíble. Ahí estuvimos ajenos a todo lo que se nos venía encima, sin imaginar en ningún momento la gravedad de la situación. Luego vino el confinamiento en el hotel, el viaje in extremis a Berlín… increíble. Piensas en todo esto, que ha ocurrido hace tan sólo tres semanas y media, ufff»

¿Qué lejos veíamos el coronavirus?

«Veías las noticias de China, cuando levantaban hospitales y pensabas qué lejos está esto. Cuando estábamos en el UAE Tour empezaron los problemas en Italia. Nadie podía imaginar todo esto»

¿En el fondo Albert Torres se puede sentir afortunado?

«Ya lo creo, valoras tu salud como el oro, qué suerte he tenido. Mira ahora Richeze ha podido salir del coronavirus, igual que Gaviria, hace unos días. Pienso en las conversaciones que tuvimos en el hall del hotel, en Emiratos, cuando me preguntaban si podría ir al mundial de Berlín. Pero ya está, ya pasó, ahora mi pensamiento está en los sanitarios que estarán viendo cosas que no podríamos imaginar. Nosotros en casa, podemos darnos con un canto en los dientes, nos sentimos algo protegidos»

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Gore 400×100 MArzo2020

Lo que nos cuentas da hasta vértigo

«Lo piensas hoy, con la realidad que tenemos y es duro. No sé, entonces quizá estábamos desinformados, si hubiéramos sabido ciertas cosas, todo habría sido diferente. Lo que no me explico es ver a personas que siguen saliendo a la calle como si lo que sucede no fuera con ellos, como si vivieran en un mundo aparte. Aquí todos aportamos nuestro granito de arena: si puedes comprar cada diez días mejor que cada cinco»

¿Cómo estás pasando estos días?

«De la mejor manera posible, siguiendo ciertas rutinas de entrenamiento: rodillo por la mañana y por la tarde, hacer mantenimiento muscular con trabajo de core y compensación. Es imposible entrenar al nivel normal, lo damos por hecho, todo pasa por mantener. no queda otra. También hago cierto trabajo de hipoxia en casa»

Me dijo un ciclista sentirse raro sin objetivos ¿le sucede también a Albert Torres?

«Está claro que pensar más allá de las cuatro semanas es un agujero negro. Para cuando la situación se normalice, veremos qué carreras planificamos»

¿Qué tal en el Movistar?

«Bien, no puedo decir otra cosa. Salí de la lesión para correr la Challenge, aún un poco corto de forma. En las cinco semanas de competición iba a más. Ahora queda pensar en lo que nos quede de campaña tras todo esto»

¿Cómo mantiene la motivación Albert Torres?

«Es un trabajo de día a día, levantarte cada mañana pensando en hacerlo lo mejor posible, dentro de tus posibilidades. No podeos ser egoístas, ni quejarnos. Que se ha parado todo el deporte, ojo la gravedad de lo que estña sucediendo. Ya habrá tiempo para volver»

Leemos a Patrick Lefevere hablando de la sostenibilidad del Deceuninck, vemos que el Barça renegocia contratos con sus futbolistas ¿cómo estáis en el equipo?

«Bien, no ha habido novedad al respecto. Ya se nos comunicó que parábamos días antes de la París-Niza, a la espera de ver cómo evolucionaba todo. La pelota se ha hecho grande, como hemos visto y todo se ha parado»

Tokio 2020 será Tokio 2021 ¿qué le parece a Albert Torres?

«Me parece perfecto. Me llamaba mucho la atención la convicción con la que el COI defendía su celebración días atrás, cuando todo estaba cada vez peor. Y al final han tenido que admitir la realidad, no había otra. Habría sido muy incómodo para deportistas y aficionados unos juegos así, no me cabía en la cabeza»

Conoce el Cruz Race Dark para viajar con tu bicicleta 

Además entrenar es una odisea

«Mejor así, quizá ahora podamos llegar en mejores condiciones todos. Los Juegos es la clave de muchos deportes, sobre ellos pivota todo, ayudas, patrocinios, no se podía jugar así con los atletas, además en nuestro caso ya tenemos plaza para Tokio, pero no así otros muchos atletas. Puedo entender en parte al COI defendiendo su celebración, por toda la economía que mueve el evento, pero aquí todos tendrán que poner buena voluntad para sacar las cosas adelante»

Si los Juegos son en 2021 ¿se alargaría vuestro contrato -el de Sebas Mora y Albert Torres- con Movistar?

«Ojalá, pero no hay nada hablado, el acuerdo era para un año. La intención era centrarnos en carretera, una vez pasaran los Juegos, ahora todo está en el aire». 

El ciclismo ante el aplazamiento de Tokio 2020

Tokio 2020 Ciclismo JoanSeguidor

El retraso de Tokio 2020 golpea sobre todo al ciclismo en pista

Decir Tokio 2020 es desde hace unas horas una anacronismo, en este mundo donde los acontecimientos nos pasan por encima, lo adecuado ya es meterle la coletilla temporal de 2021.

Y así, mientras todos los deportes buscan soluciones, mientras se renegocian becas, se habla de los clasificados y no, y todo eso, el ciclismo sigue en cuarentena obligada y necesaria sin decir mucho por que sinceramente, no nos parece un drama este aplazamiento.

De hecho hace días que deportistas se manifestaban a favor porque en estas condiciones mantener un entrenamiento normal.

La decisión caía por su propio peso porque ahora mismo, en esta situación, pensar en los Juegos Olímpicos es un jodido lujo que no nos podemos permitir.

Dejar Tokio 2020 para 2021 tiene un impacto más directo en el ciclismo por cuanto la presión crece sobre el Tour de Francia.

Salvar la París-Niza como se hizo fue un milagro, lo dijimos, pero no pocos corredores hablaron de ambiente irreal y fantasmagórico.

¿Eso queremos para el ciclismo?

¿Eso queremos para los ciclistas que cacareamos admirar tanto?

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

La decisión de posponer Tokio al año que viene es irrefutable. 

Dijimos hace unos días que estamos ante la temporada más random de la historia, con tantas cancelaciones y suspensiones, de llevarse a cabo un calendario, aunque sea en parte, como el que va tomando forma, daría un palmarés dantesco.

Adivinar ganadores, apostar por uno o por otro, cuando las situaciones previas han sido tan diferentes es una moneda al aire.

El impacto del aplazamiento de Tokio 2020 en el ciclismo no es igual dependiendo la familia y especialidad.

Entrenar en casa es posible 

Para lo corredores de carretera es importante, el oro olímpico se cotiza, pero para las otras modalidades es un golpe muy duro.

Para BTT es quitar la cita que da sentido durante cuatro años  y para la pista más de lo mismo.

Entiendo que se respetarán los cupos y clasificaciones ya concedidos, ahí España sólo podría ir a mejor.

Si un corredor de carretera tiene una campaña para explayarse, incluso en estas circunstancias, y un fondista acostumbra a combinar pista con carretera, el golpe a los velocistas sí que es duro.

Para ellos los Juegos Olímpicos es la «Cita», el vértice de todo su trabajo durante cuatro años y el centro de cualquier ayuda que pueda recibir.

Para un velocista el mundo empieza y acaba en el velódromo.

El retraso de la cita olímpica les compromete más que a nadie.

No quiero imaginar cuál será la actividad en las mesas de los preparadores… en su mano está que esto sea lo menos posible.

Imagen: FB de la RFEC

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Gore 400×100 MArzo2020

Sean Kelly y su clásica sencillez

Pocos corredores guardan la admiración eterna que se ganó Sean Kelly

Sean Kelly fue discreto, adusto, trabajador, solitario,… una hormiguita que reinó durante años en un mundo de cocos, en el ocaso de Hinault, la explosión de Fignon, el auge de Lemond, el descubrimiento de Roche.

Fue Sean Kelly, ese rostro irlandés, un trébol de cuatro hojas que sembró fortuna por donde pasaba y ejerció de discreto pero efectivo patrón.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Sean Kelly bebió de dos tiempos, del pasado, mostrando las cicatrices de un deporte que maltrataba los cuerpos y exprimía las mentes.

Un ciclismo que venía de lejos, heroico, sin guantes, desprovisto de artificio en el que el más fuerte ganaba porque sí.

Pero también fue un campeón moderno, imbuido por el legendario Gribaldy en técnicas de entrenamiento que no premiaban la cantidad, nada de seis y siete horas para las grandes clásicas que se metía, por ejemplo, Roger De Vlaeminck, nada de eso, mejor series, calidad, intervalos y esas cosas que por aquel entonces sonaban místicas.

Por eso, quizá por eso, “King Kelly” tardó tanto en explotar, en lograr su primer triunfo importante, ese que te centra en el objetivo de ser una leyenda, objetivo que lograría, vaya sí lograría.

En el Giro de Lombardía de 1983, con 27 años ya a las espaldas, Sean Kelly da cuenta del rival que le privaría de ser campeón del mundo, el entonces joven y recién irisado Greg Lemond, un americano risueño que subía como la espuma y que se definía como la antítesis del irlandés: apegado a la fama, amante del primer plano y artífice de uno de los primeros grandes contratos de la historia del ciclismo.

Pero Kelly siguió a los suyo, bajo la batuta de Gribaldy abrió su época en Roubaix. Al año siguiente demostraba un control total de la situación, saltando a 45 kilómetros de meta junto al belfa Rudy Rosiers, quien sería su sombra hasta el final del día y batiría “sin ambages” en el velódromo.

A los dos años Kelly también formaría parte del grupo noble en “La Pascale” imponiéndose fuera del velódromo a Van der Poel y Dhaenens en medio del malestar de la concurrencia que vio como una marca comercial, La Redoute, se llevó el final de la Roubaix fuera del velódromo y sí enfrente de su sede central, en lo que se consideró la venta del Infierno a manos privadas.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Gore 400×100 MArzo2020

A los pocos días de ganar su primera Roubaix acuñaba su nombre en la decana, en Lieja, cuando ésta acababa abajo, en centro de la ciudad, mucho mejor para él y mucho peor para Claude Criquielion, el ídolo del lugar, el valón que no pudo con Kelly en su casa, porque Kelly era sencillamente mejor en esos recorridos que invitaban a la initimidad y recogimiento que tanto identificaron a un irlandés que repetiría en Lieja a los cuatro años.

Ciclista total, ganador de una gran vuelta, la París-Niza en siete ocasiones, excelso contrarrelojista, sus piernas dieron para otros dos Lombardías, si bien, si hubo una carrera que se le ajustaba a sus hechuras de ciclista total, fue la Milán-San Remo. Ésta cayó de su lado dos veces.

La primera en 1986, desgastando rivales en la Cripressa y rematando en el Poggio, armando el corte con Lemond y Beccia y batiéndolos en la Via Roma.

La segunda en ese descenso suicida hacia San Remo, mejorando las trazadas de Moreno Argentin, primero arriba, donde la cabina, y siendo veloz, mucho más veloz que el mágico italiano.

Ese día fue un día de marzo de 1992, con Kelly barruntando su retirada, apareciendo de la nada, vestido con un horrendo maillot azul y portando un casco incalificable, fue como eso una centella venida del pasado, triunfando en el presente, un ciclista irrepetible que demostró trascender más allá de su periodo natural, los ochenta, como si su imagen quisiera hacerse tan perenne como el cariño que siempre le tuvimos.

Thomas De Gendt sí que hizo la Milán-San Remo

Volta a Catalunya Thomas De Gendt JoanSeguidor

Diez horas le ha llevado la «Milán-San Remo flamenca» a De Gendt

En la Volta virtual que ha empezado este lunes, Thomas De Gendt fue el ganador preferido de la afición.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Ya ves, el belga es como el Cid, gana batallas en las que no concurre.

Su «triunfo» llega de forma simultánea a la noticia de su homenaje a la Milán-San Remo por las rutas de Flandes.

Le acompañó Jasper De Buys, también del Lotto, un pistard que pudimos disfrutar en nuestra visita a los Seis Días de Gante.

Hizo una salida que comprendió las provincias de Bruselas, Gante y Amberes, pasando por rutas tranquilas y plazas vacías.

En Bélgica no existe la prohibición de salir en bicicleta, como también sucede en otros países.

La ruta les llevó diez horas, nada menos, una salida que fue una paliza, la más grande que nunca ha realizado Thomas De Gendt, un corredor con legión de admiradores, uno de esos que no miras la bandera cuando caes rendido a sus pies.

Diez horas de salida, por que le sopló el viento en medio del recorrido, una locura para cualquier mortal que al menos nos sirven de excusa para hablar de la Milán-San Remo estos días en los que la primavera ha aterrizado sin pena ni gloria.

Ojalá le veamos disputar la primavera, aunque fuera en otoño o en cualquier otro momento.

Y si no que siempre le quedará Teruel. 

Por soñar…

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Días de rodillo, días de Bkool

Bkool rodillo JoanSeguidor

Preguntamos a Bkool cómo se están viviendo días de rodillo por excelencia

Estos días de ciclismo en casa, con la gente sondeando el Strava y criticando duramente a quienes se saltan un confinamiento que no ofrece dudas, quisimos saber qué situación tiene la plataforma Bkool, una marca que en este mal anillado cuaderno conocemos bien desde que subimos al rodillo por primera vez.

Al habla entramos con Diego Pantoja, responsable de comunicación de Bkool…

La propuesta de Bkool ya traía inercia y ahora este panorama

«Bueno, nosotros como todos, estamos algo sorprendidos por la magnitud que han tomado los acontecimientos estos días. Por nuestra parte, vamos a hacer todo lo posible por intentar ofrecer una solución a todos aquellos ciclistas que deseen mantener la forma durante estas semanas en las que rodar en la calle está prohibido»

¿Cuál es el presente de las competiciones on line y el futuro a medio plazo ?

«Las competiciones de E-Cycling no han hecho más que crecer en el último año. El pasado fin de semana precisamente se celebró en Dinamarca el primer Campeonato Nacional de E-Cycling, en el que Bkool fue la plataforma virtual escogida. Para nosotros fue un auténtico honor participar en una jornada tan especial, que estamos seguros pasará a formar parte de la historia del ciclismo danés»

¿Cómo se sube Bkool a esta nueva tendencia?

«Nosotros llevamos años realizando competiciones virtuales con ciclistas de todo el mundo. Pero siempre tratamos de ir un poquito más allá»

¿Por ejemplo?

«El año pasado celebramos el Movistar Virtual Cycling by Bkool, el primer campeonato de España de ciclismo indoor. Este año lo hemos arrancado con Flanders Classics by Bkool, una competición que hemos organizado de la mano de la organizadora de carreras Flanders Classics y que está siendo todo un éxito. Sólo en la primera semana de competición ya contábamos con cerca de 3000 participantes»

¿Qué planning de competiciones y eventos tenéis previsto???

«De momento estamos a tope con Flanders Classics by Bkool ya que como os comento, está siendo un verdadero exitazo»

¿Habrás más?

«Con motivo del coronavirus muchas competiciones están siendo canceladas, revolucionando por completo el calendario ciclista internacional. Así que hemos unido fuerzas con Last Lap para crear una competición histórica y darles la oportunidad a nuestros Bkoolers de competir en todas esas carreras desde casa. Se trata de una competición que se puede completar de forma totalmente gratuita, aprovechando la prueba de un mes gratis que ofrecemos en nuestra web. Se llama Bkoolers Stay at Home Cup y llega cargada de regalos y muchas sorpresas. ¡Arranca este viernes y el primer día tendremos Salida en Grupo con Fernando Alarza»

¿Notáis cambios importantes en cantidad y usos por parte de los usuarios durante estos días?

«Especialmente en Italia sí hemos notado un aumento de la actividad. Hace sólo unos días se anunció la prohibición de la práctica de ciclismo recreativo y es normal que cada vez más ciclistas opten por entrenar desde sus casas. Nos alegra poder ofrecerles una opción divertida y motivadora. Con Bkool puedes transportar cada entrenamiento a una ruta. Es lo más parecido a viajar sin necesidad de bajarte de tu bici y es compatible con todas las marcas principales de rodillos»

Una coyuntura que invita a probar qué tenéis preparado.

«La situación actual es demasiado grave como para poder considerarla una oportunidad en ningún sentido. Nosotros trabajamos cada día para posibilitar un entrenamiento indoor de calidad a cualquier ciclista del planeta. Con todo lo que está ocurriendo, sólo nos queda seguir trabajando y esforzándonos para estar a la altura y ofrecer la mejor experiencia a nuestros usuarios»

¿Os sentís contentos con una labor que contribuye a pasar mejor estas semanas?

«Es gratificante saber que tu trabajo permite que cada día miles de personas puedan continuar entrenando y seguir mejorando. Amamos el ciclismo tanto como ellos y seguiremos ofreciéndoles más contenidos y opciones para disfrutar en nuestra plataforma»