Los imprescindibles ciclistas de 2019 (vol I)

Peter Sagan Roubaix JoanSeguidor

Mov_Gore

Dejamos rápido y en diagonal algunas de las claves de ciclismo para el año 2019 que amanece

¿Cuál es el tope de Mathieu Van der Poel? ¿Acaso el mundial?

Primer domingo de febrero, y el universo ciclocross ser volverá a parar.

Esta vez en Dinamarca, terreno neutral.

Otro día D para Mathieu Van der Poel, el ciclista que como Nys firma registros de tiranía sobre el barro, pero que camina sobre barro cuando asalta el mundial.

Ganó uno, hace unos años, pero Wout Van Aert se le cruzó en el camino. Y lleva tres seguidos.

En la revalida de Van der Poel Dinamarca se escribe en rojo y mayúsculas.

La antesala de su apuesta por la carretera, porque ese estilo fino y mordaz se tiene que alargar a las primeras clásicas del talento neerlandés.

Un mundial que amenaza, pues, con cambiar el paso de Van der Poel, para bien o para mal.

Si un día hubo un tope para él, ese es el que se juega el arcoíris.

El Giro, cinco estrellas

No es nuevo de ahora, que el Giro de Italia le come terreno al Tour de Francia.

Sí, claro, el Tour es el Tour, es julio, el ombligo ciclista, la carrera de las carreras.

Lo es, y lo seguirá siendo… pero menos.

Giro Dumoulin JoanSeguidor

El Giro se ha posicionado como alternativa, tanto o más atractiva que ganar en Francia.

Y así tenemos la edición de 2019, que se anuncia con un cartel excelente, algo qe es habitual en los tiempos recientes.

La novedad, por eso es que el cartel es fruto de estrellas «rebotadas» con el Tour y la deriva de recorrido que ha emprendido.

Tom Dumolin encabeza una lista que tiene a Roglic, Nibali, Bernal, Yates…

No son pocos, y son significativos, de que las figuras lo fían al Tour, pero no en exclusiva como antes.

Peter Sagan, siempre en el foco

La primavera, bella estación, que en ciclismo significa clásicas, muros, adoquines, colinas,…

Elementos que en la vida de Peter Sagan no son cualquier cosa.

Peter Sagan lleva tres mundiales y dos monumentos (Flandes & Roubaix)

¿Conclusión?

Que esas carreras que llamamos monumentos, una fortuna de eternidad ciclista, son complicadísimas de ganar.

Y por eso un fuera clase como Sagan lleva sólo dos, porque es la rueda más vigilada, pero también marcada.

Y a Sagan le tocar dar la cara, porque cuando algo pasa, todos le miran, porque cuando alguien se mueve, todos le observan.

¿Ganará otro monumento Sagan en 2019?

Así vive Joseba Beloki con su Oreka en el garaje 

Es la pregunta de la primavera, la primera que nos asalta en medio de una corte de rivales que no son poca cosa.

A los consabidos de siempre, desde su alter ego Van Avermaet a los Gilbert, Stybar, y Terpstra, a los jóvenes prodigios del ciclocross, Van Aert y el estreno de Van der Poel.

En las rendijas de esas rivalidades estará la clave para que el ciclista que es mucho más que un ciclista dé el tono que todos esperamos.

 

 

#Top2018 El Peter Sagan más escogido

Peter Sagan Joanseguidor

Mov_Gore

Pocas pero grandes victorias para el 2018 de Peter Sagan

Es curioso, al inicio de año, Peter Sagan anunciaba un calendario menos denso para la temporada que languidece.

Menos es más, y todo parecía enfocado a retener la corona del mundial en Innsbruck, un mundial que no estaba en su perfil pero al que no renunciaba.

Luego se vería que Peter Sagan no entró en la puja por el arcoíris en ningún momento.

Y aunque Sagan dijo que correría menos y mejor, lo cierto es que sus estadísticas de final de año son elocuentes.

Se ha cascado ochenta días de competición, muchos más que otras veces, y eso que ha renunciado a carreras, especialmente semiclásicas, en las que era habitual verle delante.

DT-Swiss 2019

Con todo, números a parte, la campaña 2018 de Peter Sagan ha estado en la tónica de un corredor que, habiendo amasado de inicio un palmarés numéricamente apabullante, sigue añadiendo cosas para cincelar una trayectoria que va camino de ser legendaria.

Esta campaña 2018 ha visto a Peter Sagan ganar su primera París-Roubaix, que no es cualquier cosa.

Lo ha hecho además en medio de la tempestad que siempre sortean sus primaveras.

Sagan está en el foco, es foco y eso pesa para ambos lados.

Pero mientras se entretiene con lo que pudiera haber sido, la campaña le deja otra Wevelgem y etapas en el Tour, triunfos que conectan con sus esenciales de siempre.

Otra cosa es que, este ciclista, tachado por muchos como excesivamente mediático para parquedad que impone el ciclismo, siga creciendo dentro y fuera del ciclismo.

En él, con imágenes como las del Tour, arrastrándose hasta llegar a París para llevarse un maillot verde que el apuntala por delante de grandes de siempre.

Fuera de él, sembrando de caballitos y excentricidades por donde pasa.

Peter Sagan pone el ciclismo más allá de sus límites históricos.

Nacex envía la bicicleta donde le digáis 

Crece y sigue creciendo.

Para el nuevo año una cosa es segura, se llevará los focos, como casi siempre.

A Peter Sagan no le sale a cuenta adelgazar

Peter Sagan JoanSeguidor

Mov_Gore

Dice Peter Sagan que las grandes vueltas mejor que no

En los días que nuestros amigos de Libros de Ruta están eufóricos con el lanzamiento de su libro sobre Peter Sagan, leemos esta entrevista al rey sol del ciclismo.

A las muchas conjeturas, a lo que se venía diciendo casi desde el mismo momento que ganó su primera etapa en el Tour, Peter Sagan ha puesto cordura.

Él es un ciclista de clásicas, de mundiales, un caza etapas que hace fortuna en el volumen…

… no necesita disputar grandes vueltas.

Porque se puede ser un grande sin optar al Tour o el Giro.

Y lo admite directamente, sin rodeos.

El sacrifico no le sale a cuenta y lo que es más evidente, no le apetece hacerlo.

Directo y conciso.

Sin engaños ni a él mismo ni a la audiencia.

Perder volumen en un cuerpo como el de Peter Sagan le haría mejor en la escalada, pero ¿lo suficiente como para aguantar tres semanas?

Y es más, ¿le conviene perder peso sacrificando su talento en Flandes, Roubaix y similares?

DT-Swiss 2019

Las grandes son lo más opuesto a Peter Sagan

Pero es que hay más, es una cuestión de concepto, de esencia.

El ciclismo que aburre al treces veces campeón del mundo es en esencia el de las grandes. 

Lo ha dicho varias veces, que se aburre sobre la bicicleta y en las grandes vueltas la cantidad de kilómetros vacíos y horas muertas.

Tiempo en que hay que aguantar, tanto como guardar.

¿Sería Peter Sagan capaz de tener esa paciencia?

Lo dudamos, y eso que este corredor, la versión 2018 de Peter Sagan ha sido una revisión a la baja de su ansiedad en carrera.

Corre comedido, mide mejor y actúa cuando debe.

Y los resultados son elocuentes, menos días de competición y un puñado de triunfos nada desdeñable, por mucho que con Peter Sagan siempre creaos que puede dar más.

Endura, para el invierno que se nos viene encima

Sagan ya ha colgado la bicicleta en la presente campaña, no vuelve hasta enero, en el estreno australiano.

Entonces tendremos que acostumbrarnos a su look eslovaco sobre el irisado que ya había hecho suyo.

Mundial de Innsbruck: El gesto de Peter Sagan con Alejandro Valverde

Mundial Innsbruck - Peter Sagan JoanSeguidor

Mov_Gore

A Peter Sagan también habrá que recordarle por cuando hace cosas como en el podio de Innsbruck

El otro día pisamos un terreno pantanoso cuando dijimos en las redes que no nos gustó el gesto de Pelayo al entrar en la meta de la prueba de fondo juvenil del Mundial de Innsbruck.

El asturiano entró haciendo un caballito y nos olvidamos por un momento que se trata de un mundial, que logra finalizar y que además es un chaval de 18 años.

Nos dieron bien en las redes, y aunque muchas veces lo damos por descontado, esta vez nos dolió, porque nada más lejos que hablar mal de un chaval que cumple su sueño y concluye una carrera que, como vimos fue durísima y trascendió a lo meramente ciclista.

El problema es que a veces nos cegamos con el tema de los valores del ciclismo, la abnegación, el sacrificio y no vemos mucho más allá.

Y el problema es que muchas veces nos da la sensación de que un tío como Peter Sagan, el «popularizador» de los caballitos, que no pionero, sólo es referido para imitarle de esta manera.

Tuvimos la impresión, al ver la foto, a veces lo que trasciende del ya excampeón del mundo son sus «excentricidades» y no los logros que visten su trayectoria.

Porque siempre hemos pensado que Peter Sagan es algo más que un ciclista.

Para algunos no es más que fanfarria y atrezzo en el ciclismo: cartón piedra, una especie de CR7 en el sacrificado circo del pedal.

Una especie de payaso, vamos, que sobreactúa para llevarse los focos.

Para otros es Dios, el ciclista total que eclipsa incluso a un cuatro veces campeón del Tour, Chris Froome.

Sin embargo, Peter Sagan es más que eso, y ayer, en la ceremonia de premios del Mundial de Innsbruck, Peter Sagan colgándole el oro a Alejandro Valverde.

 

No sé si fue improvisado, impostado o programado, pero en el momento de emoción que tomaba nuestro ánimo, fue bonita la imagen.

Primero, como decimos, por el momento.

Y segundo porque demuestra que cosas así también deben trascender, y no sólo el espectáculo que el eslovaco le regala a la parroquia en cualquier cuesta.

Todos los accesorios para llevar la bici con el coche

El gesto de Sagan es ciclismo, como el bidón que George Bennett le da a un niño en la Vuelta.

En un mundo de redes y servidumbres varias, sabemos que lo más visto vende, pero esperemos que desde abajo tengan tan presente el gesto de Sagan en Austria, como cualquiera de las «tonterías» que firme en cualquier carrera del mundo.

Imagen tomada de FB de la UCI

Oscar Freire es eso, normal

Oscar Freire JoanSeguidor

El hijo de Oscar Freire quiso conocer en persona a Peter Sagan

Mov_Gore

Que la Vuelta pase por Torrelavega implica que Óscar Freire merodee la carrera.

Cuánto nos acordamos del cántabro y no sólo por victorias que nos pusieron el bello de punta.

También porque en su genialidad había un ciclista de calidad suprema y persona normal.

Eso es persona normal.

Por eso no encanta la historia que cuenta Carlos Arribas sobre la visita de Freire y su hijo a Peter Sagan.

Ahí en un momento, ante la mirada de curiosos, el niño de Freire estuvo entre seis títulos de campeón del mundo.

Decir que es privilegiado es quedarse corto.

A Oscar Freire no le solicitan autógrafos como a Peter Sagan. Y está en su tierra.

Es curioso, Oscar Freire ha tenido exactamente lo que ha querido: una fecunda carrera ciclista y luego, tranquilidad.

No todos pueden contar eso, aunque su historia es paradójica del ciclista y el ciclismo

Una vez leí que André Greipel paseaba tranquilo y anónimo por su pueblo.

El Cruz Cyclone 2 es un portabicicletas de bola de remolque para dos bicis 

La gente no podía imaginar que se cruzaba con un tipo que tiene más de cien victorias en su palmarés.

El ciclista es glamour sobre la bici, vestido de corto, pero fuera de ahí, es un personaje moreno y afilado que no despierta mayor pasión, porque además es irreconocible.

 

Y Oscar Freire está en esa tesitura, un tío que fue normal como estrella ciclista, y que vive normal como ciudadano.

Ciudadano y ciclista que acompaña en la marcha #Porunaleyjusta.

Incluso en su magnético influjo, creo que Peter Sagan se inspiró en el cántabro para lograr lo que ha logrado: dar una vez, pero en el momento justo.

Todo lo demás es accesorio.

La Vuelta: Peter Sagan se guarda una bala

Peter Sagan Paris-Roubaix JoanSeguidor

Peter Sagan no acierta en la Vuelta

Mucho me temo que Peter Sagan va a ser más favorito de lo que muchos prevén de cara al mundial de Innsbruck

El eslovaco le ha tomado cariño al arcoiris, y ahí donde muchos no ven un recorrido para él, Sagan piensa que aún no ha dicho la última palabra. 

Porque llama la atención la temporada de Peter Sagan y en especial la Vuelta que está haciendo. 

Es una campaña medida, contenida, compitiendo mucho menos, pero mejor, 

El balance no puede ser malo, sólo desde el punto de vista que ha ganado Roubaix con el arcoiris. Eso ya le hace casi único. 

Pero al margen de la foto y la estadística, los segundos puestos de Peter Sagan en la Vuelta, derrotado por ciclistas que en otras ocasiones habría podido con ellos, dígase Viviani o Valverde, demuestran que le falta un poco, ese punto de forma que posiblemente se guarde para el mundial. 

No está con la omnipresencia del Tour, pero Sagan ha dado resultados en la Vuelta, por mucho que la victoria se le resista. 

Endura te invita a entrenar con el Movistar Team 

Y muy importante, nos ha gustado verle reconciliarse con el motorista que le tiró hace tres años

Viendo las pestes que echó entonces, pensamos que nunca volveríamos a verle en la Vuelta

Pero no, aquí está, y recuerda que de aquel episodio nació su idilio con el mundial. 

El encaje de Fernando Gaviria en el ciclismo colombiano

Fernando Gaviria - Tour JoanSeguidor

Da gusto ver a Fernando Gaviria, el velocista en tierra de escarabajos

 

El otro día leí el origen del apodo “escarabajo”, de dónde viene, de cuándo es. Resulta complicado aplicárselo a Fernando Gaviria.

Incluso por su edad, creo que él no conoció a los escarabajos.

En Chartres, la ciudad postrada al templo gótico más increíble del mundo, Gaviria no pudo con su compañero de generación, Dylan Groenewegen.

En la velocidad hay un relevo evidente de nombres, donde ganaban Cav, Kristoff y Greipel, ganan Gaviria, Groenewegen e incluso Ewan, ausente, pero con lo que estamos viendo seguro que estaría ahí.

A la espera estamos de Kittel, ausente. Peter Sagan va por libre.

 

El ciclismo que dibuja a Gaviria

Pero volviendo a Fernando Gaviria y su encaje en uno de los ciclismos más peculiares del mundo, es tremendo el efecto que causa su dominio.

El ciclismo español no tuvo un anotador así casi nunca, si me apuráis nos iríamos a Miquel Poblet.

Lo más parecido a Gaviria que hubo a este lado de los Pirineos fue Oscar Freire, pero el cántabro primó calidad por cantidad, quizá por que sus lesiones no le dejaron ir a más.

La comparación de Poblet y Freire es paradóica, porque en el cilcismo colombiano encontrar alguien que entronque con Gaviria es harto complicado.

 

Leonardo Duque fue el ciclista rápido del país, pero su incidencia no es la del ciclista del Quick Step.

Recuerdo que ganó una etapa de la Vuelta, en Puertollano, como gran perla.

Gaviria lleva, a su tierna edad, cuarto etapas en el Giro y dos en el Tour.

Si se hubiera retirado el día que debutó en el Tour, podría decir que él ganó todas las etapas en las que tomó parte en la Grande Boucle.

Lo singular del dato es el reflejo de su precocidad, como si hiciera el camino fácil, o más sencillo que otros.

 

 

Fernando Gaviria bebe de la pista, de ese “otro” ciclismo que algunas naciones cuidan, en Colombia por ejemplo, como gran cantera de talento y victorias futuras.

Tiene presencia, se encaja en la bicicleta, bue estratega, elige el momento, golpea certero.

Es la pista, es ómnium, el arte de medir todos los factores y controlar los elementos.

Gaviria domina a escena y lo hace capitaneando el mejor equipo belga del momento.

Está todo dicho.

 

Gaviria, en cualquier otro tiempo, podría ser un rara avis del ciclismo colombiano, pero no, es la evolución de la especie.

Es un paso más allá de un ciclismo que puede ver un sprint con la misma pasión que una gran jornada de montaña.

Mov_Gore

 

 

¿Quién se lo diría a Herrera y Parra?

Pero esto es así y no hay vuelta de hoja, como que creemos que Peter Sagan tiene un serio rival para el verde.

Posiblemente Gaviria no escale como el eslovaco, y lo pase mal, pero el hambre que tiene este moreno es importante.

Con gente así, el Tour es un poco mejor.

Imagen: © Tim De Waele / Getty Images

INFO

Nacex te cuenta cómo preparar la bicicleta para que te la lleven donde quieras

 

 

Tour: Cuando Sagan se pone bruto

Peter Sagan - Tour JoanSeguidor

Dos triunfos de etapa de Peter Sagan que no desprecia nada con tal de seguir sumando

Hay una cosa que no se le puede negar a Peter Sagan, y es que tiene un hambre infinito.

Incluso en el año que más se ha dosificado.

Podrá ganar mejor o peor, con más o menos asiduidad, pero estamos ante un corredor que no le dice que no a nada.

Hace un año, a estar alturas de Tour, Peter Sagan ya estaba en casa, viendo de lejos la carrera, por aquella acción sobre Cavendish.

Aún hoy, sigo oyendo opiniones en todas las direcciones.

 

Peter Sagan va a por el verde

Para apuntalar la regularidad, nada mejor que ganar y mantener a Gaviria en distancia porque el colombiano tampoco dice que no a nada.

El trayecto bretón ha sido un goce para los ojos, en un terreno preñado de belleza y dureza al mismo tiempo.

Lo primero lo disfrutamos nosotros, lo segundo lo padecen los corredores.

Sea como fuere el Tour de la primera semana más nerviosa de los tiempos recientes, tenía esta jornada bien señalada.

Creo que se pueden dar con un canto en los dientes aquellos que escucharon y se asustaron de las palabras de Romain Bardet cuando vino a conocer la zona, vía Tour de Finisterre.

Mov_Gore

 

 

En un ciclismo de estructuras multimillonarias, no se puede dejar la suerte de un Tour a un mal día por la Bretaña.

Joder que es la Bretaña, no el Tourmalet o e Galibier.

Así las cosas existe un acuerdo no escrito, pero tácito al final de la jornada en el que vemos que los grandes bloques llegan a meta casi como idearon en la salida.

Porque no hay ni margen de error ni de desvío.

Y si lo hubiere, es porque una hecatombe cae sobre el pelotón.

 

 

Así las cosas, con ese paisaje, Peter Sagan siguió engordando la vaca con un final antológico.

Aceptó el sprint de lago radio de Sonny Colbrelli, y así como el domingo la cosa estuvo apretada, esta vez Sagan impuso la fuerza bruta.

 

Cambrils Movil 300×100

 

Fue tremendo el instante que Colbrelli desistió, como queja explícita al inhumano maltrato que Sagan le estaba infringiendo.

La jornada, al margen de lo pintoresco, no tuvo más, a excepción de la fuga de rigor, quema pronto sus cartuchos el inquieto Lilian Calmejane, y el intento de Philippe Gilbert.

Estaba claro que los azules no le iban a dejar tranquilo el liderato a Greg Van Avermaet.

En el Muro de Bretaña, Julian Alaphilippe será la aguja que mine la resistencia «rossonera».

Sinceramente me parece el mejor en estos terrenos, incluso dos o tres escalones por encima de Alejandro Valverde, cuyo fondo ha limado esa chispa.

 

El Tour descuenta hojas hacia Roubaix, quedan tres etapas, después de entonces, creo que nada será igual.

Imagen tomada de FB de Le Tour de France 

INFO

Las ERC de DT Swiss son para rodar y rodar