Primoz Roglic, entre ganar la Vuelta o el podio del Giro

Primoz Roglic JoanSeguidor

Aunque parezca lo contrario Roglic no ha menospreciado la Vuelta

No son pocas las miradas que se posan entre Roglic-Dumoulin-Kruijswijk, sobre todo tras la Vuelta.

La historia de la tricefalía pasa del Movistar al Jumbo y el morbo viaja con ella.

Ganador de la Vuelta, Primoz Roglic es la estrella emergente del ciclismo, estrella emergente a lo treinta años, sólo así se explica la irrupción de un campeón de saltos en el ciclismo como quien aborda la rampa final tras dejar el trampolín atrás.

Pero al margen de lo que pueda ser en el futuro, de lo que acontezca en el Jumbo y cómo lo gestionen, lo que nos ha llamado la atención es la sinceridad en unas palabras que Primoz Roglic le ha dedicado al año que hemos dejado atrás.

 

Está más orgulloso del podio en el Giro de Italia, tercero, que de ganar la Vuelta a España.

Eso que a priori nos parecería un contrasentido no es más que el viaje al interior del ciclista y sus circunstancias, porque nosotros podemos tener una opinión muy formada y razonada de lo que vemos por televisión y sin tener en cuenta que el ciclista es persona las 24 horas del día y convive con mil historias, miedos y hasta dolores.

Lo cierto es que ver el desarrollo de ambas carreras, ahora con distancia, da la medida de lo que le supuso a Primoz Roglic.

Llegó al Giro con aureola incorrupta, imbatido, sin mueca de dolor.

Todo se torció en aquella jornada de Coumayeur, con la lluvia fina que anunciaba la irrupción de Richard Carapaz en medio del feroz marcaje con Vincenzo Nibali.

A partir de ahí, el liderato oficioso que ejercía Roglic sobre el Giro se desmoronó.

 

Dejó de ser el corredor con pegada, certero y hábil, pasó calvarios como el día de Como y los descensos y ahora ese dolor de estómago que le puso al límite.

En la Vuelta, sin embargo, Primoz Roglic estuvo mejor arropado, preludio del Jumbo que ha de venir, y corrió sin fisuras aparentes para ganar.

Si valora en esfuerzo interno, en energía aportada, en España, todo fluyó mejor, y quizá visto ahora el mérito de uno y otro logro sea diferente.

SQR – GORE

 

No obstante, y a la vista de cómo le fue a Roglic la Vuelta, de cómo la acabó, de lo que leímos sobre él, nos da la sensación de que la Vuelta se está convirtiendo en la grande más complicada de ganar y nos explicamos.

Roglic, como Froome dos años atrás, trasladó la sensación de que la grande española es una carrera áspera, llena de trampas, dificultades diarias y quizá, por su ubicación en el calendario, las tragaderas ya no son las mismas.

La carrera, incluso con Roglic en firme rojo, fue bonita hasta el final, con una última semana en la que no ganó para sustos.

Eso hace de la carrera una suerte de asignatura que debes aprobar sí o sí si quieres seguir adelante en el curso.

Primoz Roglic tendrá que acostumbrarse a ser viglado

Primoz Roglic Lombardia JoaSeguidor

Que Primoz Roglic sea la rueda a vigilar va a ser la tónica

En Lombardía entre otras cosas, el morbo reposaba en la espalda de Primoz Roglic.

Una realidad que este esloveno, de gesto adusto, pero efectividad reconocida, tendrá que aceptar como peaje de la importancia que ha adquirido en este circo.

Primoz Roglic acaba el año como el mejor ciclista de una campaña que se echará en manos del invierno y el descanso de la estación fría.

 

Ya hablaremos del 2019 que ha firmado este corredor que dio el salto al imaginario colectivo hace tres años y medio, en el Giro, cuando casi le arruina la salida neerlandesa a Dumoulin y voló sobre la crono de Chianti.

En breves cuentas, Primoz Roglic prácticamente ha hecho pleno en todo lo que ha tomado parte.

No ganar el Giro de Italia sobresale en el primer análisis, haberse impuesto en el resto de lo que ha tomado parte debería imponerse.

Primoz Roglic llegó a Lombardía infundiendo miedo, entre la exhibición del Giro de la Emilia y el oportunismo de los Tres Valles Varesinos.

Pero al exsaltador de esquí estos vericuetos por Como no le sientan bien.

Igual que en la porticada subida a San Luca, Roglic no perdona, sea en línea, sea bajo el veredicto del reloj, en los recodos por donde no entra el sol de Como tiene una asignatura pendiente.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No ganó Lombardía, como algunos preveían, y se quejó del celo que ponen los rivales en su rueda.

¿Acaso pensaba Primoz Roglic que le iban a dejar hacer como tal cosa?

Era, según muchos, el acreedor al inminente fallo del Vélo d´ Or, es el número uno de la UCI, viene de ganar dos semiclásicas, de imponerse en la Vuelta.

Y quizá esperaba, vagamente, que le dejaran ir.

La casa del ciclista en Calpe

Roglic no ganó Lombardía porque no le ha dado el físico para ello, no tenía más, burló el grupo por un momento, y no llegó más allá.

Exactamente igual que Alejandro Valverde, quien podría decir exactamente lo mismo que el esloveno.

Ser la rueda a seguir, a final de campaña, con las fuerzas justas, los ánimos escasos, es duro, pero es lo que hay.

 

Este esloveno que entró junto a Rohan Dennis, descartado para la crono mundialista, que se quejó de Nibali en el Giro, y viceversa, tiene que entender que nada será igual que antes.

Que hace un año ya tenía un palmarés jugoso, cuarto en el Tour, etapas en él, Romandía, pero ahora es uno de los ciclistas más importantes del pelotón.

A un nivel que le sitúa, incluso, al nivel de porfiar por el liderato de su equipo el año que viene, el equipo que se ha echo para rivalizar con el Team Ineos.

Y eso Roglic va a tener que tirar con ello.

Quejarse que le vigilan podría ser lícito, todo el mundo puede decir lo que le parece, pero su realidad es la de capo, y ello tiene costes, a veces, indeseados.

Imagen: FB de Hoteles RH

Jumbo Visma ¿Dumoulin o Roglic? he ahí la cuestión

Tom Dumoulin Roglic JumboJoanSeguidor

El dilema del Jumbo-Visma para 2020: ¿Tom Dumoulin o Primoz Roglic?

El nuevo equipo, superequipo que viene, es el Jumbo Visma, a una clase media de nivel, se le añade la bicefalía Dumoulin-Roglic.

Lo tuvimos claro desde la primera semana del Tour, lo ganaron todo en pocos días, situaron un tío en el podio y tomaron el mando de la carrera ante la inacción del Team Ineos.

Inédito percal para una carrera que suele tener monocolor en los momentos clave.

Pero este Jumbo Visma se ha abierto hueco a codazos y talonario, a primera vista, porque vienen de lejos, como siempre en los Países Bajos, trabajando la base, picoteando y conformando este bloque.

En la Vuelta a España que concluyó hace una semana es el preludio: esta vez el otrora invisible equipo ha acompañado dignamente a Primoz Roglic y a donde no llegaron, lo hicieron los otros.

Les reventaron en momentos tipo Guadalajara, pero ¿quién no da un mal paso alguna vez?

A pesar de perder a Steven Kruijswijk en la primera semana, el equipo amarillo y negro fue el bloque sólido que un ciclista como Roglic necesita para asaltar su primera grande.

 

Con Primoz Roglic ganador de la Vuelta…

¿Quién liderará el Jumbo Visma en las grandes ocasiones?

Hablamos de 2020, el veinte veinte, ese año en el que un equipo se ha armado hasta los dientes para que, con el cambio de década, y de ciclo, caiga el dominio británico en el Tour de Francia.

Hace unos días se nos hizo la boca agua pensando en el ocho del Jumbo Visma para el Tour de Francia.

Dumoulin, Roglic, Kruijswijk, Bennett, Van Aert, Martin, De Plus, Gesink… El ocho que el Jumbo-Visma puede sacar el próximo Tour con Dumoulin al frente suena a máquina anti Ineos

Publicada por El Cuaderno de Joan Seguidor en Martes, 20 de agosto de 2019

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Podemos cuadrar el círculo, pensar que habrá ocasiones para todos, pero cuadrar el círculo se impone en el cuadro neerlandés si no quieren «hacer un Movistar», saliendo a por todo, volviendo con la general por equipos.

Durante la propia Vuelta a España, el Jumbo -Visma anunció la renovación de Roglic por cuatro años.

En la nota de prensa el esloveno habla de lo mucho que ha mejorado, de lo mucho más que le queda por progresar, del trabajo en este equipo y que le mola ganar.

 

¿A quién no le gusta ganar?

Obviando el mundial de contrarreloj, Primoz Roglic ha firmado una campaña casi perfecta, en el Giro le llovieron las hostias como panes, quizá por que llegó tan crecido que todos le pusieron en el punto de mira.

La Vuelta a España es, desde tiempos inmemoriales, el preludio de optar al Tour.

Quien sale de rojo de Madrid se le sitúa en la carrera por Francia y su grande.

Primoz Roglic ya fue cuarto el año pasado en el Tour, a donde fue a ver qué pasaba y acabó siendo uno de los nombres de la carrera.

Chris Froome le sacó del podio en la misma recta final.

 

Un par de sitios por encima quedó Tom Dumoulin, quien concluía, sin saberlo entonces, su última grande con el Sunweb.

Era curioso ver a Tom, neerlandés, rodeado de ciclistas del Jumbo, equipo neerlandés.

El camino de Dumoulin hacia el Jumbo Visma era el paso lógico, por afinidad nacional, por concepción similar del ciclismo y porque el Sunweb, como se acabó viendo, no era un equipo para un tipo que aspira a ganar las grandes.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

El año en blanco de Tom Dumoulin, mezclado con el excelso rendimiento de Primoz Roglic, oculta en cierto modo el potencial ganador del primero, pero no nos engañemos, en una quiniela, Tom Dumoulin debería ser primera baza.

No es nada científico, nada empírico, es un pálpito, la certeza de Tom, ese que atacaba hacia arriba con los Sky a rueda, sin importarle morir en la orilla, es que en su mejor punto es irresistible.

Es curioso, por eso, que el Jumbo, con todo el potencial que manejará en unas semanas, se haya provisto de dos líderes casi calcados, con virtudes y defectos similares y objetivos, lo veremos, que pasan por Francia y julio.

Al final no es todo tener los mejores, es también dirigirlos como los mejores.

En el Team Sky/ Ineos han demostrado que ellos pueden salir a flote: han ganado los tres últimos Tours con otros tantos.

¿Serán capaces en el Jumbo?

Primoz Roglic vino a ganar la Vuelta y eso hizo

La Vuelta Primoz Roglic JoanSeguidor

El triunfo de Primoz Roglic en la Vuelta es el premio para el mejor ciclista de la carrera

Sabor de boca mejor, peor, mejorable o no, lo que queráis, Primoz Roglic es el ganador de la Vuelta y así figurará por siempre en los almanaques.

¿Claves?

Sencillamente que ha sido el mejor, que incluso cuando hemos querido ver debilidad, ésta era ficticia, una realidad que queríamos ver y que no por eso significaba que estuviera al límite.

 

Lo cierto es que la Vuelta que gana Primoz Roglic ha sido una carrera de altibajos, que no son atribuibles a él, aunque a él se le vinculan los momentos más importantes de la competición.

Ha estado en todos: en la caída de la contrarreloj inicial, en el corte que persiguió a Nairo en Calpe, en las llegadas en alto de la primera semana, presente siempre, en la caída y recuperación de Andorra -donde se vio que su estado de forma era insultante-, en la crono de Pau donde firmó un registro memorable y a partir de ahí: ir haciendo, dejando a unos y a otros que le sacaran las castañas del fuego, en una lectura perfecta de carrera y las necesidades de cada cual.

Porque si la la Vuelta ha tenido altibajos, el Jumbo de Roglic también ha caminado en el filo.

Creemos que éste es preludio del superequipo que se está armando para el año que viene y un perfecto ensayo que marca el nuevo tiempo.

Cruz Race Dark: Portabicicletas de techo con diseño funcional. Acabado negro texturado 

El Jumbo Visma que ha acompañado a Primoz Roglic en la Vuelta que gana es el mejor que podía acompañarle, pero no sólo eso, era el único posible, con el talegazo de la primera etapa, y la dura baja de un podio en el Tour,  un ciclista valiosísimo como Kruikswijk, y la merma propia del control de la carrera.

DT-Swiss Junio-Agosto

El Jumbo Visma de Roglic en esta Vuelta era la versión mejorada del Giro para que su jefe no estuviera a merced de los elementos… en la mayoría de ocasiones.

Eso sucedió en Italia.

Evidentemente que Primoz Roglic ha estado solo y aislado en esta Vuelta, el día de Guadalajara fue evidente, pero en su haber, en las experiencias del Giro que dominó hasta que emergió Carapaz, figura una lectura lúcida y transparente de la carrera.

Primoz Roglic ha tenido el auxilio de los dos mejores equipos de la carrera cuando ha sido menester, porque sabe perfectamente que este ciclismo en el que ha aterrizado un puesto es oro, los puntos UCI son oro y llegados a un punto, eso vale más que la propia vida.

 

 

Por eso entre Astana y Movistar han puesto la comodidad que necesitaba el líder y a donde estos no han llegado han estado los Bora para salvaguardar en enésimo top ten de Rafal Majka, el corredor que ha hecho del puesto un arte.

Y así, mientras unos y otros se envenenaban, Miguel Angel López peleado con los Movistar, Roglic ha ido haciendo, silencioso, ejecutivo, certero, ganador.

Tan silencioso que ha ofendido por su aparente pasotismo.

Quizá se esperaban un tío dando palmas, un esloveno, del frío, de los saltos de invierno, que por no hacer no hace ni mueca de dolor cuando lo da todo.

Yo no sé si la Vuelta es la grande más difícil de ganar, pero que es la que más quema, desde luego que sí.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

El Roglic que casi no pestañeaba en la Plataforma de Gredos era un ciclista agotado, cansado de tanta trampa, repecho, desnivel infernal, abanicos, cortes, caídas y equipos que tiran y pelotones que se reagrupan.

Esto, aunque no se le recuerde, le pasó a Chris Froome hace un par de años cuando en Los Machucos dijo estar hasta el gorro de tanta dureza, a veces injustificada.

Claro que el inglés tiene esa sonrisa que…

No es que Primoz Roglic estuviera hastiado de la Vuelta, como dijo Nico Van Looy, es que Roglic estaba hasta los cojones de la Vuelta y quizá del oficio de ciclista, porque para él esto parece un oficio al que se debe por unas facultades físicas tremendas, pues lleva desde febrero ganando todo lo que disputa, a excepción del Giro.

Si en la vida cabe un poco de empatía, ponerse en el lugar del otro, Roglic quizá merezca esa gracia, pues ha sido una de las pocas figuras internacionales que se ha presentado en Torrevieja con idea de disputar y lo ha hecho, vaya si lo ha hecho.

Imagen: FB Team Jumo-Visma Cycling.

Esta Vuelta sólo la puede perder Primoz Roglic

Primoz Roglic La Vuelta JoanSeguidor

Tras la crono de la Vuelta, Primoz Roglic está igual que en el Giro pero con sensaciones muy diferentes

Viendo a Primoz Roglic en la crono de la Vuelta, menos de cuarenta kilómetros, una crono que, posiblemente, fuera diseñada para camelar a Chris Froome, cabe pensar…

¿Qué sería del ciclismo si recuperase prólogo individual y dos cronos largas?

¿Qué sería del ciclismo si pusiese sobre la mesa 12o kilómetros de test individual?

Cuando Primoz Roglic recibió de manos de Miguel Indurain el reloj de ganador de etapa, la simbología estaba dispuesta, el poder del cronómetro se impone…

…aunque el navarro quizá debiera contarle porqué la española fue la grande que nunca se le dio.

O quizá se lo debería explicar Chris Froome, que hoy tiene dos Vueltas en la vitrina, pero que hace dos años por estas fechas no escatimaba en sustos, aquel de los Machucos fue sonado, para ganar su primera Vuelta, porque entonces no sabía que tendría otra, que sería la primera en sentido cronológico, la segunda en el orden de sucesión de hechos.

 

La Vuelta a España afronta un escenario nuevo: casi dos semanas de carrera por delante, cinco más seis etapas, es decir, once, con una general que recuerda los tiempos de… Miguel Indurain.

y no es que el navarro se nos venga como ejemplo de nada, es que verle con Roglic en el podio causaba furor, el mismo que ver rodar a este esloveno que, en teoría, debería ser gregario de lujo, lujísimo de Tom Dumoulin, el año que viene.

Ojo la paradoja que se nos viene encima si Roglic ganara la Vuelta…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Dicho esto, muchos nos agarramos al Giro de Italia para pensar que esto no está sentenciado.

Y creemos que no lo están, no por el momento, aunque la carrera camina en el alero, un mal paso del resto, uno bueno de Roglic y entonces diríamos que el primer esloveno de la historia gana la Vuelta.

Podemos, debemos, pensar en el Giro de Italia, aunque con matices.

Ahí, a Bolonia, Primoz Roglic llegó con todo, cargado de victorias y moral, y quizá pasado de forma, un dulce que se fue diluyendo, primero en un obsesivo duelo con Nibali, luego con Carapaz saliendo por el córner.

Pero es que en el Giro, Richard Carapaz, lo vimos el día del Lago Serrú, 24 horas antes de ser líder en la falda del Montblanc, era el mejor, sin discusión.

Su forma era insultante, su látigo irresistible.

Y Roglic iba a menos, cosa que en la Vuelta no acabamos de ver.

Tras un primer ciclo de carreras victorioso, Primoz Roglic tomó suspiro tras el Giro, dejó el Tour de lado y se apuntó en el último momento a la Vuelta.

Un tipo como el esloveno, que parece un actorazo de esos de Hollywood de acción, de acción de la buena, no viene a la Vuelta a ver qué tal, no.

Roglic aterrizó en Torrevieja para ganar la carrera y salvada la caída de la desastrosa crono colectiva inicial está en ello.

 

Cambrils Movil 300×100

 

Su forma presenta la solidez que se desvaneció en la semana final del Giro y aquí el equipo responde con más solvencia.

Tiene un perro viejo como Gesink, un multiusos como Bennett y un joven que los pone en final como Kuss.

Este Jumbo no es aquel azucarillo en el café de Italia, es más fiable, más consistente, la antesala de ese equipazo que están montando para rivalizar con el Ineos en unos meses.

Pero claro, uno mira el mapa y ve una sucesión infernal: Machucos-Acebo-La Cubilla más sierra de Guadarrama y Gredos.

SQR – GORE

 

Una ruta infernal que pondrá a prueba especialmente a Miguel Angel López, en una escala del 1 al 5, el rival número uno y más en forma que tiene ahora mismo Primoz Roglic.

Alejado en la general, sí, pero con el caramelo de haber tocado el maillot de líder y con una situación inédita para él, tan acostumbrado a correr a la contra y desde atrás, López tiene forma y equipo para probarlo las veces que el cuerpo le dé de sí.

La tercera semana, dicen, es muchas veces para mantener lo conseguido, pero es que en esta crono de Pau todos han perdido salvo Roglic.

¿Le veis los beneficios ahora a una crono en condiciones?

Luego está el Movistar y su liderato interno.

Ahora Valverde ocupa la plaza que hace 24 horas ostentaba Nairo. 

Dice Unzué que la capitanía no es un problema, que la decide la carretera, luego se ven imágenes de frustración en vivo y directo porque no se da un golpe en la mesa y se solventa el tema de inicio.

Macerar los problemas, eso tan español…

Sinceramente, no vemos forma que Valverde le meta mano a Roglic, ahora mismo no, todo sea que los celestes corran en bloque, a uno y Nairo quiera ser decisivo.

Igual el colombiano buscando el corte de lejos, poniendo al límite al líder, se encuentra con algo más.

Sea como fuere, la Vuelta 2019 es el epílogo a un Movistar que con savia nueva al frente, deberá saber más y mejor qué quiere y pretende.

Luego de Nairo, está Tadeg Pogacar, el segundo esloveno de la ecuación que, dada su juventud, debería tener suficiente con lo logrado, pero ya sabéis cómo funcionan estos.

La Vuelta podría tener un elemento inesperado, debería, pero no es sencillo, las diferencias más allá de Pogacar invitan a una reedición de lo de Perico y aquella edición del 85.

Y eso en este ciclismo, es mucho reeditar.

Imagen: FB de La Vuelta

Cuando dijimos que el Giro es largo…

Giro de Italia carapaz JoanSeguidor

El Giro de Italia presenta el mejor escenario en la semana decisiva

Las tres semanas son otra cosa.

A veces nos preguntamos por la esencia del ciclismo.

¿Grandes o clásicas?

¿Pequeños sorbos o atracón?

El ciclismo no tiene término medio, es una cosa u otra.

Nosotros no nos desdecimos, las clásicas son ciclismo a partido único, sin guardar, sin compasión.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pero hay veces que las grades cumplen las expectativas, y el Giro de Italia no suele fallar.

Es una carrera, la carrera de tres semanas por excelencia, cada vez más, ajeno a su envoltorio, por como se corre y se compite.

¿Cuántas veces vemos la maglia rosa escapada?

En el Giro de Italia es raro que no ocurra porque la carrera obliga, se mueve todo en un filo, están todos cerca, aunque parezca lejos, y lejos, aunque los estén viendo.

Es una carrera como un acordeón, en las subidas y bajadas hacia el Lago de Como, Primoz Roglic los tuvo a tocar, se le fueron, los cogió y se le volvieron a ir.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Por eso cuando, presos de la exhibición del rodillo esloveno, muchos ya le atribuían la maglia rosa que se entregará en la arena veronés, dijimos: «Esto es largo…»

Por eso las tres semanas es otra cosa, es una ruleta, un casino que se dice en Italia.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Primoz Roglic es un tipo frío, un témpano, cuyo rostro no hace mueca ni en las peores situaciones.

Ni siquiera en las curvas del Lago di Como, un capricho de la naturaleza que abruma por la belleza de sus montañas, por el azul de su agua, por unas nubes bajas que tintan de onírico el lugar.

La carrera de Primoz Roglic en este Giro está siendo una montaña, con su subida y punto álgido y un descenso que presenta curvas y complicaciones.

 

Se sabía que Vincenzo Nibali querría sacarle brillo a la versión «Giro» de Il Lombardia

Richard Carapaz, que va sin cadena, era consciente y no le dio un centímetro cuando el siciliano atacó.

Y ahí empezó todo, ahí empezaron a caer caretas.

Roglic no acostumbra a salir a los ataques secos, pero es que esta vez ni siquiera recortaba cuando se puso en «modo Sky» a recuperar.

La salida de carretera del descenso anuncia que al esloveno le corre sangre por las venas y es sangre que empieza a calentarse.

Siguiendo con los símiles de casino, acabará haciendo un «doble o nada» y posiblemente se lleve alguien por delante.

 

Su ventaja se ha esfumado y el contador corre al revés.

Roglic tiene a Nibali más cerca y a Carapaz más lejos

Creo que entre estos dos y el esloveno estará el podio.

Y lo que anuncian Nibali y Carapaz es una cantinela que nos gusta, un ritmo que sigues con chasquido de los dedos, acompasado pero vibrante.

SQR – GORE

 

Vincenzo Nibali es un corredor de época 

El ciclista que ganó cuatro grandes entre el Team Sky y Alberto Contador, eso traducido en carrera significa que lo que espera a sus rivales es un infierno de ataques, trampas y demás movimientos que harán de la próxima la semana más larga de sus vidas.

Richard Carapaz vuela

Es un corredor que camina por todos juntos, no bajó como Nibali, pero le cazó tirando, en primera persona, en el llano previo a meta.

Y ya tiene a Roglic cerca del minuto.

Cambrils Square Agosto

 

Luego está el resto.

Rafal Majka que está aunque parezca lo contrario y Mikel Landa, quien dice respetar a Carapaz, pero…

Lo visto en un momento de Civiglio, el líder delante, el alavés tirando atrás, una vez neutralizado su ataque demuestra que Landa, por mucho que Carapaz sea líder, quiere seguir vivo en la pelea.

En breve, La Cerdanya Cycle Tour cambia su precio 

Y lo está, aunque recuperar tres minutos sea para muy machos, demasiado.

Seis etapas, el tappone sin el Gavia, la crono y tres complejas.

El Giro se va a descansar con el mejor preámbulo posible.

Si Roglic es sospechoso, que se demuestre

Giro Primoz Roglic JoanSeguidor

El dominio de Roglic en el Giro tiene quienes meten mierda

A veces nos preguntamos quiénes son los principales enemigos del ciclismo.

Y pensamos en aquellos desaprensivos que dan un positivo como una catedral porque desde hace tiempo se empezaron a convivir en el límite de todo hasta que, llegado el día, te acabas cayendo.

También en los que, con un pasado turbio y enredado, se meten a gestionar jóvenes.

Como el caso de Danilo Hondo con los sub 23 suizos.

Es como meter a la zorra a cuidad el gallinero.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pero también están los bocazas, aquellos que acusan por sensaciones, por ventoleras y corrientes.

Aquellos que llevados, no sabemos por qué, lanzan sospechas, cargan las tintas y no tienen mejor cosa que hacer que sembrar dudas sobre la honorabilidad de alguien, que en definitiva es la integridad del ciclismo.

Recuerdo el año pasado cuando a George Bennett le preguntaron por la hazaña de Crhis Froome en Finestre.

«He did Landis» dijo, y se quedó haciendo rodillo, como si la acusación, gravísima, nada tuviera que ver con él.

SQR – Cerdanya Cycle

 

George Bennett es corredor del Jumbo, igual que Primoz Roglic, ahora mismo el gran favorito para ganar el Giro de Italia.

Lo cierto es que el dominio de Primoz Rogloc levanta todo tipo de sospechas, comentarios y admiraciones.

No es un ciclista que deje indiferente, parece ajeno al esfuerzo y dolor, es contundente y hace oro todo lo que toca.

Su dominio no tiene fisuras, al menos en apariencia, pues cuando se le aprieta sufre como cualquiera, y lo ha demostrado.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y ese dominio levanta sospechas, al menos en una persona que fue compañero suyo hasta el último día de su carrera deportiva.

Porque Stef Clement se retiró en el Tour de Romandía que Primoz Roglic ganó en un mano a mano tremendo a Egan Bernal.

Que Clement fuera mejor o peor ciclista no es relevante, aunque si se nos permite, admirábamos mucho su forma de rodar en el arte de la contrarreloj.

Lo relevante es que para Clement todo lo que ocurre con Primoz Roglic antes y durante el Giro de Italia es sospechoso.

 

Clement habla de un compañero, porque fue un compañero de profesión y de equipo hasta el mismo día de su retirada, aquella lluviosa jornada con final en Ginebra.

Clement ve todo sospechoso en Roglic y el equipo como nunca lo dijo cuando se debía a ellos.

Si los desaprensivos que se dopan son un cáncer para el ciclismo, los que divulgan mierda de este deporte no merecen un adjetivo menos cruel.

 

¿Qué sentido tiene que Clement diga esto de Roglic?

Como cuando Wellens puso fino a Valverde.

Las cualidades del Suunto 9 

Lanzar porquería de esta manera no es ayudar el ciclismo, es torpedearlo, y lo que es peor es disparar sobre la línea de flotación sobre un sistema que no será perfecto, pero que al menos pone las bases de una justicia que pretende ser eso, justa.

SQR – GORE

 

El ciclismo no merece ser puesto en la picota cada poco por aquellos que vivieron de él.

Si Stef Clement tiene pruebas, que cargue contra Roglic y su equipo, pero que cargue de verdad, acusando, denunciando y probando su comportamiento.

Tirreno adriatico Primoz Roglic JoanSeguidor

Cambrils Square Agosto

 

Primoz Roglic JoanSeguidor

Claro que nos parece alucinante cómo va Roglic y esas diferencias que si las estudiamos son fruto de caídas y cortes en la primera semana de carrera sumados a las dos cronos.

Roglic ha estado siempre adelante, incluso ha sufrido una caída que aguantó con humor.

Su progresión es meteórica, como otras muchas que vemos en este ciclismo más controlado, más científico y más medido.

Quien crea que el ciclismo no merece la pena ¿para qué lo ve?

Giro: La república independiente de Primoz Roglic

Giro Primoz Roglic JoanSeguidor

Es complicado pensar que el Giro se le escape a Primoz Roglic, pero…

En San Marino se asienta la república más antigua del mundo.

Un sitio indómito escarpado, no muy alto, pero sí violento, que emerge de la llanura entre Rimini e Imola, por donde trepan viñas y corre el buen vino de sangiovese, la tinta italiana que seguro habrá corrido en la mesa del Jumbo Visma, pues su hombre fuerte, en el primer tercio del Giro, domina con una autoridad que antes de la crono se pensaba sólida y que una vez pasada parece infranqueable.

Como aquellos indómitos que se instalaron en la falta del monte Titán.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

San Marino, ese recodo que se mantuvo al margen de lo que le rodea, que supo pervivir al tiempo y a los tiempos, contra todo pronóstico, en medio de ciudades estado, de una unificación que no fue hace tanto tiempo…

En sus murallas se erige el orgullo de Primoz Roglic

Porque San Marino es la metáfora a la que se agarra Roglic para pensar que el Giro no se le puede escapar.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Hará bien o mal, yo creo que lo segundo, si piensa que ya lo tiene, sin embargo eso no quita que estamos ante un corredor de esos que intimidan antes, durante y después de la competición.

Primoz Roglic corrió a dos velocidades, porque la ocasión lo solicitaba, y le valió como si hubiese planteado la crono en modo lineal.

Las curvas, la generosa lluvia le invitaron a ser prudente.

¿Habría ganado a Campenaerts en otras circunstancias?

No creo que ni resulte relevante la cuestión.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El campeón europeo de la modalidad se lo puso lo complicado que la situación exigió al coco esloveno.

Porque el objetivo de la etapa podía o no caer, el varapalo a los rivales no se podía obviar.

La Girona Gravel Ride abre la puerta al ciclismo de caminos en la Sea Otter 

Primoz Roglic sabe que en el golpe de efecto, en teatro que le rodea le va su suerte.

Las diferencias son buenas, muy buenas, casi óptimas.

 

Es muy complicado pensar en ciertos nombres para ganar este Giro y eso pesa en la mesa.

Estamos con una semana de competición y las diferencias parecen de tres.

O muy audaz es Mikel Landa, o creemos que su Giro será el que sea, pero muy complicado pensar que con la general de objetivo de fondo.

Landa está a casi cinco minutos, una barbaridad, un mundo que deberá hacerle reflexionar: ¿qué le pasa siempre para acabar así?

Queda mucho, sí, pero ese #FreeLanda que proclamó, por ejemplo, cuando el tocó trabajar para Froome ni se le ve, ni se le espera.

Jugar a la heroica puede resultar, pero la ruleta que se impone para Movistar excede lo que el equipo ha demostrado este tiempo.

 

Si hasta un gregario excelso y generoso, que además fue cuarto en un Giro, como Andrey Amador puede ser mejor baza.

Por no hablar de Richard Carapaz.

Empezamos por Landa, porque lo hacemos por el final, porque subiendo la mirada, omitiendo a Esteban Chaves, tocó su techo en 2016, Miguel Ángel López vuelve a estar donde no quería estar al inicio de la carrera, donde ha estado otras tantas veces, en posición de remontar si la seguridad que la victoria en el Giro pueda ser un objetivo realista.

En Monells la Ciclobrava tiene su avituallamiento medieval

A Miguel Ángel López entre las cronos y percances varios, siempre le surge algo que le lastra y por encima de los cuatro minutos tendrá que echar mano de un Astana, por otro lado, inspirado y con opciones de hacerlo bien si Pello Bilbao impone la regularidad que emerge cuando otros naufragan.

SQR – GORE

 

Roglic, Landa, López,… sin embargo quien tiene que salir de San Marino tocado es Simon Yates, el inglés de lengua de plata que ha cuajado la peor crono de su carrera en el momento más inoportuno.

Cuando el crono marcaba a Simon Yates tres minutos por encima de Primoz Roglic pensamos en un espejismo, en un mal sueño para un ciclista que no puede permitirse estas cosas cuando opta a ganar el Giro de Italia.

Simon Yates va a tener que afilar el ingenio, buscar en el recorrido, atacar donde nadie ataca y tomar los riesgos que el año pasado quizá no debió afrontar.

Cambrils Square Agosto

 

Que el inglés ante tan descolgado es una excelente noticia para lo que ha de venir.

La carretera es sabia, por eso, y pone elementos que distorsionan por medio, ciclistas que no son top, pero…

Caso de Bauke Mollema y Rafal Majka.

En el caso del neerlandés el ciclismo saldaría con justicia la fortuna que siempre le ha faltado al del Trek.

Y por último, y no menos importante, el ciclista que creo le hace perder el sueño a Roglic, Vincenzo Nibali, el superviviente, el corredor que siempre nada, mira adelante, no se amedrenta y seguro que le pondrá en un aprieto.

Lo dijimos en la partida de Bolonia, que le pregunte Roglic a su compañero Kruijswijk qué es correr con Nibali echando el aliento por detrás.

Primoz Roglic es el capo, pero queda Giro, dos tercios nada menos y la carrera encara rumbo a Piamonte y Lombardía.

Imagen: FB de Giro d´ltalia