Las victorias de Evenepoel y Van der Poel que no computan en el palmarés

Remco Evenepoel JoanSeguidor

Los premios de deportista del año a Evenepoel y Van der Poel son oxígeno para el ciclismo

 

El ciclismo no es un deporte pródigo en galardones generalistas… hasta que llegaron corredores como Remco Evenepoel y Mathieu Van der Poel.

Al primero le está valiendo su precocidad para reventar registros dentro y fuera del ciclismo.

Si lo que hizo en la Clásica de San Sebastián levantó la admiración general y abrió los libros de historia del ciclismo por el principio, dejando constancia del triunfo más joven jamás visto en el máximo nivel, ahora su figura trasciende siendo nombrado deportista del año en Bélgica.

Ojo que esta distinción le llega en los mejores momentos, en mucho tiempo, de los «diablos rojos», una selección futbolera que da gusto ver jugar.

 

En los Países Bajos, la explosión de Mathieu Van der Poel sigue los mismos parámetros. 

Cuando ganó la Amstel Gold Race de esa manera, sencillamente emocionando, dimos cuenta de la presencia de Mathieu Van der Poel en espacios generalistas, ajenos al ciclismo.

Su remontada en la gran carrera del Limburgo fue pasto de los grandes soportes ¡incluso aquí, a este lado de los Pirineos! y eso no se lo agradeceremos nunca lo suficiente.

SQR – GORE

 

Si lo que nos trae esta nueva generación son reconocimientos en los que el ciclismo no pasaba si quiera de puntillas, bienvenida sea, lo que está claro es que tanto Evenepoel como Van der Poel no han hecho más que empezar, y si su ejemplo, y el de sus países cundiera en otros sitios, fomentando una cultura eminentemente deportiva, mejor nos iría.

Por de pronto estos críos lo que logran es una cosa, emocionar, y eso es un bien muy escaso en nuestro ciclismo, donde muchas veces lees «no corro para el espectador y sí para el resultado» omitiendo que una victoria que llegue a la «patata» tiene un valor doble o triple, y eso el mecenas también lo agradece cuando pasa cuentas a la pasta que deposita en el deporte más bello del mundo.

Imagen: Tim-De-Waele—Getty-Images

#Top2019 ¿Cómo lo explicar lo de Remco Evenepoel?

Remco Evenepoel Yorkshire JoanSeguidor

Remco Evenepoel no vino a aprender porque llegó aprendido de casa

 

Ese pequeño belga llamado Remco Evenepoel, pequeño en edad, reducido en tamaño, ha llegado para cambiar el ciclismo.

Suena contundente, pero es así, el ciclismo mueve el foco, cambia el paradigma y reformula el algoritmo con gente como Evenepoel.

Antes, el ciclismo que mamamos de cuna, un chaval de 19 años, primero que era un sub 23, luego que si pisaba el profesionalismo, su cometido era aprender, aprender y aprender.

No es que Remco Evenepoel no siga aprendiendo, esto lo hace hasta Alejandro Valverde, es que Remco Evenepoel viene con mucho de casa, aprendido y de serie, y eso que lleva en el ADN se trenza con un hambre, unas ganas feroces para ser ahora mismo, desde ya, que acaba de empezar, podríamos decir, el foco de atención.

 

La historia de 2019 se escribe en parte de su puño y letra, por formar parte de esa generación en la que un puñado de imberbes asaltó las más altas esferas.

Un hecho explica su temporada, la primera en el World Tour.

Un hecho que se plasmará en unos meses, cuando los mejores ciclistas del mundo asalten la crono olímpica de Tokio.

Ya tenemos la nueva Belador Hybrid de Berria 

Mientras Campenaerts, De Plus, Lampaert y hasta De Gendt, el aventurero por las montañas turolenses, reclaman su plaza en la selección belga, una plaza que les da acceso además al fondo, Remco Evenepoel parte como fijo por su título de campeón de Europa.

Un hecho que habla de eso, de lo avanzados que lleva los deberes este niño que esconde las emociones no sin dificultad.

El título europeo formó parte de ese agosto en el que demostró que, para él, a priori ni la edad, ni su condición de advenedizo no le marcan límites.

 

Otro momento, una caza, una persecución, cuando Andrei Amador le persiguió camino de San Sebastián y declaró imposible cazarle, cuando Evenepoel se había quedado anteriormente, volvió al grupo y acabó atacando para ganar, antes incluso de afrontar las rampas que llevan hasta el mismo Igueldo.

Así se las gasta el nene, así se colgó una medalla de plata en la crono del mundial de Yorkshire, superado sólo por un corredor en plenitud física como Rohan Dennis.

Si el año que nos ocupa se asombra por lo que hicieron Pogacar, Bernal y compañía, ¿qué pensar de Remco Evenepoel?

Pues que cada cosa que hace, cada proyección que realizamos de su futuro nos asusta, sólo pensar qué puede ser.

Asistimos a tiempos apasionantes, este belga que ama las grandes vueltas tiene su parte de culpa, ahora le queda poner el pie en una de ellas.

No hemos visto nada igual antes, esto sólo pinta a sentarse y disfrutar.

Nos estamos volviendo locos con Remco Evenepoel

Remco Evenepoel Yorkshire JoanSeguidor

Lo que hace Remco Evenepoel es tan singular que no merece el esfuerzo de compararlo con nadie

Como era de esperar las imágenes del diluvio y un charco tragándose un ciclista han sido generosamente divulgadas por las televisiones patrias, aunque en el caso de La 1, nos sorprendió el titular de «el nuevo Eddy Merckx» cuando se referían al mundial en el que Remco Evenepoel ha quedado subcampeón.

«Remco Evenepoel es el nuevo Eddy Merck»

Lo escuchamos, leemos y vemos en cada crónica, en cada relato, es una constante, una comparación sencilla, simple, pasmosamente pobre.

Remco Evenepoel no es Eddy Merckx, nunca lo será, es otra cosa, la suya, propia y personal.

Eddy Merckx fue profesional durante unas quince campañas, allá, a caballo entre los sesenta y setenta.

Acabamos antes diciendo que lo ganó todo salvo la París-Tours, en sus registros figuran récords que creemos para mucho tiempo: forma parte de los ganadores de cinco Tours, otros tantos Giros, siete San Remo, tres mundiales.

Decir Eddy Merckx es escribir la palabra ciclismo con mayúsculas.  

 

Debutó, el caníbal con veinte años, y al siguiente ya empezó a amasar fortuna, entre otras cosas su primera Milán-San Remo.

Desde ahí, lo podéis imaginar: ganó el mundial con 22 años -la edad de Bernal en este Tour-, el Giro con 23, el Tour con uno más.

Su popularidad eclipsó una generación extraordinaria de corredores y este año Bruselas se congregó en fiesta para dar la salida del Tour que homenajeaba su primer triunfo, hace cincuenta años.

Eso es Eddy Merckx, es un mito, aún vivo, con su marca de bicicletas propia, calles en Bélgica con su nombre y cabeza de cartel de todo aquel evento ciclista que quiera trascender, aunque sea un poquito.

DT-Swiss 2019

 

A todo esto se compara Remco Evenepoel, la comparación sencilla, directa y más resultona.

Pero se retuerce la realidad, no se es justo, ni con el chaval, ni con la leyenda que se le pone sobre las espaldas.

Lo que está haciendo Remco Evenepoel excede todos los adjetivos. 

Lo del año pasado en Innsbruck nos impactó, lo que firmó en San Sebastián, no tiene parangón.

En todo eso estamos de acuerdo, pero olvidamos que el crío, porque es un crío, tiene 19 años.

19 primaveras cargadas de ambición e impaciencia, llevado por sabias manos, el amigo Lefevere y compañía, que no espera que madure si el limón le da jugo.

Con 19 primaveras que juegan a su favor en la historia, pero en su contra en la experiencia.

El chaval ayer, antes de la crono, sacaba su máquina para rodar, personalizada, para él, con los colores europeos en la horquilla…

 

 

Decía, antes de salir que Rohan Dennis, ganarle, era el objetivo. 

Un chavalín que le llega a los hombros al cohete australiano, diez años más joven, señalando objetivos de ese calado, diciéndolo así.

Desde que puso el pie en el ciclismo, Evenepoel ha tenido una moto y una cámara para él, y él cumple con creces, como el año pasado cuando remontó en el mundial junior.

Cambrils Movil 300×100

 

Todo eso está muy bien, pero en este mal anillado cuaderno otras veces, cuando han venido mal dadas, hemos mirado adentro, a la persona, y aquí pensamos cómo demonios gestiona Remco Evenepoel todo lo que lo que rodea, la locura en la que vive inmerso.

Y pensamos en el tiempo que le queda en este tinglado si, como parece, llegará el día, más pronto que tarde, que se haya cansado de ganar.

No hay una mala palabra a su ambición, ni un reproche a sus ganas de crecer a ritmos de vértigo, pero sí nos gustaría cautela, tranquilidad.

SQR – GORE

 

Lo que está haciendo es inédito, nadie lo ha hecho y pasará mucho tiempo para ver algo igual.

Con Remco Evenepoel y la velocidad de los acontecimientos, Egan Bernal parece un veterano, pero es que tiene 19 años y hace cosas inverosímiles, a tal magnitud que compararle con Eddy Merckx es una aberración, más que nada porque Merckx a su edad no había ni dado el salto.

Foto: ©Tim De Waele/ Getty Images

¿Dónde ponemos lo de Remco Evenepoel?

Clásica de San Sebastián- Remco Evenepoel JoanSeguidor

Lo de Remco Evenepoel ya no es que entre en los registros…

El año que nos lleva es no es un año cualquiera.

Lo que definimos como esa generación que vino a llevárselo todo, que tenía prisa, ya se lo está llevando, y crudo.

La machada de Remco Evenepoel en Donosti es de esas que muchos años después seguiremos recordando porque no será tan sencillo mejorarlo.

DT-Swiss 2019

 

El año que nos lleva es un año que no entra en los cánones, que contradice teorías mínimas de maduración del ciclista, de un ciclista que en su caso va con unas prisas que producen vértigo mezcladas con la extraña sensación de querer verle en cada salida y temerle por el destrozo que pueda ocasionar.

El ciclismo de Remco Evenepoel es de todo menos causal, no es un arrebato ni un capricho, es un ciclismo consciente que hace daño, que no escatima medios en el objetivo ni tiene corseres mentales de antaño que hoy nos parecen dinosaurios.

 

Este ciclismo es precoz, voraz, atrevido pero principalmente certero y eficaz. 

Es un ciclismo que no entiende de guardar, que no deja pasar trenes.

Arriesga y gana, eso que muchos no entienden.

Recuerdo gente diciendo en la previa del Tour que Egan Bernal debía aprender y guardar para mañana, el mañana eso que mueve el mundo pero que nunca sabes por dónde saldrá el sol o dará el aire.

Es un ciclismo contradictorio, se basa, como nos contaron en un conocimiento casi científico de los corredores, sus vatios, números y proyecciones, al tiempo que se corre a base de atrevimiento y arrojo, como si toda esa base científica fuera una piscina a la que tirarse sin miedo no arrepentimiento.

Hay una generación intermedia que pagará los platos rotos.

 

SQR – GORE

 

¿Cuál es la imagen ciclista de un año que va por los dos tercios consumido?

Lo de Van der Poel en Amstel, Egan en el Tour o Evenepoel en el Boulevard. 

¿Dónde queda lo de este crío de 19 años?

Asusta pensar en lo que puede lograr, en lo que conseguirá amasar, pero no perdamos la cabeza, esto es largo, siempre lo decimos cuando nos dejamos llevar por la euforia del momento posterior a presenciar algo tan singular.

REBAJAS por Santa Fixie

La clave no es compararle con Eddy Merckx, aturulla el mero recuerdo del caníbal, ni pensar en que van copar, la clave es saber qué tiempo están dispuestos a apostar por este mundo que no es sencillo, que exprime y te pone al límite.

Ayer en San Sebastián, Evenepoel estaba al lado de un tipo como Greg Van Avermaet, segundo, quince años mayor, qué le pregunte las vueltas que da esto.

Eso sí, que por el camino disfrute de una senda que con 19 años sólo él ha atravesado.

Imagen: ©David Ramos/ Getty Images

Remco Evenepoel : el camino es muy largo

Remco-Evenepoel-Hammer-Climb-Limburg---_Luc-Claessen---Getty-Images JoanSeguidor

La victoria de Remco Evenepoel en la Vuelta a Bélgica entraba en lo previsible, pero el viaje no ha hecho más que empezar

Cabrá buscar en los anales, lo comentaremos en el futuro, saber que un chaval, porque es un chaval, de 19 años ha ganado la general de una vuelta profesional no será algo que veamos muy a menudo.

Remco Evenepoel ya tiene la primera muesca y algunos se apresuran a hablar de historia…

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Nosotros también pensamos que esto es algo excepcional, algo que no hemos visto a este nivel y que esto es sólo el principio.

Decir que lo de Remco Evenepoel no llama la atención sería negar el componente de maravillar que tiene este deporte.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El chaval tiene todos los ingredientes para ser una gran estrella, su tamaño el tiempo lo dirá.

Tiene un motor excelso, como saca de rueda rivales y lleva al límite a un recordman de la hora como Victor Campenaerts resulta doloroso a la vista por el nivel en el que pone la apuesta.

Pero no sólo eso, la forma de celebrar las cosas, de sonreír, de sacudir las manos…

Remco Evenepoel ha venido para esto y no espera.

DT-Swiss 2019

 

Como no esperan otros, el ciclismo actual vive sacudido por nuevos valores que no saben de ciclos, ni de crecimiento ni nada que se tuviera por normal en estos casos.

Que Remco Evenepoel ganara en su primera campaña creo que pocos lo dudábamos, pero hacerse con una vuelta es un paso más allá.

Pero ojo, calma, esto es largo, quedarse con la emoción del momento es una foto incompleta, incluso borrosa.

La vida da mil vueltas, y en el deporte profesional más todavía.

 

Remco Evenepoel se pone el listón alto, quizá porque así consigue mejorar, sabiendo que es bueno y puede serlo cada vez más.

Pero es que es un crío.

Está en el equipo más importante del mundo, estará bien rodeado y asesorado, pero esto es tan largo que asusta este ritmo.

No creemos equivocarnos que aquí está uno de los favoritos al nacional contrarreloj de Bélgica, porque la ruta es otra cosa, influyen otros factores y además es posible que el equipo priorice bazas como Lampaert o Gilbert, quienes además estarán en el Tour y siempre interesa meter el maillot tricolor en la mejor carrera del mundo.

Pero en la crono, como el chaval quiera llevarse el cetro, posiblemente acabe en el podio como mínimo.

 

SQR – GORE

 

El ciclismo de Remco Evenepoel es ese ciclismo que no conoce límites que lo quiere todo, y lo quiere ya.

Pero esto es largo, la vida sonríe y es esquiva al mismo tiempo, en caminos de ida y vuelta.

Remco Evenepoel va con viento a favor, habrá qué ver cómo gestiona los malos momentos que siempre, siempre, siempre aparecen.

Dejó en su día el fútbol porque no estaba como él esperaba…

¿Tendrá la paciencia que no le vemos en ciclismo?

Imagen: ©Luc Claessen/ Getty Images