No veo a Richard Carapaz ganando el Tour de Francia

Carapaz se ve capaz para un Tour que no vemos el más propicio

¿Qué nos parece Richard Carapaz?

Pues un corredorazo que ha crecido en dos años como si una vida hubiera transcurrido por medio.

Pudimos verle ganar en Courmayeur hace año y medio, poniendo la primera piedra en su victoria del Giro de Itala, marcando de oro una jornada en la que Richi se hizo mayor, moviéndose en el momento exacto y sacando partido del marcaje casi obsesivo entre Roglic y Nibali.

En Verona, en su Arena, cambió el estatus y desde entonces ya no es un corredor que goce del factor sorpresa, al contrario, compite vigilado y respetado por unos rivales que saben que en cualquier momento tienen una china en el zapato con este ecuatoriano inquieto que crece según pasan las etapas y busca cualquier renglón para abrir brecha.

Cambrils 400×400 OCT20

 

El año que acaba era una reválida para Richard Carapaz que debutaba en un Tour que no estaba en los planes, lo suyo era defender la corona en el Giro.

En Francia cambió sin problemas de papel, una vez Egan Bernal se vino abajo, asumió el mando del equipo firmando unos Alpes antológicos, siempre escapado, abriendo la puerta al estreno de Kwiatkowski en el palmarés de la grande boucle.

Esos días de Tour que Carapaz luchaba y luchaba sin resultado, pues al final hasta Pogacar le quitó la montaña, admiramos el tesón y valentía de un corredor que nunca bajó los brazos.

Y esa tenacidad pareció tener recorrido en la Vuelta hasta que se cruzó con Roglic.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

El mismo al que había batido en el Giro, le paró los pies en España en un balance que es positivo, ser segundo es un resultado muy bueno, pero que siempre nos dejará con la duda qué habría pasado si hubiera tentado antes en la Covatilla, un kilómetro antes y…

No lo sabremos nunca, y poco podemos darle vueltas, pero la duda queda, aunque, claro, si hubiera saltado antes quizá habría muerto en la orilla, eran casi tres semanas de competición a cara perro en las piernas.

En todo caso Carapaz sacó ese espíritu que nos prendó en el Tour en el momento cumbre de la Vuelta para hacer soñar a quienes creen que este ecuatoriano puede volar aún más alto.

Richard Carapaz ha sido el mejor ciclista latinoamericano en una campaña rara caracterizada por la ausencia de colombianos en los podios de las grandes, una de las imágenes fijas de estos años.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Leemos que ahora se centra en el Tour de Francia, no querría saber lo que sería Ecuador si Carapaz gana allí, aunque se nos hace complicado pensar que pueda lograrlo.

Y por varios motivos…

Por un lado por que el Tour se ha granjeado una lista de favoritos en la que corredores como Pogacar creo que va a hacer falta algo más que suerte para que los apeen.

Luego está el recorrido que no es el que era, con menos montaña, más concentrada y un par de cronos, de las que podría salir vivo pero sí tocado.

Y por fin el propio Grenadier, donde las jerarquías de noviembre poco tienen que ver con las que se plasman durante la carrera, aunque ahora mismo no son pocos los que podrían optar, y eso que Froome ya no está en la terna.

Así las cosas, Carapaz no necesita el Tour para ser querido y admirado, en todo caso, necesita seguir así, corriendo como lo hace, equidistante entre la agresividad y la estrategia, por

Gore 400×100 MArzo2020

 

El segundo puesto de Carapaz no es suficiente

Carapaz Vuelta

El sabor dulce que se lleva Richard Carapaz de la Vuelta pudo ser mucho mejor

Cuando Richard Carapaz ondeaba la bandera de Ecuador en La Castellana durante el epílogo de la Vuelta, algunos comentarios emergían en las redes sobre la cacareada ambición del ecuatoriano.

Estaba en definitiva celebrando un subcampeonato en la Vuelta a España que venía a conquistar, y que en términos absolutos debería haber sido suya sin bonificaciones de por medio.

Nosotros estamos a favor de las mismas, de su uso y profusión por las tres semanas de carrera, incluso en la fórmula de ponerlas en puertos intermedios, pues activan al corredor y sus equipos.

Normalmente las carreras no se ganaban por ellas, pues las diferencias eran grandes, pero en este ciclismo ajustado, cuatro triunfos de etapa como los que se llevó Roglic te dan un plus que ayuda, ya lo creo que ayuda.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Pensamos que Richard Carapaz tiene motivos para sentirse feliz de esta Vuelta a España. 

Ser segundo no es desdeñable, además este podio reafirma que lo que vimos en el Giro del año pasado tuvo un factor sorpresa en su momento, pero que ello se prolonga en el tiempo.

Carapaz no vino de tapado a esta Vuelta, desde el primer día estaba señalado y corrió de forma consecuente.

Para el ecuatoriano las cosas han cambiado mucho en un año, cuando fichó por Ineos veíamos complicado su encaje en una estructura tan cargada de estrellas, un paisaje complicado que se ha ido aclarando con los meses.

Ahora mismo Carapaz es top 3 en Ineos Grenadier, hace un año no lo veíamos así sólo con Froome, Bernal y Geraint en nómina.

Esa plaza se la ganó con un Tour excelso, siempre escapado, y la ha ratificado en la Vuelta, donde ha sido el único ciclista en vestir el rojo al margen del ganador.

Hasta el mismo momento de La Covatilla y el final de infarto, la Vuelta de Carapaz había ido muy de la mano de Roglic, pero el esloveno siempre un punto por encima, lo suficiente para tenerlo más allá del medio minuto.

Mención especial la crono de Ézaro, donde se vació tanto y tan bien en el llano, que la subida se le llegó a atragantar algo.

Y recuerdo en Formigal, en medio de la tormenta, sacando su genio y los ataques siempre a punto, pillando a Roglic entretenido con la chaqueta y poniéndole en presión.

Su pulso en Moncalvillo está en los anales.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

¿Pudo haber hecho más Carapaz para ganar la Vuelta?

Dada la igualdad entre los dos mejores de la carrera, siempre puede quedar la duda de si se pudo hacer más.

Leí mucha gente lamentando que Carapaz atacara tan cerca de la cima de la Covatilla, pero es que igual no tenía para hacerlo de más lejos e igual de haberlo hecho, Roglic hasta le acababa cogiendo.

Pasando del tema de si Movistar fue decisivo, yo creo que el esloveno tuvo la situación relativamente controlada, Carapaz atacó donde le dieron las fuerzas y la mente, sin embargo en lo sucesivo deberá asegurarse de los equipos que Ineos le pone en las grandes carreras, por que es un hecho que el ecuatoriano corrió la Vuelta con un apoyo muy alejado al que tuvo, por ejemplo, su rival.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Que el Grenadier con el presupuesto que maneja disponga de un bloque así para disputar la Vuelta no es de recibo, ya sabemos que entre bajas y otros compromisos había lo que había, pero la campaña ha sido igual para todos y Jumbo además de dominar el Tour, supo gestionar una armada para la grande española, teniendo a Kruijswijk de líder en Italia hasta el abandono del equipo.

Así las cosas, y a pesar de la admiración que nos despertó Chris Froome, cabría preguntarse por la conversión de su trabajo en favor de Richard Carapaz, quien sólo tuvo ayuda real en Andrey Amador y la presencia imponente de Dylan Van Baarle como apoyos más obvios.

El sabor dulce que se lleva Richard Carapaz de la Vuelta no debe esconder cuestiones que en el futuro pueden serle clave, tanto en saber si pudo haber probado a Roglic más lejos de la cima de la Covatilla como en exigir en su equipo que le rodeen como merece.

Por que los trenes para ganar una grande no pasan todos los días por la puerta de casa.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Tres motivos para que Carapaz asalte el Tour

Carapaz Vuelta

Vemos en Carapaz más opciones en el Tour de las que en un inicio pensábamos

Richard Carapaz es uno de los tapados del Tour, acunado en la comodidad del Grenadiers, segundo de filas de Egan Bernal y con el Giro como objetivo inicial, pocos contábamos con verle en una situación tan idónea para acabar siendo protagonista en Francia.

Pero el primer Tour de septiembre puede tener un protagonista ecuatoriano, algo que hace unas semanas no podríamos imaginar, pero que la realidad, tan retorcida este año nos ha puesto en bandeja.

En el haber de Richard Carapaz emerge un ciclista que está cómodo en estas situaciones, compartiendo liderato y atacando sus opciones sin vacilar, por un resquicio que surja.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En circunstancias normales, el liderato de Egan Bernal estaría inmaculado, sobreviviendo a dos leyendas como Froome y Thomas y saliendo con el dorsal uno en la espalda.

Pero las dudas que emergen a su alrededor, la espalda y su retirada en Dauphiné, la manifiesta inferioridad ante Roglic, cuando ambos han colisionado en la carretera, para Bernal no está siendo la mejor aproximación al Tour de Francia.

Esta aparente debilidad del primer espada es aire para Richard Carapaz, un ciclista que, como vimos en la Vuelta a Polonia, no vacila si ve rendija para sus opciones: prueba, ataca y que le pillen si eso.

El año pasado Richard Carapaz fue al Giro por detrás de Mikel Landa: un desastroso arranque del alavés y Carapaz se postuló rápido, como había hecho un año antes también en Italia, quedando a un suspiro del podio.

Éste es Richard Carapaz, un ciclista que no las deja escapar y este Tour pinta que le puede venir viento de cola, si Bernal no da el nivel, que perfectamente podría no darlo.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Cuando Carapaz fichó por Ineos, lamentamos la decisión, tantos buenos en el mismo equipo no puede ser beneficioso para el ciclismo, dijimos, pero además pensamos en las opciones de Carapaz en un corral lleno de gallos: un tipo que caba de ganar el Giro, de forma magistral, ¿qué hace entre Froome, Geraint y Bernal?

Pues bien, dos ya no están y el colombiano llega tocado por las dudas.

Todo eso, añadido al valor táctico que Caparaz despliega en todo lo que hace, le confieren un papel más relevante de lo que marca la teoría.

Carapaz, el año pasado, sobrevivió a la salida en tromba de Roglic en el Giro, con una crono como la de San Marino, perfecta para hacer destrozos, y salió a flote cuando la carretera miró al cielo, con un movimiento magistral aquella jornada de fina lluvia hacia Coumayeur, en los contrafuertes del Monte Bianco…

Atacó y ganó, Carapaz no se mueve si no lo ve claro, y ese camino que le vimos tantas curvas, ahora parece limpio, y el Tour aparece al final.

Contad con Carapaz para este Tour,

Imagen: @RichardCarapazM

Gore 400×100 MArzo2020

 

Carapaz sí le debe cosas a Movistar

Giro de Italia carapaz JoanSeguidor

Aquí todos deben mucho a todos: Carapaz a Movistar y estos a Carapaz

Sin ciclismo LIVE, al menos nos cabe el aliciente de tener heridas abiertas y dedos para hurgar: esta vez Richard Carapaz y el Team Movistar.

Y es que, tras ver el documental de los azules y temporada pasada, lo que ahí se dice, las pullas de Lastras, los cristianos lamentos de Eusebio Unzue y las explicaciones del propio Carapaz, lo cierto que es esta relación será carne de caño durante bastante tiempo.

Hemos visto la entrevista de Valentí Sanjuan a Carapaz y aunque sea una versión, la del ecuatoriano, hay muchas cosas que dejan intuir que, en Movistar, la gestión ha sido tan mala como muchas veces hemos visto en la carretera.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Que Carapaz hable de la incomodidad del reparto de galones, los que llevó junto a Landa hace un año en el Giro, no es algo que nos pueda extrañar, una cosa es fomentar tu competitividad interna, llevar a tus líderes hasta el límite y otra es hacerles vivir con el corazón en un puño.

Y aunque Valverde, Unzúe, Arrieta digan que ya está bien con los líderes, que si dos, que si tres, lo cierto es que han sido ellos los primeros en fomentarlo y a la vista está, cabe escuchar a Landa, Carapaz y Nairo para ver que aquello no fue un buen negocio.

Y no sólo eso, deterioró las cosas tanto que, como el propio Marc Soler admite, no puede ser de otra manera, acabaron fuera del equipo tres puntales, con la merma obvia de poder.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Decir que Richard Carapaz ha fichado por Team Ineos por dinero es interesado, porque nadie da una pedalada si no es cambio de arreglarte la vida y si los ingleses manejan este potencial, mejor para ellos, aunque nos joda ver como acaparan talento.

Ineos, dice Carapaz, le ha puesto sobre la mesa un plan a medida, incluso con tres líderes tan marcados, cosa que Movistar nunca le hizo.

Y podemos creer que es cierto.

En Movistar el carrusel de buenos corredores que han puesto pies en polvorosa porque durante mucho tiempo no se tuvo presente otra opción que haya sido Vaverde-Nairo ha sido importante.

Richard Carapaz puede entrar en ese grupo. 

Ahora tiene la opción de capitanear en exclusiva el Ineos en el Giro, un honor que le va a evitar los dolores de cabeza que seguro surgen en el Tour con tanto ego y capos colisionando.

Pero que no se equivoque Richard Carapaz, hace muy bien en valerse, en decir que se lo ha ganado, pero creo que se equivoca sacando trapos sucios del Movistar que si no les debe nada, que pueden ponerme a parir…

Movistar es el kilómetro cero del estrellato de Carapaz, donde ha explotado y ha tenido un equipo que en el pasado Giro fue un reloj.

La anécdota de Carapaz sobre la noche previa a Courmayeur y como el mecánico le pone la corona que quiere, hasta en tres bicis, de madrugada, es reveladora de que aquí todos deben mucho a todos.

Carapaz a Movistar y estos a Carapaz.

#Top2019 Richard Carapaz fue como esa lluvia fina

Richard Carapaz ecuatoriano Giro JoanSeguidor

El Giro de Richard Carapaz fue una de las victorias más claras de los tiempos recientes

 

Cuando Richard Carapaz cruzó solo, a toda velocidad, la meta de Coumayeur, con los glaciares del Montblanc, Monte Bianco por ese lado, asomando amenazantes, una fina pero pertinaz lluvia regaba el jardín del Giro.

Una lluvia de esas de calabobos, que moja pero no empapa, o al menos eso parece.

Una lluvia de esas como el ecuatoriano, que llegó cuando todos miraban a otro lado, y otros se miraban entre ellos.

 

Decir que Richard Carapaz fue una sorpresa al ganar el Giro de Italia creo que se ajusta a la realidad. 

Visto ahora, su estado de forma excepcional, la manera de correr, de dominar la escena, podríamos convenir que esa carrera no podía tener otro resultado, pero una cosa es verlo así, ahora, y otra pensar a priori que podía darse ese resultado.

A Richard Carapaz nadie le regaló nada esas tres semanas por Italia.

Compitió de tú a tú con gente del tamaño de Vincenzo Nibali, quien lo apretó, sí, pero no rompió la cuerda, o Primoz Roglic, quien de inicio parecía iba a llevárselo todo.

Pero el ciclismo, cualquiera de las grandes, tiene eso, que lo que hoy sonríe, mañana se nubla, y viceversa, y por medio uno no acierta a saber qué ha sucedido.

El arranque de Roglic recordó mucho a uno ya lejano en el tiempo, el de Alex Zulle, hace ya 22 años.

Aquella vez el suizo acabó hasta fuera del podio, el esloveno pudo agarrarse a él hasta el final.

 

Venía advirtiendo Richard Carapaz desde hace tiempo que el Giro era una prioridad.

El año pasado en un estrecho mano a mano con Miguel Ángel López, un corredor joven como él pero sobre el papel más hecho, por la maglia bianca, que tuvo la guinda de la etapa, y éste nadando cuando las cosas no marchaban de cara, remando en el caos en esa etapa que le gana, asómbrense, a Caleb Ewan, y el asalto final en los Alpes.

Ahí, en el umbral del Valle de Aosta, Carapaz demostró una cosa, que incluso sin el celebérrimo marcaje Roglic-Nibali habría machacado, no creo que a placer, pero machacado.

Richard Carapaz esas tres semanas de Italia iba sin cadena.

Incluso el día de antes, entre las neveras del Lago Serrú, la remontada que le hizo a su compañero Mikel Landa abrió  la puerta a lo que habría de suceder.

 

En la intrahistoria de Landa, Carapaz será otro personaje, otra piedra en el zapato, podríamos pensar, en un corredor que ambiciona lo más alto, pero uno más, como Aru, como Nairo y otros que en un momento dado se cruzaron en el camino de Landa hacia la capitanía absoluta.

Pero es que ni con esas, Carapaz no dio síntomas de debilidad en ningún momento, firmando un Giro perfecto, con dos etapas, triunfo y una sensación de equipo inédita en Movistar.

El black Friday by Berria: utiliza el código BERRIACOLOR7884 en esta rígida y te la montas con el color que quieras 

El mismo equipo que dejó descabezado en la víspera de la Vuelta, el que hubiera sido su partido de vuelta con Roglic.

Carapaz concursó en un bolo, se hizo daño y se desataron todas las tormentas, con el nombre de su agente flotando en el ambiente.

El ciclismo parece destinado a copiar el fútbol sólo en lo malo.

Ahora Richard Carapaz tendrá que prolongar su éxito en el Team Ineos, pensar que lo han fichado sólo para renovar la corona del Giro parece complicado.

 

Si Carapaz va a Italia en plan líder, el uno reposará en la parte baja de su espalda, seguramente tenga que acudir al Tour para ayudar a uno de los no pocos jefes que tiene el Ineos.

Su reto es doble, demostrar que ese Giro no fue un espejismo y de paso que tiene sitio en un equipo atiborrado de estrellas.

Obviamente, no será sencillo.

SQR – GORE

¿Cómo es posible que Richard Carapaz no tenga visado para UK?

Richard Carapaz visado JoanSeguidor

Sin visado para UK, Richard Carapaz enfila su recta final en Movistar casi sin competir

Cuando lees tweets como el del visado de Richard Carapaz no ha llegado a tiempo para correr el Tour de Bretaña sencillamente te quedas perplejo.

 

En pleno siglo XXI siguen sucediendo estas cosas.

El equipo se descuelga de cualquier responsabilidad, dice que son las autoridades.

Éstas obviamente no van a dar explicaciones, puede ser Richard Carapaz, el ganador del Giro, quien quiera, que si la visa no está, fuera.

Es curioso que pase esto en vísperas de un Brexit que no se sabe ni cómo se va a producir, ni si se va a prorrogar o…

En fin…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

Sucede esto para Carapaz en vísperas del Mundial y un par de días después de saberse su fichaje por un equipo… británico.

La situación es surrealista y la pregunta que cabria hacerse sería…

 

 

Ni más ni menos, porque los mecanismos que deberían tener los deportistas de este nivel tendrían que estar garantizados además por el organismo que les tutela.

La situación que explica nuestro amigo Luis Román es descriptiva de lo lejos que está el ente internacional de las realidades cotidianas de sus deportistas, algo tan simple como un visado no debería ser problema.

Sin Vuelta a España, sin Tour de Bretaña es triste este epílogo de Richard Carapaz en Movistar.

Desde que corrió y ganó el Giro apenas le hemos visto, más que en Burgos, donde Iván Sosa le ganó con claridad.

Una recta final que no es sólo en Movistar, es a su ciclo de Lizarte y todo eso que tiene de ciclismo artesanal, de autor, de casa.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

Si miramos atrás, y no muy lejos, aunque si lo hacemos lejos casi que también, veremos que en Movistar las cosas, por una cuestión u otra, rara vez no se complican.

Richard Carapaz les ha dado el triunfo mas limpio, claro y contundente de su historia, y el final no es el deseado: raro, atípico, frío,… como el de Nairo, pero con éste al menos dando la cara en la Vuelta, aunque corra por libre.

Hace unas semanas hablábamos de la humildad del ciclismo tomando los premios como referencia.

Ahora vale esa pregunta que solicita nuestro compañero Luis sobre si a un futbolista le hubiera pasado esto.

Creo que la respuesta es sencilla, y nos tomamos la libertad de mostrarlo gráficamente.

La Vuelta ha salido de San Mamés camino de Los Machucos…

La imagen del tinglado de la Vuelta con el ovni San Mamés asomando es la imagen dónde están unos y otros.

Y explica que, Richard Carapaz, por muy ganador del Giro que sea, es un tipo normal en medio del gran público.

Richard Carapaz al Team Ineos: una malísima noticia

Richard Carapaz Giro JoanSeguidor

Con Richard Carapaz, el Team Ineos sigue son su vocación hegemónica

En ocasiones el ciclismo me recuerda al fútbol, y el caso de Richard Carapaz, su final en el Movistar, su fichaje por el Team Ineos, este recuerdo ha vuelto a la cabeza.

Cuando oímos hablar de jugadores caprichosos, equipos atados de manos, mercado cambiante, cosas así, el fútbol lo cierto es que dista bastante de ser un deporte, sí ese espectáculo que alimenta no pocas bocas.

En el pasado reciente de Richard Carapaz, en la recta que ha llevado sus pasos hasta el Team Ineos, lo cierto es que hemos tenido una sensación.

La baja del ecuatoriano en una Vuelta a España que posiblemente estuviera disputando entre los mejores es el vivo ejemplo de que, incluso en el deporte más moderno y profesional, cosas tan sencillas como irse a un criterium a escondidas, lesionarse y caerse del listado de una grande siguen pasando.

 

Sé que muchos comentan sobre las condiciones de Carapaz en Movistar, de las relaciones del equipo y el mánager, y todo eso, pero entendemos que en un mundillo que se supone profesional, estas cosas no deberían pasar.

Como lo que sucedió el otro día con Marc Soler en Andorra, creemos que hay otras formas de solucionar las cosas y no hacer correr dimes y diretes en cuestiones que poco o nada tienen que ver con lo deportivo.

Sea como fuere, el inicio de esta semana estuvo entretenido en el equipo celeste que ve partir sus dos líderes latinoamericanos a otros equipos, dejando un vacío de poder que convendrá rellenar.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Así las cosas la llegada de Richard Carapaz al Team Ineos consideramos que es una mala noticia para el ciclismo, aunque buena… para él.

Empezando por el final, lo cierto es que el movimiento del ecuatoriano es audaz y habla de ambición, pero también de convicción.

Tener la seguridad de poder hacerte un hueco en un equipo que tiene, así de golpe los tres últimos ganadores del Tour de Francia, habla de la autoestima y confianza de Carapaz.

Una seguridad que no será sencillo que demuestre en un equipo atiborrado de primeros y segundos espadas, pero que casi todos los años siempre tiene huecos en grandes momentos.

El mejor ejemplo, esta Vuelta que pasa sin pena no gloria en el equipo más acaudalado del pelotón, sin triunfos de etapa, buscando cazar etapas y con corredores como Poels y Tao, que se borraron de inicio, y De la Cruz, que sencillamente no tiene más.

 

 

De esta manera, Giro o Vuelta deberían entrar en el plan 2020 del Team Ineos, y en una de ellas Richard Carapaz habría de tener el mando del equipo.

Esto sería sobre la teoría, porque luego, la carretera que lleva hasta las grandes citas ya sabemos es caprichosa, y sólo cabe ver el «corrimiento» de roles que ha acontecido este año en el Ineos: ni Bernal corrió el Giro, ni Froome el Tour, ni ningún capo gordo la Vuelta.

El ciclismo nos demuestra cada año que sus caminos son como los del Señor, inescrutables.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

Pero siguiendo por el principio, el movimiento de Richard Carapaz al Team Ineos es malo para el ciclismo, obviamente.

Es un fichaje que habla de la latente desigualdad entre los grandes equipos del World Tour, ¿dónde habrán de situarse los que vienen detrás?

Richard Carapaz pasa a ser uno más en un bloque que sencillamente mete miedo, incluso con el equipazo que está juntando el Jumbo para combatirle.

Un equipo que si se lo propusiera, más allá del Tour, objetivo innegociable, tendría que disputar por donde pusiera el pie por ese afán acaparador que a veces evidencia y que pone en jaque la competición y espectáculo.

Que le cunda a Richard, que le cunda a Ineos, porque al ciclismo, sobre el papel, y a priori, no le resulta halagüeño un movimiento que desequilibra, aún más, la partida

Ni Movistar ni Carapaz merecían un final así

Giro de Italia carapaz JoanSeguidor

Que Carapaz no corra la Vuelta es malo para Movistar y la carrera

Sobre el futuro de Richard Carapaz y el Movistar hace días que oímos y leemos.

Todos le dan por seguro en el Ineos el año que viene, en una decisión que, aunque legítima, creo que es mala, tanto para Richard Carapaz, que entraría como eslabón en el engranaje británico, que vería un ganador de Giro trabajando para un tercero en una alguna gran carrera, cuando podría estar jugando sus bazas.

Que Richard Carapaz se fuera a Ineos habla también del nivel de ambición que mueve este ecuatoriano de tez amable y cercana.

Se ve haciéndose un hueco entre tres ganadores del Tour.

Poca broma.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sea como fuere, hace días que esperamos el anuncio de la marcha de Richard Carapaz del Movistar.

De hecho se da por segura la salida de tres líderes del equipo celeste, y vemos que sólo Mikel Landa lo ha anunciado.

Nairo y Carapaz siguen en el equipo telefónico a todos los efectos, otra cosa es que el colombiano ya ha dicho que se vaya.

Pero seguro aún no hay nada.

Nos sorprendió por eso, las palabras de Pablo Lastras en Marca sobre Richard Carapaz en el Movistar:

«Futuro de Carapaz: «La verdad es que no me interesa. Él tampoco ha demostrado una fidelidad con lo cual habrá elegido lo mejor, tanto si se queda como si se va. Hay que admirar esa sangre fría que tiene pero por otro lado tiene que dar un paso al frente tener las cosas más claras y más definidas»

 

Quienes conocemos, aunque sea de momentos puntuales a Pablo Lastras hemos sencillamente flipado con esas palabras y esa contundencia.

El exciclista, también técnico, es un tipo que nunca hemos leído en este tono.

La situación de Richard Carapaz en el Movistar no parece la ideal.

Y más cuando sabemos la intrahistoria de su ausencia en la Vuelta, una pena, desde luego, para quienes queremos buenos corredores pujando por la Vuelta.

Se fue a u criterium, talegada en mano, a los Países Bajos y se lesionó.

Nada grave, dicen, pero suficiente para que no corra la Vuelta.

Toma ya.

DT Swiss, la importancia de llevar unas buenas ruedas

En pleno siglo XXI el eterno problema de los equipos que no pueden controlar a sus corredores, al 110%, sigue vigente.

Carapaz se fue a Holanda por su agente, que dicen que se llevan fatal con él, y corrió sin conocimiento del bloque que le paga la nómina.

¿Merecía Movistar esto de Richard Catapaz?

Desde luego que no.

¿Qué ha distanciado a Richard Carapaz del Movistar?

Sería curioso oír las versiones.

 

SQR – GORE

 

Aquel idilio que fue el Giro de Italia, ese equipo que era un rodillo, ese líder que plasmaba ese dominio seguirán siendo un oasis en el desierto de actuaciones colectivas que en Movistar han sido más espectaculares que efectivas.

Sin embargo, pensar que toda aquella química quedó ahí, los años de crecimiento de Richard Carapaz en Lizarte, en Pamplona, en el Movistar estos años, hacen parecer todo tan etéreo.

El ciclismo no entiende de sentimentalismos, ni corazón, pero este final, porque parece que esto es el final, no creo que ninguna de las dos partes la tuviera en sus intenciones.

 

Carapaz deja coja la estrategia de Movistar para la Vuelta, porque ni Nairo ni Valverde parecen en primera línea, aunque con lo abierto del pronóstico ¿quién sabe?

Entiendo que el criterium neerlandés no le puede salir gratis a Carapaz, ese ciclista que encandiló con su pedaleo y naturalidad en el Giro, que seguro echaremos de menos en la Vuelta.

Entiendo que en Movistar debería cundir la pregunta de porqué es a veces tan complicado todo en el equipo telefónico.