Tour: la gran lección de Tadej Pogacar

Tadej Pogacar Tour joanSeguidor
Kalas 1024×140

 

Ya podremos decir que vimos el Tour que gana Tadej Pogacar

Siempre, en el final de cada etapa, en desarrollo de alguna, durante este Tour me ha gustado apreciar los gestos entre Tadej Pogacar y Primoz Roglic.

No por nada, han sido primero y segundo, lo siguen siendo pero al revés, pero son partícipes de algo histórico, de un Tour en septiembre, dominado por eslovenos, compañeros de podio en la Vuelta, misma nacionalidad, camaradería y cariño entre ellos.

Hoy cuando en medio de la entrevista a Tadej Pogacar como seguro ganador del Tour ha llegado Roglic y le ha interrumpido, veo que todos esos gestos no eran de cara a la galería.

Por que en este Tour nada ha sido de cara a la galería, aunque en ocasiones nos cabreáramos con lo visto, aunque esperásemos lo mejor en cada etapa que tuviéramos marcada, aquí se ha corrido a cara perro, ha habido respeto al rival, pero no se ha perdonado y sobre todo nunca se han bajado los brazos.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El Tour que gana Tadej Pogacar nos resume una historia ya conocida…

Sea como fuere es un canto a la grandeza del ciclismo y el deporte, el premio a una generación de chavales que ha crecido desprovista de complejos, sin el peso de la historia que muchos arrastramos, ese libro al que siempre acudimos para explicarlo todo, que si es muy joven, que si aquí ganó no sé quién, que si… a ellos todo eso les resbala.

No saben de qué iba esto, por que les basta con ver cómo va ahora, y vienen crecidos y aprendidos, meados y cagados de casa, hasta llorados, si me apretáis, por que no sólo gestionan la victoria, también los malos momentos, se rehacen y vuelven al parquet.

Esa es la gran lección de Tadej Pogacar como abanderado hoy de una generación, igual que Egan Bernal lo era hace un año.

Saben sus topes, sus curvas y rendimientos con precisión suiza, donde apretar, dónde aflojar, cuando desistir, una vez el rival de te deja de punto.

En el Col de la Loze pareció que Pogacar firmaba la segunda plaza, interpretamos mal, éste no firma nada, se basta y se sobra para romper lo que se le ponga por delante, es ahora mismo el ganador del Tour de Francia.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Podríamos decir que el Tour 2020 ha tenido el mejor final para un desarrollo mejorable, sin embargo, eso no sería una descripción completa, puesto que el nombre de Tadej Pogacar adquiere categoría de adjetivo, su premio es un premio para el ciclismo entendido como lucha hasta el final, gestión de los momentos y talento nato.

Ha ganado a un compatriota en la flor de la vida, treinta años y lo mejor de él aflorando, sin equipo en muchos momentos, poniendo sobre la mesa corazón, coraje y sabiduría.

Puedo entender que haya gente que se acuerde de su director, no son las mejores credenciales las que acompañan a Matxin, pero por favor, disfrutemos de lo bueno que aún nos puede dar este deporte como en su día soñamos con otros.

Si en uno, cinco o diez años nos amargan el trago que nos quiten lo bailado.

En el premio de Tadej Pogacar en este Tour va una parte alicuota de cada uno de nuestros corazoncitos.

Imagen: FB UAE Emirates

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

 

 

Tadeg Pogacar es «Juan sin miedo» en la Volta Comunitat Valenciana

Tadeg Pogacar Volta a la Comunitat Valenciana JoanSeguidor

Tadeg Pogacar va a ganar la Volta a la Comunitat Valenciana exhibiendo aquello que le distingue, ya en febrero

Tadeg Pogacar: Ya tenemos nuevo ganador en la segunda vida de la Volta Comunitat Valenciana.

Ante la generación que viene corremos el riesgo de dedicarle literatura, al final igual más que los triunfos que firman en la carretera.

Sin embargo, a veces son detalles, cositas que te vienen a la mente y te ponen los pelos como escarpias, estos chicos tienen algo que posiblemente les hayan inculcado pero que no por ello, han hecho suyo.

Tienen aversión al riesgo, al miedo.

Y por eso Tadeg Pogacar es «Juan sin miedo», aprenderán lo que tengan que aprender para situarse en lo más alto y perpetuarse, más o menos tiempo, pero no les cabe otra que salir siempre con los pies por delante.

Epic gran canaria

Por que los manuales, con estos siempre hablamos de los manuales, dicen que en subidas como las de Bernia, descarnadas, una burrada de paredes con algún descansilllo y una media del catorce, mejor ir «piano piano», ser ciclista de pancarta.

Dícese de aquel que, ante la profusión de pancartas y aparición de vallas, mejor apretar el culo y darlo todo, nunca, nunca antes.

Quinientos metros, cuatrocientos, menos, arrancar con todo y lo que den la clase y las fuerzas.

Eso lo dicen los manuales, pero Tadeg Pogacar en esta Volta Comunitat Valenciana tira de otras cosas, tira de valentía, arrojo y sobre todo despreocupación por le qué dirán. 

Rompió la subida a más de tres de meta, hay que estar muy seguro para hacerlo, nadar en aguas espesas y tener red.

Sólo así se explica que este veinteañero pusiera en su sitio a Poels, Tao, Rubén Fernández hasta Valverde.

«Es la Vuelta a Valencia, no nos volvamos locos» decía extrañado Javier Ares, pero es que les arrojó la mano a tres de meta y les mantuvo el farol hasta cruzada la meta.

Por que o nos engañan mucho las imágenes o va sobrado, casi esbozando una sonrisa que no se puede permitir porque Tadeg Pogacar es joven pero sabe que donde las dan, las toman.

Su triunfo es fuerza, confianza y valentía, pero también la inteligencia de saber «hasta dónde» y saberse «sobrado».

Tadeg Pogacar va a ganar la Volta Comunitat Valenciana exhibiendo aquello que le distingue, ya en febrero 

Lo que queda a su paso es un reguero de ciclistas retorcidos por la rampa y vacíos por el esfuerzo, rotos, en definitiva que, lo que para michos es un un mundo, para este esloveno de varita mágica resulta sencillo.

Tadeg Pogacar: ¿Cómo no admirarse por esta gente?

Tadeg Pogacar Volta a la Comunitat Valenciana JoanSeguidor

Cuando imberbes como Tadeg Pogacar ganan… cómo no admirarse

 

Tadeg Pogacar ganando en subida a Alejandro Valverde remontándole por fuera. 

La llevada de Cullera en la Volta a la Comunitat Valenciana ha sido el último calambre de esta realidad que ni siquiera podríamos decir que es nueva, ni novedosa, es el «new normal» de una generación que levanta comentarios en todas las direcciones pero que no deja indiferente.

Y eso es lo que valoramos de Van der Poel, Bernal, Pogacar o Remco, que no pasan sin pena ni gloria, al contrario, su presencia ilumina y y dibuja una sonrisa en el cartel de la carrera a la que concurren, levantan expectativas y hacen soñar con la realidad que se trabajan día a día.

Sin embargo, como en la viña del señor, hay opiniones para todos los gustos…

 

Que a veces nos admiramos con facilidad, posiblemente, que le demos más cuerda de lo que el tema merece, quizá… pero a quienes entendemos de convencionalismos establecidos desde hace cien años, sobre esa teoría de las edades que tanto cacareamos y esas cosas, cuando vemos llegadas como la de Alejandro Valverde frente a Tadeg Pogacar en Cullera, pues nos hace saltar del sofá.

Y es lo que trae esta gente, aire, oxígeno a un deporte anclado a una forma de hacer que en tiempos recientes ha propiciado que más de uno dijera que así no se iba bien, que el ciclismo necesitaba algo, alma quizá, duende, llamadlo como queráis, algo que le sacara de monumentos corridos al ralentí, de Tours bloqueados y esas cosas.

Tadeg Pogacar no tiene aún palmarés, como no lo tienen muchos de sus compis de generación, aunque ojo lo van a amasando ya, pero ver que hace un año en una de sus primeras carreras en pros, Algarve, ya gana, no teniéndolo sencillo precisamente,, que luego se parte la cara con grandes nombres en Itzula, que gana la última edición que veremos de California en un tiempo y luego lo de la Vuelta.

Cuando vemos todo eso de Tadeg Pogacar, como de cualquiera de su hornada, esos niños que parecen recién salidos del cole, a los que les llevarías la merienda al finan de la etapa…

¿Cómo no admirarlos?

Imagen: VueltaCV