La Ciclobrava es perfecta para quien estruja la vida

Para Oscar Lanza, la Ciclobrava entra en el plan perfecto para disfrutar de la Sea Otter todo el fin de semana

Queríamos la impresión de Oscar Lanza sobre la Ciclobrava.

Para quienes no sepan del personaje: Oscar Lanza, representante de ciclistas y pilotos de motos, adicto al trabajo y «gozador» de la vida.

Hace unos quince años, Oscar sufrió un accidente practicando motocross con un resultado terrible espalda rota, lesión medular y parálisis de cintura hacia abajo.

Pero cupo consuelo y vino de dentro, de muy dentro: «Saqué la silla de la cabeza, la puse en mi culo y adelante con la vida«.

Así le puso «gas a la vida».

El ciclismo es para Oscar el paréntesis, el respiro en la vorágine de trabajo, que le lleva de un lado a otro del mundo, una constante en su vida, el movimiento, el meneo y la sonrisa como emblema.

Una forma de hacer que tiene la válvula en la bicicleta, y el escenario en las muchas marchas en las que toma parte.

«Nunca disputo, nunca a tope, eso ya pasó, ahora quiero encontrarme a gusto, feliz«, asegura.

Ha estado en ella en sus dos últimas ediciones: un premio a l0s sentidos y pasión ciclistas.

«Es que lo tiene todo, como Girona, una tierra tremenda, con esa ciudad cargada de encanto y sorpresas y esas rutas que parecen pensadas para el ciclista, muy tranquilas, bellas, con temperatura ideal»

Ha corrido, repetimos, las dos últimas ediciones, la última con un recorrido similar al actual, mar y montaña.

Lo tiene todo: «Parajes, subida y un punto de dureza, llano para rodar y caminos poco conocidos«.

Pero sobre todo esa perla medieval, Monells, el pueblo característico de la arquitectura del lugar, donde se dispone un avituallamiento que te hace perder la noción del lugar y el sitio.

«Dormimos allí la noche anterior el año pasado, es transportarse a otro tiempo, me impactó el pueblo, que la marcha lo atraviese me encanta» afirma.

Pero añade: «Hay alguna sorpresa en el recorrido, el final de Ardenya es duro o el paso previo a Montjuïc, antes de entrar a Girona, piensas pero si estoy llegando ¿qué hace esto aquí?»

 Es el final ilustrado de la Ciclobrava.

 

Al cruzar la meta de la Ciclobrava, espera la Sea Otter Europe, marcas, novedades, público y un hilo, pasión ciclista, gente por doquier con brillo en la mirada, brillo ciclista.

«Nosotros aterrizamos en Girona el viernes y nos vemos el domingo por la noche» es así, es el plan más ciclista del año.

Bicicleta desde todas las perspectivas.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.