Cicloturismo blanco: Seis destinos buscando la nieve

El cicloturismo blanco nos llena la mirada de paisajes exóticos

El pasado 1 de diciembre dio comienzo el invierno meteorológico que se prolongará hasta el 29 de febrero.

Meteorológico, que no astronómico, ya que oficialmente lo hizo el 22 de diciembre a las 5.48, hora española:  fue el solsticio de invierno.

Es ahora cuando tenemos los meses más fríos combinados con los días más cortos del año.

 

¿Representa esto un impedimento para seguir disfrutando de nuestras salidas en bici?

Posiblemente, dependiendo de lo rigurosa que sea la estación, o de las ganas que pongamos cada uno, si queremos tomarnos un descanso o decidimos no arrugarnos ante los elementos y salir ahí afuera a pedalear.

Eso sí, bien abrigados, que para eso disponemos de ropa con los mejores materiales, para disfrutar de una manera diferente del innegable cambio en el paisaje, haciendo de nuestras salidas cicloturistas algo realmente exótico.

Se trata de pedalear en condiciones diferentes, porque nuestra afición no ha de disminuir en invierno y simplemente podemos cambiarla.

Hemos de animarnos a continuar con nuestras cabalgaduras en bici, pero buscando esos destinos que nos ofrezcan otro punto de mira, otra visión desigual de nuestras montañas cubiertas de nieve, que nos animará a experimentar y sentir de manera distinta.

 

Es un buen momento para elevar nuestra mirada y dirigirla hacia los territorios de los esquiadores.

Ellos son los que ahora dominan los puertos, tan aficionados como nosotros a la alta montaña, espacio blanco en invierno, y a los que debemos estar agradecidos porque han hecho posible que se hayan asfaltado pistas dirección a las estaciones de esquí, carreteras que salen disparadas hacia el cielo.

Pero alguien puede preguntarse…

¿quién fue primero el ciclista o el esquiador?

La respuesta la tenemos en la historia del esquí en nuestro país, y ésta es antigua.

SQR – GORE

 

A finales del siglo XIX, este deporte de invierno ya era practicado en Navacerrada por noruegos que vivían en Madrid, si bien su expansión comenzó en la primera década del siglo XX hacia Pirineos y Sierra Nevada.

No sólo fue una incipiente modalidad deportiva, sino también un medio de desplazamiento de los habitantes de la alta montaña que les permitía romper su aislamiento en los meses invernales.

Por tanto podemos comprobar que la nieve es pasado, presente y futuro, porque este oro blanco ha ayudado a prosperar muchos municipios deprimidos que gracias a este turismo han mejorado su nivel de vida, infraestructuras y comunicaciones.

Algunos ejemplos de lo que os estamos hablando para esta época del año, podrían ser Cerler, la Covatilla, Valdezcaray, la Bonaigua, Sierra Nevada o Navacerrada-Bola del Mundo, por citar algunos destinos buscando la nieve en otras tantas estaciones de esquí situadas en espacios de gran interés natural.

Parajes que no deberían ser obstáculo para seguir disfrutando del pedaleo mientras duren las bajas temperaturas.

SQR – GORE

 

La bicicleta no entiende de fronteras ni de dificultades y siempre habrá algún ciclista dispuesto a intentarlo para poner pedales a sus sueños e ilusiones.

Foto: Pau Catllà

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.