Zdenek Stybar merece la suerte que persigue

Tuvalum

Otra primavera más volcamos nuestras preferencias en Zdenek Stybar

En unos días estaremos pendientes de las esquinas estrechas y adoquinadas de Flandes, de sus recodos empezaremos a escribir las páginas del libro más apasionante de la temporada, el libro de la primavera.

Y veremos imágenes, fotos de Zdenek Stybar, entre otros, irreconocible, entre sudor y polvo, entre el plomo del cansancio y el vacío del alma.

Zdenek Stybar es paisaje habitual en la primavera, un actor fundamental

«Me encanta contribuir al triunfo de compañeros en el Giro o en las clásicas»

Aunque el epílogo de la Volta al Algarve haya dejado la sensación de que el checo debió estar más cerca de Enric Mas, lo cierto es que su hoja acumula servicios para éxitos de terceros.

Y, en el mejor de los casos, tampoco creemos que Stybar fuera tan clave en un éxito de Enric Mas, con tantos corredores mejor situados alrededor de él.

Pues esa bondad, aunque incondicional, tampoco es infinita, Zdenek Stybar espera aún ese día que las cosas le salgan bien a él.

Como en Malhao

Porque en definitiva sería la constatación de la clase y categoría que pone en cada carrera que sitúa un dorsal a su espalda y el premio al abnegado compañero que tiene un trozo de los trofeos de sus compañeros en el corazón.

El año pasado Zdenek Stybar fue la clave en algunas de las 72 victorias del Quick Step.

Fue bisagra en el triunfo de Niki Tepstra en Flandes. 

Pero no sólo eso, acabó entre los diez mejores de Roubaix, Harelbeke, Wevelgem, Flandes y Strade Bianche, la única gran carrera que figura en su palmarés, cuatro años ya.

Mov_Gore

Así las cosas, que la suerte se alinee es lo que pretende Stybar, para quien las cosas deberían cambiar, en términos de jerarquía con la salida del capo Terpstra hacia el Direct Energie.

Zdenek Stybar volverá a forma parte de la terna de favoritos, siendo además el espejo en el que se miraron fenómenos como Mathieu Van der Poel o Wout Van Aert.

El Cruz Cyclone es un portabicicletas de bola de remolque para 2 bicicletas abatible y con antirrobo.
Esos gladiadores del barro, del invierno crudo y pesado que un día pensaron en la carretera para hacer más grande su leyenda.

Otra primavera más, llevamos unas cuantas, esperamos que Stybar tenga la suerte que merece, porque el ciclismo a veces, es hasta un deporte justo.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.