Contador & Armstrong, una historia que nunca conoceremos

Aquel Tour entre Contador y Armstrong revivió grandes rivalidades

Valetín Sanjuan ha partido en tres su entrevista con Alberto Contador y nos ha tenido entretenidos.

De entre todo lo que dicen en los dos primeros capítulos el relato del Tour 2009 fue lo más jugoso.

Vamos camino de los once años de aquello, y quizá hablemos del capítulo más morboso del ciclismo moderno, un clásico que se recreó efímeramente entre Wiggins y Froome de entonces a esta parte y que encajó perfectamente con aquel molde que cincelaron Hinault y Lemond en dos entregas: 1985 y 1986.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Cuando Alberto Contador estaba camino de ganar su primera Vuelta, año 2008, la noticia del regreso de Lance Armstrong dio inicio a una historia que se alimentó y cebó con el paso de los meses.

Aquella memorable etapa de la París-Niza en la que Luisle dio cuenta de Contador fue gasolina para Armstrong y así, paso a paso, capítulo a capítulo hasta el plato fuerte de Montecarlo, donde arrancó aquel Tour.

Y ahí se centra el relato de Contador con Sanjuan.

Aquella fue una carrera que tuvo varios frentes, el de la carretera era uno más, y a veces creemos que ni lo más importante.

No sé dónde, pero lo de Contador y Armstrong aquellos días lo había leído o escuchado, en todo caso es una versión, la de Contador, que no sé si será la buena, la mala o la media, es la suya.

Una cosa está clara, aquella clara fue un polvorín una guerra que llevaba los colores y la marca de Astana.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pocas veces los kazajos imaginaron mejor promo para su inversión ni twitter mejor embajador que Armstrong.

Desde fuera, lo que vieron nuestros ojos, especialmente en la carretera, es que a Contador se la quisieron dar con queso en su propio equipo.

Lo que rodeara a esas decisiones ellos sabrán.

Y no fueron decisiones cualquiera: Contador era un cuchillo esos días, irresistible en montaña, pero si llegó a ganar una crono a Cancellara.

Ahora bien, lo que hemos oído en una parte, queda la otra, y tenemos una promesa de saberla.

Lo que cuente Johan Bruyneel es la otra parte, ahora bien, si una cosa tenemos clara es que certezas de lo que sucedió sólo las tienen ellos.

Nosotros podremos formarnos una opinión, pensar una cosa u otra, pero la realidad estaremos lejísimos de conocerla… siempre.

Imagen: MundoBici Colombia

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.