Milán-San Remo 2004: El mejor milagro de Óscar Freire

Freire Milan San Remo 2004 JoanSeguidor

La imagen de Freire superando a Zabel en la meta de Milán-San Remo 2004 ha pervivido todos los tiempos

Aquella tarde de sábado, mes de marzo, año 2004, la Milán-San Remo entró en el imaginario eterno de Oscar Freire.

Aquella llegada era dura, una carrera lanzada 300 kilómetros, comprendiendo que cualquier rueda, en la Via Roma, podía ser la buena.

Oscar Freire en el caos hacía de la necesidad virtud, un camino que le dejó su primera Milán-San Remo, la de 2004, ganaría otras dos, en bandeja.

Le entretenemos un rato y nos cuenta…

Oscar ¿Cómo llevas estos días?

«La verdad es que estaba algo advertido, tengo amigos italianos que hace días me contaban todo lo que estamos viendo aquí estos días. Tengo la suerte de vivir en una casa y las horas pasan más rápidas»

Este sábado deberíamos estar mirando San Remo y lo que por sus alrededores pasara. ¿Qué sitio ocupa la Milán-San Remo en el corazón de Freire?

«Es una carrera única, la más especial, la que más quería. Visto ahora, y entonces, es una carrera que puedes perder en cualquier momento y ganar sólo al final»

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Algo que a ti se te daba bien

«Siempre he sido hábil en estas circunstancias, en sortear los problemas durante la carrera, buscar la rueda buena. Siempre hubo gente con más físico que yo, pero no con la técnica suficiente para sacarle el mejor partido»

¿Eso se llama intuición?

«Posiblemente sí, sabía moverme bien, ahorrar fuerzas y la suma de todo eso acababa marcando las diferencias. Quien me haya visto competir de cerca, seguro que te lo puede decir. La experiencia también suma, ves los peligros venir. La primera vez que sufrí un abanico fue en una carrera juvenil, en Arévalo, me quedé en el penúltimo grupo. La siguiente vez que me pasó, ya de pro en una Vuelta a Castilla y León, lo vi venir y acabé en el grupo delantero ganando el sprint»

Grande…

«Es más, puedo decir que nunca me he caído disputando un sprint, en eso hay suerte, pero también intuición. Recuerdo una Vuelta, llevaba dos triunfos de etapa, que no me metí en un sprint por que pensaba que iba a ser peligroso y en efecto, hubo una gran caída al final»

Volviendo sobre San Remo…

«Es una carrera top, para mí la más importante tras el Mundial». 

Tú la conociste en Mapei

«Como italianos la tenían en alta estima, pero no la ganaron nunca. Curiosamente lo logramos ciclistas que llevamos su nombre en el pecho –a Freire sumarle Pozatto, Bettini y Cancellara

Menuda edición aquella del 2000

«Había mucho gallo en aquel equipo, yo era el campeón del mundo pero estaban Museeuw, Bartoli y otros con muchos galones. Era un equipo fuerte y a veces pasa que cada uno defiende sus intereses»

Han pasado ya veinte años

«Nos hacemos mayores, ves fotos de entonces, las comparas con ahora y…»

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Freire en aquella Milán-San Remo de 2004

«Era mi segunda San Remo con Rabobank. Ya no era el de cuatro años antes, conocía la carera, dónde estar, cómo moverse. Cada año es diferente, pero la experiencia ayuda. Sabía que era mi carrera»

Rabobank era una historia diferente a Mapei

«Rabobank corría para mí. Tenía a Flecha, a Horrillo… con los años incluso pude tener la ayuda de uno que acabaría ganando, Alexander Kristoff quien seguro tomó nota de cómo afrontaba la carrera. La diferencia entre ganar y perder esta carrera era muy pequeña, a veces llevaba una sensaciones horribles y acababa ganando, pero también pasaba al revés»

Vamos a por la edición de 2004 ¿Cómo fue la aproximación?

«Recuerdo que hubo una pelea con Zabel por cogerle la rueda a Petacchi que llevaba a su Fassa tirando. Yo iba tras él, y Zabel se aproximó, intentó echarme dos veces y al final decidí que esa guerra no me convenía. Le dejé pasar»

Y luego

«Trentin lanzó el sprint, Petacchi saltó muy pronto y Zabel con él. Se precipitó, casi no había tiempo para remontarle, pero lo logré por levantar las manos. Le devolví la moneda»

¿Qué moneda?

«Unas semanas antes en la Vuelta a Andalucía cuando me ganó una etapa en Almería que yo celebré antes de tiempo»

Aquella imagen quedó icónica…

«Sí, quedó para la historia. No fue la única vez que logré un triunfo así, una vez en Tirreno le gané una etapa a Cipollini por celebrarlo antes de tiempo»

¿Lo habéis comentado muchas veces Zabel y tú?

«Sí desde luego. Zabel fue un gran ciclista, pero también una gran persona y tuve una gran relación con él»

¿Estuviste con él en Katusha tu último año?

«Así es. Fue director técnico en Katusha la temporada que corrí con ellos. Recuerdo que en la primera reunión nos dijo que iba a ser nuestro instructor para los sprints y Purito le preguntó si podía enseñarme algo a mí»

Siempre tan cachondo… para acabar un deseo para este presente tan incierto

«Que el año que viene estemos disfrutando de nuevo de la Milán-San Remo»

 

 

Entre clásicas y vueltas, lo primero por favor

En las clásicas entra el ciclismo sin margen de error, la decisión final, el momento clave, en las vueltas hay margen, equipos y otros elementos

Miró el calendario que no puede ser y recuerdo porqué la primavera nos tenía robado el corazón, un camino entre clásicas y vueltas.

San Remo, hoy sábado, la Volta debería empezar el lunes, en unos días Harelbeke y Wevelgem, al final de la ruta Flandes y Roubaix, por medio la Itzulia.

Miro eso, y estoy abrumado, siento nostalgia.

Pero las clásicas fueron antes de todo, antes que nada.

La más vieja dicen que es la Milán-Turín, cuando el Giro siquiera era un sueño.

Eran carreras de pesado desarrollo y heroico desenlace.

Luego vinieron los monumentos, la más decana, la que va de Lieja a Bastogne y vuelve al cogollo valón, San Remo, Roubaix, Flandes, las hojas muertas de Lombardía que muda de verde a ocre…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Todas las grandes clásicas son centenarias, no sólo eso, son mas que centenarias, diseñaron el ciclismo que conocimos, sugieren leyenda, despiertan recuerdos, inspiran hoy como inspiraban hace cien años, crean riqueza, cincelan iconos, catapultan lugares y establecen tradiciones.

No son carreras al uso, en lo estrictamente futbolístico, son partidos del KO, a eliminatoria única, sólo puede quedar uno.

NEWSLa plantilla de Gobik da un paso al frente.De forma espontánea y voluntaria nos sumamos al esfuerzo de nuestra…

Publicada por Gobik en Viernes, 20 de marzo de 2020

No hay segundas oportunidades más allá de volver al año que viene, algo que cuando cruzas la meta segundo te parece una eternidad que no sabrás esperar.

Son adoquines y colinas, se visten de naturaleza: caminos vecinales de Flandes, los pendones de Valonia, las rutas imperiales y mineras hacia Roubaix, las tierras que vieron crecer a Coppi para tomar el camino de San Remo,…

Tienen iconografía propia, una personalidad transversal.

Integran a gente que las ama en paisajes del siglo XIX, cuando el mal tiempo las viste de barro y despojo, son terribles, una pesadilla.

Entonces el batiburrillo de dureza y tensión deriva en espectáculos inmateriales, que van más allá de los tiempos y nos adentran en los despojos del ciclismo que nos enamoró, de ese que se corre con el riesgo de perderlo todo en cualquier momento y sin poder, en muchos casos, ni echar mano del equipo ni del coche de recambios.

Porque en ciertos escenarios, la incidencia de los equipos super profesionalizados del siglo XXI se diluye, queda en testimonio. Equipos enteros llevados a la cuneta. Mirad el Team Sky el año 2016 en Roubaix, copaban la cabeza y en dos malas curvas, adiós, se acabó.

La victoria aquel día fue para un australiano de tercer rango, que corría solo y escapado desde que el pelotón afrontó el primer pavés.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Hubo un día que los grandes patrones de los medios quisieron darle una vuelta de tuerca a la mecha de pasión que prendieron las clásicas y pensaron en las vueltas por etapas, y nació el Tour, y nació el Giro, e incluso nació por aquí la Volta y entendedme, esto es otra cosa, es el ciclismo de la suma de esfuerzos, del fondo físico que cae en saco roto cuando el cuerpo te dice basta.

Es el ciclismo de equipos que bien llevados y atiborrados de talento pueden blolquear la carrera hasta convertirla en un sopor.

A mi me gustan las grandes, la París-Niza esta última, alguna Tirreno, algún Dauphiné, pero entendedme lo que te da una clásica, eso, no está pagado.

 

Covid-19 : Gobik se suma en la lucha contra esta enfermedad a escala mundial

joanseguidor CORONAVIRUS gobik

Covid-19. Los trabajadores de Gobik responden fabricando batas y mascarillas de protección.

La falta de material para el equipo sanitario para combatir la desgracia del Covid-19, ha llevado a Gobik, en Yecla, a unirse al llamamiento de CETEM

Gobik ha comunicado que parte de su equipo de forma voluntaria va a ayudar en la fabricación de material sanitario, con materias primas recibidas de otras empresas que se suman a esta iniciativa.

joanseguidor CORONAVIRUS gobik

Atendiendo al llamamiento del Hospital de Yecla (Murcia) ante la falta de material sanitario y poder luchar contra el Covid-19

Después de los días transcurridos y viendo la naturaleza de los hechos, el Centro Tecnológico del Mueble y la Madera de la Región de Murcia –CETEM-, con sede en Yecla.

Cetem decide luchar contra el COVID-19emprender entre su rico tejido industrial como puede ayudar y aportar soluciones entregando material de forma desinteresada.

Gobik en la futura Volta 100

Hace unos días estuvimos con la gente de Gobik en la presentación de los maillots para la Volta a Catalunya edición 100.

“El maillot de catalán tiene la intención de ser identificativo” y el de las 100 ediciones “queremos que sea algo que podamos recordar, inspirado en los trencadís de los mosaicos modernistas catalanes” contaron desde la empresa yeclana.

No los veremos, por el momento, rodar, la Volta es parte del tsunami de carreras que ha caído en serpentín por el golpe del Covid-19, un impacto menor, el ciclista, si tenemos en cuenta los estragos que está causando la enfermedad.

Como dijimos, seguro que la Volta 100 será la mejor de las cien ediciones que la inmortal carrera catalana va camino de celebrar.

 

Ciclistas confinados: un diario para salir adelante

Santafixie Raval JoanSeguidor

Santafixie lanza el “Diario de Supervivencia para ciclistas confinados”

La tienda online de ciclismo urbano Santafixie ha lanzado en todos los países donde opera un “Diario de supervivencia para ciclistas confinados”.

Se trata de un apartado especial en su página web dedicado a todos los amantes de la bicicleta que están estos días confinados en casa por las medidas tomadas por los gobiernos para contener el avance del Coronavirus.

Como aseguran desde Santafixie “Estar confinados durante algunas semanas se nos puede hacer eterno si no encontramos estímulos que nos distraigan. Así que hemos reformado este rincón de nuestra web para convertirlo en una ventana a la que puedes asomarte y ver contenido entretenido, didáctico o simplemente gracioso que creemos que te podría interesar. Iremos añadiendo documentales, carreras de fixies, tutoriales, bicis molonas, etc … “

Desde El Cuaderno de JoanSeguidor nos hace especial ilusión tener información de Santafixie porque hace escasos diez días sus instalaciones quedaron afectadas debido a una gran explosión una empresa cercana.

Las oficinas y una parte del almacén quedaron prácticamente destrozadas, así que todo el equipo empezó a trabajar desde sus casas algunos días antes de que el gobierno decretara el Estado de Alarma.

“Desde el viernes después al accidente, cuando los bomberos nos dieron el visto bueno, conseguimos empezar a funcionar en la parte del almacén menos afectada y empezamos a enviar todos los pedidos atrasados que teníamos”, asegura Txampa (co-fundador y actual CEO de Santafixie).

Santafixie trabaja con cierta normalidad… 

Ahora mismo seguimos operando con cierta normalidad. Todas las compañeras y compañeros de oficina trabajan desde casa. El equipo de almacén trabaja con máscara y guantes, extremando las medidas de distanciamiento. Los transportistas nos entregan mercancía y recogen pedidos sin contacto físico a muchos metros de nuestros trabajadores, siguiendo todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud” nos confirman desde Santafixie.

En el Pordoi de Fausto Coppi

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Ciclistas: ¿tan difícil es quedarse en casa?

Que en estos días haya ciclistas en la carretera es una puta vergüenza

Escribimos estas líneas con el corazón encogido con un goteo de muertes e infecciones por coronavirus que no pueden dejar a nadie indiferente.

Podéis creednos, es así, si algo ha distinguido este mal anillado cuaderno desde sus inicios es su total subjetividad, a veces acertadas, muchas otras errada, por que somos humanos.

Pero es una cuestión de educación, respeto y salud: hay miles de personas en este santo país dejándose la piel, literalmente, salvando vidas y exponiendo la suya, y la de los suyos, como para que veamos sin más lo que está sucediendo.

Ciclistas que temen perder su estado dulce, ciclistas que son padres de familia, mileuristas que seguramente lo pasarán mal en próximas fechas, auténticos globeros que salen a hurtadillas para mantener una forma que, en el tiempo que este confinamiento dure, va a ser imposible alargar.

El otro día nos preguntaron si esto era cierto…

Dudamos un momento, pero hablamos con nuestro compañero Nacho, que está bastante al corriente del tema, y es cierto.

Aplicándose la ley de emergencia y protección civil la multaza de 3000 o más euros te cae, con el agravante de tonto. 

Lo que sucede es que se está aplicando otro rango, el de seguridad ciudadana, que queda en 600.

Todo esto está provocando que haya zonas en España donde se está saliendo en bici como si la vida siguiera igual, aunque en un estado de emergencia.

En un momento donde se dice, bien clarito, que si te atropellan o te caes en la ruta te vas a comer lo mocos, o en su defecto, joder a un tercero con problemas respiratorios porque deben atenderte a ti.

Así es el circuito Gran Fondo World Tour 

Es vergonzoso, indigno de esa casta y moral que los ciclistas se arrogan, juzgando lo que está bien o mal, diciendo que tipo de vida es saludable, cuál no.

Es obvio que muchos se han quedado en casa, menos mal, pero esos pocos hablan por el colectivo, y dan una imagen tan pésima, que cualquiera que saque cuentas simples pensará que aquí nadie respeta nada, como con ls semáforos.

Convendrían más y mejores multas, más duras, que piquen y jodan el bolsillo.

El ciclista de hoy tiene en casa miles de distracciones y si se pierde la forma, mala suerte amigo, cosas más importantes se pierden en esta locura, no sólo una pizca de forma, también gente querida y dinero.

El otro día preguntamos, a riesgo de sufrir un aluvión de insultos, si los pros deberían salir, viendo el percal, creo que no ofrece duda. 

Que haya niños encerrados en casa hace seis días, o gente con problemas de salud y trastornos lleve esto de la mejor forma posible, mientras algunos salen, machacan y para más inri, lo cuelgan en Strava, es, como me decían hace un rato: «La prueba fehaciente de que en estos casos sale lo peor de las personas».

Palabra de Miquel Poblet

Del puño y letra de Miquel Poblet, un viaje a las clásicas…

Recuperamos esta pieza de Miquel Poblet hablando de San Remo, de Roubaix, cómo las preparaba, como las recordaba…

Un retrato de Miquel Poblet sobre esos sitios que nuestra imaginación recreará estas semanas que vienen…

Quieren que os hable de clásicas, a mis 80 años. Y 45 desde que me retiré, después de 18 años como corredor. Parece que ha llovido…

Los más veteranos me recordaréis y no hace falta que os diga quién soy, pero… ¿y los más jóvenes? Podría explicarles mil batallas, pero sólo les diré que he ganado dos Milán-San Remo y una Milán-Turín, con un segundo puesto también en ambas y un segundo y un tercero en París-Roubaix  y Giro de Lombardía, en unos años que aquí, no se les daba importancia de ahora, en una afición más enganchada a las grandes vueltas.

Mi padre Enrique deseaba tener un hijo ciclista, y nací predestinado a serlo, rodeado de cuadros, sillines, manillares, neumáticos… Antes de a caminar aprendí a ir en bici, pues incluso con pañales mis padres me montaban en mi triciclo. En una época difícil, disponía del material adecuado del taller de mi padre, y no tardé en participar en carreras, ganándolas.

Quien se fijó en mí fue Torelló, presidente del Sans y director del Faema y el día que me llevó a participar a mi primera “clásica” en Aix le Bains, fue el que marcó mi trayectoria deportiva, ya que la gané, delante de  Bobet y Magni. Así me di cuenta que estaba capacitado para las llamadas clásicas del ciclismo,  y me enamoré completamente de ellas y buscaba la manera de disputarlas, porque con el Faema no podía correrlas en el extranjero.

En el 57 me enviaron a la Milán-Turín con el Faema belga, pero éstos no me aceptaron. Gracias a Torelló, el organizador me propuso correr como “isolato” (independiente) y la Ignis que iba a desaparecer, nos hizo un hueco a varios “isolatos”… y gané la prueba. El patrón, Borghi, se animó tanto que siguió con el equipo.

Pero a mí me gustaba la Milán-San Remo, enganchado desde la primera vez que la corrí. La entrenaba en un circuito similar cerca de casa. Tras cien km llanos se llegaba al Turchino, como de mi casa hasta el Ordal y de aquí bajaba al litoral,  hacia Torredembarra, Castelldefels… Las cuestas del Garraf se asemejaban a los Capos de Mele y Berta y lo hacía dos veces por semana. Con la única obsesión de ganarla, me presenté en la salida. Recuerdo que hubo una escapada de un italiano. Cerca de meta se formó un grupo en el que me pude meter. Dimos alcance al fugado y disputamos la victoria al sprint. Parecía que iba a ganar De Bruyne, pero en el último momento le superé. Con esta victoria me gané el corazón de los tifossi y  empezaron a llamarme “Mig” –por el avión-. ¡Qué exagerados estos italianos!

Las potentes escuadras belgas imponían su autoridad en las carreras de un día y yo me veía allí metido en medio de un pelotón de “Vanes” (Van Steenbergen, Van Looy, Van Daele, Van Aerde) dispuesto a tocarles las narices, y  lo conseguía, aunque no lograba rematar la faena porque fui segundo, en el 58, en todas las clásicas que disputé.

Recuerdo muy especialmente la París-Roubaix. Sabía de la dificultad del pavés y me dediqué a entrenar por las calles de Barcelona que entonces aún estaban adoquinadas. Así pude hacerme una idea. Respondí muy bien, aguantando hasta el sprint final pero allí estaban Anquetil, Darrigade y todos los “Vanes”. Mi preocupación por Van Steenbergen me hizo dudar un momento cuando saltó Van Daele, pero aún así pude hacer segundo.

En la Milán-San Remo del 58 ya aspiraba claramente a la victoria pero aquel año Van Looy iba muy picado con lo sucedido el año anterior y ordenó a sus gregarios que echaran abajo todas las escapadas y toda la maquinaria belga impuso un tren infernal que ni Darrigade ni yo fuimos capaces de romper. Me prometí volverlo a intentar con todas mis fuerzas al año siguiente.

En enero iniciaba mis entrenamientos para estar fuerte en marzo, acumulando unos 5 mil km en la salida de la Milán-San Remo del 59. Los italianos esperaban que la flecha amarilla, como empezaron a apodarme, pusiera en su sitio a las locomotoras belgas. Empezamos a correr, devorando los kilómetros, dejando atrás abandonos, averías,… En el último km arrancó como un tiro Van Steenbergen. Me puse a rueda, creía que me iba a ganar, pero en el último golpe de riñón pude superarle ante la inmensa alegría de los tifossi.

Todo esto me producía una satisfacción muy grande. Inexplicable lo que sentía. Son cosas que quedan para toda la vida. Recordar mis primeras carreras cuando no era nadie, pelearme en el extranjero con gente de talla internacional, piensas que estás soñando: “lo he logrado”, y sigues sin creértelo, y al día siguiente la gente te para: “¡Oh Poblet!…”. Vives en una aureola de satisfacción pero también de incertidumbre porque piensas qué pasará mañana. Y una vez que has ganado y la gente quiere que repitas, la tremenda responsabilidad que te invade, cuando además eres el único español con posibilidades.

Gracias por dejarme revivir estos momentos.

Por Miquel Poblet (gentileza de Jordi Escrihuela)

Coronavirus: Cinco ciclistas que lamentarán el parón

Max Schamann Paris-Niza

Cinco competidores que tendrán que llevar su fenomenal estado de forma a la nevera

Pueden ser más que cinco, por que algunos no habían exhibido músculo aún, pero hay cinco ciclistas que van a acordarse de esta desgracia…

En lo poco que hemos visto de temporada, con dos meses escasos de carreras, y con todo lo gordo por venir, el sábado debía ser San Remo, lo cierto es que el parón que marca la París-Niza ha pillado a muchos corredores y nombres importantes del pelotón a full de forma ante la inminencia de grades carreras.

Sin embargo, son cinco los ciclistas que creemos van a lamentar este lamentable e impuesto parón que amenaza con arruinar la temporada de ciclismo en 2020.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Empezamos por el propio ganador de la París-Niza, Max Schachmann, un ciclista que un día nos platearemos si puede ganar una grande, pero que en el caso de las clásicas que se nos venían encima era una baza de primer orden.

Decir que San Remo le va bien a Schachmann creo que es una obviedad, su arrancada y potencia, su descenso le situarían como outsider al Poggio.

Eso sin olvidar que su calidad le llevó hasta el podio de Lieja, hace menos de un año.

Otro que tenía una primavera para crecer era Sergio Higuita, que no pudo con el alemán antes de llegar a Niza, pero que con esas ganas de aprender que tiene podía dar el do la que sería su primera campaña entera en un World Tour.

Si Sergio Higuita sobrevivió a los abanicos de la carrera hacia el sol, verle en Itzulia o en Árdenas era uno de los alicientes para rematar una las explosiones más sonadas de tiempos recientes.

Vanmarcke Higuita podio joANsegudidor

Al igual que Higuita, otro colombiano ha visto truncado un inicio de traca, sí es Nairo Quintana y el estado de forma que ha lucido en este primer ciclo ha sido insultante.

No sabemos si hubiera ganado la París-Niza sin la caída y el corte que le dejó fuera de la general, pero está claro que hubiera influido.

Está claro que no es lo mismo Provenza que la París-Niza, y esos cortes son la evidencia, pero que el boyacense ha sido el ariete del nuevo Arkea es un hecho.

Se pierde la opción de haberle visto en la Volta del centenario, quizá en Itzulia… carreras que ganó un día y que veíamos en su radar.

De cara al adoquín, y quién sabe si para algo más, el salto de calidad y confianza que han dado estos días ponían a Tiesj Benoot y Jasper Stuyven en primera línea.

El primero podía optar a todo, por que verle delante sólo en Flandes era incompleto, también le situábamos en Árdenas.

Benoot dijo, con razón, que era una pena este paréntesis le pillara con estas piernas.

En el caso de Stuyven, es muy complicado quedarse como cualquier cosa con esa forma de rodar, a todas luces un lujo.

Creo que con la Het Nieuwsblad que se marcó, ganando a un coco como Lampaert, estaba ahí, luego ya sabemos que los monumentos son pocos y caen en manos de menos.

Cruzando los dedos para que, cuando vuelvan, estos y otros corredores vuelvan a deleitarnos con lo que saben y queremos verles hacer.

Entretanto, nos quedará el consuelo de imaginar lo que pudo haber sido…

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore