Dinamarca y la reconciliación con el ciclismo

Tuvalum

La salida del Tour recupera Dinamarca en el mapa del ciclismo

 

No es país grande Dinamarca, no al menos en ciclismo. 

Su lista de nombres notables no ocupa gran espacio, pero sin embargo de ella cuelgan buenos campeones.

Rolf Sorensen, qué clase, miembro de aquel mítico Ariostea, un killer en toda regla.

Con él pusimos en el mapa ese pequeño país del norte de Europa que se reparte entre varias islas alrededor de una fina península: Dinamarca en el mapa del ciclismo.

Hubo otros, Bo Hamburguer, buen escalador, Lars Bak, excelso rodador, Matti Breschel, un potencial ganador de Flandes, Michael Michaelsen, una locomotora o Jesper Skibby, un personaje en toda regla.

Nos dejamos muchos nombres, somos conscientes.

Con el tiempo vendrían otros nombres y una cosa en común, el ciclismo danés ha dejado buenos y suculentos escándalos en el camino.

Decir Bjarne Riis, decir Michael Rasmussen es mentar el diablo. 

Estos días anda Jakob Fuglsang en un embrollo de esos que marcan, mientras tenemos el admirable rodador que es Kragh Andersen y el buen velocista de aspecto marinero, Magnus Cort.

 

Y no olvidemos que el campeón del mundo es danés y responde a un nombre tan danés como Mads Pedersen.

El ciclismo en Dinamarca no da una larga lista, pero sí buena, de calidad.

Y en estas que el Tour de Francia se presenta en Copenhague para hablar de la «Grande Départ» de 2021.

Y lo hace con tono conciliador, con ganas de ganarse un público que, por otra parte, tratándose de Le Tour ya está entregado de inicio.

Dice Prudhomome que Bjarne Riis le ha enviado un mail pidiéndole disculpas por todos lo malo que ha hecho en el Tour de Francia.

Añade Prudhomme que le perdona, que pelillos a la mar y sigamos.

En unos días la Girona Gravel Ride abre inscripciones

Patada adelante, otra más, y así el ciclismo avanza.

En el palmarés del Tour, Bjarne Riis sigue apareciendo en el palmarés, no sucede con otros, hay clases y tipos de proscritos e hijos pródigos bienvenidos al redil.

No me extraña que Johan Bruyneel quiera enviarle un mail a Pruddhome, si se muestra arrepentido… 

En todo caso, al margen de la hipocresía evidente, el sistema es también perverso, mucho, como cuando pensamos en los motivos que llevan a sacar lo de Fuglsang con Ferrari no lo de éste con cualquier otro.

En fin, ciclismo y Dinamarca es el kilómetro cero de muchas cosas.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.