Dopaje: algunas de las excusas más increíbles jamás escuchadas

En el recetario de excusas ante el dopaje hay innovadoras recetas

Lo cierto es que cuando surge un escándalo por dopaje, esperar la excusa es la primera parte de un trago de difícil digestión, luego viene lo otro.

La historia del ciclismo esconde todo tipo de cuentos, leyendas y otras cuestiones que preferiríamos olvidar, pero que, como el presente que golpea nuestra puerta.

Y en este cuento, los tiempos recientes nos traen dopaje e historias aledañas que a veces bien miradas nos pueden hasta levantar una sonrisa.

Eso nos pasó cuando leímos este artículo sobre las trece de las excusas más bizarras sobre dopaje, un paseo por la galería de lo absurdo que retrata que a veces algunos tomaron por idiotas esta afición que tan incondicionalmente les ha seguido, y les sigue, durante tanto tiempo.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Leemos cómo acabó el año 2004 para Tyler Hamilton, otrora admirado ciclista que concluyó un Tour con la clavícula rota y con los años autor de un excelente libro que narra aquellos años.

Cuando pitó en la Vuelta de aquel año ante la sospecha de una transfusión, alegó que le encontraran sangre ajena a la suya con una historia sobre un gemelo desaparecido en la gestación de su madre.

Raimondas Rumsas, el lituano que apretó a Beloki para el podio del Tour 2002, dijo que la EPO, la hormona de crecimiento, testosterona y corticoides hallados al final de la competición en el coche de su mujer eran para su madrastra.

Alexander Vinokourov hizo saltar la banca en el Tour de 2007, una edición maldita, con una doble victoria, en crono y escapado, consecutiva.

Cuando pitó por transfusión alegó que sus muslos rebosaban sangre y que esa podía ser la razón.

Volvería años después para ganar una Lieja con sombra de amaño y colgarse el oro olímpico de Londres, unos juegos que se basaron en la limpieza del personal…

Alexis Greal fue otro campeón olímpico que acabó mal.

El canadiense dio positivo por opiáceos en una carrera americana, lo excusó con un muffin de opio.

La historia del filete de Alberto Contador y la intoxicación que argumentó el corredor forman parte de una galería de prosigue con Bjorn Leukemans que dio positivo por testosterona en 2007, lo justificó por hacer el amor con su mujer el día de antes pasando por alto que el sexo no generó la testosterona sintética que le encontraron.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Gilberto Simoni tuvo que salir rápido del Giro 2002 cuando se supo que había dado un no negativo por cocaína días antes.

Fuera de la carrera el italiano se quiso agarrar a un clavo ardiendo, rindiendo visita al dentista que le dio un analgésico que contenía cocaína, una historia que no le benefició pues ya estaba fuera de carrera.

El siguiente no negativo le llegó en medio de aquel Giro, por unos caramelos peruanos que le dio su tío, una excusa que puso sobre la mesa y le dejó limpio para correr, al año siguiente, un Giro que acabaría ganando.

 

El positivazo que Floyd Landis dio en el Tour que acabaría ganando en París, pero perdiendo días después, se justificó por un par de birras y varios pelotazos de Jack Daniel´s.

Si la bebida fue la coartada de Landis, un tratamiento de fertilidad y contra la disfunción erectil alegó Mauro Santambrogio en 2014.

El papá de Mathieu, Adrie Van der Poel alegó su positivo en 1983 por un pastel de paloma.

Cuando Gianni Bugno dio positivo por cafeína en la Coppa Agostoni dijo que fue por una taza de café previa a la carrera, curiosamente ganó en su recurso y volvió a competir al año siguiente.

Jesús Rosendo en cambio pudo salir airoso del primer ciclo de chequeos surgido del pasaporte biológico exponiendo que sus valores estaban alterados por una anemia casada por la sangre de unas hemorroides.

Ese argumento le sirvió para seguir compitiendo.

Y llegamos al último, a Tiernan-Locke que días antes del mundial de Florencia, 2013, se emborrachó a tal punto, vino, ginebra y vodka, que llegó con los valores del pasaporte alteradísimos para asombro de los responsables de la selección británica.

Imagen: Nación

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.