Egan Bernal: Las lecciones del 2020

Tuvalum

La temporada 2020 de Egan Bernal muestra que no todo el monte es orégano para los más jóvenes

Con la zozobra del coronavirus sobrevolando lo que queda de esta temporada, la Roubaix acaba de caerse, la Vuelta a España parece el reducto final ante la segunda ola de esta maldita pandemia mientras los equipos van anunciando sus posibles alineaciones, entre los que no estará Egan Bernal.

El colombiano da por zanjada la temporada de su defensa del Tour, una defensa que le duró dos semanas antes de poner pie a tierra.

Dicen que se dedicará a solventar sus problemas de espalda, el gran handicap que desde un primer momento puso Egan Bernal sobre la mesa, desde el mismo Dauphiné hasta el meollo del Tour,

El año que cuaja Egan Bernal se resume en un par de triunfos, en una Route d´Occitaine muy descafeinada en cuanto a competencia, y una segunda plaza en el Tour de l´ Ain, donde Primoz Roglic le propinó un entremés de lo que sería el Tour de Francia unas semanas después.

El año para Bernal ha sido malo, para su equipo peor

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sea como fuere, queríamos compartir unas sensaciones desde el minuto uno que Bernal puso pie a tierra en el Tour y que por lo denso de la actualidad, no nos ha resultado posible.

Por que el 2020 de Egan Bernal es una excelente lección para quienes ya adjudicaban dominio eterno y total a todos aquellos jovenzuelos que si bien han llegado para quedarse, esto no tiene por que ser un camino de rosas.

Primeramente valoramos la naturalidad y humildad con la que Egan Bernal aceptó su abandono en el Tour 2020.

Sabemos que el colombiano ha sido acusado de cierta soberbia tras ganar la mejor carrera el año pasado, de sus reacciones con la gente o cómo le ha cambiado el carácter, poco sabemos, sin embargo sí que vale lo que hemos visto de sus redes y sus declaraciones, quitando hierro a la situación, nada de tragedias, que abandones el Tour no es el fin del mundo, en todo caso una putada por el gran trabajo que implica competirlo, pero sin más.

Una naturalidad que da la medida de que estos chavales serán muy jóvenes, pero la cabeza la tienen bien amueblada y en todo caso no hay sitio para las estridencias.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Y es que, como dicen los sabios, lo difícil no es llegar y sí mantenerse, una suerte de equilibrio en lo alto, allá arriba que necesita de muchas cosas, y no sólo talento, algo que en el colombiano viene de serie, por muchos que digan que su victoria en el Tour 2019 fue un regalo, ya sabéis por eso de la suspensión en la cima del Iseran.

Si ganar un Tour es complicado, imaginaros repetir.

Una última lección, y esto entronca con lo que hemos dicho más veces sobre la pléyade de jóvenes que ha tomado el mando del ciclismo.

Esto es una carrera de fondo, no un sprint, llegar y ganar con 20 años no implica que lo vayas a hacer de forma sistemática en el futuro, hay muchas cosas que influyen, carreras y recorridos que cambian, rivales que entran y salen y la motivación, que no siempre es la misma.

Muchos ganaron el Tour muy jóvenes y al final del camino no dominaron como se pudo pensar de un inicio.

Esto es muy largo y eso, por mucho que te lo expliquen, no lo experimentas hasta que pasen los años.

Para Egan Bernal el 2020 es historia, quizá no la mejor en lo deportivo, pero supongo que muy valiosa en lo personal, ahora a aplicar lo aprendido, que no es poco… el año que viene más.

Y no lo olvidéis, sigue siendo un corredorazo.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.