Egan Bernal llevará el uno del Tour

El liderazgo de Ineos para el Tour no pasa por otro nombre que no sea Egan Bernal

Hace un tiempo sacamos una pieza que hablaba sobre esos corredores teledirigidos que el público nunca querría como propios, ciclistas que esperan la orden, el mensaje desde el coche para luego actuar… Egan Bernal creo que no es uno de esos.

No es sencillo en este ciclismo donde el equipo quiere tenerlo todo bien atado que alguien sea verso libre.

Las órdenes de equipo son indiscutibles, incluso cuando te ves para ganar una etapa, como se veía Marc Soler en Andorra.

Hay que ser muy bueno para tomar el camino del medio, escurrir el pinganillo e ir haciendo.

Egan Bernal es un tío que todo lo hace deprisa, corre deprisa, ataca deprisa, aprende deprisa.

Un año le valió para tomar el mando del Ineos y ganar un Tour de Francia, la segunda grande que corría en el seno de un equipo lleno de estrellas.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

La baja de Chris Froome todo lo cambió, también que Geraint no era el del año anterior, pero sin embargo, Egan Bernal estuvo incluso por encima, un peldaño más allá que el dorsal uno, que sin ser el de 2018, acabó segundo.

Ahora que tenemos calendario anunciado, el Tour de Francia es como el sol que amanece por el horizonte reclamando aspirantes, dando galones.

Egan Bernal sabe que esta edición, de celebrarse, va a ser muy especial, hay tres gallos en el mismo corral, y aunque en Ineos sean muy de lavar la ropa en casa, no será sencillo gestionar los egos de los tres últimos ganadores del Tour.

Un inciso: viendo esta realidad aún alucino cuán quemado debía estar Carapaz para ser vagón en este tren plagado de estrellas.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Egan Bernal es muy joven, es aún sub23, opta al amarillo y con él se llevaría el blanco, pero le da igual, no espera.

Eso de que tienes muchos años por delante es para otros, si el tren pasa, sube y punto.

Madurar, macerar, crecer son palabras que en el ciclismo de los prodigios sin barba no se llevan.

Pero no sólo eso, cuando Egan Bernal dice que él por Froome y G no se sacrificará, que ahí está la carretera, les hace un favor.

Fomenta la competitividad interna y da un mensaje a los rivales que van a ir con tres bazas.

Luego la gestión, si eso, ya se verá cómo se hace, incluso en el hipotético caso de una reedición Froome-Wiggins, el bloque se llevaría un plus de publicidad que seguro suma en un panorama sin carreras hace más de dos meses.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.