El cambio de equipo le sentó bien a Nairo

En el Arkea, Nairo Quintana parece haber encontrado el equilibrio que tuvo en los primeros años de Movistar

El primer y efímero tramo de temporada 2020 no engaña en cifras, calidad y estadísticas: Nairo Quintana se ubica entre los top de este estrecho margen de competición y la realidad le secunda.

Figura en el CQ Ranking como uno de los corredores más laureados: cinco triunfos, los mismos que Remco Evenepoel, uno más que Tadej Pogacar, uno menos que Jonathan Restrepo, colombiano ahora en el Androni que hizo fortuna en Tachira y Uganda.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Convenía ver a Nairo fuera de Movistar pero también en una carrera del nivel de París-Niza, la prueba del algodón.

Creo que el resultado habla por sí solo, sobre todo cuando la carrera no le sonrió en la caída y corte que le sacaron de la lucha por la general.

Fue mala fortuna, desde los inicios a Nairo ha sido muy complicado pillarle en cortes y abanicos, pero no es infalible.

En esa etapa se olvidó de la general, pero fijó el foco en la llegada en alto, una jornada triste, desangelada, un invierno ciclista se nos venía encima, aunque con la clase de Nairo, el ataque y el triunfo fue más llevadero.

Porque aquellos que nos atribuyen inadversión para con el ciclista boyacense, deberían ver los primeros escritos sobre Nairo en este mal anillado cuaderno y la descripción de un corredor que enomaraba en cada paso, que dejaba esencia de grandeza y triunfos cargados de calidad.

El Nairo anterior al Tour de 2016, aquel que no esperaba para golpear, ante la duda salía el primero.

Y aquí, en el enfriamiento de este corredor no sabemos si fue el huevo y la gallina, no sabemos si fue el equipo o el corredor quien menguo su aureola, quien le secó la mentalidad ofensiva y valentía.

Creemos que habría de las dos partes, aunque conociendo quien lleva las riendas de Movistar: blanco y en botella.

Esta París-Niza tan desangelada era la prueba del algodón, de lo que había, que no era poco, aunque lejos de lo que tenía que haber estado, Nairo fue el mejor, como en Provenza y Alpes Marítimos.

Un ataque, uno solo, como los capos y se fue para firmar un arranque de temporada muy bueno, yo creo que mucho mejor del que hubieran imaginado en su equipo.

Ahora bien, faltaba gente, como decimos, y esto es largo.

Nairo, como todos, lo deja en manos de lo que vaya a ser y la suerte que corra esta temporada que queda rota por la mitad, sin primavera y con el Giro sin fecha en el calendario.

El daño es tremendo, ya lo sabemos, pero en lo poco que hemos visto, el salto al equipo francés le ha sentado bien al colombiano, y eso era algo, nunca lo escondimos, que no teníamos tan claro.

Imagen: FB de Equipe Arkéa

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Entradas recomendadas

2 Comentarios

  1. No vamos a decir que Nairo va a ganar el Tdf pero que lo va a intentar lo hará, no le quieren reconocer que fue él único que le brindo batalla a todo el SKY, el único que le ganó de tu a tu al gran Fromme, según los españoles gracias a Contador, pero bueno señor Vega, aquí en Colombia también se le critica a Nairo, porque según su Merced aquí es incuestionable y no es así, por lo pronto Nairo en lo suyo hablando con las piernas


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.