El éxito pasa por sacrificios extremos

Una vuelta, y otra, y otra, y así hasta la saciedad. Precioso vídeo sobre como Sarah Hammer, una de las estrellas del ciclismo en pista, y un grupo internacional de pistards trabajan, trabajan y trabajan para lograr subir a un podio olímpico. Un homenaje a las sordas horas que muchos campeones pasan en solitario. Un momento para reivindicar que a pesar de lo que muchos creen, tras cada puño alzado en meta hay una vida que exenta sacrificios extremos no sería tal. Y es que por mucho que digan, el dopaje no saca un caballo de carreras de un burro.

Entradas recomendadas

2 Comentarios

  1. "Y es que por mucho que digan, el dopaje no saca un caballo de carreras de un burro"

    Yo no me hubiera explicado mejor, señor Vega.

    • Con tanta mierda vertida no nos damos cuenta del enorme trabajo de mucha gente


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.