El Giro de Pello Bilbao apunta a la historia

Tuvalum

Que Pello Bilbao acabe en el podio del Giro no es descabellado

Cada vez que en este mal anillado cuaderno entran unas líneas de Pello Bilbao acostumbran a pasar dos cosas: siempre nos acordamos de él en el Giro y acostumbramos a pedir perdón por que no hablamos más de él.

Pero no es sencillo hablar de Pello, no por que no lo merezca, y sí por que él mismo se encarga de decirlo todo, mascado y clarito, sin más estridencia ni gesto que el de un ciclista que ha hecho fortuna con el trabajo sordo pero efectivo, que luce y se aprecia al final del recorrido.

Pello es un tipo de fondo, de largo radio, que necesita paso de días y quema de kilómetros con el objetivo de engordar su fatiga a menor ritmo de los rivales.

Y acaba emergiendo…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Lo hace incluso cuando aquí, sin ir más lejos, estábamos convencidos que el Tour, esas tres semanas y el trabajo allí desarrollado, le iba a pasar factura, cuando pensamos que si salía con opciones en la primera semana, no pasaría de la segunda que se descolgaría, pero… emerge.

La etapa de Stelvio se recordará por muchas cosas, y entre ellas conviene hablar de la prestación de Pello, descolgado en la primera mitad de la subida, el vasco supo sacar todas sus virtudes, una tras de otra.

La primera tener compañeros con él que remaran en los tramos donde se queda, psicológicamente los más duros, luego cazando y dejando rivales, sacando partido del trabajo conjunto con un ciclista como Jakob Fuglsang, cuando al danés ni le iba ni le venía la lucha, pues está muy alejado de los mejores.

Cuando en el inicio de Cancano, Pello caza a Kelderman entendimos muchas cosas, pero sobretodo dos: que lo suyo es un trabajo de hormiguita donde no desfallecer es la clave y que él es el fondo, la esencia en activo de las tres semanas y un motivo por el cual etapas así merecen la pena.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Pasan las jornadas y Pello Bilbao no sólo sigue vivo en el Giro si no que está ante una ocasión de oro para acceder al podio del Giro de Italia, poca, muy poca broma.

Está a un escaso minuto de los tres primeros, que entre ellos ya tendrán faena en controlarse en Sestriere, pero no sólo eso, de cómo resulten las tres subidas a la mítica cima, podríamos poner la mano en el fuego de que uno de ellos, o dos, puede explotar.

Y el primero en el que pensamos es Wilco Kelderman, maglia rosa muy incierta.

Pello Bilbao ganó, no olvidemos, la última etapa de montaña del pasado Giro de Italia, en el Monte Avena, incluso con Carapaz trabajando para Mikel Landa, segundo ese día y a quien imaginamos estas jornadas viendo el Giro con cara de circunstancias.

Debió acabar muy cascado el Tour, otra cosa no acertamos a entender.

Tras Sestriere, Pello Bilbao tiene una crono no muy larga pero que sobre el papel no le perjudica, en todo caso le debería acercar más a los mejores.

En fin, que Pello Bilbao tiene muy cerca lo que se merece Giro: un premio mayúsculo en forma de foto en Milán celebrando un Giro histórico, que no tendrá a los mejores, como oímos a cada minuto, pero que es tan digno como el competido por las primeras figuras.

Imagen: FB de Team Bahrain

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

1 Comentario

  1. Yo que me he criado en Gernika, me haría super feliz. En teoría el recorte de la etapa le beneficia a Wilco, mejor en la crono frente a Tao y Hindley, pero no hay que olvidar que Peio es el último ganador nacional de crono, además hay una tachuela final en el recorrido. Todo pasa porque en la etapa de Sestriere recorte ese tiempo que le llevan los hombres del pódium, el último tramo de la subida fue sublime por parte de Peio. Quizás el exceso de control entre Wilco y Tao le beneficie, además el equipo está respondiendo. Aúpa Peio.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.