El Movistar «modo Giro»

Tuvalum

El Giro parece ser propicio para ver la mejor versión de Movistar

Mal que nos pese el Movistar Team no es un bloque más en el pelotón, incluso en este Giro de Itala al que acude con la segunda línea.

Sin Marc Soler, sobre el papel de esta rarísima campaña el líder inicial para el Giro cuando trazaron los planes antes de que la temporada se reemprendiera, el equipo afronta una grande sin opción clara para la general.

En la primera de las etapas de la bota itálica, el equipo empezó a carburar delante, con presencia y protagonismo.

Si bien Antonio Pedrero ya estuvo delante en el Etna, no lejos de los mejores, lo cierto es que la etapa que acabaría ganando Filippo Ganna descubrió una versión poco conocida de los azules.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Una versión que tiene que ver con aquello que les reclamábamos en el Tour, buscar cortes, fugas y jugar a triunfos parciales, que cuentan y mucho.

Héctor Carretero pilló el corte bueno en el guión que creo le conviene a Movistar en este Giro, el que decimos de disputar etapas.

Carretero fue de los más fuertes de la escapada, hizo su apuesta, pero el gasto no le lució… por el momento.

Lo mejor fue cuando los azules parecían en perfecta, e inédita, armonía por la carretera cuando el pequeño colombiano Rubio saltó por detrás.

Uno y otro, en diferentes cortes, actuando como uno solo, hecho que no acostumbramos a ver en Movistar, salvo que hablemos del Giro, sobre todo el del año pasado donde el equipo telefónico fue un reloj en favor de Richard Carapaz, no sólo teniendo piernas, también trabajando de forma admirable.

Sea como fuere Rubio consiguió sacar de sus casillas a tío de la generosidad de Thomas De Gendt, al punto que el belga entró a los comentarios de twitter…

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Entendemos que Rubio obedecía órdenes de equipo, pero ya deberían saber que para sacar tajada hay que mojarse, y vacilarle a un tipo de la experiencia de De Gendt te marca.

A ver cómo se maneja Einer Rubio en lo sucesivo.

En todo caso el colombiano estuvo ahí, como Carretero, quien sigue en la tónica del pasado Giro, andando una barbaridad: el castellano manchego se transforma en Italia.

Lo mismo que Antonio Pedrero, lo decíamos antes, delante en el Etna, y ahora no lejos de los mejores, de hecho el catalán tiene una ocasión inmejorable, casi histórica, de escalar en un equipo de férrea jerarquía.

Que no olvide que las oportunidades no abundan, e incluso sabiendo aprovecharlas, no siempre te recompensan como mereces: Andrey Amador en nada cambió su rol el equipo incluso tras ser cuarto en todo un Giro y llegando a amenazar por momentos el podo de Fabio Aru, hace cinco años.

Antonio Pedrero tiene los mimbres para hacer un top ten en el Giro, conoce la carrera y tiene la confianza de estar con los mejores en instantes de la importancia del Mortirolo el año pasado.

La suya no es una carrera por etapas, hay gente de la experiencia de Dario Cataldo y Davide Villella, dos italianos con muchos tiros dados, de quienes poco o nada hemos sabido en la temporada corriente.

Y a todo esto ¿quién conduce el coche de Movistar?

Al margen de Chente, a quien conocemos bien y de lo que es capaz, la brillantez de Max Sciandri se deja notar en carrera, sólo sabiendo que está él, te imaginas cosas increíbles como que dos bazas jueguen a ganar una etapa, como ayer.

Sí ya sabemos, vienen sin líder marcado, pero es que incluso cuando vinieron con él, el año pasado sin ir más lejos, el maillot celeste brillaba hasta diferente.

Imagen: Giro d´ Italia

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.