El whereabout y la intimidad del ciclista

Tuvalum

El whereabout ya no se considera una intromisión en la vida privada

Recuerdo cuando me explicaron qué era un whereabout. Me lo explicó Oscar Freire, además, en una entrevista previa a uno de esos mundiales en los que pudo ser único de haber ganado por cuarta vez.

El whereabout es en plata el sistema por el cual la UCI debe saber en cada momento dónde está el ciclista, cuando no compite, por si surge la necesidad de un control antidopaje.

Una especie de custodia permanente y vigilancia intensiva en el que siempre hay que estar presto por si el ente te reclama. En caso contrario, mirad lo que le pasó a Michael Rasmussen.

Oscar Freire estaba indignado con ese sistema. No le veía más sentido que el de inmiscuirse en su intimidad. El whereabout era el demonio, un pasaporte de sospecha, un ticket de incertidumbre sobre el ciclista.


En El Velódromo…


He hablado con más ciclistas de whereabout y he oído de todo. Si eres algo metódico no debe ser un problema, al contrario, vas, lo rellenas y sigues. Si surge un imprevisto, lo justificas. Como si la matraca se hubiera relajado.

El whereabout no fue más que consecuencia de la situación, momentos insostenibles en los que el ciclismo estaba en el alambre y era portada sólo por cuestiones ajenas a la competición y sí por el escándalo.

El whereabout no fue más que una consecuencia de momentos gravísimos

Hablamos del 2004, un año negro, y no sólo se instauró en ciclismo, el whereabout estuvo en otros deportes, incluso en el fútbol, aunque la FIFA estuviera diametralmente en contra y la laxitud se impusiera en el engranaje.

Hace un tiempo un círculo de deportistas franceses, entre los que se hallaba la leyenda Jeannie Longo, denunciaron a la Corte Europea de Derechos Humanos el año 2011.

De aquella denuncia ha surgido la sentencia, y la Corte ha decidido que el whereabout no es una violación de la intimidad, ni de la privacidad.

Que los deportistas pueden sentirse mejor o peor con el sistema, pero que es el precio para restablecer la credibilidad maltrecha. De hecho los que entran desde su instauración lo admiten como parte del clausulado. 

Longo se la ha tenido que envainar, como quienes fueron con ella a denunciar y creo que la corte tiene hasta razón, cuando la situación de excepción en la que se encontraba, y desgraciadamente, se encuentra este deporte, y el deporte en general, así lo requiere.

Aunque las cosas, si queréis que os sea sincero, o siempre son sota, caballo y rey. La sociedad en la que vivimos es tan consciente de que las cosas no son lo que parecen, y no sólo en deporte, que añadir cosmética al tema no sé ni siquiera mejora las cosas, las empeora o simplemente las deja como estaban.

Imagen tomada de Ciclismo Internacional 

INFO

Pedalea con Melcior Mauri, Abraham Olano y otras figuras… 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.