Elia Viviani es el ciclista más rentable del año: cinco motivos

Con el maillot de campeón de Italia, la «tricolore», Elia Viviani completa un primer ciclo de temporada de ensueño, siendo para nosotros el ciclista más rentable de todo el pelotón

Ver a Elia Viviani este año es ver la imagen de la confianza y seguridad en sus opciones.

No es el mejor velocista del mundo, al menos no sobre el papel, pero sin embargo amasa un palmarés reseñable, qué coño reseñable, un palmarés excelente, fruto de la combinación de varias cosas.

Por un lado a madurez en la puerta de los treinta años, la experiencia y la labor de un equipo, el Quick Step, que este año agota nuestra capacidad de asombro.

Los motivos de porqué Viviani

Así las cosas, si miramos al ciclista, sus resultados, su progresión, su entorno,… todo, vemos que tenemos hasta cinco argumentos para pensar que es el ciclista más rentable del año.

Primera razón: Siendo el sustituto de Marcel Kittel, supera con mucho el rendimiento del alemán en Katusha.

Posiblemente Viviani nunca gane lo que Kittel en el Tour, pero el italiano se maneja y escoge, sabe mirar y saca rédito a todo lo que toca.

Y no quiero saber lo que cobra uno respecto al otro, la eficiencia en este caso está probada.

Segunda razón:  Viviani como segundo velocista azul no se solapa con Fernando Gaviria.

Con un reparto de calendario impecable, Viviani no es ni la sombra ni un estorbo para Gaviria, al contrario es su complemento, llegando a donde el colombiano no abarca.

Su convivencia es ejemplar.

Tercera razón: el Giro de Italia de Elia Viviani es de enmarcar, porque se hace desde el convencimiento que no tiene rivales de primer nivel y con el margen y el trabajo de sufrir en montaña para acabar bajo el coliseo de ciclamino.

Si una carrera le ha dado la razón en su cambio de equipo, Sky por QS, ha sido la más importante.

Cuarta razón: Viviani se lleva un maillot valiosísimo con la «tricolore».

En el Campeonato de Italia que acaba de ganar y que le asegura llevar los colores durante un año ha dado una exhibición de olfato y táctica, rodando contra dos lobos como Pozzovivo y Visconti, ambos del mismo equipo y en el podio con él.

Viviani ha superado el molde de ciclista rápido yéndose al de corredor con el talento suficiente para manejar situaciones muy complejas en inferioridad.

Ese fino olfato es sin duda por su condición de pistard.

Quinta razón: la llegada de Wevelgem fue una de las imágenes del año, con Elia Viviani llorando la derrota en manos de Peter Sagan.

Ahí, en el momento más bajo, vimos lo en serio que iba este corredor, ahí encontramos la raíz de su éxito.

Para Viviani ganar se ha convertido en la letra de su canción, ahora cabrá ver cuánto es capaz de alargar este momento tan dulce.

Imagen: Quick Step – © Photo Sirotti

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.