Elivia Viviani: siete motivos para quererlo

En el fondo Elia Viviani es un ciclista imprescindible

Es curioso, cuando leemos críticas o comentarios despectivos sobre Elia Viviani.

No lo acabamos de entender.

Recordamos aquella tarde que Wout Van Aert le ganó la etapa en el Tour: la cara que puso al verse derrotado le dio un buen número de memes, comentarios, chanzas y otras lindezas que nos parecieron excesivas.

Pero en esa cara se escondía la ambición hecha ciclista y la pasión con que se ejerce, dándolo todo y un poco más, cada vez que se le requiere.

Elia Viviani es un ciclista por el que, en este mal anillado cuaderno, siempre hemos sentido una especial predilección,

 

Y por ello, nos hemos armado de razones, unas siete para dar los motivos por los querer un ciclista como Elia Viviani…

La primera tiene que ver con esa polivalencia que lleva con éxito, no siempre sencillo, y que le pone en el mapa de todos los sprints que disputa y la posibilidad de repetir el triunfo en el omnium olímpico, un éxito.

Seguimos con esa entrega y pasión que demuestra por el ciclismo.

Es italiano en todo, competitivo hasta el final, brazos caídos nunca y rara vez no saca tajada.

En el último Tour añadió una etapa en la más grande a un colección nada desdeñable de victorias en otras muchas.

Ahí va el tercero: se entrega de tal manera que no esconde nada, ni su ambición ni ganas, pero tampoco los sentimientos, es un libro abierto, un premio para este ciclismo donde la derecha a veces no sabe que hace la izquierda.

Otro motivo, el cuarto, ese palmarés, no es pequeño ni sencillo de conseguir.

Su 2018 queda entre los mejores que alguien haya firmado en los tiempos modernos.

SQR – GORE

 

Se ganó un hueco en grandes equipos y en todos ha dado el callo.

El ejemplo del Deceuninck, liderando en muchos momentos el mejor bloque del mundo, demuestra que no hablamos del tuerce botas que muchos dibujan por ahí.

Sexto motivo: los rivales.

No compite contra cojos, es más, cuando hacemos una lista de velocistas top Elia Viviani nos saldría el cuarto o el quinto, corredores como Ackermann, Ewan o Bennet parecen un escalón por encima, pero el veronés siempre tiene algo preparado.

Y el séptimo, el frío que hace fuera del Deceuninck: este año le toca demostrar que en Cofidis también es capaz de sacar resultados y no seguir el camino de otros que, fuera de los azules, no han vuelto a brillar igual.

Ahí queda eso, cuando veáis a Viviani ganar, pensad que detrás hay incondicionalidad por este ciclismo que decimos querer tanto.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.