Entre Froome, Cavendish y Wiggins, no sabría elegir

Tuvalum

Froome, Cavendish y Wiggins son historia viva del éxito británico en ciclismo

Pasa cada cierto tiempo que en un sitio, en un país, bajo una misma bandera se da una confluencia como la que se dio hace unos ocho años en UK con Froome, Cavendish y Wiggins.

Una circunstancia que no pasa por alto la gente…

¿Qué sucede?

Que cuando se propone ordenarlos por importancia o trascendencia no das pie con bola.

¿Cómo puedes elegir entre Froome, Cavendish y Wiggins?

Es obvio que en este lado de los Pirineos rápido te pondrían los cuatro Tours de Chris Froome y todo lo que le sigue, pero eso sería injusto e incompleto.

Es todo mucho más complicado.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Cuando Chris Froome corría en el Barloworld, cuando no era conocido, Wiggins ya había abierto el melón olímpico en la pista y Cavendish amasaba triunfos por doquier.

A saber, la cosa empezó aquel día que alguien desde UK comprendió que el ciclismo podría ser una buena inversión para trepar puestos en el medallero olímpico y se pensó en el patrocinador de loterías y esas cosas.

Entonces, un larguirucho londinense nacido en Gante llamado Brad Wiggins entró en la órbita de la selección británica para Sydney.

Ganó un bronce hace ya veinte años pero fue a más, incrementó la apuesta en Atenas y lo ganó todo en Pekín.

Ese ciclista inexpresivo con aire hippie y despreocupado ya era una leyenda en UK, pues pocos valoran un metal olímpico como un país anglosajón

Wiggins creció en el Tour, mientras Dave Brailsford lo visitaba de incógnito hasta llevárselo al Team Sky, pagando la cláusula de Jonathan Vaughters, hace once años por estas fechas.

¿El objetivo?

Que un británico ganara por primera vez el Tour… ya sabéis qué pasó a los dos años.

Mientras Mark Cavendish crecía a golpe de riñón apabullando  aquí y allá, pero en especial en el Tour, donde cimentó un legado de etapas que ahora mismo sólo mejoran Merckx e Hinault.

Podríamos decir que Cavendish y Wiggins abrieron el camino que con el tiempo Froome seguiría y perpetuaría hasta la excelencia.

Quedarse con el palmarés sería por tanto una parte de la historia, más cuando viajas a UK y te percatas de la perenne admiración que le tienen a Cavendish y el constante recuerdo a Wiggins, al parecer algo agobiado por las deudas.

Por eso, aquí, ahora, no nos atrevemos a elegir ni priorizar entre ellos tres.

«Son demasiado importantes para tener que escoger» nos dijo uno que corrió con ellos tres, por lo dejamos a gusto del consumidor.

Imagen: Pinterest

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.