Flecha Valona: Los logros de Marc Hirschi nos desconciertan

Tuvalum
Kalas 1024×140

 

La Flecha Valona demuestra que Hirschi aspira a casi todo

Quizá sea un deje de la edad, de esa mochila de ciclismo clásico que arrastramos y que los tiempos presentes está dejando un poco de lado, quizá sean las ganas de etiquetar ya, sin dejar que pase el tiempo y las cosas sigan su curso, pero tras ver a Marc Hirschi ganar la Flecha Valona sigue ahondándose las dudas de qué tipo de corredor acabará siendo el suizo y qué objetivos querrá perseguir.

Por que en su pasarela de «highlights», no pocos en el último mes, Marc Hirschi ha evolucionado ante nuestros ojos, en todos los terrenos, con un estilo distinguible de lejos y una ambición que no conoce tope.

La suya no es una explosión como la de Tadeg Pogacar, pero a diferencia del esloveno, el suizo va camino de ser ciclista de culto, uno de esos fenómenos que se toma su tiempo, que aprende el oficio y corre para y por el espectador.

Una bendición en los tiempos que corren, en la misma Flecha Valona que March Hischi logra su primera gran clásica, descubrimos el talento eléctrico de Mauri Vansevenant…

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hace un mes contábamos las hechuras de Marc Hirschi, tras ser el único que quiso salir a la rueda de Alaphilippe en su ataque de Col d´ Eze, con Niza abajo.

Nos llamó la atención, entonces, su polivalencia, una tremenda variedad de registros que bebía directamente del amor por el ciclismo en general, trazando límites difusos entre modalidades, practicándolo todo, desde carretera a ciclocross pasando por pista.

Y de ahí surge un corredor que entró en nuestro ocho ideal del Tour, que se vio en mil circunstancias, pero sobre todo que rentabilizó como nadie su físico, estando en primera, segunda y tercera semana delante, demostrando que correr en cabeza, exhibir el patrocinador, tiene premio: las victorias saben doble y un dorsal rojo en la vitrina.

Es un corredor que trascendió la nacionalidad, gustaba a todos, y todos quería verle ganar, esas cosas no son sencillas

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

En el mundial se colgó el bronce, el repecho final tenía el punto de dureza que no puso el Col d´ Eze entre él y Alaphilippe, a posteriori tuvo claro que colaborar con Van Aert al 110% era ir al matadero.

La Flecha Valona es un paso más, tras ser tercero el año pasado en la famosa clásica de San Sebastián que domó Remco Evenepoel, Hirschi estrena su palmarés clasicomano y se postula para la Lieja, una carrera que le va mejor, si cabe.

Su lectura de la prueba fue perfecta, también es cierto que faltaban posiblemente los dos cocos en estos momentos para una llegada así, Fulgsang, concentrado para el Giro, y Alaphilippe, puliendo el arcoíris para Lieja, pero ahí no había pecata minuta delante, desde Pogacar, quien nos parecía favorito por unanimidad, a Michal Woods, Kwiatkowski y cia.

Dejó hacer y sólo tomó la cabeza para no soltarla, sin alardes, ni el cambio diabólico de Valverde, pero suficiente para estrenar un palmarés que seguro tendrá más de éstas.

Marc Hirschi es aire para este ciclismo, un corredor completo, sin fisuras aparentes (sube, baja, rueda) ni progresiones imposibles, muy acorde con la filosofía de su equipo, un surtidor de talentos, y desprovisto de miedo para mostrarse.

El domingo en Lieja sus espaldas sentirán el peso de las miradas de rivales y gente.

Imagen: FB Flèche Wallonne

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.