Casi nadie gana un Tour por casualidad

Kalas 1024×140

 

Sentenciar que Bernal no mereció ganar el Tour del año pasado es oportunista

Está claro que la historia tiene todo tipo de ganadores y el Tour no es excepción.

Como se dice el Tour sólo lo gana uno y es complicado, por no decir que excepcional, que se lo lleve uno que no estaba en los pronósticos o que no lo haya merecido.

Si miramos atrás podremos ver algunas rarezas, el de Oscar Pereiro, ganado en dos actos, por una larga escapada y en el despacho por el positivo de Floyd Landis, o el mítico de Roger Walkowiak que lamentó mil veces conseguirlo, pero no muchas más.

La historia oues tiene todo tipo de ganadores, llegar a ganar un Tour es complicadísimo, repetir os podéis imaginar lo que implica.

Viene todo esto a cuento sobre lo sucedido con Egan Bernal en el Grand Colombier y lo que hemos leído.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Comentarios, y no pocos, hablando de regalo, de Tour caído del cuelo, como si Egan Berbal no hubiera hecho nada bien por ganar el Tour de 2019.

En este mal anillado cuaderno siempre hemos sido de quedarnos con lo que ha sucedido en la carretera, todo lo demás son castillos en el aire.

Pensar en lo que pudo ser es humano, pero cuestionar como por ejemplo se cuestiona sobre el pasado Tour no es de recibo, menos ahora, cuando a Egan Bernal se le escurre el plan para renovar la corona del Tour.

El año pasado en el Iseran, cuando sólo quedaban los más fuertes, cuando cedía la resistencia numantina de Alaphilippe, Egan Bernal empezó a marcar las diferencias, entre páramos alpinos a más de 2500 metros de altitud ante un grupo en el que Geraint Thomas esperaba la reacción de un tercero.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Luego vino la tormenta y se acabó, pero hasta que la circunstancia sucedió, Egan Bernal iba primero y punto.

Decir que ese Tour no era merecido es una cantinela que nos suena, por ejemplo se utilizó mucho en el que ganó Nibali hace seis años, o en la Vuelta de Horner o el Giro de Hesjedal.

Uno no gana una grande por que le caiga del cielo

Una gran vuelta es una sucesión de tantas cosas, se requiere tanto, que hablar de casualidad o de inmerecido es cruel, pero sobre todo oportunista cuando las cosas van mal dadas.

Sin embargo es un ejercicio que cada poco llama a la puerta, como si esto dependiera de un golpe de suerte más allá del innegable talento que se necesita.

En fin, que a Egan, le quedan muchos tiros por dar…

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.