Giro: Filippo Ganna puede y podrá ganar lo que se proponga

Tuvalum

La calidad de Ganna le da para mucho más que cronos cortas

Ya lo habéis visto, tanto en la apertura de Palermo como en la primera etapa en Calabria, Filippo Ganna es una de las estrellas del Giro.

Y no es tema baladí: Que en un ciclismo con Rohan Dennis, Primoz Roglic, Tom Dumoulin, Wout Van Aert, Victor Campenaerts, Remco Evenepoel y Filippo Ganna las contrarrelojes sean carreras casi proscritas es una vergüenza.

La contrarreloj individual es el ciclista contra sus límites, los elementos y la ruta, pero también la presión de imaginar o saber cómo está tu rival, la gestión del esfuerzo, la cadencia… todo en medio de una gran vuelta, una competición que te exprime y saca lo mejor y peor de ti, poniendo a todos al límite.

Este noble ejercicio va a menos, esperamos fruto de las modas, por que nos cuesta creer que las audiencias se resientan viendo a estos tipos desplegar la perfección técnica y estética por la carretera.

Sea como fuere, lo vimos en el mundial, incluso en el Giro, si hay cronos, éstas cada vez resultan más cortas y efímeras.

Hoy un test cronometrado de más de treinta kilómetros ya se considera una distancia larga dentro del cómputo de una prueba de tres semanas, cuando si más en una de siete días.

Tour y Vuelta plantean distancias de esa longitud incluyendo además muros al final, la Planche des Belles Filles y Ézaro

El Giro arrancó con una crono preciosa en lo cultural y paisajístico, que no para los corredores, excesivo peligro, hacia Palermo y luego programa otras dos, una de 34 kilómetros y la final de 15, más o menos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Como se puede apreciar, aquellas kilometradas de Miguel Indurain quedaron allí, bien lejos, pero es que incluso recuerdo una cronometrada en el Giro que ganó Menchov, hace once años de sesenta kilómetros que puso al límite a rivales como Danilo Di Luca o Carlos Sastre.

Y eso es lo que provoca el elegante ejercicio de la contrarreloj, que como no te manejes te puede sacar del mapa, como hizo un poco Geraint Thomas en la de Palermo, con minuto largo sobre casi todos sus rivales.

Luego la caída y abandono del galés dejó en nada todo aquello. 

En el Etna el propio Filippo Ganna, maglia rosa al aire volcánico, esperó al galés, un ciclista que sin duda es un espejo para este imponente rodador italiano de Verbania, allí donde Philippe Gilbert firmó cátedra hace unos años en el Giro.

Y es que Filippo Ganna es uno de los corredores que más comentarios despierta entre una afición que se cuestiona qué pasaría si una crono, en lugar de treinta kilómetros, tuviera cincuenta.

Para ello lo que me dice mi amigo Jaume Mas, parafraseando a Patrick Sercu, «el que hace bien un kilómetro, puede hacer mil».

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Si en la crono inicial del Giro estaba claro que el italiano era favorito absoluto, lo que sucedió en el Mundial de Imola levantó otros comentarios, y lo cierto es que Ganna se impuso a Van Aert por que preparó todo para ganar sobre treinta kilómetros, si ésta se hubiera ido más allá, Ganna lo más seguro es que habría estado en la pomada, sin asegurar, ni poner la mano en el fuego, su seguro triunfo, pues el belga caminó mucho.

Sea como fuere hablamos de un tipo que posiblemente baje un día de los cuatro minutos en los cuatro kilómetros, la prueba de persecución en pista, saliendo parado.

Eso implica mover mínimo 600 vatios en ese lapso de tiempo, una animalada al alcance de unos pocos que, bien trabajada, se podría extender a más kilómetros.

Ganna tiene ejemplos muy tangibles en el propio Geraint y Bradley Wiggins que con ese motor puedes aspirar a lo que quieras, haciendo posible esa transformación de pistard, no olvidemos que fondista, en excelente corredor de carreras, y no sólo el Tour, también cualquier otra prueba, pues Ganna ya ganó la Roubaix sub 23.

Él mismo ha añadido leña con una victoria antológica de etapa, en la más larga del Giro, con De Gendt, Carretero y Rubio en concurso más los capos apretando por detrás.

El problema es que en este lado de los Pirineos la cultura de pista brilla por su ausencia, creyendo imposible lo que con buen trabajo y apoyo se puede lograr.

Filippo Ganna apunta a Tokio 2021, con la remozada cuarteta italiana y la crono individual.

Pinarello e Ineos lo están poniendo todo de su parte y cuando la cita olímpica pase quizá tengamos que ver a este tipo de imponente planta y aerodinámica espectacular en esas carreras en las que muchos no apostarían ver.

Imagen: FB de Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.