Giro: Peter Sagan no se podía ir sin ganar

Tuvalum

La victoria de Peter Sagan en el Giro es más oportuna que nunca

Casualidad o no, el Giro de Italia ha tenido a Peter Sagan cuando más lo ha necesitado.

Jornada uno tras el día de descanso, la etapa que sucedió a la mañana más agitada del Giro, con dos equipos fuera, la caída en desgracia de uno de los favoritos Steven Kruijswijk, positivo por Covid19

La jornada era típica de Tirreno y Giro, como aquella famosa de Port Sant´Elpidio hace siete años, cuando Peter Sagan se soldó, bajó el diluvió, a Vincenzo Nibali y Purito.

No tenía sentido esperar, no era de recibo creer que Arnaud Démare fuera a ceder en una llegada, no había nada que así lo indicara, incluso no era menester seguir cargando de trabajo a su diezmado Bora, con corredores que no dan el abasto con sus opciones y las de Majka y de Konrad.

Así que una escapada larga, en un recorrido que obligaba a retorcerse y exprimir ese cuerpo fornido, cuadrado de clasicomano que Sagan ha ido cultivando con los años, un trazado que en otras circunstancias le habría hecho renunciar casi de inicio.

Saltó a 129 kilómetros de meta, soltó a uno a uno a sus rivales, en la primera subida a Chieti y luego dando cuenta de los dos italianos del Movistar, de Swift, del mismo Ganna…

Mantuvo la embestida de Pello Bilbao e incluso la reacción del pelotón de favoritos, por que estos se dieron, y se dieron bien en una de esas etapas en las que se pierde más que se gana, que se lo digan a Jakob Fuglsang.

El Giro tenía que continuar…

escrito el 6 de octubre

 

Nunca había estado tanto tiempo sin una victoria Sagan

Decían este mediodía durante el Giro que Peter Sagan no ganaba desde el Tour del año pasado, en la llegada a Colmar.

Le recuerdo de verde, cruzando la meta haciendo de increíble Hulk, camino de su nuevo reinado de la regularidad en la mejor carrera del mundo, nadie tanto tiene tantos como él.

Desde entonces a Peter Sagan no ha mojado, muchos días y no pocos segundos puestos por el camino para un corredor con registros anotadores top, que amasaba por donde pasaba y corría, con una omnipresencia que hace unos tres años empezó a dosificar.

El año 2020 se va, sin embargo, encarrilando para Peter Sagan.

Acordada su presencia en el Giro de Italia, incluso antes de la pandemia, Sagan respetó el acuerdo incluso con la interrupción del coronavirus, yéndose a Italia en octubre, coincidiendo con citas tan relevantes para él como los dos monumentos que tiene en su palmarés: Roubaix y Flandes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Peter Sagan en el Giro era una asignatura pendiente tanto para organizador como ciclista, un binomio perfecto de ciclista que trasciende su profesión en un país que barniza todo lo que hace de arte y distinción, de ahí esos vídeos previos a la carrera en los que Sagan paseaba por galerías de arte.

Siendo eslovaco, ejercía de embajador italiano.

Tras un Tour que corrió a contrapelo, con aquella jugarreta a Van Aert, pero proponiendo una inédita lucha por el verde que finalmente ganó Bennett y acabando en buena forma, Peter Sagan prueba a poner una etapa del Giro en su extenso palmarés.

Las dos veces que ha podido lucirse en el bellísimo tramo siciliano, Peter Sagan ha encontrado contestación.

En la llegada a Agrigento que proclamó campeón del mundo a Luc Leblanc, Diego Ulissi impidió que Sagan se estrenara.

En la última jornada siciliana, Arnaud Démare, el pichichi del año, aunque se estrene aquí en el World Tour, impidió por ese estrecho margen que explica en la imagen el primer triunfo de Sagan en el Giro de Italia.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Peter Sagan, a pesar de su proyección, spots de televisión y otras apariciones, sigue siendo ciclista y sigue teniendo hambre, y no es sencillo con el caché que ha alcanzado y lo que su presencia implica por donde pasa.

Es tan grande Sagan, genera tanto, que en lo deportivo, cabe distinguir dos Boras, el de Sagan y el resto, que se ha emancipado de él por que funciona solo y a la perfección, sólo hay que ver como se desenvuelven corredores como Kämna o Schachmann.

Sagan seguirá intentándolo, y mientras más esté ahí más admiración levantará.

Su triunfo al final será el del aficionado que aprecia lo mucho que le ha dado este ciclista a su profesión, un poco como hace unos años, cuando el mismo Tinkov le colgó una pesada losa de presión hablando de lo que mucho cobraba y lo poco que ganaba hasta quedarse sin palabras cuando Sagan se apretó varios geles y arrancó con todo para ganar el primero de sus tres mundiales en Richmond.

Es complicado que Peter Sagan se vaya de vacío en este Giro, pero mientras su victoria llega, seguiremos deleitándonos con uno de esos corredores de época, que quizá no encuentre el placer en la carretera de antaño, pero que cuando se ajusta un dorsal a la espalda honra su maillot y la carrera en la que toma parte.

Incluso hasta cuando se pierde de camino hacia el hotel…

Imagen: FB de Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.