El Giro en Israel…

Tuvalum

La marca «Giro» ya no es exclusivamente italiana

Cuando el Giro de Italia fijó su salida en Israel, no escondimos nuestra satisfacción ante lo que consideramos una buena noticia…

Aquella reflexión nos valió algún reproche en redes.

Zacas que dirían algunos, pero que no ha cambiado en nada nuestra primera percepción.

Que el Giro salga de Israel es una buena noticia, como tal, para el ciclismo. Otra cosa es la lamentable situación del lugar, pero ni el Giro ni el ciclismo pueden obrar mucho por mejorarla.

Lo es porque demuestra el carácter universal de este deporte, que es ambicionado más allá de sus fronteras naturales,  la vieja Europa, y que puede tener recorrido.

Que el Tour salga de Alemania, que la Vuelta lo haga de los Países Bajos, o el Giro de Dinamarca e Israel no es más que el síntoma del tiempo.

Hace tiempo que los dos grandes organizadores del ciclismo excedieron las fronteras de su país de origen.

ASO no sólo vende Tour de Francia, como RCS no se centra en el Giro de Italia. Ambas carreras son su tarjeta de presentación en un porfolio que no entiende de fronteras ni naciones, entiende de pasta, contante y sonante.

E ir a Israel significa cuadrar el presupuesto de un Giro entero, incluso tragando el sapo de tener a Chris Froome en la salida, con todo lo que hoy implica el inglés.

https://www.joanseguidor.com/giro-italia/

Las lecturas de la salida del Giro en Israel

Luego están otra interpretaciones, que las hay para muchos gustos y casi todas en una dirección.

¿Vale todo para mejorar la cuenta de resultados?

Pues depende quién la gestione y lo que considere que es un balance satisfactorio. Desde fuera digo, que no, decimos que no, desde dentro…

Organizar no es sencillo, ni siquiera en el deporte profesional, que aunque parezca nadar en la abundancia, también tiene sus miserias y equilibrios imposibles.

Israel lleva tiempo buscando la forma de suavizar su imagen internacional y RCS les ha servido en bandeja una opción.

No sé si el Tour quiso entrar o no en su juego, pero la carrera italiana, sí, y tendremos una edición muy simbólica, saliendo de Jerusalén y llegando a Roma, junto a Santiago de Compostela, las tres grandes metas del peregrinaje cristiano.

Pero al margen de esto, en Israel saben que el deporte fluye en la mente de la gente y que es vehículo para «blanquear» una imagen muy negativa, y que en estos días sigue tambaleándose. Las noticias no son buenas.

La carestía del ciclismo moderno

Cuestionamos el Giro, cuestionamos la deslocalización de la carrera, pero aquí ya no hablamos de una marca nacional, Giro, como Tour, como Galibier, como Roubaix, como mil enclaves y patentes, son patrimonio universal del ciclismo y por ende del deporte, y se comercializan como tales.

Como el gobierno suizo puede hacerlo con su bandera en navajas o relojes.

Como el Louvre abriendo una sucursal en la península arábiga.

Es lo que hay, es el signo de los tiempos, como que el ciclismo, y el deporte en general, se ha encarecido de tal manera que sólo ciertos bolsillos pueden sostenerlo.

O entramos a valorar el capital de los grandes clubes de fútbol, incluso los motivos que empujan a gobiernos como el de Kazajistán, Dubai o Bahrain para mantener equipos ciclistas.

Eso no lo cuestionamos, e incluso lo vemos bien, porque no deja de ser dinero para el ciclismo.

Pues exactamente, idéntico razonamiento hacen en el Giro, con el balance en la mano y haciendo tripas corazón para que el experimento israelí salga bien…

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

 

 

 

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.