#Moments2018 El día que Chris Froome lo cambió todo

Tuvalum

Mov_Gore

En el Col de Finestre, Chris Froome escribió su mejor leyenda

Los grandes campeones no sólo se distinguen en lo numérico, en el palmarés, bagaje, triunfos que alimentan la leyenda.

También transmiten, pelos como escarpias, «gallina de piel».

Lo que hacen no es normal, no al alcance de personas normales.

Merckx abrumaba, Anquetil encandilaba, Indurain persuadía, Hinault intimidaba.

¿Y Chris Froome?

Porque un tetraganador de Tour, aunque no sea el top, está muy cerca del olimpo de los grandes siempre.

Y se le extrañaba un capítulo de leyendas, epígrafe de gestas más allá de las rodadas casi mecánicas de su querido Sky.

El Giro de Italia de Chris Froome era un peregrinar triste y torpe por entre las indomables rutas italianas.

Un penoso purgar, a ojos de todo, ese fallo que no llegaba sobre la Vuelta a España.

Sin embargo Froome no dejó de creer ni de hacer.

Y lo jugó todo a la épica que faltaba en su biografía.

Intercalado en la televisión italiana con imágenes en blanco y negro protagonizadas por Fausto Coppi, Froome llamó a la puerta de la leyenda con la jornada de ciclismo más bonita del año que se nos escapa.

En el Col de Finestre el Team Sky no marcaría el ritmo por kilómetros y kilómetros, abriría fuego daría despegue a una gesta descomunal que puso a todos al límite.

Fue el Giro de las explosiones y eso fue por algo.

bkool Black

Y en Bardonecchia, al final de camino, el vuelco, el cambio que sólo los grandes pueden lograr.

Una obra de ingeniería humana aposentada en las mil cifras que esta vez sí se alinearon en el excel de Dave Brailsford.

Crhis Froome entró y fue leyenda.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.