Estamos ante un Giro «low cost»

Giro etapas

La organización del Giro está dejando muchos flecos sueltos en la edición más difícil

Es triste, pero no lamentable, que haya algún positivo por Covid19 en el Giro de Italia, es triste y entendible, una caravana, tres semanas, de abajo arriba de la bota, un país que no es ajeno a la pandemia que crece por Europa…

Lo raro fue lo del Tour, cero positivos en el pelotón.

Lo raro o quizá lo previsible, a la vista del cerrojazo que en Francia impusieron sobre su mejor embajador en el mundo.

Quienes estuvieron en el Tour de Francia hablan de estrictos protocolos, control perenne sobre quién entraba que no estuviera previsto, llegadas bajo control y salidas muy pertrechadas.

Todo eso salió a la perfección, e incluso se advirtió al respetable sobre los puertos y chillarle al oído a los ciclistas después de lo visto en los Pirineos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En Italia se dijo desde el primer día que la Itaca que había establecido la organización del Tour era imposible de establecer en la carrera

No sé, las garantías que se ofrecieron en Sicilia debieron ser las idóneas para los mismos equipos que en marzo declinaron ir a la París-Niza, pero permitidnos que lo dudemos, por que vemos que el paso de los días se llena de sustos y situaciones poco agradables que para desgracia de la competición y los competidores poco tienen que ver con lo que sucede en carretera.

Que diecisiete policías que acompañan al Giro den positivo, cuando se les sitúa en fiestas nocturnas, es una noticia demoledora por sí sola para la organización y pero una gota más en el mar de despropósitos que se están llevando en el Giro más raro y desubicado que jamás hemos visto.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Esos mismos policías habían estado en el mismo hotel de otros corredores alguna noche.

En su salida de la carrera, los responsables del Jumbo admitieron compartir buffet con algunos clientes del hotel en el que estaban alojados.

Desde el Education First, Vaughters afirma que la UCI no se toma en serio la situación del Giro.

Son cosas que sumadas a la cantidad de gente que vemos en llegadas como Rimini o Cesenatico, dan una imagen de «Giro low cost», como si se hubiera escatimado en medios en una edición que de inicio ya no iba a salir tan rentable como las anteriores: la pérdida de la salida en Hungría habrá dejado un buen agujero en las cuentas de RCS.

Pero ya no es solo la alarma sanitaria, son también accidentes como el de Viviani con la moto, el de Luca Wackermann por un helicóptero que mueve las vallas…

Todo invita a pensar si el Giro de Italia, como vuelta grande que es, emblema de un país de la potencia de Italia, con la situación que estamos viviendo, no está haciendo o dedicando todo lo que debiera a la salud y seguridad del pelotón.

Por que la lista de despropósitos no es pequeña, más cuando la gente mira con lupa la carrera y todo lo que le rodea.

Muchos apuestan a que no se llegará a Milán, nosotros no queremos pensar en eso, pero la organización del Giro es la primera que deja mil dudas por el camino.

Gore 400×100 MArzo2020

Giro: ¿Qué arma le queda a Nibali?

Nibali Giro

Jugarse el Giro a declaraciones con Nibali suele salir caro

Vincenzo Nibali vuelve a estar donde acostumbra, en la quiniela para ganar un Giro de Italia que ahora mismo no vemos en mano de nadie.

Una semana después de su inicio, con los dos británicos favoritos fuera de concurso, Geraint y Yates, y la zozobra de saber qué pasará con el coronavirus y la nieve de las grandes cimas programadas para la semana final, el Giro se debate en una igualdad incierta, sin que nadie sobresalga pero con la sensación de aquí podemos ver mucho mejor ciclismo que nos dio el Tour.

En un listado en el que podríamos incluir a Majka, Pozzovivo, Fulgsang, Kelderman y Almeida, Nibali lleva ventaja, ninguno de los mentados sabe lo que es ganar el Giro, ni siquiera una grande, él lleva cuatro.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y ese límite que podría parecer algo así como el vivir de rentas no es un salto sencillo de realizar, la difusa línea entre ganar una grande o no es más compleja de sortear con suerte de lo que parece y quien ha llegado hasta el final para recoger la maglia o maillot de ganador en París, Milán o Madrid parte, de inicio, con ventaja.

Es un hecho que el Vincenzo Nibali del Giro 2020 no es el de hace unos años.

Creo que la mejor versión del siciliano, en tiempos recientes, se quedó en aquella subida a Alpe d´Huez, donde un imbécil le tiró al suelo entre el humo de las bengalas.

Desde entonces el italiano es un ciclista que infunde respeto, aunque sin la pegada de antaño.

Pero no conviene perderle de vista, es especialista en muchas cosas, no sólo en sacar un 110% de sus capacidades en un entorno en el que se ha tenido que pelear con grandes nombres y a veces resultando ganador.

Nibali se conoce bien y conoce mejor la carrera, y lo que implica

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Recuerdo el año pasado, en la jornada que ganó Zakarin en los Alpes, cuando Nibali empezó a hacer caer sobre las espaldas de Roglic todo el peso de ser el favorito a ganar el Giro de Italia.

Le paso toda la presión de salir a por Carapaz y Landa y el esloveno no pudo reaccionar.

Nibali no ganó el Giro, pero propició que Roglic tampoco. 

Estos días vemos que se ha iniciado un pique declarativo entre Jakob Fulgsang y Vincenzo Nibali que nos recuerda mucho al que mantuvo el siciliano con Roglic el año pasado.

El danés le ha dicho que no va a poder mear tranquilo en ningún tramo de carrera, todo por que Trek tiró cuando Fulgsang tuvo una avería o pinchazo, no recuerdo.

Ayer mismo en la etapa que ganó Peter Sagan, el danés reverdeció su fama de pupas.

Ambos corredores han sido compañeros en Astana, de hecho el nórdico fue clave en aquella famosa etapa del adoquín en favor a Nibali, y por eso debería saber Jakob que con Nibali las guerras dialécticas no suelen cundir, al contrario, el siciliano es especialista en volverlas en tu contra.

Y es que Nibali está perfecto en este Giro, no tendrá el golpe de años atrás, pero el entorno le acompaña, el palabrerío también, lo mismo que un recorrido lleno de dificultad, que premia el fondo y la resistencia, una marea en la que Nibali se maneja muy bien.

Y por si fuera poco el clima, añadiendo incertidumbre en un Giro versión de otoño en el que, salvo explosión inédita, seguramente veremos a Nibali en la puja hasta el final.

Imagen: FB Giro d´ Italia

Gore 400×100 MArzo2020

Giro: Peter Sagan no se podía ir sin ganar

Peter Sagan Giro

La victoria de Peter Sagan en el Giro es más oportuna que nunca

Casualidad o no, el Giro de Italia ha tenido a Peter Sagan cuando más lo ha necesitado.

Jornada uno tras el día de descanso, la etapa que sucedió a la mañana más agitada del Giro, con dos equipos fuera, la caída en desgracia de uno de los favoritos Steven Kruijswijk, positivo por Covid19

La jornada era típica de Tirreno y Giro, como aquella famosa de Port Sant´Elpidio hace siete años, cuando Peter Sagan se soldó, bajó el diluvió, a Vincenzo Nibali y Purito.

No tenía sentido esperar, no era de recibo creer que Arnaud Démare fuera a ceder en una llegada, no había nada que así lo indicara, incluso no era menester seguir cargando de trabajo a su diezmado Bora, con corredores que no dan el abasto con sus opciones y las de Majka y de Konrad.

Así que una escapada larga, en un recorrido que obligaba a retorcerse y exprimir ese cuerpo fornido, cuadrado de clasicomano que Sagan ha ido cultivando con los años, un trazado que en otras circunstancias le habría hecho renunciar casi de inicio.

Saltó a 129 kilómetros de meta, soltó a uno a uno a sus rivales, en la primera subida a Chieti y luego dando cuenta de los dos italianos del Movistar, de Swift, del mismo Ganna…

Mantuvo la embestida de Pello Bilbao e incluso la reacción del pelotón de favoritos, por que estos se dieron, y se dieron bien en una de esas etapas en las que se pierde más que se gana, que se lo digan a Jakob Fuglsang.

El Giro tenía que continuar…

escrito el 6 de octubre

 

Nunca había estado tanto tiempo sin una victoria Sagan

Decían este mediodía durante el Giro que Peter Sagan no ganaba desde el Tour del año pasado, en la llegada a Colmar.

Le recuerdo de verde, cruzando la meta haciendo de increíble Hulk, camino de su nuevo reinado de la regularidad en la mejor carrera del mundo, nadie tanto tiene tantos como él.

Desde entonces a Peter Sagan no ha mojado, muchos días y no pocos segundos puestos por el camino para un corredor con registros anotadores top, que amasaba por donde pasaba y corría, con una omnipresencia que hace unos tres años empezó a dosificar.

El año 2020 se va, sin embargo, encarrilando para Peter Sagan.

Acordada su presencia en el Giro de Italia, incluso antes de la pandemia, Sagan respetó el acuerdo incluso con la interrupción del coronavirus, yéndose a Italia en octubre, coincidiendo con citas tan relevantes para él como los dos monumentos que tiene en su palmarés: Roubaix y Flandes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Peter Sagan en el Giro era una asignatura pendiente tanto para organizador como ciclista, un binomio perfecto de ciclista que trasciende su profesión en un país que barniza todo lo que hace de arte y distinción, de ahí esos vídeos previos a la carrera en los que Sagan paseaba por galerías de arte.

Siendo eslovaco, ejercía de embajador italiano.

Tras un Tour que corrió a contrapelo, con aquella jugarreta a Van Aert, pero proponiendo una inédita lucha por el verde que finalmente ganó Bennett y acabando en buena forma, Peter Sagan prueba a poner una etapa del Giro en su extenso palmarés.

Las dos veces que ha podido lucirse en el bellísimo tramo siciliano, Peter Sagan ha encontrado contestación.

En la llegada a Agrigento que proclamó campeón del mundo a Luc Leblanc, Diego Ulissi impidió que Sagan se estrenara.

En la última jornada siciliana, Arnaud Démare, el pichichi del año, aunque se estrene aquí en el World Tour, impidió por ese estrecho margen que explica en la imagen el primer triunfo de Sagan en el Giro de Italia.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Peter Sagan, a pesar de su proyección, spots de televisión y otras apariciones, sigue siendo ciclista y sigue teniendo hambre, y no es sencillo con el caché que ha alcanzado y lo que su presencia implica por donde pasa.

Es tan grande Sagan, genera tanto, que en lo deportivo, cabe distinguir dos Boras, el de Sagan y el resto, que se ha emancipado de él por que funciona solo y a la perfección, sólo hay que ver como se desenvuelven corredores como Kämna o Schachmann.

Sagan seguirá intentándolo, y mientras más esté ahí más admiración levantará.

Su triunfo al final será el del aficionado que aprecia lo mucho que le ha dado este ciclista a su profesión, un poco como hace unos años, cuando el mismo Tinkov le colgó una pesada losa de presión hablando de lo que mucho cobraba y lo poco que ganaba hasta quedarse sin palabras cuando Sagan se apretó varios geles y arrancó con todo para ganar el primero de sus tres mundiales en Richmond.

Es complicado que Peter Sagan se vaya de vacío en este Giro, pero mientras su victoria llega, seguiremos deleitándonos con uno de esos corredores de época, que quizá no encuentre el placer en la carretera de antaño, pero que cuando se ajusta un dorsal a la espalda honra su maillot y la carrera en la que toma parte.

Incluso hasta cuando se pierde de camino hacia el hotel…

Imagen: FB de Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

 

El Giro de Italia tiene que continuar

Giro Covid19

Que el Giro llegue a Milán apela a la responsabilidad de todo el ciclismo

Las primeras jornadas de descanso de las grandes vueltas de 2020 están resultando más decisivas e intensas que muchas de las etapas que podamos marca en rojo.

Una montaña rusa de informaciones que entran a cuentagotas por las redes sociales que nos dejan por instantes sin la intensidad de la competición y nos ponen frente al espejo de la pandemia que ha llegado para quedarse y ponerlo todo en cuestión.

El Giro de Italia prosigue su camino hacia el norte con dos equipos menos, ni Mitchelton ni Jumbo Visma toman la salida, tampoco lo hará Michael Matthews.

Un efecto en cascada por los ocho positivos, sumados al de Simon Yates de hace unos días, se lleva por delante dos equipos enteros, recordando que la salida de equipos de una grande es algo que ya hemos visto en tiempos truculentos…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

A nadie se le escapa que el golpe es importante, duro, sin duda, pero no querría decir demoledor.

Era un paisaje esperado: que el coronavirus entrara en una burbuja que por otro lado describen como muy diferente, y mucho más relajada que la del Tour de Francia.

El anticipo de Yates tuvo consecuencias en su propio equipo y por ende en otros.

Ahora bien ¿hay que parar el Giro?

Recuerdo hace dos meses y medio, en los prolegómenos de la Vuelta a Burgos cuando se aislaron un par de ciclistas por estar en contacto con un positivo, que surgieron voces clamando contra la celebración de la carrera.

La Vuelta a Burgos siguió su camino y se concluyó y tras ella vinieron el resto, algunas por desgracia nos dejaron capítulos terribles, como la caída de Jakobsen en Polonia, y otras nos ofrecieron espectáculos mayúsculos, como los monumentos italianos en agosto.

Llegó el Tour, nadie daba un duro por que llegara a París, pero lo hizo.

Y se corrió el Mundial, sólo en profesionales, y la Lieja…

Todo eso lo hemos visto, en medio de una pandemia que arrecia y amenaza lo que toca, pero lo hemos visto.

Es muy sencillo, no estás de acuerdo con que siga, la dejas de ver.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

De más de 500 test realizados, han surgido ocho positivos y dos equipos se han ido a casa.

¿Hay que parar el Giro?

Mi respuesta es no, incluso en el ambiente lúgubre que rodea la carrera, con menos público, con menos ciclistas, con menos estrellas, con toda la incertidumbre… creo que no hay que pararla, la vida sigue, el mundo continúa girando, nadie dijo que esto sería sencillo, pero hay que seguir.

Todos están a prueba, con los no pocos nubarrones que rodean la carrera, que si la pandemia, que si el clima, que si el ambiente gélido… pero son profesionales y como otros hacemos en lo nuestro, deben intentar hacerlo lo mejor posible y entre todos hacer que esto llegue a Milán.

No va aquí sólo el divertimento que nos supone la carrera, va el ejemplo de que las cosas si se hacen bien se pueden minimizar los riesgos, que un país es capaz de gestionar una situación tan incierta y que la vida sigue.

Lo otro ya sabemos qué es y qué implica, pararlo todo tendría trágicas consecuencias.

Ser consciente de lo que hay que hacer, que no es tiempo de florituras se impone para que sigamos viendo ciclismo, los profesionales desempeñen su oficio y las marcas tengan su retorno, sí, incluso en estos tiempos horribles, por que si la responsabilidad cunde, que el Giro siga su camino no tiene que implicar riesgo para la salud, al contrario, nos tendrá entretenidos de tanta mala noticia.

Imagen:@GroupamaFDJ

Gore 400×100 MArzo2020

 

El impecable maillot tricolor de Arnaud Démare

Arnaud Démare Giro Joanseguidor

Sólo puedes querer el maillot tricolor de Arnaud Démare

Sobre los maillots de campeón nacional en el Groupama en este artículo son muy nítidos:

«If you become a national champion then look like a national champion» – «Si eres campeón nacional, debes parecerlo»

Nada más lejos de la realidad.

Ayer, jueves, cuando Arnaud Démare ganó su segunda etapa en el Giro, en Brindisi añadió una tercera, pero esta vez con la ciclamino, preguntamos por el maillot tricolor del francés limpio, ni marca ni nada.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Se comentó que la Federación Francesa obliga, cosa que no nos acababa de encajar, por que dudamos mucho de la fuerza que un ente nacional pueda tener sobre un bloque World Tour.

Pero no, la francesa nada tiene que ver, es un tema de Marc Madiot, el folclórico máganer del Groupama-FDJ, que quiere precisamente eso que decíamos, que un campeón nacional proclamado lo parezca también.

 

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Así es, una decisión que no es muy compartida, cada vez más minoritaria, y que el maillot de Arnaud Démare deja plasmado en las llegadas que gana del Giro de Italia, una tricolor que es más francesa que la propia prenda azul oscuro de la selección.

La decisión de Marc Madiot además no sólo se ciñe a Démare, se extiende a otros, y hasta ahora no nos hemos dado cuenta.

Por ejemplo el buzo «full red» de Stefan Küng donde la estrella suiza ocupa su enorme pecho, con protagonismo limitado para Groupama.

Exactamente igual que el canadiense Antoine Duchesne o el otro tricolor que llevó Anthony Roux, uno de los pocos corredores capaz de romper un sprint en los últimos años.

A ver, esto es como todo, a Marc Madiot le podemos tener el cariño justo por muchas cosas, por ser tan amanerado, por gritón, por decir cosas que muchas veces no compartimos… pero aquí creemos que le asiste toda la razón.

Los maillots de campeón nacional son un premio que hay que explotar, como el arcoíris, en definitiva es una distinción que tu ciclista lleva doce meses y que lo pone en el ojo del espectador, que lo distingue mejor.

Ver un equipo en bloque tirar con dos maillots diferentes, o una crono por equipos con buzos distintivos, como a  veces hemos visto al Team Sky con dos o tres campeones de contrarreloj, es una bendición, un premio que de aprovecharlo se puede volver a tu favor.

Recordamos a Eusebio Unzue quejarse de lo complicado que era encajar la bandera española en el azul del Movistar y en el Groupama le quitan toda publicidad al maillot de Arnaud Démare, logrando que la gente pregunte, intrigada, por él, por qué lo lleva, logrando el efecto que quizá se persiga desde un inicio, pero que casa perfectamente con un sentido de estética y reconocimiento que merece la pena poner el valor.

Y tiene mérito, es convencer al mecenas que desaparezca del maillot y ojo que por ejemplo la FDJ, la lotería francesa, no lleva pocos años en este tren.

Gore 400×100 MArzo2020

Giro: Arnaud Démare pinta a registros inéditos

Arnaud Demare Giro

Este Démare apunta a un buen puñado de etapas ganadas en el Giro

Sobre Arnaud Démare, dos etapas ganadas en el Giro, decíamos justo antes del Tour…

Arnaud Démare, no es la primera vez que lo decimos, es uno de los ciclistas más valiosos del pelotón.

Sin una punta de velocidad que rivalice con los más grandes, Greipel y Kittel hace tres años, Ewan y Bennet, ahora, pero muy veloz y sin la contundencia de los grandes clasicómanos, pero siempre en las quinielas, con una San Remo bajo el brazo, Arnaud Démare ha granjeado un pequeño pero lujoso palmarés que incorpora un trío de Campeonatos de Francia.

El campeón de Francia sin publicidad en su tricolor, muy curioso, como decimos, ya ha doblado en el Giro y apunta a registros inéditos en una grande, siendo un sprinter y en los tiempos corrientes, con llegadas masivas cada vez más recortadas, en número, y una igualdad entre velocistas que hace del sprint casi un lujo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Arnaud Démare es el pichichi de la campaña, por delante incluso de los eslovenos y Remco Evenepoel, sin embargo, se le achacaba que todos sus triunfos han sido fuera del gran circuito el World Tour, en carreras como Valonia o el mismo campeonato francés.

Ahora entra en el máximo nivel por la puerta del Giro amasando un palmarés que ojo rivaliza con el que consiguió su rival por antonomasia hace unos años, Nacer Bouhanni, cuando ganó tres etapas en el Italia.

Sea como fuere, si una cosa tiene el francés de Beauvais, bellísima catedral gótica por allí, es que sabe elegir bien donde poner sus moneditas, sin caer en el tópico que podría merodear cualquier estrella francesa, pensando que lo suyo empieza y acaba en el Tour.

Precisamente en Francia sabía que con Thibaut Pinot en el equipo, más una cantidad limitada de llegadas al sprint y la presencia de cocos como Ewan o Bennet, las cosas iban a estar más crudas.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Por eso ha elegido el Giro, como otras carreras hacia el mismo para seguir engrosando un palmarés que no es grande en cantidad, pero sí abulta en calidad.

Arnaud Démare junta con esmero las perlas que le definen como uno delos corredores más valiosos del pelotón, capaz de ganar en llegadas masivas, pero pasar puertecillos, ahí donde Gaviria no encuentra el punto, y aspirar, como lo ha hecho alguna vez, a disputar una Roubaix.

Y es que en la apuesta por el Giro que tan bien les está saliendo a Démare, Roubaix es una de las damnificadas en el calendario del francés que si todo sigue así, mucho me temo que tire con más etapas e incluso el ciclamino que parecía llevar el nombre de Peter Sagan en la solapa.

Ojo, que a estas alturas de Giro hayan dos corredores, Ganna & Démare, con dos etapas cada uno, habla con nitidez de una cosa: que en este Giro las victorias pueden quedar en manos de unos pocos.

Gore 400×100 MArzo2020

 

El Movistar «modo Giro»

movistar Giro

El Giro parece ser propicio para ver la mejor versión de Movistar

Mal que nos pese el Movistar Team no es un bloque más en el pelotón, incluso en este Giro de Itala al que acude con la segunda línea.

Sin Marc Soler, sobre el papel de esta rarísima campaña el líder inicial para el Giro cuando trazaron los planes antes de que la temporada se reemprendiera, el equipo afronta una grande sin opción clara para la general.

En la primera de las etapas de la bota itálica, el equipo empezó a carburar delante, con presencia y protagonismo.

Si bien Antonio Pedrero ya estuvo delante en el Etna, no lejos de los mejores, lo cierto es que la etapa que acabaría ganando Filippo Ganna descubrió una versión poco conocida de los azules.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Una versión que tiene que ver con aquello que les reclamábamos en el Tour, buscar cortes, fugas y jugar a triunfos parciales, que cuentan y mucho.

Héctor Carretero pilló el corte bueno en el guión que creo le conviene a Movistar en este Giro, el que decimos de disputar etapas.

Carretero fue de los más fuertes de la escapada, hizo su apuesta, pero el gasto no le lució… por el momento.

Lo mejor fue cuando los azules parecían en perfecta, e inédita, armonía por la carretera cuando el pequeño colombiano Rubio saltó por detrás.

Uno y otro, en diferentes cortes, actuando como uno solo, hecho que no acostumbramos a ver en Movistar, salvo que hablemos del Giro, sobre todo el del año pasado donde el equipo telefónico fue un reloj en favor de Richard Carapaz, no sólo teniendo piernas, también trabajando de forma admirable.

Sea como fuere Rubio consiguió sacar de sus casillas a tío de la generosidad de Thomas De Gendt, al punto que el belga entró a los comentarios de twitter…

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Entendemos que Rubio obedecía órdenes de equipo, pero ya deberían saber que para sacar tajada hay que mojarse, y vacilarle a un tipo de la experiencia de De Gendt te marca.

A ver cómo se maneja Einer Rubio en lo sucesivo.

En todo caso el colombiano estuvo ahí, como Carretero, quien sigue en la tónica del pasado Giro, andando una barbaridad: el castellano manchego se transforma en Italia.

Lo mismo que Antonio Pedrero, lo decíamos antes, delante en el Etna, y ahora no lejos de los mejores, de hecho el catalán tiene una ocasión inmejorable, casi histórica, de escalar en un equipo de férrea jerarquía.

Que no olvide que las oportunidades no abundan, e incluso sabiendo aprovecharlas, no siempre te recompensan como mereces: Andrey Amador en nada cambió su rol el equipo incluso tras ser cuarto en todo un Giro y llegando a amenazar por momentos el podo de Fabio Aru, hace cinco años.

Antonio Pedrero tiene los mimbres para hacer un top ten en el Giro, conoce la carrera y tiene la confianza de estar con los mejores en instantes de la importancia del Mortirolo el año pasado.

La suya no es una carrera por etapas, hay gente de la experiencia de Dario Cataldo y Davide Villella, dos italianos con muchos tiros dados, de quienes poco o nada hemos sabido en la temporada corriente.

Y a todo esto ¿quién conduce el coche de Movistar?

Al margen de Chente, a quien conocemos bien y de lo que es capaz, la brillantez de Max Sciandri se deja notar en carrera, sólo sabiendo que está él, te imaginas cosas increíbles como que dos bazas jueguen a ganar una etapa, como ayer.

Sí ya sabemos, vienen sin líder marcado, pero es que incluso cuando vinieron con él, el año pasado sin ir más lejos, el maillot celeste brillaba hasta diferente.

Imagen: Giro d´ Italia

Gore 400×100 MArzo2020

Lo de Valerio Conti parece lo que no es

Valerio conti

Si Valerio Conti no hubiera reaccionado así, no se hablaría de él

Pues sí que ha dado que hablar la imagen de Valerio Conti cuando le entregaban «algo» desde el coche en plena etapa calabresa.

Ocurre una cosa cuando suceden situaciones así para este mal anillado cuaderno.

Puedes pasar de largo sobre la escena o comentarla

Si escoges la primera opción, te meten en la omertá, en el silencio, que si conspiraciones, como si todo lo humano fuera inmaculado e intachable: en todos los sitios se cuecen habas.

La segunda es desagradable, entrar a comentarlo, citarlo y darle difusión, por que en definitiva, a los que nos gusta el ciclismo, estas cosas no pueden pasar como si nada.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Venimos de tiempos oscuros, turbios y muy perjudiciales para la reputación de este deporte, una losa que arrastra con estoicismo injustificado, pues no creo que el ciclismo sea muy diferente a otras cosas en esta vida.

Pero claro hablar de estas cosas resulta que es mal intencionado y tendencioso, como cuando Bramati bajó y recogió algo del bolsillo de Evenepoel, en aquel terraplén.

Comentar aquello trajo unos buenos insultos e improperios a cambio, como si la mácula del ciclismo no mereciera duda ni comentario, cuando es todo lo contrario, es en reacciones como las de Valerio Conti cuando nos preguntamos qué narices pasa, por qué ese gesto a la cámara.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Conti recibe algo del coche del doctor del Giro de Italia, algunos hablan de un inhalador, sinceramente no sabemos apreciarlo, ni afirmarlo con tanta rotundidad.

En todo caso ¿por qué esa reacción?

Como dice nuestro compañero de Javier, parece que esté escondiendo alto, son sus gestos los que dan relevancia a la escena y dejan a Contador cortado, sin palabras, durante la retransmisión.

Pero si es el médico del Giro quién se lo da ¿cómo entrar en elucubraciones? es el médico.

En todo caso, ¿nadie puede dar instrucciones al cámara que lo que pasa entre galeno y ciclista no es de incumbencia de los demás?

Y si te pillan en un renuncio, tener tablas te evitará ser objeto de los comentarios.

La etapa, ya lo vimos, no le fue nada bien a Valerio Conti, para su desgracia, sin embargo, quedará como uno de esos gestos que alimentan de razones al círculo de personas aprovechan un gesto así para todo malo que puedan decir del ciclismo.

Imagen: FB de UAE Emirates 

Gore 400×100 MArzo2020