El Giro de Italia se reconoce en el espejo de su montaña

Giro de Italia Montaña JoanSeguidor

El «valor oro» del Giro de Italia se mide por la belleza de su montaña

El ciclismo en Italia es un elemento transversal y vertebrador, una suerte de hilo que teje una sociedad que histórica y actualmente siempre ha admirado el ciclista, el ciclismo, los campeones y la bicicleta.

La bicicleta, ese gran invento, para algunos el más revolucionario y útil de los últimos dos siglos, un emblema que pasea con orgullo apellidos italianos por medio mundo.

Es la fecunda industria de norte, del Véneto y Lombardía, especialmente, la que abastece de prestigio y renombre a una actividad que tiene pioneros mundiales. Ver una marca legendaria, antiquísima, en ese azul turquesa, Bianchi, es síntoma de excelencia.

Lo mismo que las máquinas que un día Ernesto Colnago puso al servicio de los grandes campeones hace ya cuarenta años o el dinero que tan bien invirtió Giovanni por ser “maglia nera” del Giro para fundar Pinarello en Treviso.

Pinarello, Colnago, Bianchi… son emblemas universales entre los amantes del ciclismo, franquicias que se entremezclan con otras que nadie omite en una buena conversación de ciclismo.

Son las montañas de Italia, vergeles de roca y pradera que combinan belleza y dureza a partes iguales, llegando al corazón de una masa ingente de aficionados.

Montaña Giro Italia joanSeguidor
Courmayeur

El Giro tiene un gran aliado en la montaña” Alberto Contador

En la geografía física que aprendieron y aprenden los niños en las escuelas de la bota incluye varias cadenas que ponen el escenario más bello y duro del ciclismo.

Los Dolomitas son la imagen, la tarjeta de visita del Giro y su grandeza

Una imagen de ellas lo explica todo. Son paisajes que sondean los dos mil metros y más, que combinan paredes de roca, ásperas y bellas con mantos verdes que trepan por sus laderas.

En la cima del Pordoi se erige un monumento en recuerdo de las gestas de Fausto Coppi, esas gestas que despertaron la amplitud de miras de un niño del Véneto llamado Ennio Doris, mucho antes de la creación Mediolanum.

Estas cimas las conoce Coppi, pero también todos los grandes que han querido pisar el peldaño más alto del Giro de Italia. El “trofeo sensa fine” pasa por la suerte con la que se dome la Marmolada, un puerto que es un tesoro, que amanece estrecho, entre gargantas y saltos de agua y acaba trepando por una recta infernal cuyo final no se ve en lo alto de la montaña.

Si se quiere dureza, el Mortirolo acuñó un tipo de puerto, salvaje, estrecho, muy duro, sostenido, el sitio que Indurain y Pantani inmortalizaron con uno de los duelos más celebrados de la historia.

Madonna Ghisallo Giro Italia Montaña joanSeguidor
Ghisallo es el lugar de comunión entre la tierra y la bicicleta

El cielo se posa sobre el Stelvio y el Gavia

Los dos colosos de los Dolomitas son los “passos” del Stelvio y Gavia.

El primero se va a los 2700 metros, el otro “se queda” en los 2600, pero con una leyenda negra de sufrimiento y héroes que aconteció hace treinta años bajo la nevada más grande jamás “ciclada”.

El Stelvio es sinónimo de exceso. Su grandeza se resume en las imágenes de sus “tornanti” trazados en la época de los imperios. Un sitio que pone frontera entre Italia y Austria donde el escenario deja al ciclista en mera hormiguita.

Al otro lado, los Alpes

Si de colosos hablamos al otro lado de la parte ancha de la bota, en las esquinas del Piamonte, el Giro encuentra montañas que son moles que dejan sin aliento. El ciclismo que vemos por la televisión se vuelve blanco y negro cuando los mejores del mundo se baten en las carreteras sin asfaltar que llevan a la cima de los 2700 metros del Colle delle Finestre, allí donde Chris Froome inició su raid de hace un año o en el mismo sitio que Mikel Landa puso a Contador contra las cuerdas.

Finestre es uno, a esas alturas el otro es el Agnello, otro mito del lugar que lleva a Francia y a un descenso en el que Stven Kruijswijk perdió el Giro del 16 por una caída que se resolvió contra una pared de nieve.

En los Alpes el ciclismo se gusta por ambas vertientes, da igual que se suba al pie del Cervino, a Cervinia, exactamente que, al santuario de los sustos, en Oropa, muy al norte del Piamonte.

También por el lugar se encuentra Sestriere, la cima que comparte historia entre Giro y Tour.

Lombardía tiene sus mitos, lugares que no sólo se suben en el Giro, también en el Giro de Lombardía, en otoño, cuando los árboles se desnudan. Madonna di Ghisallo es el templo que atrae miles de ciclistas cada año para ver y apreciar ese museo insertado en una pequeña iglesia cuyas campanas repican cuando el pelotón se acerca.

En los Apeninos

La columna vertebral de la gran bota es un tejado a dos aguas sobre grandes símbolos de los Apeninos.

El Terminillo suele ser una de las primeras cimas que el Giro afronta, tendido, pero exigente, es el que rompe el hielo de la gran montaña.

Si un paisaje sobrecoge, por eso, es el Gran Sasso, seguramente inspirador de muchas y conocidas películas, porque es una sábana verde a gran altura escondida tras una penosa ascensión que exige lo mejor.

En el sur de la bota la montaña es volcánica, hablamos de “granos” en el paisaje que surgieron del empuje de la lava y las leyendas de sitios como Pompeya, porque en su horizonte el Vesubio es el sitio donde Carlos Sastre puso su sello hace diez años.

Y más al sur en esa maravilla de la naturaleza que es Sicilia, el Etna ofrece los paisajes más surrealistas de la montaña del Giro de Italia, una montaña que es el espejo de la carrera más bella, una tarjeta de presentación azul, como la “maglia azzurra” que Mediolanum lleva años premiando.

¿De dónde es Richard Carapaz?

Richard Carapaz ecuatoriano Giro JoanSeguidor

Si escuchamos o leemos ciertas cosas, pensamos que Richard Carapaz no es ecuatoriano

El domingo, por los alrededores del templo Voltiano, por sus jardines, apareció un aficionado con la bandera de Ecuador para ver el giro final del primer día de rosa en el Giro de Richard Carapaz.

La bandera ecuatoriana conlleva cierta confusión.

Incorpora, por este orden, de arriba abajo el amarillo, azul y rojo.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Son los colores de lo que un día fue la «Gran Colombia», en cuyo contorno se incluyó, un tiempo el actual Ecuador.

Ecuador tiene por tanto los colores colombianos, pero incorpora un escudo que recoge parte de los símbolos y orientación del país: el pico Chimborazo nevado, un río abajo que surca un barco simbolizando el comercio. el cóndor andino arriba, cuatro símbolos del zodiaco y en la base los signos que distinguen una república.

De lejos, la bandera del Ecuador y Colombia parecen lo mismo, ese escudo pone el punto de diferencia.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Comentamos esto porque el éxito de Richard Carapaz está teniendo muchas novias en el camino.

¿Qué cuota tienen Ecuador, Colombia y España en su maglia rosa?

Curiosa pregunta que no nos haríamos si no leyéramos ciertas corsas o escuchar algunos comentarios.

DT-Swiss 2019

 

Richard Carapaz se debe a un equipo español y anteriormente se hizo ciclista amateur en el Lizarte.

Su rostro ha sido habitual del calendario elite en este lado de los Pirineos y tiene en Pamplona el centro de su proyecto de vida.

Así las cosas, nos llama la atención cuando oímos ciertos narradores decir que las victorias de Carapaz en el Giro son victorias para España.

Nos llama la atención porque es eminentemente falso.

 

Ayudan al Movistar, el único equipo español en el World Tour, pero ¿a España?

Al mismo tiempo la hinchada colombiana se hace suyo al pequeño escalador.

Le tienen cariño, leo, y no me extraña, es un corredor que sin tratarlo en persona desprende valores que son muy del ciclismo: humildad, sacrificio pero también ambición y hambre por mejorar.

Así las cosas, Richard Carapaz es de El Carmelo, cerquita de la frontera colombiana, a veinte kilómetros al norte del Ecuador y su primer ciclismo es de manufactura «cafetera».

Y es natural que en el país vecino haya complicidad con su alegría pero esto no computa en el jugoso casillero colombiano.

 

Leemos en la Gazzetta que Marco Pantani le inspiró y que verle competir en el Giro le confirió un cariño especial hacia la carrera.

Todos han sumado, Colombia y España han contribuido, pero mucho me temo que el éxito corresponde a Ecuador, a Carchi, esa región por la que Richard ya empezó a conquistar con una BTT a los ocho años.

El presidente de la república, de sugerente nombre Lenin, ya le tuiteado una felicitación pública cuando se vistió de rosa a los pies del Montblanc, ahí, al otro lado de frontera, disimulado por nubes.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

 

Los más de 80.000 ecuatorianos que se calcula que viven en Italia, especialmente por tierras por las que ha pasado el Giro, entre Génova, Turín y Milan, ya tienen faena estos días y posiblemente sondeen billete para irse a Verona en unos días.

Harían bien en comprar por adelantado, porque gane o no lo que Carapaz está haciendo tiene un mérito terrible.

Tanto que su éxito es transnacional, muchos hablan de él como suyo, aunque la partida de nacimiento sea clara y precisa y este jovenzuelo de 26 años es ecuatoriano por todos los costados, hijo de Antonio y  Ana Luisa.

La victoria tiene muchas novias, lo contrario no, muchos han puesto su grano de arena en este éxito, pero Carapaz sostiene una bandera sobre su cabeza y esa será la que figure en el palmarés del Giro si pisa primero que nadie el podio de Verona.

A Vincenzo Nibali no le va a valer la segunda plaza del Giro

Vincenzo Nibali Giro Italia JoanSeguidor

Si está Nibali, el Giro no acabará hasta la última raya de meta

En este ciclismo hay dos tipos de corredores, los que siguen pies juntillas las instrucciones que brotan del pinganillo, y los que en algún momento toman decisiones por su cuenta, exhiben riesgo y a veces ganan.

De estos hay más de los que nos imaginamos, casi todos los capos fueron cola de ratón, o elefante, alguna vez, y casi todos los capos, llegado el momento, dieron el paso adelante para postularse.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

SQR – Cerdanya Cycle

 

En este Giro hay uno de los corredores con más prestigio en el pelotón actual.

Es Vincenzo Nibali y éste no espera

 

DT-Swiss 2019

 

No lo tiene sencillo, porque Richard Carapaz está fortísimo y Primoz Roglic sigue contando a pesar de la jornada que tuvo que pasar por el lago de Como.

Vincenzo Nibali ya lo ha tenido complicado otras veces, pero lo suyo no es renunciar.

Si miramos atrás nos daremos de bruces con la historia de un siciliano que es querido en toda Italia como el hijo que todas las madres quisieran tener.

Si miramos hacia atrás, veremos que las cuatro grandes que ganó Vincenzo Nibali tuvieron su miga, y ésta no fue suficiente para amilanar el afilado ciclista de Messina.

 

Aquella Vuelta de 2010 fue la carrera de la supervivencia tras la caída de Igor Anton en la antesala de Peña Cabarga y el hundimiento de Purito en la crono de Peñafiel, uno de los peores recuerdos del catalán sobre la bicicleta que le valió hasta las chanzas del eternamente talentoso Dimitry Konishev.

Nibali caminó en el filo en la Bola del Mundo, tras Ezquiel Mosquera, pero lo aguantó y ganó.

El Giro de tres años después, con todos mirando a Brad Wiggins, ganador vigente del Tour, a Cadel Evans, el anterior al británico… Nibail, callado, hizo e hizo y acabó ganando bajo la nevada de Lavaredo.

 

Tour de 2014, el sol no se ponía entre Froome y Contador.

Ambos acabarían fuera de carrera y Nibali emprendería un paseo de amarillo hasta París, pero antes de irse, los dos favoritos probaron el mordisco del «squalo» en la llegada Sheffield, donde nadie tuvo agallas a seguirle bajo la lluvia.

Y el Giro de 2016, una carrera que Stven Kruijswijk tenía ganada a 48 horas del final hasta que en el Agnello y su descenso Nibali dio cuenta de su rival, porque planteó la carrera como un terreno minado, de guerra, un hostigamiento que provoca errores y con ellos perder grandes carreras.

SQR – GORE

 

Este es Vincenzo Nibali, el mismo que sacó a Froome de una Tirreno que tenía ganada en el diluvio universal, el mismo que se adelantó a los velocistas en San Remo, el mismo que ha ganado dos Lombardías, lo más al norte de la bota, allí donde le quieren como si hubiera nacido entre esos montes.

En el laberinto de Como, Vincenzo Nibali reeditó su «performance» de Lombardía y puso la carrera al límite.

Nacex te lleva la bicicleta donde quieras

Exigió lo mejor de Carapaz y descolgó a Roglic y Landa.

No le vale la segunda plaza, sólo cuenta la victoria.

Y eso lo llevará adelante hasta el final.

Cambrils Square Agosto

 

Por eso, esperamos al mejor italiano en la tercera semana, ahí donde todos flaquean y la carrera se hace pesada.

La semana en la que el fondista de nacimiento toma las riendas y hace pequeñas exhibiciones como las de Civiglio, el único sitio donde el siciliano ha hecho daño en este Giro, el lugar donde pasó de las palabras con Roglic y Yates, a los hechos consumados.

Si esta semana final del Giro merece mucho la pena, es por que, entre otras cosas, Nibali está en la pomada y no va a parar.

Imagen: FB Giro d´ Italia

 

 

Cuando dijimos que el Giro es largo…

Giro de Italia carapaz JoanSeguidor

El Giro de Italia presenta el mejor escenario en la semana decisiva

Las tres semanas son otra cosa.

A veces nos preguntamos por la esencia del ciclismo.

¿Grandes o clásicas?

¿Pequeños sorbos o atracón?

El ciclismo no tiene término medio, es una cosa u otra.

Nosotros no nos desdecimos, las clásicas son ciclismo a partido único, sin guardar, sin compasión.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pero hay veces que las grades cumplen las expectativas, y el Giro de Italia no suele fallar.

Es una carrera, la carrera de tres semanas por excelencia, cada vez más, ajeno a su envoltorio, por como se corre y se compite.

¿Cuántas veces vemos la maglia rosa escapada?

En el Giro de Italia es raro que no ocurra porque la carrera obliga, se mueve todo en un filo, están todos cerca, aunque parezca lejos, y lejos, aunque los estén viendo.

Es una carrera como un acordeón, en las subidas y bajadas hacia el Lago de Como, Primoz Roglic los tuvo a tocar, se le fueron, los cogió y se le volvieron a ir.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Por eso cuando, presos de la exhibición del rodillo esloveno, muchos ya le atribuían la maglia rosa que se entregará en la arena veronés, dijimos: «Esto es largo…»

Por eso las tres semanas es otra cosa, es una ruleta, un casino que se dice en Italia.

DT-Swiss 2019

 

Primoz Roglic es un tipo frío, un témpano, cuyo rostro no hace mueca ni en las peores situaciones.

Ni siquiera en las curvas del Lago di Como, un capricho de la naturaleza que abruma por la belleza de sus montañas, por el azul de su agua, por unas nubes bajas que tintan de onírico el lugar.

La carrera de Primoz Roglic en este Giro está siendo una montaña, con su subida y punto álgido y un descenso que presenta curvas y complicaciones.

 

Se sabía que Vincenzo Nibali querría sacarle brillo a la versión «Giro» de Il Lombardia

Richard Carapaz, que va sin cadena, era consciente y no le dio un centímetro cuando el siciliano atacó.

Y ahí empezó todo, ahí empezaron a caer caretas.

Roglic no acostumbra a salir a los ataques secos, pero es que esta vez ni siquiera recortaba cuando se puso en «modo Sky» a recuperar.

La salida de carretera del descenso anuncia que al esloveno le corre sangre por las venas y es sangre que empieza a calentarse.

Siguiendo con los símiles de casino, acabará haciendo un «doble o nada» y posiblemente se lleve alguien por delante.

 

Su ventaja se ha esfumado y el contador corre al revés.

Roglic tiene a Nibali más cerca y a Carapaz más lejos

Creo que entre estos dos y el esloveno estará el podio.

Y lo que anuncian Nibali y Carapaz es una cantinela que nos gusta, un ritmo que sigues con chasquido de los dedos, acompasado pero vibrante.

SQR – GORE

 

Vincenzo Nibali es un corredor de época 

El ciclista que ganó cuatro grandes entre el Team Sky y Alberto Contador, eso traducido en carrera significa que lo que espera a sus rivales es un infierno de ataques, trampas y demás movimientos que harán de la próxima la semana más larga de sus vidas.

Richard Carapaz vuela

Es un corredor que camina por todos juntos, no bajó como Nibali, pero le cazó tirando, en primera persona, en el llano previo a meta.

Y ya tiene a Roglic cerca del minuto.

Cambrils Square Agosto

 

Luego está el resto.

Rafal Majka que está aunque parezca lo contrario y Mikel Landa, quien dice respetar a Carapaz, pero…

Lo visto en un momento de Civiglio, el líder delante, el alavés tirando atrás, una vez neutralizado su ataque demuestra que Landa, por mucho que Carapaz sea líder, quiere seguir vivo en la pelea.

En breve, La Cerdanya Cycle Tour cambia su precio 

Y lo está, aunque recuperar tres minutos sea para muy machos, demasiado.

Seis etapas, el tappone sin el Gavia, la crono y tres complejas.

El Giro se va a descansar con el mejor preámbulo posible.

Decir que el Giro ha sido aburrido es quedarse en la superficie

Pascal Ackermann Giro JoanSeguidor

En diez días de carrera, el Giro ha dado de todo para todos

Esta mañana de viernes hemos leído este comentario de Mónica Marchante sobre lo visto en el Giro de Italia hasta la fecha…

Doce etapas después se acabó la siesta en la que nos tenía adormilados el Giro de Italia hasta ahora. Salvo en la crono inicial y en la del pasado domingo, no ha habido en las 10 etapas tediosas e interminables que han transcurrido hasta ahora mayor aliciente que el de acertar el sprinter ganador. Un tostón impropio del prestigio que acompaña a la corsa rosa, por mucho que las volatas dejen sin respiración unos segundos al espectador.

¡Cuántos días hemos recordado los finales de la Vuelta donde cada día es una aventura nueva y cada año descubrimos finales inéditos, cuestas de cabras o etapas nerviosas que en sí mismas entrañan un espectáculo diario que hemos echado de menos en la primera parte de la carrera italiana!

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Lo dice en El Periódico de Catalunya.

Como todo en la vida tiene gente que la secunda y otros que discrepan.

Nosotros nos alineamos con los segundos, no podemos estar de acuerdo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Y menos en la comparación con la Vuelta, cuyos recorridos llegaron a un punto de exageración que incluso, en las últimas ediciones, ha reculado para racionalizar muros, dureza y ciclistas hechos polvo en las líneas de meta.

Así las cosas la primera parte del Giro ha tenido sus minutos de la basura, como toda competición y deporte que se precie, y momentos impagables, que son los que en definitiva sostienen el tenderete.

Minutos que por cierto desgastan y propician desenlaces…

Por que es en la apuesta por esos momentos, por la expectación, por el nerviosismo latente donde se encuentra parte del espectáculo.

El Giro de Italia tiene siempre el don de tenernos expectantes

DT-Swiss 2019

 

La llegada a Pinerolo, y esa trampa que no por conocida se hace menos apetecible, es una muesca de tantas que hacen de esta carrera atractiva de principio a fin.

Que los primeros diez días de carrera iban a ser así era más que previsible.

Pero es un tema de justicia deportiva, de oportunidades para todos, y los velocistas merecen su cuota.

Sólo cabe ver la lista de velocistas que acude al Giro y la que va a la Vuelta.

 

Son como el día y la noche.

El sprint es la culminación por la que merece esperar, como esperamos que todo explosione en el final de la Milán-San Remo.

Negar que eso es también bello es desmerecer el trabajo de corredores y equipos por acumular etapas en este tramo de carrera.

Que le digan a Pascal Ackermann con esas quemaduras por el costado que la carrera ha sido aburrida.

 

Que se lo digan mientras el sol le quema y las sábanas se vuelven lijas.

Que se lo digan a Elia Viviani en la vaga lucha por cazar una etapa, aunque sólo una fuera, él que el año pasado se hinchó.

En los matices está el atractivo, y el primer tercio del Giro nos ha dado una lucha sin tregua por el trono de una velocidad que jubila nombres (desde Cav a Kittel, pasando por Greipel) con la misma eficacia que suma nuevos adeptos.

El portabicicletas de techo Cruz Race Dark presenta una remozada versión para este año 

Los que esperábamos todos, Viviani y Gavia, tienen la pólvora mojada.

El italiano en este Giro, el colombiano casi toda la campaña.

SQR – GORE

 

Ha vuelto Caleb Ewan, un tío al que queremos ver ya en el Tour.

Y ha irrumpido en las grandes Ackermann, quien recuerda mucho a Kittel: corpulencia, certeza y cierta altanería.

Si el duelo por la general se presume interesante, qué decir por la maglia ciclamino.

Veremos interesantes episodios entre el mentado Ackermann y el talentoso Arnaud Démare: un coche de trenes en toda regla.

Ya podéis bien jurarlo.

Cambrils Square Agosto

 

Pero estos diez días han sido más: el fastuoso prólogo de Bolonia, esas multitudes al cobijo de los pórticos hacia San Luca, el abandono de Tom Dumoulin, el salto de calidad de Richard Carapaz en una llegada jugada a la ruleta, el mal disimulado apetito de Fausto Masnada, la durísima jornada de L´ Aquila y la victoria de Pello Bilbao, la crono de San Marino, tan remojada como decisiva, habrá que verlo.

El Giro ha sido todo esto, que no es poco, un «antipasti» para una edición que promete llenarnos.

Y un último motivo, cuando los escaladores atacan a saco como Mikel Landa es también porque les precede un terreno poco exigente y menos desgaste.

Se han pasado guardando muchos días para llegar a full en su terreno.

Por que el prestigio también se granjea en los matices y el Giro ya va dejando esquirlas por el camino.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Giro: La cobertura aparece en Movistar

Giro Zakarin joanSeguidor

Por lo visto en la primera montaña del Giro, Movistar tiene cantidad, calidad y estrategia

Hay cosas en el Movistar Team que nunca dejarán de sorprendernos, como el convertir en excepción lo que tendría que ser normalidad.

La primera jornada seria de montaña del Giro de Italia ha sido la culminación a un proceso, no sé si de aprendizaje, o de reciclaje, o no sé de qué, para un equipo que manejando el talento que gestiona, y el que empieza a emerger -Carretero y Pedrero-, corre bien en contadas ocasiones.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

No sé, repito, desconozco cuál es el motivo, si hay servidumbres que se nos escapan, o problemas que no sabemos hasta pasado un tiempo, para que Movistar dé realmente la medida que ha dado en la primera gran montaña del Giro.

Porque el ocho que los celestes han llevado a este Giro que lleva dos semanas es acorde en nivel y calidad a otras grandes.

Sin embargo, igual que otras veces nos han sonrojado con estrategias que han sido comentario no sólo aquí, también al otro lado de los Pirineos, en el lago Serrú, una de las mil subidas preciosas que el Giro tiene para utilizar, Movistar lo ha bordado.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Lo lleva bordando de hecho desde el inicio del Giro, siendo proactivos, presentes, dando visibilidad a la marca pero también trabajando en pos del premio mayor.

Mikel Landa ha llegado obligado a la gran montaña, eso es una obviedad, como también lo es esa manera que tiene de volar cuando las cosas le acompañan y el equipo le rodea.

Un equipo que ha sido eso, equipo, donde cara elemento ha estado en su sitio: gente en la fuga de delante, control atrás, lanzamiento de Landa coincidiendo con el descuelgue de Amador y Carretero por delante, el movimiento de Carapaz -que está fortísimo- cuando Roglic y Nibali se lanzaban miradas.

Todo perfecto, todo bien.

Como el día del pavé en el Tour.

DT-Swiss 2019

 

Queda mucho camino, todo lo gordo, estos Alpes que dejan Piamonte para entrar en los terrenos de Il Lombardía, y luego los Dolomitas.

Queda camino, se ha hecho gasto, pero cuando se hace como lo ha hecho Mikel Landa no hay nada que reprocharse.

¿Cuántas veces ha llevado Movistar dos líderes a una gran vuelta?

Varias, tantas como ocasiones que se ha ido con el rabo entre las piernas, ganado a pulso opr Sky, Orica o cualquier otro.

Toni Marin

 

El movimiento de Movistar gozó de la fortuna que tuvo a medias el Trek

Pero es que esto es ciclismo, no hacen otra cosa, tienen que intentarlo.

Bauke Mollema es uno de los ciclistas más adorables del pelotón, porque sabes que cuando no da más de sí, es que no hay, no queda.

Sí que le quedó a Ilnur Zakarin en la jornada que Katusha lleva soñando para él desde el inicio de los tiempos.

No sé si Katusha es alemán o suizo, de licencia digo, porque de raíz es rusa, y Zakarin es la joya de la corona.

 

Y ojo con el largo ruso, porque se mete en una pelea que se comprime al son de la sangre fría de Primoz Roglic.

Sigo pensando que el esloveno es el líder de facto del Giro y que deja hacer, viene con colchón y le queda otra crono.

No sé si está para entrar en un pulso directo con Landa u otro escalador, pero apuesto que no estaría muy lejos.

«Laisser faire» es su lema, porque, repito, tiene margen, y a su alrededor hay gente con necesidades, si no le tira Pozzovivo, le tiran los Astana y si no Movistar.

El ciclismo es un juego a muchos lados y aprovecharse de eso es lícito.

Si Roglic core así es porque puede.

SQR – GORE

 

Giro Zakarin joanSeguidor
FB Giro d´Italia

Vincenzo Nibali corre como el segundo de abordo en la escalada de favoritos.

No sé si ganará el Giro, no nos importaría nada, pero su juego lo hemos visto mil veces, es como ese tiburón que da vueltas y acaba mordiendo.

Decir que Nibali no está con los grandes escaladores es una falacia que uno quiere creer por no sé qué motivo.

Es un corredor que ha ganado dos Giros y es peligrosísimo para sus rivales.

Cambrils Square Agosto

 

Ahí andan otros, Rafal Majka, haciendo camino.

Y ahí no vemos casi seguro a Simon Yates, el ciclista que en el Giro sin saber porqué se apaga y se apaga hasta quedarse fuera.

Yates, como Miguel Ángel López, tienen la necesidad perentoria de mover esto y no de cerca, tienen que sacar la artillería.

Y ver si López de una vez se sacude esa mala suerte que frena un talento que se adivina increíble.

Esto está así señoras y señores, y no ha hecho más que empezar.

Un deseo en voz alta: que Movistar no se conforme con la clasificación por equipos que ya lidera.

 

 

 

 

Si el Giro va a ser esto, ya firmamos

Cesare Benedetti Joanseguidor

Primoz Roglic juega con los rivales y sus equipos hasta que su suerte quizá un día se acabe

Carrera abierta… ¿hasta que quiera Roglic?

Es indiferente…

Mucho me temo que el Giro de Italia va a ser en lo sucesivo como en el trayecto entre Cuneo y Pinerolo, las dos ciudades vinculadas a una de las hazañas más recordadas de Fausto Coppi.

Mucho me temo que lo que venga va a ser así, y firmo, pero ya, lo visto y lo que podemos ver.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

El repecho de Pinerolo es la estampa que define a la perfección el Giro de Italia

Un espacio revirado, estrecho, mal pavimentado, violento, mirando hacia el cielo y atiborrado de gente.

Un espacio pequeño que nos recordó aquel final de etapa de hace tres años, cuando Trentin y Brambilla le levantaron la etapa a Moreno Moser con un final excelente.

Hoy Brambilla volvía a estar en la cresta, aupado por esa forma de hacer que le distingue, por su ese correr bonito, agresivo, oportunista, en una escapada de quilates en la que el Bora demostró que es un equipo enrachado.

Cesare Benedetti abre su palmarés a los 31 años

¡Cómo van los compis de Sagan!

SQR – Cerdanya Cycle

 

Ahora bien, cambio de tercio, y foco en el grupo de los grandes nombres.

Una jornada que creo veremos en lo sucesivo.

La gran noticia del día, al margen de la aproximación de Landa y López, es la ausencia total de los Jumbo en el grupo de los mejores, cuando aún quedaban corredores en la subida decisiva.

¿Se quedaron porque no tienen más?

¿Juegan al despiste?

Primoz Roglic no está descolgado, está aislado, pero eso no significa que esté sentenciado

Es más, está lejos de estarlo.

DT-Swiss 2019

 

El otro día, permitidnos la inmodestia, ya comentamos que el equipo iba a ser importante, pero no sabíamos hasta qué punto.

Cuando Primoz Roglic se quedó solo no hizo más que irse atrás del grupo y mirarles el dorsal a cada uno.

Y lo hizo mientras Landa y López abrían camino, con compañeros de la escapada.

Un ejercicio de sangre fría que aceptaron Nibali, Yates y Mollema, sobre todo éste último.

 

Mientras a Primoz Roglic le saquen las castañas del fuego, perfecto.

La colección Giro de Italia by Castelli

Tom Dumoulin ganó así un Giro, pero, ojo atención, también perdió una Vuelta por el mismo motivo.

Igual que Dumoulin no necesito un equipo para llegar de rosa a Milán, porque siempre tuvo uno ajeno que tiró por él, en la Vuelta no tener Sunweb por delante ni con él, le sentenció en la Sierra de Madrid.

 

Y ahí está la clave: no hay que aislar a Roglic, hay que dejarlo atrás, porque de lo contrario el que esté a su lado muy posiblemente necesite cazar y ponga los suyos a trabajar.

La sangre fría es un elemento muy importante en el ciclismo, como las miradas, las sensaciones sobre los rivales.

Ahora bien, fiarlo todo a ella es un arma de doble filo cuando los astros se alinean contra ti.

La debilidad del Jumbo Visma ha superado las peores previsiones, y eso nunca puede ser bueno para quien opta a ganar el Giro.

No sé qué le dirá Roglic a sus compañeros, si no pueden dar más de sí, pero si esto se repite cada día, es jugar con fuego…

SQR – GORE

 

Lo de Landa y López…

La suerte, entre comillas, de la general del Giro es que hay unas diferencias que obligan a remar desde el minuto uno para enjuagarlas.

Cuando Mikel Landa y Miguel Ángel López lanzaron ciclistas por delante era para esto, abrir hueco en una jornada complicada porque el puerto estaba a unos veinte de meta.

La empresa en solitario era imposible y se imponía jugar las cartas desde lejos.

Cambrils Square Agosto

 

El movimiento fue bueno, Astana llegó a meter tres ciclistas diferentes con Miguel Ángel López, ojo que no es sencillo aunar cantidad y calidad para tirar de tu líder escapado.

Mikel Landa también echó mano de Jasha Sütterlin.

La maniobra da medio minuto, pingüe beneficio pensaremos, habrá que verlo, y si esto les pone de nuevo en carrera.

Por de pronto si no han ido más lejos es porque otros acudieron al auxilio de Roglic cuando éste iba completamente solo.

Es el ciclismo de remar y guardar…

Cuando el Gavia le quitó un Giro a Olano

En la jornada final del Giro del 96, Abraham Olano no pudo con el Gavia y el Mortirolo 

El martes se debería subir el Passo di Gavia en la jornada más importante del Giro de Italia de 2019.

Pero la nieve se apelmaza en la cima poniendo en duda la viabilidad de la etapa.

https://twitter.com/Messi_Froome31/status/1130540521200455685

Sábado 8 de junio de 1996. Estamos en la estación de esquí de Cavalese, situada en la región del Alto Trentino, en Italia, al pie de los majestuosos Dolomitas.

Un lugar tranquilo en verano y bullicioso en invierno, un precioso destino rodeado de bellas y sugerentes montañas.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Pero esto hoy no será así para los supervivientes del Giro de Italia.

Ni será un día de calma ni tampoco tendrán demasiado tiempo para recrearse con las vistas del pintoresco paisaje.

Desde este turístico sitio parte la penúltima etapa de la gran ronda transalpina dirección Aprica.

Por delante, 250 kilómetros de recorrido con las ascensiones a Mendola, Tonale, Gavia (Cima Coppi) y Mortirolo.

Casi nada.

Segundo día de dos jornadas genuinamente dolomíticas, un “tappone” que va a ser decisivo para el desenlace final de la corsa rosa.

Es el día del juicio final y estas montañas dictarán sentencia.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Situemos la carrera.

Los corredores están muy castigados por la etapa del viernes: 220 kilómetros entre Marostica y Pordoi, en los que los sufridos ciclistas han tenido que enfrentarse al Passo Manghen, el Pordoi, el terrorífico Passo Fedaia (la terrible Marmolada) para finalizar la carrera con una nueva ascensión al mítico Pordoi.

La Cerdanya Cycle Tour cambia de precio en unos días…  

Nuestros protoganistas son los Berzin, Tonkov, Ugrumov, Zaina, Gotti, Bugno y Olano, que son los que se están jugando la maglia rosa.

En estos momentos, la lleva a sus espaldas el teniente ruso Pavel Tonkov.

Olano tan sólo está a 1´´ y Berzin, tercero, a 14´´.

La general está en un pañuelo después de la cronometrada de Marostica en la que ha vencido el otro joven rubio ruso, Berzin, sacándole también un sólo 1´´ a Abraham Olano.

Faltan 72 horas para finalizar el Giro de Italia y la maglia rosa no tiene dueño

DT-Swiss 2019

 

La incertidumbre se masca en el ambiente.

Va a ser un desenredo no apto para cardíacos.

La corsa rosa guarda el suspense hasta el final.

En la etapa de la Marmolada muchos corredores han reventado: una cinta asfaltada diabólica.

El desenlace no llega hasta la ascensión definitiva al Pordoi.

 

Gana Zaina, seguidos de Gotti, Bugno, Olano y Tonkov, todos dentro de un minuto.

Berzin paga su exhibición del día anterior y pierde 3’45´´, quedando descartado.

La etapa había resultado durísima y aún quedaba lo peor.

El Giro se va a resolver 24 horas antes de su conclusión.

Volvemos a Cavalese.

La etapa en el día del caos va a tener 80 kilómetros de puertos.

Ochenta mil metros pavimentados mirando al cielo.

Llega el momento de la verdad.

Empieza la ascensión al Gavia.

 

Triki Beltrán, compañero de Abraham Olano en el Mapei, se acuerda muy bien de aquella apocalíptica etapa:

Subimos el Gavia un sábado en vísperas del final del Giro. El día antes, en el Pordoi, Abraham salió de líder. Fue un Giro al que veníamos con la vitola de favoritos después del triunfo de Rominger el año anterior”.

Mendola y Tonale sólo hicieron que ablandaros.

Sí, en efecto, sirvieron para calentar las piernas y seleccionar el pelotón. Trabajamos toda la carrera para Abraham, que llevamos muy controlada hasta el pie del Mortirolo”.

Y llegó el Gavia, 18 kilómetros y medio de puerto, de exigente «hors catégorie».

Así es. A mí me tocó trabajar en el Gavia con Andrea Noé y pasamos con los favoritos”.

El Gavia conserva un tramo de unos 5 kilómetros sin asfaltar: tierra, piedras y baches, que permanecen inalterables desde los años 60…

Los ciclistas dábamos botes en las bicis en los tramos de tierra en la subida. Es un puerto donde se acusa mucho la falta de oxígeno, te va quemando y te deja vacío. Ese año estaba sin asfaltar en muchos tramos, con muchos boquetes que tenías que ir esquivando. Entre polvo, barro de la lluvia del día anterior, fue un puerto complicado. Una ascensión muy mala. Llegamos arriba y en la cima estaba nublado y en sus cunetas había nieve”.

SQR – GORE

 

Si la subida era mala, el descenso no nos lo queremos ni imaginar…

Sí, llegas roto arriba, muy fatigado y con los sentidos confundidos lo que puede suponer tener un accidente. Pasé mil penurias para no quedarme y de esta manera poder trabajar en el tramo anterior al Mortirolo, que eran nada menos que 40 kilómetros entre los dos puertos”.

Después de 6 horas y media de pedaleo, llega el «juez único».

Sí, el Giro estaba en juego en esos momentos. Tiramos con Abraham, con Lanfranchi y Fernández Ginés. Yo llegué muerto al Mortirolo. Pensaba que no acababa. Ese día subí tramos del Mortirolo descolgado con Andrea Noé, agarrado a una moto de un carabinieri. Ni me lo pensé agarrarme a su hombrera, lo agarré tan fuerte que casi se la arranco”.

Las rampas del Mortirolo son mortales…

La gente también nos ayudó. Nos jugamos la descalificación a 24 horas del final. Veías a gente muy cascada, arrastrándose por la carretera”.

Olano nada pudo hacer con el endiablado ritmo de los escaladores…

Eran 77 kg contra los 63 de Zaina y Ugrumov. Recuerdo que pasando estas penurias preguntábamos a los aficionados vascos por la suerte de Abraham. Según subíamos nos iban diciendo que cada vez iba más descolgado. Zaina y Tonkov le reventaron y perdió el liderato”.

En estos puertos, cebarte para intentar seguir a los escaladores es un suicido.

Sí, como corredor intentas que no haya ningún cambio de ritmo y vas a la marcheta, dejando un punto de más y ser conservador, pero con esas rampas iba parado. Ni llegaba a 12 km/h y sin embargo las pulsaciones las llevaba disparadas a 186. Reventado. Iba reventado. Llegué cerca del fuera de control, en una de las grupetas”

Abraham Olano quedó tercero y salvó al menos el podio.

Por delante Tonkov se fue con Gotti y pactaron la victoria: para el ruso la maglia rosa y para el italiano la etapa. Abraham no se rindió en la bajada, a pesar de ir acalambrado llegó 5º a Aprica”.

¿Qué recuerdos te quedan del Gavia?

Es un lugar para quien le guste la bicicleta. Un escenario único en el mundo. Desde entonces no he podido volver a este lugar en bici de carretera, pero sí he competido cerca, en un mundial BTT de Selva di Val Gardena”.

Explícanos la anécdota del Fir, Fir, Fir…

Los ojos me daban vueltas y yo venga leer Fir, Fir, Fir… en mi llanta de lo despacio que giraban las ruedas subiendo el Gavia. La gente se reía cuando lo explicaba”.

Fotos: Ciclo21

Cambrils Square Agosto