Girona Gravel Ride: La ruta reinventada

En la Girona Gravel Ride se pone a prueba la especialidad de moda

Los caminos de Girona esperan ciclistas, y para la Girona Gravel Ride el territorio es un vergel.

Una propuesta que vuelve al corazón del programa de la Sea Otter Europe con renovadas rutas, en parte obligado por los temporales rompen rutas y carreteras.

Pero la Girona Gravel Ride vuelve al calendario para ofrecer la otra cara de Girona, de esa tierra en idilio con el ciclista y el ciclismo, esta vez partiendo hacia el sur, hacia los parajes de La Selva, un llano agradecido de bosques densos y caminos tranquilos.

Girona Gravel Ride foto JoanSeguidor

Las dos rutas de la Girona Gravel Ride

Y en el mapa dos itinerarios, para abrir el abanico a todos.

El primer es el circuito corto, de sesenta kilómetros y 400 metros de desnivel.

Girona Gravel Ride: Inscripciones abiertas  

Hablamos de bajar hasta Caldes de Malavella y Cassà de La Selva, en una ruta paralela a la vía verde.

Una pista cómoda y ancha -resume Jordi Cantal-. Se trata de un recorrido bueno para iniciarse en el gravel, sin estridencias ni sufrimientos innecesarios. Es un gravel americano, es decir adecuado a rodar con tranquilidad sin más objetivo que disfrutar de la propuesta”.

Girona Gravel Ride carretera JoanSeguidor

La segunda opción se basa en un recorrido de 77 kilómetros, también hasta Cassà, donde se sitúa el avituallamiento, para subir por Les Gavarres.

Son 900 metros de desnivel, en parte por ese tramo más accidentado, volviendo por Montnegre y Vall de Sant Daniel, un tramo del recorrido ya realizado en 2019, con vistas excepcionales.

El año pasado 188 ciclistas tomaron parte en la Girona Gravel Ride, una cifra idónea, porque es controlable, permite sacarle jugo al recorrido y se puede garantizar la calidad.

Una filosofía apoyada en el disfrute de la bicicleta

Esto es un reto, una aventura o una mera manera de disfrutar del paisaje, esto no es un mundial de gravel ni la Strade Bianche, aunque nos podamos inspirar en ella” afirma Jordi Cantal.

Por que vuelve cierto postureo con la bicicleta, una máquina sucia, maltratada por el rigor del camino, el color de la leyenda.

Siempre habrá quien quiera apretar, pero aquí la norma es rodar, parar y avistar el paisaje” concluye Jordi.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.