Esta París-Niza ya se puede considerar un milagro

Paris-Niza 2020 JoanSeguidor

Nosotros no apostábamos que la París-Niza llegara a las puertas de la Costa Azul

La sensación que recorre entre el público ciclista, no muy numeroso, pero fiel a más no poder, es que esta París-Niza tiene sabor a Lombardía, a hojas muertas, a preludio del invierno.

Lo cierto es que cuando el pasado domingo saboreamos el carrerón que nos ofrecieron los corredores en la primera jornada de la carrera hacia el sol cundían dos sensaciones: que aquello no llegaba a Niza -no llegará, pero se ha acercado- y que lo disfrutáramos, por que la primavera podía quedar resumida a esos días.

Visto ahora, en la perspectiva de una semana de esas en las que dentro de unos años, si el mundo no se acaba, recordaremos como una de esas en las que sabíamos que estábamos haciendo cada momento por la avalancha de acontecimientos, creemos que la París-Niza 2020 se incluye en la lista de milagros, no sé si pequeña o grande, del ciclismo contemporáneo.

Así se despidió el Israel Start-Up Nation, veintcuatro horas antes del final.

Antes lo había hecho el Bahrain con Teuns, Cortina y el querido Traknik, quien siempre será nuestro ganador moral de la jornada que acabó en el bolsillo de Bonifazzio.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Una carrera que su mentor describió cada etapa como una batalla, contando los días para el final.

Que haya llegado a este punto es de agradecer, y ahí han entrado todos, la organización, los equipos y los ciclistas, sobre todo estos, que han corrido como si no hubiera un mañana, regalando pasión en momentos en los que convenía alejar la cabeza de instantes tan nocivos, tan deprimentes.

Y no habrá sido fácil para ellos, igual que una flor, el calendario de competiciones, eventos y otras cuestiones que han ido deshojando según pasaban los días.

Durante las etapas de la París-Niza se han caído la Champions, Europa League, ligas europeas, Moto GP, Fórmula 1, NBA… deportes infinitamente más poderosos que el ciclismo.

También la Volta y algunas clásicas belgas.

Nosotros egoístamente, cada mediodía hemos cumplido nuestro ritual de ver ciclismo en directo, mientras todo se ha desmoronado.

Sois unos héroes, al menos los nuestros.

Ahora bien ¿ha sido prudente seguir hasta este punt0?

El tiempo lo dirá, el coronavirus no ha asomado por el pelotón, eso siempre ha estado latente.

Mientras la Francia que la carrera dejaba atrás se paraba y confinaba en casa, el pelotón ha sido un ejemplo de profesionalidad en le que nos preguntamos cuánto de poder de decisión han tenido los ciclistas.

Ahora viene el invierno para todos, pero no nos asustemos, tiraremos de coco e imaginación para que este mal trago lo pasemos mejor, con ciclismo, obviamente.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Julian Alaphilippe sabe regalar buen ciclismo

Julian-Alaphilippe JoanSeguidor

La apertura de la París-Niza dio la medida de la calidad del ciclismo que maneja Julian Alaphilippe

Qué ganas había de ciclismo, qué necesidad de ver lo que se vio, basta que la realidad te prive de algo para que lo desees con más fuerza, Julian Alaphilippe lo sabía.

La primera etapa de la cuestionada edición de la París-Niza 2020 ha abierto como se esperaba con una catedral de ciclismo donde el francés puso la cúpula.

Decía ayer Alberto Contador sobre la actuación de Julian Alaphilippe que quedando el cuarto de los cuatro que llegaron escapados, roto, desfondado, tocado por ese frío que le hacía agitar las manos cada poco, se había ganado al público.

Y así fue.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Por que en ocasiones no es tanto el resultado, como el efecto que se produce.

Decíamos de Peter Sagan, ayer mismo, que extrañábamos aquellas primaveras en las que, vieras la carrera que vieras, estaba siempre en el corte bueno, disputándolo todo.

Lo mismo opinamos de Julian Alaphilippe, ya es casualidad que en la apertura de Niza, la principal fuga fuera con Benoot, eso es los dos últimos ganadores de la Strade suspendida, o aplazada, qué más da.

El francés será a veces semillero de carantoñas, caerá mejor o peor fuera de la carretera, pero en ella se pone un dorsal para honrarlo aunque las circunstancias sean complicadas.

Por que a lo meteorológico se le suma lo que rodea todo lo que acontece o debiera acontecer, si el «new normal», escuchábamos esta mañana, de la Moto GP va a ser ir confirmando los grandes premios casi la semana de antes por el coronavirus y cómo cada país lo afronta, en ciclismo las cosas están pendientes de un hilo.

De ahí que el movimiento de Julian Alaphilippe en la primera etapa de la París-Niza nos haya vencido. 

¿Sabes qué es el circuito de Gran Fondo World Tour?

Se le veía inquieto al frente del pelotón, hasta que salió a treinta de meta con el citado Benoot.

Entraron los dos mejores que podían entrar en ese corte, por que ninguno de ellos sabe especular.

El desenlace lo vimos, no sé si Alaphilippe podrá estar delante en esta carrera hacia el sol, por que el final en alto es muy duro, pero entre la crono y lo que queda podría poner coto al buen estado de forma que Nairo mostró en las primeras vueltas francesas.

Ahora les cabe la responsabilidad de pensar en ciclismo, sólo en ciclismo durante siete días, y si las circunstancias lo permiten, lo dijimos, crucemos los dedos, que el espectáculo prosiga.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Milán-San Remo y coronavirus, una primavera sin primavera

Milan-San Remo JoanSeguidor

Buscan fechas para Strade, Tirreno y Milán-San Remo

El golpe del coronavirus sobre la primavera italiana ha hecho pleno…

Fuera Tirreno, fuera Strade, el Giro de Sicilia, aunque esté abajo, muy al sur respecto al foco principal del contagio, y Milán- San Remo, una carrera que pasa por el cogollo de todo el problema.

A lo que esperábamos iba a ser una suspensión en toda regla, quedan las puertas abiertas a nuevas fechas.

Y esto no es sencillo de analizar.

Sabemos que la Milán- San Remo no ha dejado de disputarse desde la Segunda Guerra Mundial, pero el virus éste se lo está llevando todo por delante.

A lo que en otras ocasiones se hubiera resuelto con un «no disputado» en el palmarés, RCS se agarra a su derecho de reubicar las carreras.

¿Tiene sentido reubicar San Remo, Strade y Tirreno?

Para el purista del ciclismo creo que esto será como un café pasado dos veces por el filtro, ver San Remo, no sé, en octubre, suena raro, tras Tours y Lombardía.

Pero al aluvión de cosas que están cayendo se están posponiendo muchas, de hecho leímos un artículo en el que el 15% de los eventos afectados por el coronavirus en España se están cancelando, el resto se está buscando huecos futuros en el calendario.

Si esto se lo arrogan otros sectores ¿por qué no el ciclismo?

La cuenta de resultados de RCS sería un poema con estas tres cancelaciones, posponer los eventos amortigua el golpe, aunque el daño ya se ha hecho.

Otra cosa es lo que piense el friki, entre los que nos inscribimos, leemos a muchos aficionados frotarse las manos, cuando esto será un sucedáneo, aunque es lo que hay, esto nadie lo eligió y mucho menos pasarlo, así que, veremos en qué queda todo.

—- escrito el 4 de marzo

San Remo, Tirreno, Strade, entre otras, tendrán que esperar…

Se acabaron las especulaciones, la Milán-San Remo 2020 no tendrá lugar como medida contra la propagación del coronavirus, un «palabro» que se ha vuelto desgraciadamente muy usual en este mal anillado cuaderno.

Con San Remo se caen Tirreno y Strade, no habrá sucesores de Alaphilippe y Roglic, por el momento, no sé si RCS tendrá plan B para hacerlas más adelante.

La inercia de los hechos, el cerco que se ha ido estrechando ha acabado dando con una realidad de algo que nos deja desprotegidos ante lo que vendrá o no.

El ciclismo es una pequeña, insignificante, parte de este puzle, cuando se estaban cerrando colegios, qué no iba a suceder con este deporte.

A esperar un año…

—- escrito el 3 de marzo

Pensar que se haga la Milán-San Remo con la crisis del coronavirus es ser muy optimista

A ver, con la que está cayendo con el coronavirus, pensar en si se hace la Milán-San Remo o no, atravesando el corazón lombardo, zona señalada, para entrar en la Liguria, parece una frivolidad, pero este corazoncito ciclista también mira por lo suyo, aunque el tamaño de este deporte sea el que es.

Con Strade Bianche sobre lo previsto, con Tirreno en aparente calma, esta edición de la primavera es una moneda al aire.

Pensar que la Milán-San Remo se vaya a realizar con la situación italiana ante el coronavirus es de un optimismo injustificado. 

Ojalá nos equivoquemos, pero…

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

Sería la primera San Remo que no se celebra en tiempos de paz, se dice pronto.

Un agujero en el calendario y en el corazón de los aficionados que esperemos no se ensanche con otras anulaciones.

Así es la Ciclobrava, un evento Gran Fondo World Tour 

No hay plan B para la Milán-San Remo ante el coronavirus, ni siquiera salir de la costa y hacer el trayecto, como en la edición que ganó Ciolek, que muchos califican de infame, pero que tuvo su miga.

Como otras veces hemos escrito, el camino entre la capital lombarda y el enclave de la Riviera siempre fue el mismo.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

Una primavera sin primavera, si Roger De Vlaeminck levantara la cabeza, si Eddy Merckx, siete veces ganador aquí, lo sopesara en sus años mozos, cuando todo estaba más en el aire.

Una primavera sin primavera, un ciclismo sin Milán-San Remo nos deja a oscuras, sin electricidad, esos momentos épicos de Poggio, descenso y Via Roma que justifican un penar de 290 kilómetros.

Dicen que el principal damnificado sería Philippe Gilbert, a las puertas de algo grande, pero el valón ya ha tenido muchas ediciones para abordarla, y tendría que hacer valer su caché por encima, entre otros, del propio dorsal uno, Julian Alaphilippe, a quien este inverno no le está sentando bien.

Philippe-Gilbert-Vuelta-a-Espana-Stage-12-Attack---_Justin-Setterfield---Getty-Images Joanseguidor

Gilbert opta a ser el cuarto belga con los cinco monumentos, una senda exclusiva que habla de la dificultad de estas carreras.

Desde 1977, cuando Roger De Vlaeminck firmó su quinto monumento, nadie logra algo parecido.

¿Lo veremos en dos semanas largas?

Strade Bianche: ¿De dónde viene la fiebre por el ciclismo vintage?

Ciclismo Vintage JoanSeguidor

La Strade Bianche es la cuna del nuevo gusto del ciclismo vintage

En 2020 la Strade Bianche es noticia por su anulación, pero la historia, la misma que no ha visto una suspensión de la Milán-San Remo desde la II Guerra Mundial, viene de antes.

En 1997 nació en Italia, en la preciosa Toscana, la tierra de viñedos e increíbles ciudades medievales, L´ Eroica, era la nueva edad de oro del ciclismo vintage.

Por los caminos que en Castilla se podrían llamar “de concentración”, se lanzaron miles de cicloturistas equipados por bicicletas de sabor añejo.

Dotados de glamour de antaño, viejos hierros rehechos a sí mismos. Piezas de museo, menospreciadas durante muchos años, por su peso e incomodidad, abordaron las rutas de la Strade Bianche.

Todos debían llegar a la salida de Gaiole in Chianti con una bicicleta anterior a 1987, es decir, y para ubicarnos, todas las anteriores al triplete inédito de Stephen Roche. Combinando gravilla, tierra y asfalto se pusieron varios recorridos y distancias según los niveles y exigencias.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

Todo se vistió de rosa, muy italiano, vino y pasta rodearon el evento, el círculo estaba cerrado, fantástico producto que desde entonces no ha parado de crecer.

Y lo ha hecho tanto que cada mes de marzo, un sábado en las líneas que dibujan el mapa de Siena se reúne parte del mejor pelotón mundial dando salida a grandes ganadores y mejores momentos de ciclismo: Cancellara, Kwiatkowski, Stybar, Gilbert, Alaphilippe…

Arrate JoanSeguidor

Es la Strade Bianche, la repercusión más obvia y directa de este evento que al mismo tiempo ha inspirado no pocas citas en el calendario español e internacional en las que ciclistas pertrechados con maillots de hace cuarenta años, chichonera en ristre y vieja, pero remozada, bicicleta entre las piernas se dan cita para recorrer pintorescos lugares.

Hace un tiempo Jordi Escrihuela nos deleitaba con una pieza sobre la vieja bicicleta que le acabó cautivando y llevando por los páramos de medio mundo a presumir el mero placer de rodar como antaño.

Con Jordi quisimos saber de las raíces de esta nueva pasión que además de generar eventos por doquier da de comer a no pocos restauradores, auténticos artistas platerescos que en otra circunstancia no habrían tenido esta cantidad de trabajo.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

El amante del ciclismo vintage admiraba a Perico, a Ocaña, a Bahamontes, y echa de menos aquel ciclismo de costura y tapiz, sin pulsómetros, ni CRM no ostias, era ciclismo a pelo, corrido con el corazón y las sensaciones, de rompe y rasga. La tecnología le ha robado alma al ciclismo, como a otros deportes, al mismo tiempo.

Hay auténticos nostálgicos de aquello.

Y la única manera de revivir esa época es montando estas fiestas del ciclismo sin pulsómetros, ni medias, ni chips, ni dorsales sino sacando las viejas bicis de rastrales, manetas en el cambio, y nuestros maillots de laneta de los sesenta o setenta

Gobik nos presentó los maillots de la Volta 100

Hoy en día se ve a Froome, Bernal, Roglic y compañía, se disfruta, se sabe más que nunca de ellos, quizá demasiado, y la química no es la de entonces cuando un campeón era la cara de tu chapa en los juegos de corral y llenaba de posters las paredes de tus paredes con relieve de gotelé.

Hoy las carreras muchas veces se resuelven por un puñado de segundos, ya no existen las pájaras, ni los ataques suicidas, ni las heroicidades en montaña ni la épica, todo está bajo control, el ciclista no es dueño de sus actos, no hay tiempo para la improvisación, todo está bajo el mando de la voz del director en el pinganillo.

Por eso triunfan estas marchas, por eso  vuelve lo antiguo, que aunque un incauto lo pensara, nunca pasó de moda.

Imagen tomada de totalwomenscycling.com

trata de un accesorio fundamental para las bicis de piñón fijo, porque significan el único sistema de seguridad para los que no llevan freno o llevan un solo freno. Es un sistema de retención que básicamente te ayuda a frenar hacia atrás con los pedales sin que vueles de la bici.

No obstante como todo sistema de frenado, los straps de pedales deben ser regularmente mirados para ver si hay desgaste. Todo depende de cuánto los usas y del tipo de bici que tengas. Nuestros straps aguantan bastante y a nivel de relación precio/calidad son de los mejores del mercado.

Lacets de Montvernier: La culebra del ciclista

Lacets de Montvernier no es el puerto + duro, pero sí uno de los + icónicos

«L’une des stars du prochain parcours» Christian Prudhomme dijo sobre Lacets de Montvernier hace cinco años.

No tuvimos ninguna duda. La visión desde la carretera de esta escalonada ascensión nos impresionó desde el primer momento. Espectacular.

Pensamos que tenía que entrar con todos los honores en esta sección. Nos frotamos los ojos, nos miramos y una media sonrisa se nos escapó del alma.

Al ver la sinuosa cinta asfaltada que, de lado a lado de la montaña, se retorcía subiendo agarrada a la ladera salvando el tremendo desnivel, atravesando pasos naturales entre las rocas del abismo, lo tuvimos muy claro: ¡queríamos subirlo!

Una escalada de 17 curvas de felicidad, la que nos proporciona estos Lacets de Montvernier, haciendo de esta subida una experiencia única, muy vistosa, que hará las delicias de cualquier cicloturista.

Algunas fuentes hablan de 18 cordones, porque parece ser que uno de ellos está «cuestionado» como tal.

No seremos nosotros quienes le otorguemos la categoría de lacet o no, pero sí contaremos que las horquillas, sobrepuestas una encima de la otra, literalmente, que se aferran a la montaña en unos 3 kilómetros, dan como resultado una curva cerrada cada 150 metros.

Eso es mucho lazo continuado.

De acuerdo que Alpe d’Huez cuenta con 21, pero lo hace en una distancia cuatro veces mayor que en Montvernier.

Los ciclistas que las acometen a bloque comentan que tienen que frenar en sus curvas para luego coger velocidad para intentar ascender lo más rápido posible este corto y explosivo desafío.

No será nuestro caso.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

La contemplación «sólo para nuestros ojos» de las continuas herraduras nos seguían produciendo muestras de asombro y cada uno de nosotros exclamaba un adjetivo para intentar describirlas: «singular», «imposible», «diferente».

Sólo es un pequeño puerto (¿sólo?). Una menuda joya escondida que se está haciendo célebre porque su foto ya se está empezando a publicar en revistas de turismo y que ha recibido el espaldarazo definitivo con su inclusión en la 18ª etapa del Tour de Francia de hace dos años, aunque ya fue «vista» por los seguidores en el Critérium du Dauphiné también esa misma temporada.

Los lacets remontan los 286 m de desnivel desde Pontamafrey (departamento de la Savoia, región Roine-Alps) a 492 m de altura, salvando el valle bañado por el río Arc para llegar a la Chapelle Nôtre-Dame-de-la-Balmes antes de dirigirnos hasta la pequeña población de Montvernier a 778 m, situada en una gran meseta al abrigo de los grandes Alpes.

Así es. Toda esta zona es un lujo para el cicloturista, el hogar de cinco de las diez ascensiones más famosas de Francia: Galibier, Iseran, Madeleine, Glandon y Croix de Fer.

Y ahora el Col du Chaussy.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

 

Un gran paso de montaña de difícil grado a 1533 m de altitud que se inicia aquí, en esta divertida, estrecha y empinada carretera que es sólo una cuarta parte de su ascensión y siempre pedaleando a un constante y mantenido 8% que nos llevará por una fabulosa ruta que nos pondrá en el camino hacia el Col de la Madeleine.

Mirando de nuevo estos especiales Lacets de Montvernie nos sigue pareciendo improbable que hayan podido construir un camino por ahí.

Pero sí, la encontramos trepando bruscamente por el acantilado esta asombrosa obra de ingeniería de caminos de montaña, que con total seguridad habrá seguido los pasos de una mula ascendiendo por esta ladera, como no podía ser de otra manera.

Finalizada las obras en el año 1934, después de seis años de construcción, sus ingenieros poco o nada podían imaginar que iban a hacer tan dichosos a tantos seguidores del ciclismo que cuanto más cuesta arriba se hace más felices son.

Sólo nosotros, las vacas, las ovejas y el cielo azul. Y unas barandillas «donde agarrarnos» que nos protegerán del precipicio. Suerte que por aquí hay muy poco tráfico y además los vehículos de gran tamaño tienen prohibida la circulación.

Mucho mérito tiene el fotografiar los lacets. A no ser que montemos en helicóptero o dispongamos de un dron puede ser difícil plasmarlas en papel. Creemos que nosotros lo hemos conseguido y hemos intentado llevaros estas imágenes a vuestras retinas y por eso pensamos que el hecho de que sean «poco visibles» haya sido una de las razones por las que la subida se ha debido mantener en relativo anonimato hasta ahora.

Los Lacets de Montvernier son divertidos, entretenidos, enganchan, pero son sólo el glaseado de un gigantesco pastel de grandes ascensiones que es la vallée de la Maurienne.

Por Jordi Escrihuela

 

El impacto que tuvo la tecnología en el deporte

teconologia deporte JoanSeguidor

La tecnología ha mejorado el disfrute global del deporte

Los cambios que en la vida de las personas debido a la tecnología son innegables, en el deporte lo vemos.

Distintos campos fueron impactados por los avances tecnológicos, como por ejemplo el entretenimiento y el deporte parte de ellos.

Los cambios en el mundo del deporte se dieron en distintas maneras. La tecnología modificó la forma de juego en algunos, más precisamente en lo que se refiere al arbitraje. También aparecieron nuevas formas de transmitir los partidos, y la televisión dejó de ser la única manera de mirar los deportes.

Incluso surgieron nuevas actividades,  basadas en el deporte, como  las apuestas deportivas online. Una larga cantidad de disciplinas están disponibles para los usuarios, que realizan distintas jugadas y pueden ganar dinero. Eventos importantes están disponibles, como las apuestas Eurocopa 2020, torneos tenis, carreras de ciclismo, y mucho mas.

Las nuevas formas de  transmisión: el streaming

Los avances tecnológicos permitieron el desarrollo de nuevas formas de transmitir los distintos eventos deportivos. Una de las funciones principales se llama streaming, que proporciona la opción de mirar los partidos y competencias mediante la computadora o el celular. Los streaming transmiten en vivo y en directo, y se pueden encontrar en Internet.

A su vez, los propios clubes y organismos de los distintos deportes tomaron conciencia del mercado que hay tanto en Internet como en las redes sociales. Actualmente, casi todos tienen un canal de YouTube y cuentas en redes sociales, desde donde producen material exclusivo, e incluso en algunos casos, pueden transmitir partidos y eventos en vivo por esos canales. 

La tecnología al alcance de la mano del deporte

La tecnología comenzó a usarse en el deporte para ayudar a la tarea del árbitro. De esta manera, se reducen los errores y las injusticias en los eventos. El ojo humano puede fallar y las cámaras, intercomunicadores y repeticiones son algunas de las herramientas útiles.

El tenis utiliza un sistema llamado “ojo de halcón” para confirmar el pique de la pelota. Este sistema permite corroborar con exactitud si la pelota ingreso  o no en la cancha.

El rugby tiene su sistema de “Video Check”. Un cuerpo de árbitros están en una cabina verificando todas las jugadas con las cámaras. En caso de que haga falta, se comunican con el árbitro principal para tomar las decisiones pertinentes.

El futbol fue uno de deportes que más tardo en aceptar la tecnología. Hoy en día se utiliza el VAR o Video Assistance Referee, que sirve para revisar las decisiones del árbitro principal. Además, se usa un microchip dentro de la pelota, para determinar de manera milimétrica si la pelota cruzo de forma total la línea de gol.

Muchas otras disciplinas usan tecnologías, como las carreras para determinar el ganador en situaciones muy cerradas. Hoy en día es una herramienta infaltable para disminuir al máximo los errores humanos.

Het Nieuwsblad + Kuurne: en las clásicas se premia los valientes

Las dos primeras clásicas, Het Nieuwsblad y Kuurne, dan barniz de grandeza a la temporada

Entre la Het Nieuwsblad y la Kuurne, del fin de semana de apertura, nos quedamos con esas sensaciones encontradas que el presente nos regala.

Un presente de carreras que son eso, carrerones, pasión y furia entregadas en el homenaje del deporte más bello en su tierra de origen, su nido mecido al temblor del adoquín, el kilómetro cero de la leyenda, y las gargantas de miles de flamencos que hacen, si cabe, más estrechas esas rutas que idolatran gentes venidas de medio mundo.

Hablamos de Flandes.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

 

Un presente incierto y efímero que, visto lo sucedido en el UAE Tour, la actualidad el coronavirus en el pelotón, la cancelación de otros eventos de la potencia de una media maratón en París.

Entre esos dos presentes, el disfrute del momento, a incertidumbre del qué será, han caminado las rutas de la Het Nieuwsblad y la Kuurne-Bruselas-Kuurne en un estética que al fin ha retomado el filtro de la leyenda.

Se dijo que llovería y fue cierto, hubo una ruta mojada, angulada y ratonera, lo que nos gusta vamos.

Un premio mal disimulado que acabó en manos de dos corredores que empiezan a recoger lo que prometían.

El ciclismo a veces es justo, y la Het Nieuwsblad y la Kuurne lo han sido.

Pirinexus 400×100 MOVIL
Mov_Gore

 

En la primera Jasper Stuyven fue el maestro de las encerronas, siempre certero, omnipresente, imperial sobre la bicicleta, una promesa que abre el contador como esperábamos como hace tiempo.

Remando y remando mil veces, pillado en los cortes, muriendo en la orilla, como aquella etapa del Tour, Stuyven tuvo la lucidez de abortar los cortes que le amenazaron, despegarse en el templo de Flandes, la capilla, y arrimar lo suficiente a Yves Lampaert en el sprint final.

La Het Nieuwsblad, a falta de las semanas que han de pasar para Flandes y Roubaix, nos descubre que esta temporada sí, puede ser la de nombres que esperábamos hace tiempo aquí, llamando a la puerta, pero no despuntaban.

Lo mismo decir del danés -están que se salen los nórdicos. Kragh Andersen, un cuchillo camino de Tours que nunca habría brillado así en la primavera.

Nos dolió ver derrotado en la Het Nieuwsblad un coco como Lampaert, pero en Kuurne los Deceuninck tiraron de libro, fichas y oficio para que la cosa no se les escapara.

Y no fue sencillo, porque la victoria de otro danés Kasper Asgreen se escribió en la zozobra hasta el mismo final, con un equipo imponiendo por detrás y un velocista, Fabio Jakobsen que dudo estuviera para disputarle el triunfo a Nizzolo y Kristoff.

Pero el ciclismo es también esto, arte y engaño y los de Lefevere son maestros en ganar por cualquier forma que les cuadre.

Ahora, crucemos los dedos y que el espectáculo siga…

Imagen: ©Tim De Waele / ©Getty Images

 

 

Sosa vs López, el mejor momento colombiano

ciclismo colombiano JoanSeguidor

Mov_Gore

En Burgos el ciclismo se rindió al talento de Sosa frente al rocoso López

López adelante ligeramente a Sosa con los brazos tensos, apretados, Sosa intenta meter un golpe de riñón y entiende que la cosa será de centímetros.

Ambos llevan el rostro desencajado por el dolor.

Uno de azul celeste, otro de rojo intenso.

Es una montaña estival de Burgos.

Ahí está el que podría ser el mejor momento del ciclismo colombiano en el 2018.

Supermán López, Iván Sosa, batiéndose los dos solos en la raya de esa Vuelta a Burgos que dominaron.

Vestidos de azul y rojo, porque el amarillo, el color de los campeones, lo llevan en las entrañas.

López ganando de perro viejo en una etapa, Sosa sacándose la espina más tarde, acaparando toda la atención, como si no hubiera más ciclistas en las cumbres, sólo ellos, un par de colombianos veinteañeros que se jactan de calidad y arrebatos de valentía. Un par que donde llegan a correr dan de qué hablar.

Dirán que también estuvo aquel embalaje de Gaviria y su liderato en Francia, dirán que quizá el mejor momento del año fue el ataque desde debajo de Nairo Quintana en la jornada más explosiva del Tour, dirán que a lo mejor fue ese triunfo con autoridad absoluta de Egan Bernal en California…

La verdad es que 2018 fue un año con demasiados momentos buenos para los colombianos y a veces cuesta elegir.

Pero creo que el duelo de López y Sosa en Burgos resume bien el sentido de un año de explosiones y revelaciones, el año del relevo del que hemos hablado acá varias veces:

Colombia tiene un ciclismo que crece, que se renueva, que aspira a más y no para de mejorar.

Este final de año con la avalancha de fichajes cafeteros en la élite así lo confirma.