¿Hay doble rasero entre el Giro y el Tour?

Tuvalum

Siempre veremos con mejores ojos el Giro que el Tour de Francia

Días raros en el Giro de Italia, días que también vemos en el Tour de Francia, pero con la suma de la zozobra de un positivo por Covid19 en Simon Yates.

Días raros en el Giro, en los que el mes de octubre pasa factura, hace fresco, la incertidumbre de las grandes cimas y cuando la niebla se echa, deja la «casi» noche sobre el pelotón.

Desde hace tiempo me pregunto por una expresión que se ha hecho muy popular en el ciclismo, muy empleada estos tiempos en las grandes vueltas.

Hablo de la expresión «fumarse una etapa»

Por que pocas expresiones puede sonar más despectivas, fumarse una etapa del Tour, fumarse una etapa del Giro.

El aficionado es exigente, piensa que está ante gente que se recarga como un móvil todas las noches y que al día siguiente están prestos para estar perfectos, como si nada.

Y no es tan sencillo, a la presión y cansancio normales de una gran carrera, se une esta mierda de incertidumbre en la que no sabes si habrá un mañana para competir, si es mejor guardar o quemar los barcos en el objetivo, un sin Dios.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hizo el otro día nuestro amigo Jon esta reflexión en twitter…

Las respuestas dan una pista, pero nosotros tenemos nuestra versión para ser más críticos con el Tour antes que con el Giro.

Primero por que objetivamente en Italia se ha visto mejor ciclismo de aquí a Lima en lo que llevamos de nuevo siglo.

El Giro nos ha dado excelentes tardes de ciclismo, la edición de hace diez años con sorpresa diaria y el asalto final de Basso al rosa de David Arroyo, la jornada mítica de explosiones en la edición de 2002, cuando Evans fue un día de líder, el acoso de Riccò y Di Luca a la maglia de Contador, el duelo de éste con los Astana siete años después, los dos Giros de Nibali, el primero bajo la nieve, el segundo posiblemente la mejor grande que hayamos visto, la remontada de Carapaz el año pasado con Roglic obsesionado en Nibali, la cabalgada de Froome hacia Sestriere…

Son tantos y tan buenos momentos los que nos ha dado el Giro que objetivamente podemos decir que ha sido mejor carrera que el Tour

Pero es que éste se precia de ser lo más en ciclismo, y lo es, por que lo que suceda en Francia trasciende el deporte ciclista, aunque para ello quepa sumar un poco más que el rival, sin necesidad de lucir más o mejor.

La década reciente del Tour ha sido una carrera bloqueada por un equipo aupando al suyo de turno a la victoria.

Sólo tenemos momentos memorables del Tour en años recientes con la jornada del adoquín de Nibali, las cabalgadas de Nairo en su primer podio y el asalto de Egan Bernal en el Iseran.

El Tour de los tiempos recientes se disfruta más por la disputa de etapas que por la general

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Criticar el espectáculo que se ve en el Tour es algo que se ha instalado a tal punto que hasta los ciclistas han entrado al trapo, se han sentido interpelados, como sucedió en la primera semana de esta edición.

Sabemos que en Francia se juega el grueso de la campaña de casi todos los grandes, y no tan grandes, equipos, y ese peso lastra la carrera, hay miedo y luego jugosos puntos que permiten que un top ten se premie más y mejor que la valentía.

Esto último sucede en el Giro, pero a diferencia del Tour, en Italia siempre se asumen más riesgos, por término medio, incluso diríamos que los equipos profesionales italianos son cien veces más combativos que los franceses del mismo peldaño.

El Giro rara vez pasa sin pena ni gloria, siempre nos deja una hilera de perlas en el camino, un recorrido mucho más equilibrado y enfocado a los fondistas que el del Tour, con opciones para todo perfil de corredor e incentivos a labrar tu suerte.

Vuelvo a repetir no sabemos quién inventó el término de fumarse una etapa, lo que sí os puedo decir es una cosa, que incluso etapas que se fuman vemos intrahistorias que merecen ser conocidas, como la de Alex Dowsett, un inglés de la vieja guardia, que ya había ganado una crono en un Giro, el de hace siete años, a su querido Brad Wiggins.

Por eso, y por que es la más bonita de las tres grandes, en este mal anillado cuaderno cuesta ver el grano en el ojo del Giro como sí se lo vemos a las otras dos grandes.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.