¿Hay una nueva mentalidad contra el dopaje en Colombia?

El dopaje en Colombia necesita una revolución que vaya de abajo arriba

 

Sobre el dopaje en Colombia, en su ciclismo, dice Egan Bernal que «Sergio Higuita, Iván Sosa y yo, la gente joven, mismo tenemos una mentalidad diferente«.

Lo dice inquirido sobre el lastre del dopaje en Colombia, un lastre que no entumece la primera línea del ciclismo colombiano, que no le resta brillo, pero que en la base está haciendo estragos.

Sólo hay que sondea un poco, preguntar algo por esos lares, para saber del hartazgo que hay en Colombia con la situación interna y la imagen que se desprende de puertas hacia afuera.

Y no es sólo una percepción, hay datos que hablan de la macha del dopaje en Colombia.

Leemos que ahora mismo hay veinte ciclistas colombianos sancionados, son el país con más sanciones vigentes, el laboratorio antidopaje colombiano está actualmente cerrado, desacreditado desde febrero de 2017.

Además el año que está en su recta final vio el positivo de Jarlinson Pantano, quien al final ha desestimado defenderse en algo que cuesta mucho tiempo y más dinero con resultado incierto, también pasó lo del Manzana Postobón, creado con tolerancia cero y derrocado por un par de positivos, uno de ellos de EPO, gentileza de Wilmar Paredes…

Aquellos positivos que saltaron a la palestra en tiempos de Riccò y Kohl, los de CERA, dejaron ocho casos en tiempos recientes en Colombia.

 

Y claro esta situación asalta cada poco en las ruedas de prensa que protagoniza Egan Bernal.

Un paisaje en el que, según el ganador del Tour, la federación colombiana, siempre en el ojo de todos, está trabajando bien, haciendo lo que se pueda, atención, con «los medios disponibles».

¿Son suficientes?

Es complicado poner la mano en el fuego cuando se indaga algo.

Si hay positivos es porque se hacen más y mejores controles, se insiste, y sí es cierto, como que hay positivos por doquier, incluso en momentos que se dice que esto está mejor que nunca.

El problema es que cada positivo en ciclismo pesa como no lo hace en cualquier otro deporte, y a veces parece que la autocomplacencia domina el discurso.

Eso sí, como cuentan en Cyclingnews, con el laboratorio colombiano cerrado el envío de muestras a Canadá o Estados Unidos cuesta una pasta que al final va a cargo de la calidad de los controles.

Es decir, un círculo vicioso.

Esperemos que Bernal, los Higuita, los Sosa hagan cambiar la mentalidad, vender que este cambio es un hecho es ser quizá muy optimista, pensar que en realidad se pueda logra algo, un objetivo que, de verdad, deseamos para el ciclismo colombiano.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.