Industria bicicleta Colnago featured

Los cambios que sacuden a la industria de la bicicleta van directos a por los costes

 

Al margen del World Tour, el glamour de los grandes nombres, de estructuras que en la actualidad como oí a uno de los directores de antes «son auténticos multimillonarios», al margen de esas concentraciones a full, esa legión de hormiguitas trabajando entre ciclistas, midiendo, tomando notas, dando instrucciones, al margen de todo eso, hay una realidad paralela pero que va de la mano de lo que vemos, una realidad que habla de una industria, la de la bicicleta, que camina en el filo, mirándose en el espejo, y reconociendo no pocas contradicciones.

Y así leemos cada poco sobre cierre de tiendas, sobre marcas que no van sobradas y continuos cambios que amenazan con dejar un paisaje irreconocible en unos años.

En ese batiburrillo de opiniones, de noticias y demás, siempre es interesante saber qué opina un grande de la industria de la bicicleta, un personaje como Ernesto Colnago, el «materializador» de los sueños más lúbricos, y los hay que son mucho, del aficionado ciclista más exigente.

 

Leer la entrevista a Ernesto Colnago demuestra que la industria de la bicicleta no es tan diferente al paisaje que la rodea.

Es un modelo en el que cada vez más, prevalecen los costes, el ahorro y los márgenes,.

Cuando hace unos veinte años, Asia empezó a ser destino habitual de marcas europeas, maestras en lo suyo, siguiendo el camino marcado por las americanas, cuando el carbono quedó como el material estrella y todos querían una máquina hecha en molde en el otro lado del mundo, emblemas como Colnago quedaron tocados.

Así responde nuestro kit de invierno de Endura el clima flamenco 

Pero sin embargo, ser el primero en entrar y el último en irse en una jornada laboral en «chez Colnago» le  ha dado a Ernesto, a quien a veces se le ve en salidas y llegadas preguntando al ciclista por el rendimiento de su máquina, el aire que necesita la marca, de manos quien lleva el apellido de la misma.

SQR – GORE

 

Y Colnago pone en valor su pasado, que fueron los primeros en experimentar con el carbono -eso dice-, que fueron los primeros en integrar el freno de disco en la bicicleta de carbono, que fueron los primeros en probar la horquilla recta…

Todo eso lo pone en valor, y cierto sabor nostálgico acude a nosotros para recordarnos que en la vorágine en la que vivimos las cosas ya no se hacen como antes.

«Algunas marcas no son conscientes de que están timando a la gente» dice abiertamente.

Tenga o no tenga razón Ernesto Colnago, cuando un histórico así habla conviene escucharle, sabedores de que todos han pasado en algún momento por Asia, que ello no quiere decir que sea malo, darle valor a un trabajo hecho aquí, empleando a gente de aquí y poder competir tiene también su mérito.

La industria de la bicicleta está en una guerra en la que el final no se adivina pero se intuye, y cabrá ver quién ha quedado por el camino en esta locura.

Imagen: FB de UAE Team Emirates

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.