El veredicto de los adoquines, Juan antonio Flecha

Al habla Juan Antonio Flecha, el hombre de ciclismo de Eurosport, que nos da algunas de las claves de la campaña de adoquines

Juan Antonio ¿Quién se lo habría dicho a Mathew Hayman?

Desde luego, quién lo hubiera dicho más saliendo de una lesión de brazo y habiendo corrido tan sólo Miguel Indurain y La Rioja. Tuvo una fractura en la Het Nieuwsblad y ha sabido mantener un estado de forma que entonces ya sería buenísimo. Lo que ha hecho no es algo tan raro, el año que yo fui cuarto en Roubaix me rompí la mano y necesité cirugía para fijarlo, incluso una semana después que él, pero mantuve el ritmo y pude llegar a Flandes en buenas condiciones

Tú coincidiste con él…

En Roubaix era la persona que debía estar cerca mío los años de Rabobank. Estaba siempre detrás por si tenía algún problema, o algún cambio de rueda. Recuerdo la Roubaix que perdí por un pinchazo en la zona anterior a Arenberg. Aquello le enfadó mucho porque él había cumplido su misión y otros no. No es usual ver gente tan desinteresada. Cuando salió la opción de irnos al Team Sky le animé a que me acompañara. Me ayudó mucho en la Het Nieuwsblad que gané, me dio la rueda de atrás, sin él no habría ganado

Por cierto qué Roubaix la de este año

Ha sido una carrera muy bonita, quizá la mejor de los últimos tiempos, con un grupo de hombres importantes que anticipa el ataque y lleva los favoritos a la contra toda la carrera. Cuando atacas como lo hizo Etixx el otro día, tienes que estar muy seguro de tus fuerzas porque no siempre sale bien. Sea como fuere creo que a un corredor que ha ganado cuatro veces Roubaix como Boonen no se le puede dejar ir aunque quede mucho para meta. Cuando un favorito ataca debe responder otro favorito

Parece que Boonen se nos va

No acabo de ver claro que deje el ciclismo. Ha estado ahí, muy cerca, y él ya ha declarado que una quinta Roubaix es su sueño

Cancellara también lo puede dejar ¿no te apena que se planteen dejarlo estando tan bien?

El año de tu retirada no tiene porque se un mal año. No obstante todos tienen su motivo y Cancellara tendrá el suyo, quizá no le llene como antes, o no quiera más sacrificios,… es muy subjetivo. Yo por ejemplo dejé el ciclismo porque me apetecía probar otras cosas en la vida, y varios años después puedo decir que lo estoy consiguiendo. A ello se unía, tengo que ser sincero, que mis objetivos en estas carreras cada vez estaban más lejanos

Eurosport-ParisRoubaix

Y Sagan ¿qué te ha parecido su primavera?

Excelente, ha ganado un monumento y le ha sumado la Gante-Wevelgem. Sagan fue un valiente en Flandes y nos ha dado una de las mejores ediciones de los tiempos recientes, y eso que no siempre es sencillo con ese circuito

¿Qué te parece el circuito de Flandes?

Que pierde la esencia de lo que es la carrera. Un monumento dando vueltas a un circuito, no lo acabo de ver, llámame clásico, pero así yo no recuerdo Flandes. Yo recuerdo el final del Muur y Bosberg… la generación que está ahora dentro de diez años podrá decir que para ellos Flandes es este recorrido porque es lo que han visto siempre, pero no es mi caso. No obstante el circuito es el que es, y lor organizadores que son los que tienen que rentabilidad la carrera saben qué tienen que hacer”

Volviendo de Sagan, es increíble el manejo que tiene de la bicicleta

Viene de BTT y eso es juega a su favor. Siempre ha tenido una gran destreza sobre la bici, otro en su lugar se hubiera caído con Cancellara en Roubaix, él pudo salvarlo de un salto. Pero en su caso no todo es técnica, hay que sumarle un estado de forma excepcional. En el pelotón hay gente con una técnica increíble, mira por ejemplo las cromos de Fabian, su forma de trazar, de entrar y salir en las curvas. Todo eso viene de base, desde pequeños, en mi caso lo logré en el velódromo, rodando mucho, cogiendo cadencia en el pedaleo y acostumbrándome a no usar los frenos cuando las cosas se ponen feas

Además Sagan tiene la enorme presión de ser el objetivo de muchos

No creo que sea diferente a la presión de otros grandes campeones, por ejemplo todo el mundo espera que Contador siempre esté delante o gane, como el gran campeón que es

Otro que sale reforzado de la primavera es Michal Kwiatkowski

Es que es campeón del mundo, es un todo terreno que es capaz de muchas cosas. Quizá su hándicap sea la escalada, pero todo se andará

Ahora vienen las Árdenas

Son cosas que no se pueden comparar. Carreras como Amstel o Lieja son excelentes y tienen mucho prestigio, pero como ellas ves muchas todo el año. En la Vuelta al País Vasco puedes ver una Lieja cada día. La gente aprecia Flandes y Roubaix porque no hay nada que se les parezca, son únicas

Por último ¿qué te ha parecido lo de Erviti?

Ha sido excepcional, pero en honor a a verdad yo nunca he oído a Erviti que quiera ganar Flandes o Roubaix, ni siquiera ahora que ha hecho top ten en ellas. Primero deberíamos preguntarle si quiere ganarlas. Está en un equipo con una cultura muy marcada. Yo recuerdo una presentación en Banesto que presentaba Perico. Me preguntó cuál era mi sueño ciclista y le respondí que Flandes y Roubaix. Se oyeron risas y me miraron extrañados. Erviti ha dicho que ya sabe que puede estar hasta el final en estas carreras

Imagen tomada de FB de París-Roubaix

El último grande del adoquín se llama Tom Boonen

La suerte de nuestra generación fue disfrutar de Tom Boonen

No hace muchos días que Tom Boonen dijo que igual volvía, ahora eso pasó a la prehistoria de nuestra acelerada vida.

Que la realidad nos tenga confinados no reduce la imaginación ni mata el recuerdo…

Es por ello que queremos recuperar algunos pequeños recuerdos a los grandes clasicómanos de la historia, un minúsculo tributo en forma de busto marmóreo en la entrada de casa en el que pasearemos por las excelencias del momento más singular de la campaña ciclista.

Habrá de todo, leyendas, mitos y recortes, pero empezaremos por uno que lo dejó no hace mucho.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Tom Boonen se explica en Roubaix, la carrera que prioriza y prestigia como la primera de sus preferencias.

Otras como Flandes pasan varias veces por el Kwaremont, la capilla la suben en más carreras, los parajes de Roubaix son únicos, patrimonio exclusivo de esta carrera, de ese domingo de Pascua.

Ni el Tour se atreve a entrar a la entraña de Arengerg, se queda a las puertas, ni al Carrefour, lo toca tangencialmente.

El primer disgusto ciclista de Boonen fue cuando, siendo un crío en el US Postal de Armstrong, perdió su primera Roubaix ante Museeuw, que se fue mientras el revoloteaba por la panza del grupo en pleno tramo de pavé.

Catorce años después se llevó idéntico disgusto cuando veía que en el mejor día de ciclismo en mucho tiempo no fue capaz de soltar a Mathew Hayman y éste le ganaba en los peraltes del velódromo cuyas míticas duchas no ha utilizado porque ya se limpia en el camión del equipo.

Decir Boonen es decir muchas cosas, pero sobretodo Roubaix.

Dos momentos, esa edición que ganó porque se puso al frente y vio como detrás de él los rivales caían presa de una mala maniobra o de la imprecisión: Van Summeren, Felcha, Hushovd, Pozatto,… uno a uno cayendo en serpentín y él, azul y blanco, en solitario hacia el velódromo.

Otra imagen, la de 2012, el “quasi pleno”, pues ganó todas las del adoquín salvo Het Nieuwsblad.

El Cruz Cyclone es un portabicicletas de bola de remolque para 2/3 bicicletas abatible y con antirrobo

Atacó a una eternidad de Roubaix y llegó.

“Aquel día me sentía capaz de cualquier cosa” admite.

Y yo admito que Boonen no me gustaba, no al menos en sus primeros años de insolente facilidad para ganar, tanta que causaba recelo.

Pero el paso del tiempo pone a cada uno en su sitio y a Boonen éste le ha situado muy arriba en una escala de aprecio.

Es un ciclista único, irrepetible, un lujo que hemos visto en directo, correr y ganar en grandes carreras, crecer como persona, conviviendo con la esfera social que rodea a los ciclistas en Bélgica y siendo fiel a Lefevere como éste lo ha sido con él.

Desde el principio hasta el final.

Imagen tomada de Pinterest

Pirinexus 400×100 MOVIL
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

El fantasma que persigue a Abraham Olano

Abraham Olano es uno de los ciclistas más injustamente tratado

 

Esta semana corrió por las redes un polvorín de felicitaciones para Abraham Olano.

50 años cumplió el guipuzcoano. Curiosamente cada felicitación, cada retweet que sonaba en el espacio, tenía una respuesta, una retahíla que quienes vivimos la época del tolosarra nos recuerda a la de entonces.

Miembro de la generación del setenta, Olano fue posiblemente el mejor de esa hornada. Coincidió con Eugeni Berzin, ejemplo de devaneo de grandeza acompañado por la total desaparición, el vacío. Hoy vemos al ruso vendiendo coches con una figura que no insinúa su percal de ganador del Giro. También Francesco Casagrande, grande pero lejos de sus limites, y Michele Bartoli, enorme en lo suyo, en las Árdenas. Coincidió con Marco Pantani, sobran palabras, pero su palmarés es menos extenso que el de Olano. También Erik Zabel, Eric Dekker, Peter Van Petegem y otros rodaron con más o menos fortuna y no buenos finales en todos los casos.

 

Hace un mes nos felicitó las Navidades desde Gabón, aquí al lado…

Abraham Olano acumula un bagaje que le sitúa entre los cinco mejores ciclistas de la historia del ciclismo español y sin necesidad de haber ganado el Tour, la carrera que marcó su techo. Ganó el primer mundial para España, sí con la ayuda de Miguel indurain, pero arrimado a la grandeza de un pedaleo que fue grande hasta el final, incluso con la rueda pinchada. También ganó el mundial contrarreloj tras la hacerlo en la Vuelta y a ello le añadió muchas e interesantes piezas que para muchos sólo una de ellas justificaría una carrera entera.

Con estas credenciales, a Olano, sin embargo le persigue un fantasma, un estigma, una especie de reproche generalizado porque no llegó a donde no sé quién pensó que debería haber llegado. Cuando Miguel Indurain colgó la bicicleta todos les miraron. En el Tour de 1997 Olano demostró que nunca ganaría a carrera francesa y que su regularidad, siempre coronaba noveno los puertos, no le valdría en el empeño.

SQR – GORE

 

Decepción, amargura, frustración,… cuando se siembra de falsos argumentos el camino, pasa lo que pasa y Olano fue una estrella ahogada en las nunca cumplidas proyecciones, proyecciones que por cierto él nunca lanzó. En la Vuelta del 98 se vio claro, el público en general y su equipo en concreto se decantó por el Chaba Jiménez. Emoción frente a razón. Momento ante gesta. En los peores instantes de aquella relación imposible, pocos dudaron en ponerse al lado del abulense.

Pero a Olano le quedó un segundo capítulo de ingratitud por parte del ciclismo, ese que le vino desde Unipublic, que prescindió de él cuando se sacó el famoso listado de ciclistas manchados en el Tour de 1998. Sabiendo lo que se sabía, resultó curiosa la sorpresa mostrada, pero en fin, esto es el ciclismo, esto es la vida y a Olano, felicidades por tus 45 primaveras, siempre le tocó bailar con la más fea.

Imagen tomada de diariodeltriatlon.es

Holanda y las bicicletas, el equilibro holandés

La Grandeza de Flandés

Holanda y las bicicletas. En esta vida nos asombramos muchas veces por lo instaladas que están ciertas cosas y asimilados algunos tópicos en muchos sitios.

Hablamos estos días, los enfermos de todo esto, de la grandeza de Flandes, de Roubaix, de las clásicas valonas, y a veces, con el presente presionando, no nos damos cuenta de que hablamos de cosas ancestrales, tan arraigadas en esos sitios que son parte intrínseca de la gente y el lugar.

Holanda y sus bicicletas

Pasa algo similar con la bicicleta y Holanda, un mito, un eco, que lejos de serlo, es más que nada un rasgo, como otro cualquiera, de la gente de ese país. Muchos de los que lean estas líneas habrán estado el Delft, en Utrech, en La Haya y en Amsterdam.

Yo lo estuve, en rol de peatón y me asombré con lo que vi, allí las bicicletas te arrinconan, literalmente, te dejan en un segundo escalón.

Cuando volví de allí hice un post sobre ellas por Amsterdam, las llamé las “vacas sagradas” porque alcanzan el nivel de deidad que tiene este animal en la cultura de un país como la India.

Estos días estoy leyendo un interesante ensayo francés sobre la bicicleta en las ciudades que habla no sólo del presente, también se va a los primeros tiempos de esta mágica máquina por las calles y la proyecta al futuro.

La bicicleta y la Segunda Guerra Mundial

En el viaje al primer pasado, a los días originales, este libro cuenta cosas muy curiosas de los Países Bajos. Al parecer la bicicleta se trenza con la idiosincrasia que el país tuvo que adoptar durante la Gran Guerra.

Los Países Bajos, en medio de los bloques alemán e inglés, se declararon neutrales, ni con unos, ni con otros, y e ese inestable equilibrio la bicicleta, siempre en movimiento, representaba mejor que otro objeto la equidistante situación.

A ello se le añadió una red de pistas ciclables realmente amplia, si tenemos en cuenta el tamaño del país respecto a Alemania, por ejemplo, la comparación de 2600 kms holandeses contra 8500 germanos habla del tamaño de apuesta.

Estamos en el año 1938. También influyó la sequía de carburantes en la época, cosa que obligó a dejar los primeros coches por las ciudades bien aparcados en el garaje.

Y por último, y muy importante, como en el presente, la propia actitud de las personas encarnada en las asociaciones de ciclistas holandesas, que fueron muy activas en la promoción de la bicicleta e incluso en el coto a las posibles tasas que las autoridades quisieron cargar sobre la emergente máquina.

Aunque a grandes rasgos, esta pequeña historia es perfecta entender aquello y ver lo lejana que está por ejemplo España en esta materia, aunque sólo sea por la cantidad de años de desventaja que lleva.

Imágenes tomadas de www.dutchjewry.org & www.rionegro.com.ar

El Mundial de ciclismo en Ponferrada no deslumbró a nadie

Mundial de ciclismo

“Ponferrada deslumbra a España con el reclamo del Mundial de Ciclismo” reza el titular de la crónica del Diario de León de este sábado como resultado de la presentación del Campeonato del Mundo de ciclismo en el marco de la feria de Fitur, en Madrid.

En el artículo se da cuenta del acto que contó con Perico Delgado, el perejil de todas las salsas ciclistas, el presidente de la RFEC, José Luis López Cerrón, y el periodista de voz potente, Javier Ares. También hubo políticos, algo que en Fitur nunca falta, y poco más.

Curiosa para un servidor fue la ausencia de Javier Guillén, el primer ejecutivo de la Vuelta a España, que sólo 24 horas antes dio cuenta de las etapas asturianas en el vecino stand de la comunidad.

El rotativo de cabecera para León habla de éxito y deslumbre de evento.

La prensa local y el ciclismo

Ya se sabe que la prensa local en este país adorna el percal sin rubor, quizá por la usual connivencia entre prensa y entes públicos que se da por todas las tierras  de este bendito país.

Lo que no cabe en la cabeza es hablar de éxito rotundo del evento, pues si el 1% del público asistente a la feria supo de él, posiblemente seamos generosos en la estimación.

El mentado acto de presentación tuvo lugar en la prórroga de las presentaciones en Fitur.

Es decir viernes a la tarde, casi a última hora, con la bocina sonando.

Fitur y el ciclismo

En Fitur las cosas gordas, aquellas que atraen al presidente de la comunidad en cuestión pasan el jueves y si me apuran el miércoles, rara vez en viernes y mucho menos por la tarde.

En los días previos a la puesta de largo el stand de El Bierzo, una provincia más en la promoción castellano leonesa con entidad y mostrador digna de Zamora, Palencia o Burgos, tenía cuatro folletos mal contados sobre la cita.

Folletos ambiguos además en los que sólo se daba cuenta de patrocinadores –sólo Gadis y Nautalia en el porfolio de la organización ponferradina- que poco menos encriptaban el mensaje.

Había que saber del evento para deducir que la papelería hablaba del mismo porque el díptico que hablaba abiertamente del evento encima tenía mal reflejado el calendario de las competiciones.

Porque si algo deslumbró en Fitur fue la Copa del Mundo de Baloncesto Fiba que tendrá lugar en España entre agosto y septiembre próximos.

Las sedes de Bilbao, Granada, Gran Canaria, Sevilla, Madrid y Barcelona daban cuenta de la disputa del torneo, luego numerosos puntos en la feria servían para recordar el evento y  a ello se sumaba abundante papelería y publicidad.

Obviamente hablamos de dos acontecimientos muy dispares por tamaño e inversión, pero con todos los respetos, cuando el dinero no da de sí, porque es el que es, cabe esperar algo de originalidad más allá del simple reparto de ambiguos folletos y apolilladas presentaciones.

Decir que Ponferrada deslumbró es exagerar, decir que “las ruedas de las bicicletas parecen dispuestas a adelantar al botillo” es nadar en la demagogia.

Está claro que son tiempos de penumbra económica, pero ya que te traes un evento que paraliza otros países, aprovecha la ocasión y no seas cicatero, pues el poco dinero que estás dispuesto a invertir se podría dedicar a cuestiones más perentorias.

Marcel Kittel, 3.2014 Velocidad se escribe con K

En un ranking de efectividad velocista en 2014, nadie se aproximaría a Marcel Kittel.

En un ranking de efectismo velocista en 2014, Alexander Kristoff sería nuestro hombre. Como la noche y el día, como los complementos en eterno moviendo, en el alemán y noruego tenemos el perfil completo del velocista tipo del año que nos deja, dónde no llega uno está el otro, y viceversa. Y no hablamos de cantidad de triunfos, lo hacemos calidad, porque anotadores, como veremos hay muchos, pero que rallen a tal exigencia, sólo estos dos.

Marcel Kittel, alemán, de hechuras poco ciclistas, amplia mandíbula, prominente espalda, angulada hombrera y turbador peinado rubio brillante que las vuelve locas. 14 victorias contra tres derrotas más una selfie mítica en Dublín.

Marcel Kittel, el ciclista con menos de 30 años

Es un ciclista de mayúscula proyección. Con 27 años, pasó por la penurias de sus primeros Tour de Francia, los años de plomo de Cavendish, y se ha hecho con el dominio total de las llegadas de la mejor carrera del mundo. Es un ciclista total en muchos sentidos, pues a su descomunal pegada, se le unen sus raíces contrarrelojistas, esas que le dan recorrido a sus embestidas.

Los Vatios de un ciclista, si son importantes para Kittel

Kittel puede llegar a los 2100 vatios -prueben a llegar a 1000 en cualquier bicicleta estática de cualquier gimnasio, creerán morir-. Esa descomunal energía revienta los 1800 de Greipel o los 1600 de Cavendish, como reza un reportaje dedicado a los “masters de la velocidad” en un Procycling reciente.

Como corre Kittel

Pero es que además Kittel mantiene el aliento más allá, hasta los casi veinte segundos de umbral desconocido para cualquiera de los mortales. Sus rivales mueren en la orilla, ni el mejor Cavendish tuvo arrestos para atacar tan de lejos en sus mejores días. No obstante, permitan un inciso, si quieren ver sprints lanzados a una eternidad, pongan “Miquel Poblet” en Youtube, sencillamente interminables.

Entre los mejores 10 ciclistas

Noruega es un gran país en extensión. Es un gran y helado país, pero poco poblado, entendemos que por lo inhóspito de muchas partes de su territorio, el mismo que encierra ese negro elemento cuyo precio cae a espuertas estos días.

Sin embargo, los pocos noruegos que salen son buenos, muy buenos, y ello pasa también en ciclismo. El año que se retiró Thor Hushovd, Kristoff ha surgido del trueno para ser, sin duda alguna, uno de los diez mejores ciclistas del año. No gana como , pero en las llegadas sinuosas y complicadas es el auténtico coco.

1
Luca Paolini y su guarbarros Sencillo en la gran plaza de Brujas, momentos antes de partir por Flandes.

El ciclista Kristoff

Kristoff, trece triunfos frente a once derrotas, ganó dos etapas en el Tour, se hizo con la clásica alemana de referencia, la Vatenfall, fue pródigo en su tierra, con varios triunfos en carreras noruegas de cierto prestigio, entre ellas la preciosa Artic Race,… sin embargo propinó un golpe de maestro, y con él todo su Katusha, en especial Luca Paolini, en la Milán-San Remo, uno de los grandes momentos del año. Con rivales mojados y arrugados, Kristoff pisó el olimpico que ni siquiera Hushovd pudo oler.

La velocidad de Kittel

Como ven velocidad se escribe con K de Kittel y K de Kristoff, porque hay velocistas anotadores, sí pero ninguno como estos dos. Ni siquiera el fornido André Greipel, quince éxitos contra nueve derrotas o el peleón Nacer Bohuanni, doce frente a quince Todos ellos protagonistas en la peor, con diferencia, temporada de Mark Cavendish, paupérrimas once victorias contra siete  KO´s, quien dice tener cuerda a falta de demostrarlo nuevamente…

Imagen tomada de Ciclismototal.net

La oportunidad que Rigoberto Uran no esperaba

El Tour es el objetivo que Rigoberto Uran no preveía

Mirad esta noticia de Rigoberto Uran. La encontré por casualidad, y es de este mismo día 22. A Rigo le cuesta un mundo seguir a un campesino por la carretera:

Mijos, una muestra del talento que tenemos que Colombia”, escribió el urraeño.

En el video, grabado por la persona que acompaña habitualmente a Urán, aseguró: “este pelao, nueve horas trabajando en el campo…tenemos demasiado talento en este país. Si apoyaran más, no tendríamos 15 sino 200 ciclistas, deportistas profesionales que sacan la cara por el país”

Así narra el propio ciclista. Así nos lo contaban hace un tiempo, en relación al nivel de la bicicleta por las altitudes andinas»

Sea como fuere. Rigoberto Uran es uno de los nombres del año. Paradójico, aunque gratificante. Lo primero porque cualquier quiniela de colombianos en vanguardia para 2017 hubiera incorporado otros nombres. Lo segundo, porque Rigo es un ciclista adorable, imposible no quererlo.

Está claro que la vida da y toma, quita y otorga. Las cosas no son sencillas, para nadie desde luego. Rigo podría escribir libros sobre la teoría y la práctica de esta realidad.

Nombres colombianos surgen primero que el de Urrao, que parece que lleva una eternidad y tiene sólo 30 años. Dos desde luego y no creo que guarden gran recuerdo del año que muere. Ni Nairo Quintana ni Esteban Chaves han sacado lo que esperaban.

El primero optó al doblete, y vacío absoluto, pero eso no es lo peor, lo peor es que en ningún momento vimos ese ciclista de grácil pedaleo, efectivo contorneo y mortal pegada. Una sombra. Chaves arrastró problemas físicos, y ahí se quedó. Para olvidar.

Páginas: 1 2

La pica en Flandes de Fernando Gaviria

El nuevo líder del Quick Step es colombiano, es Fernando Gaviria…

El revolcón de triunfos del Quick Step este año ha estado repartido entre muchos nombres, vamos, como el Gordo de Navidad. Curiosamente ser el equipo con mejores números de la campaña y haber sido partícipe de momentos históricos, como la retirada de Tom Boonen, las cinco etapas y abandono de Marcel Kittel en el Tour, o el carrusel de éxitos de Matteo Trentin, no le ha impedido perder una buena dosis de calidad, que muy difícil será que no pese en los resultados de año que viene.

Las negociaciones de Pratrick Lefevere para mantener a flote una estructura que rezuma grandeza desde los años del Mapei supongo que no han sido la mejor forma para apuntalar la continuidad de Gianluca Brambilla, David De la Cruz, Matteo Trentin, Marcel Kittel y Daniel Martin, entre otros.

La evidente merma, paliada por una serie de ciclistas muy jóvenes, empuja a quienes siguen en el barco a tomar un rol de líder, a dar el paso adelante como punta de lanza de un equipo que no es un cualquiera en el pelotón, pues este año han conseguido aquello que otras veces tanto les había costado, brillar y mucho en todas y cada una de las grandes citas que han tomado parte.

En ese nuevo escalón muchos miran a Fernando Gaviria, 23 años en ristre, 24 ya el próximo mes de agosto, como nuevo estandarte de una estructura en la que permanecen aún buenos ciclistas, Julian Alaphilippe y Philippe Gilbert especialmente, y en la que nuca ha liderado alguien del otro lado del charco.

Quick Step, equipo de sustrato belga, especialista en clásicas, garante del tarro flamenco y sus esencias, estará liderado por un colombiano, es como si cayera otro mito, otro muro en esa escalada imparable del ciclismo venido del corazón latinoamericano, una pica en Flandes, nunca mejor dicho.

Ya lo dijimos el otro dia, Fernando Gaviria se ha cargado de razones para este “upgrade”, ahora queda ver que no se equivocan en la elección y en los galones que seguro le colgarán.

Y Gaviria que no se amilana, ni parece asustarse ante los retos, dice que quiere ser el mejor ciclista del mundo, la punta de lanza del equipo mas laureado del mundo. Lefevere hizo su apuesta, prefirió al velocista colombiano a Marcel Kittel, que va a hacer bueno ese lema de Alpecin y la calidad del cabello que toca.

Ahora alemán y colombiano serán rivales. En los otros duelos, esos que no vemos porque todo lo leemos en clave de gran vuelta, este Gaviria vs Kittel creo que será el más apetecible de la primera semana de Tour, lleno de encerronas y trampas pero que seguro nos ofrecerá alguna llegada memorable.

Imagen tomada del FB del Giro d´ Italia

INFO

La bici en destino sin cargar ni tirar por ella…