La enorme presión de la Vuelta a Burgos

Tuvalum

En la Vuelta a Burgos el ciclismo se pondrá a prueba en la «nueva normalidad»

Leaderboard Canarias

 

Leímos no hace mucho al responsable de la Vuelta a Burgos que le costaba dormir por las noches, lo cierto es que le podemos entender.

En un país incendiado por brotes  más brotes de Covid19 se tiene que poner en marcha en pocos días la nueva temporada ciclista.

Sin estar en el World Tour, y eso que nos consta que llamó a la puerta en más de una ocasión del selecto club, la Vuelta a Burgos es el ombligo del ciclismo mundial, ahora mismo concita todas las miradas.

 

Miradas indiscretas y escrutadoras, porque la carrera recorre un camino que nadie ha pisado antes.

Este fin de semana un par de machas cicloturistas se desarrollaron en España, La Indurain y La Cerdanya Cycle Tour, dos pruebas que, cabrá verlo en unos días, parece que han salido airosas del envite, que no era pequeño.

Fueron pioneras en este bendito país del ciclismo de la Covid19, herederas de un calendario de machas truncado por la pandemia y garantes de esa nueva normativa que tiene que imponerse si se quiere sacar adelante alguna prueba con cara y ojos.

Días antes hubo una cronoescalada a Montjuíc en Barcelona.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Son piezas que se reconstruyen para paliar una situación catastrófica, pero a nadie se le escapa que la Vuelta a Burgos es otra cosa, es ciclismo profesional, con estructuras jugándose muchos cuartos, algunos la simple existencia.

Decía Lefevere el otro día «otro parón sería una catástrofe», pues bien, todo empieza en Burgos

Normal que no les llegue la corbata al cuello, que la organización de la Vuelta a Burgos, o lo que es lo mismo, la Diputación emprenda esto, en estos momentos, es de admirar.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Por que la Covid19 vino para quedarse un tiempo largo, nunca se ha ido de hecho, aunque algunos actúen como tal, y al menos nos cabe la satisfacción de recuperar esos pequeños placeres, como las sobremesas de ciclismo en directo, que ya bastantes refritos hemos tenido desde marzo.

¿Riesgos?

Los hay, claro que los hay, pero convivir con el bicho tiene que ser obligatorio, convivir y saber recudir los riesgos, no parece tan complicado.

Todo el mundo mira a la Vuelta a Burgos 

Todo eso se pone en juego por Burgos: ser cuidadoso, llevar menos estructura a las carreras, mirar la carrera por la televisión y no agolparse en cunetas, ni en salidas, ni llegadas.

Pero si el ciclismo moderno por algo se ha caracterizado ha sido por la distancia que las carreras han impuesto entre ciclistas y aficionados.

Y si hay que subir puertos vacíos, pues como en el fútbol, de cuya experiencia podemos beber, incluso para intentar minimizar la posibilidad de sustos, como la del Fuenlabrada.

Crucemos los dedos y que la Vuelta a Burgos tenga la recompensa a tantas horas de desvelo del organizador y espera del aficionado, la rueda tiene que girar, porque en la bicicleta, si no hay movimiento, te caes.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.