La tontería de las mujeres en el podio

Cuando veáis ciclismo en un informativo no deportivo, sospechad. Nunca será por cuestiones meramente deportivas, incluso por motivos a celebrar. No. Nunca. Hurgad en la noticia, escuchadla y veréis que cumple eso de “buscarle tres pies al gato”.

Ocurre estos días que los informativos de este país están haciendo un inusitado seguimiento del Tour Down Under. No se centran en los sprints con la testa pegada al manillar de Caleb Ewan o los ataques sostenidos hasta la eternidad de Richie Porte. Su mirada está en el después, en los podios en los que no hay un par de azafatas para darle el ramo de flores al ganador.

Algunos, en su legítimo derecho, lo llaman “sexista, discriminación, machista y que minusvalora a la mujer”. Estos celebran la medida, aqui en España, el tarro de las esencias más puras, y esperan que la Vuelta tome nota y quite a las chicas del podio. En la Vuelta no ven motivo para cambiar el ceremonial, me parece perfecto.

El ciclismo como elemento de reivindicación femenina, lo más inusitado. Quizá no sepan que la bici contribuyó enormemente a la emancipación de la mujer. Ya no se habla de él por dopaje, o porque una rueda se revolucione de forma sospechosa, o porque una juvenil belga insertara un motorcillo en su cuadro, o porque en una carrera de pista ha habido un accidente bestial,… se habla por cuestiones de igualdad de sexos.

Acabáramos, ahora para muchos éste es nuestro principal problema. Pues sinceramente, no veo ni problemática ni discusión, porque sencillamente el que mira el podio de una carrera, salvo contadas excepciones, no creo que lo haga por los contornos de la azafata y en caso de que los tenga, bienvenidos sean, como si un día quisieran poner azafatos y ellas se recrean.

Ya que habláis de ciclismo, por favor hacedlo también de lo complicado que lo tienen nuestros chavales, del dinero que éste deja en muchas zonas, atrayendo practicantes o creando eventos, de lo saludable de la bicicleta, del rol de ésta en la sociedad,… algo más que esta medida que a los aficionados de verdad ni nos va ni nos viene, pues que el premio lo entregue o no una azafata de buen parecer no mejora la factura del espectáculo.

Como en todo bue garito, esta sociedad sigue a impulsos de contradicciones. Una televisión como La Sexta a quien no le adivino información ciclista en 365 días al año, más allá de los titulares de final de Tour y Vuelta, despacha la información en su bloque ajeno a los deportes, como posicionándose a favor de la medida de los australianos, que las chichas mejor fuera del podio. Lo dicen ellos, que tienen por elenco de presentadoras de informativos un minucioso casting en el que la belleza salta a la vista. Esto es lo que hay.

Imagen tomada del FB del Tour Down Under

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.